Documento sin título
 
Ir a Posada de Mantecona
 


Esto es una barra

Esto es una barra



Esto es una barra

Esto es una barra
Última entrada:

Afluentes del Gelion

Esto es una barra

Relacionadas:
Gandalf
Istari
Magos
Maiar
Radagast

Esto es una barra

 
Entradas: Número de EntradasNúmero de EntradasNúmero de EntradasNúmero de Entradas

Busca:

     
Istari
 Raza
Origen: quenya
Cuando habían transcurrido mil años de la Tercera Edad del Sol, atracó en los Puertos Grises una nave élfica procedente del Mar Occidental. A bordo iban cinco hombres ancianos, de largas barbas blancas y envueltos en grandes capas. Eran capas de diferentes colores y cada hombre llevaba un gran sombrero puntiagudo, enormes botas negras de viaje y un largo bastón. Eran los Istari, a quienes los hombres llamaron Magos; sus sombreros y bastones eran los símbolos de su oficio. Eran una orden y una hermandad enviada a la Tierra Media desde las Tierras Imperecederas, porque se habían apercibido que un gran mal había aparecido en el mundo y estaba creciendo de día en día en las tierras de los mortales.

A pesar de que llegaron con un aspecto humilde y en secreto, los Istari eran espíritus poderosos. Eran Maiar, espíritus más viejos que el mundo, pertenecientes a la primera raza que surgió de la mente de Ilúvatar en los Palacios Intemporales. Pero, en el mundo venido a menos de la Tierra Media durante la Tercera Edad, tenían prohibido manifestarse en todo su poder como Maiar. Se veían constreñidos a la forma humana y a los poderes que pudieran encontrarse en el mundo mortal.

Se cuenta que fueron cinco los Istari que llegaron a la Tierra Media, pero hay dos que no participaron en las historias de las regiones occidentales y de ellos se dice que fueron a las regiones más orientales de la Tierra Media. Estos dos eran los Ithryn Luin, los «Magos Azules», y, aunque se sabe que sus nombres eran Alatar y Pallando en las Tierras Imperecederas y que fueron escogidos por el Vala Oromë el Jinete, nada más se puede averiguar de ellos.

El más famoso y alabado de los Istari es Gandalf el Gris, a quien los elfos llamaban Mithrandir; los enanos, Tharkûn, y los haradrim, Incánus. Como Maia, en las Tierras Imperecederas, su nombre era Olórin. Gracias a su gran sabiduría, los Pueblos Libres de la Tierra Media alcanzaron la victoria sobre Sauron, el Señor Oscuro, quien quería esclavizarlos. A instancias de Gandalf recibió muerte el dragón Smaug y se ganaron las batallas de los Cinco Ejércitos, de Cuernavilla y de los Campos del Pelennor.

El Balrog de Moria fue destruido por la mano de Gandalf. Pero su mayor hazaña fue descubrir dónde se encontraba el Anillo Único y guiar después al Portador del Anillo hasta el lugar donde sería destruido. Merced a esta acción el Anillo desapareció, y Sauron y todos sus siervos y reinos quedaron completamente arruinados. La Tercera Edad terminó con la partida de Gandalf hacia las Tierras Imperecederas.

Otro de los Istari fue Radagast el Pardo, quien vivía en Rhosgobel, en la cuenca del Anduin. Formaba parte del Concilio Blanco, que se formó para resistir a Sauron, pero su mayor preocupación eran los kelvar y los olvar de la Tierra Media, y poco se cuenta de él en las crónicas de aquella época. Era más sabio que ningún hombre en todo lo concerniente a hierbas y animales, porque era un espíritu fiel a Yavanna, la Reina de la Tierra y la Protectora de los Bosques y las Praderas.

El último Istari es Saruman el Blanco, a quien los elfos llamaban Curunir, «hombre capaz». Durante muchos siglos, Saruman intentó ansiosamente destruir a Sauron, el Señor Oscuro, pero acabó volviéndose orgulloso y deseó el poder para sí. Saruman fue a Isengard y a él acudieron los uruk-hai, los Medio orcos y los dunlendinos. Alzó el estandarte de su tiranía, la bandera negra con una fantasmal mano blanca. Su orgullo lo hizo imprudente, hasta que acabó siendo una marioneta de Sauron, quien poseía una hechicería mucho más potente que la del Mago. De esta forma, el Istari que había ido a destruir al Señor Oscuro se convirtió en uno de sus agentes. Pero el poder de Saruman fue aniquilado. Isengard fue destruida por los ents, su ejército fue exterminado por los rohirrim y los ucornos, y sus poderes mágicos arrebatados por Gandalf.

En medio de su derrota buscó una venganza mezquina en el pequeño reino de la Comarca, donde habitaban los hobbits, sus enemigos de menor importancia. En una apuesta patética por alcanzar el poder, Saruman se vio vencido por los hobbits y murió a manos de su propio siervo, Gríma Lengua de Serpiente.

Enciclopedista: Akerbeltz - Editada el 04-02-2007 por Llumdelest

 

Entrada Anterior: Islas Encantadas
Siguiente Entrada: Ivrin

 



 

 
 
Esto es una barra
 



Listado de SugerenciasBibliografía y Referencias
Enciclopedistas de El Poney Pisador:

- Akerbeltz - Voronwë - Angband - Baranduin - Nenya - Silme - Llumdelest