Documento sin título
 
Ir a Posada de Mantecona
 


Esto es una barra

Esto es una barra



Esto es una barra

Esto es una barra
Última entrada:

Afluentes del Gelion

Esto es una barra

Relacionadas:
Espectros
Fantasmas de las Ciénagas

Esto es una barra

 
Entradas: Número de EntradasNúmero de EntradasNúmero de EntradasNúmero de Entradas

Busca:

     
Fantasmas de las Ciénagas
 Raza
Entre las grandes cataratas del Gran Río Anduin y las tenebrosas montañas de Mordor se extendía una inmensa y aterradora zona pantanosa conocida como las Ciénagas de los Muertos. Estas ciénagas eran terribles y peligrosas, y en la Tercera Edad del Sol se convirtieron en un lugar maldito y hechizado porque, según se cuenta, a finales de la Segunda Edad hubo una enorme conflagración ante la Puerta Negra, en la llanura de Dagorlad.

En esta llanura, murieron innumerables guerreros pertenecientes a la Última Alianza de elfos y hombres, y también cayeron incontables orcos. Y así, elfos, hombres, orcos y muchos otros servidores de Sauron fueron todos enterrados en Dagorlad. Pero en la Tercera Edad, los pantanos se extendieron hacia el este y las tumbas de los guerreros fueron absorbidas por la ciénaga. Aparecieron grandes charcos negros que estaban repletos de unos terroríficos seres malignos. Había serpientes y vida que reptaba en aquellas ciénagas, pero ninguna ave visitaba las aguas impuras. Del cieno y del hedor de aquellos charcos, donde tantos guerreros se pudrían, surgían luces encantadas. Y se contaba que esas luces eran como velas encendidas, y que con su luz podía verse los rostros de los muertos: rostros hermosos y malignos; rostros severos y corrompidos por la muerte; malvados rostros de orcos y los de hombres fuertes y hermosos elfos. Si eran espejismos o espíritus de los muertos, no se sabe a ciencia cierta.

Estos fantasmas de las Ciénagas de los Muertos aparecían en las charcas pero no podían ser alcanzados. Su luz atraía a los viajeros como un sueño distante, y, si cualquiera de ellos caía víctima del hechizo, se dirigía a las negras aguas y desaparecía en las horribles charcas. Ése era el destino que esperaba a quienes viajaban hacia el este por aquel camino y ése fue el destino de los Orientales llamados Aurigas, quienes en el siglo veinte de esa edad fueron rechazados hasta las Ciénagas de los Muertos tras la Batalla del Campamento.

Enciclopedista: Akerbeltz - Editada el 13-04-2005 por Akerbeltz

 

Entrada Anterior: Escalera del Baluarte
Siguiente Entrada: Escalera del Norte

 



 

 
 
Esto es una barra
 



Listado de SugerenciasBibliografía y Referencias
Enciclopedistas de El Poney Pisador:

- Akerbeltz - Voronwë - Angband - Baranduin - Nenya - Silme - Llumdelest