Documento sin título
 
Ir a Posada de Mantecona
 


Esto es una barra

Esto es una barra



Esto es una barra

Esto es una barra
Última entrada:

Afluentes del Gelion

Esto es una barra

Relacionadas:
Arnor
Bosque Verde el Grande
Dol Guldur
Eärnur
Espectros del Anillo

Esto es una barra

 
Entradas: Número de EntradasNúmero de EntradasNúmero de EntradasNúmero de Entradas

Busca:

     
Nazgûl
 Raza
Origen: lengua negra Significado: «espectro del anillo»
En el siglo veintitrés de la Segunda Edad del Sol, surgieron en la Tierra Media nueve terroríficos espectros que en la Lengua Negra fueron llamados Nazgûl, que quiere decir «Espectros del Anillo». Y de todos los siervos malignos y generales de Sauron, el Señor de los Anillos, estos Nazgûl demostraron ser los más importantes y poderosos.

Se dice que en otros tiempos los Nazgûl habían sido poderosos reyes y brujos entre los hombres, y que cada uno recibió un Anillo de Poder de Sauron. Estos Anillos eran nueve de los dieciséis Anillos mágicos que Celebrimbor y los Herreros elfos de Eregion habían forjado para Sauron. Durante muchos siglos, estos hombres usaron sus Anillos para satisfacer sus propios deseos, pero todos estaban gobernados por el Anillo Único que Sauron había creado. Aunque, gracias al poder de los Anillos, estos hombres escogidos vivieron mucho más que los mortales comunes, sus formas se fueron desvaneciendo. Al llegar el siglo veintitrés se habían transformado por completo en espectros, y en esclavos que tan sólo pensaban en cómo servir a Sauron, el Señor de los Anillos. Y así vagaron por el mundo perpetrando terribles actos. Llevaban grandes capas, negras y con capucha, y cotas de malla y yelmos de plata, pero debajo estaban las vestiduras grises de los muertos y sus cuerpos eran invisibles. Cualquiera que los miraba a la cara, retrocedía aterrorizado, porque nada parecía sostener el yelmo y la capucha. Pero, a veces, donde debería estar el rostro, aparecía el resplandor de dos ojos luminosos e hipnóticos o, enfurecida y como símbolo de poder, una llama roja infernal.

Las armas de los Nazgûl eran numerosas: llevaban espadas de acero y de fuego, negras mazas y dagas de hojas envenenadas mágicamente. Utilizaban sortilegios de llamada y sortilegios de fuego mágico explosivo, y la maldición de su Soplo Negro era como una plaga de desesperación y la maldición de su terror paralizaba los corazones de sus enemigos. Los hombres mortales no podían tocar a los Nazgûl, dado que las armas no les hacían daño, a menos que hubieran sido benditas con un sortilegio élfico, y cualquier hoja que los golpeaba se agostaba y destruía. Así, durante mil años de la Segunda Edad del Sol, los Nazgûl, en nueve caballos negros, barrieron las regiones de la Tierra Media como una pesadilla de terror. No perecieron hasta que el reino de Sauron en Mordor cayó y concluyó el asedio de siete años a Barad-dûr, llevado a cabo por la Última Alianza de elfos y hombres a finales de aquella edad.

Isildur, Señor dúnadan de Gondor, cortó el Anillo Único de la mano de Sauron, y los Nazgûl fueron arrojados a las sombras con el Señor de los Anillos. Durante trece siglos de la Tercera Edad del Sol, los Nazgûl no tuvieron ni forma ni poder. Pero el Anillo Único no había sido destruido, y Sauron pudo tomar forma nuevamente. Así, en el siglo catorce invocó de nuevo a sus grandes servidores, los Nazgûl, de las sombras. Los nueve Jinetes Negros surgieron en el este y el más importante de ellos se dirigió al norte de Eriador, donde creó el reino de Angmar y construyó una gran ciudadela en Carn Dûm. Reunió legiones de orcos y a los malvados Montañeses de las Landas de Etten. Durante más de seis siglos hubo guerra continuada en Eriador. Este señor de los Nazgûl, que entonces era conocido como el rey brujo de Angmar, guerreó sin tregua contra los dúnedain de Arnor hasta 1974, cuando cayó Fornost, la última ciudad. Pero la ocupación del reino del norte por parte del rey brujo fue breve, porque en 1975 su ejército fue destruido por los señores elfos Círdan y Glorfindel y por Eärnur, rey de Gondor, en la Batalla de Fornost. Pero, a pesar de ello, el rey brujo y su amo Sauron consideraron que habían realizado una gran hazaña, porque poco les importaba la matanza de orcos y Montañeses, y la destrucción del poder y del reino de los dúnedain en el norte, en Arnor; fue de hecho una gran victoria de los malignos poderes de las tinieblas.

El rey brujo de Angmar, llamado el Gran Nazgûl, abandonó las tierras arruinadas de Eriador y regresó a Mordor. Y, aunque Sauron todavía no estaba allí pues seguía oculto en Dol Guldur, en la penumbra del Bosque Negro (donde el Nazgûl llamado Khamûl, el Oriental Negro, era su principal lugarteniente), había en Mordor otros Nazgûl llegados allí en secreto tres siglos antes. Durante aquel período, se esforzaron en reconstruir el poderío maligno de aquella región y reunieron hordas de orcos.

En el año 2000, los Nazgûl salieron de Mordor para combatir a los dúnedain del sur, en Gondor, y, dos años más tarde, la ciudadela oriental de Minas Ithil, la «Torre de la Luna», cayó. Los Nazgûl hicieron suyo este lugar y lo rebautizaron como Minas Morgul, la «torre de los espectros negros», llamándola también Torre de la Hechicería y Ciudad de los Muertos. El Gran Nazgûl, el rey brujo de Angmar, recibió entonces el nombre de Señor de Morgul y llevó una corona de acero. Fue él quien mató a Eärnur, el último rey de Gondor, y durante mil años guerreó contra los hombres de Gondor, tanto mediante la magia como con el poderío de su ejército, y erosionó su poder, asoló sus ciudades y arruinó sus campos. Pero hasta el año 2951, Sauron, el Señor Oscuro, no se mostró abiertamente ni acudió a Mordor. En el año 3018 de la Tercera Edad comenzó la Guerra del Anillo. Porque ese año Sauron sospechó que el Anillo Único había sido descubierto y tal fue su deseo de poseerlo que envió a los nueve Nazgûl a recuperarlo. La búsqueda del Anillo Único llevó a los Nazgûl a la Comarca, donde sus sospechas cayeron sobre el hobbit Frodo Bolsón. Estaban en lo cierto al creer que Frodo era el Portador del Anillo y lo persiguieron encarnizadamente a él y a sus compañeros. En varias ocasiones estuvieron a punto de capturar al Portador del Anillo. De hecho, en la Cima del Tiempo, el rey brujo hirió a Frodo Bolsón con una daga envenenada. Pero el Portador del Anillo y sus compañeros consiguieron refugiarse en el reino de Elrond Medio elfo. Al llegar a las fronteras de Rivendel, los nueve Jinetes Negros perdieron sus monturas en el vado de Bruinen y fueron rechazados por los poderes élficos que dominaban el río.

Pero reaparecieron con formas aun más poderosas, montando corceles tan terribles como ellos. Estas monturas eran las Bestias Aladas, para las que ni elfos ni humanos tenían nombre. Eran seres antiguos que habían llegado al mundo antes del inicio de la cuenta del Tiempo. Aunque tenían pico, garras y alas, no eran aves, ni siquiera murciélagos; eran seres ofídicos, como los dragones, pero más antiguos. Las Bestias Aladas comían carne de orco y llevaban a los Nazgûl por encima de las tierras a la velocidad del viento. En la Batalla de los Campos del Pelennor, el Señor de Morgul, que no podía morir a manos de un hombre, encontró su fin a manos de la doncella escudera Éowyn de Rohan y del guerrero hobbit Meriadoc Brandigamo. Aunque quedaban ocho Nazgûl, pronto fueron destruidos. Cuando se elevaban para luchar contra el enemigo ante la Puerta Negra de Mordor, hubo una gran alarma dentro del mismo Mordor. A lomos de sus Bestias Aladas, los Nazgûl volaron como el viento en ayuda de Sauron, pero de nada sirvió, porque el hobbit Frodo Bolsón lanzó el Anillo Único al fuego del Monte del Destino (con la colaboración involuntaria de Gollum). En ese mismo instante, Sauron y todo su terrorífico mundo fueron destruidos. Mientras la Puerta Negra se venía abajo y la Torre Oscura se derrumbaba, los poderosos Nazgûl cayeron en pleno vuelo, envueltos en llamas y gritando, y así terminaron para siempre.

Enciclopedista: Akerbeltz - Editada el 13-04-2005 por Akerbeltz

 

Entrada Anterior: Naugrim
Siguiente Entrada: Neithan

 



 

 
 
Esto es una barra
 



Listado de SugerenciasBibliografía y Referencias
Enciclopedistas de El Poney Pisador:

- Akerbeltz - Voronwë - Angband - Baranduin - Nenya - Silme - Llumdelest