Identificarse | Registrarse


Todos los horarios son UTC + 1 hora


Fecha actual Dom Dic 15, 2019 9:15 am





Nuevo tema Responder al tema  [ 124 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Cosas mías.
NotaPublicado: Lun Oct 09, 2006 5:58 pm 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 05, 2006 7:54 pm
Mensajes: 76
Ubicación: en esta noble posada
Procedente de las habitaciones interiores Bubhoshai entró por la mañana en el Salón Principal de la posada sin una palabra, aceptó algún saludo replicándolo con un gruñido, fue hasta la pared del fondo y, usando el tacón metálico de una de sus botas a modo de martillo, clavó en la madera un cartelillo en el que se leía:

"Anoche y por error olvidé sobre la tabla de la mesa en la cual cené un saco de cuero marrón de mi pertenencia. Me ausenté algún momento, atento a dirigir alguna palabra al señor Mantecona y al volver, el saco ya no estaba.
"Este asunto me enfadó de veras, y ya estaba por pegar gritos cuando Nob el camarero me advirtió que el bolso estaba en el suelo y en un rincón. Por supuesto que me lo llevé a mi cuarto (al saco, que no al pobre Nob, quién parecía temblar) y revisé su contenido. Allí había:
-Cinco monedas de curso legal de La Comarca.
- Un pote de tabaco del cosechado en Murgul (apestoso, pero de mi gusto, después de todo)
- Un mapa del Sur con correcciones hechas por un haradrim amigo
- Una insignia de la Mano Blanca (souvenir quitado no por las buenas a un tonto de los mios al que se le dió por servir a ese mago de poca monta)
- Media docena de alfileres
- Una cuchara de madera
- Una cabeza reducida de la que ya ni recuerdo de quién fué ni cuanto hace que está en mi poder
- Un ábaco con cuentas en forma de calaveritas (una preciosura)
- Un cepillo de dientes
- Un frasco de agua de colonia
- Un recuerdo de una gondoriana con la que viajé una vez (esto no digo que es)
- Un recambio de botones de acero para mis botas
"Y eso era todo lo que debía de haber, con lo que compruebo que nadie me quitó nada y no tengo por que armar escándalo, no obstante no puedo dejar de recomendaros: ¡¡No toqueis mis cosas!! ¡¡Aborrezco eso!!


Bubhoshai terminó de clavetear su cartelito y fue a sentarse al fondo del salón. Pidió a Bob una taza caliente y se puso a fumar su pipa mientras canturreaba la conocida tonada " La Novia del Nazgûl"

_________________
Nunca te niegues a ver


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Ene 03, 2007 2:32 pm 
Maestro Narrador
Maestro Narrador
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Nov 24, 2006 5:27 pm
Mensajes: 242
Ubicación: Ora aquí, ora allá, ora acullá...
Laurefinwë entró en el Salón y se sentó en la barra, al lado de Bubhoshai, a pesar de que, como es natural en sus razas se aborrecían mutuamente. Laurefinwë pidió una pinta, y comenzó a beberla tranquilamente. De pronto volteó, y le habló así a Bubhoshai:

-¡Hey!, tú, calaña de Mordor, necesito a un cabeza hueca como tu para llegar a Mordor, tengo algunas cuentas que saldar con algunos habitantes de allí, y ya que tu naciste en esos apestosos pagos...

_________________
En todo hay una fisura,
por allí siempre entra la Luz.

Leonard Cohen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Ene 04, 2007 9:52 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jul 15, 2004 11:02 am
Mensajes: 391
Ubicación: Detras de tí. Buuuuuu!!!
Bubhoshai se puso en pié violéntamente y, gruñendo, replicó:

- Yo no sirvo a ningún elfo debilucho ocmo tú.

Ambos se lanzaron miradas asesinas y estaban a punto de enzarsarse en una pelea cuando una elfa se puso en pie e, interponiéndose entre ellos, dijo:

- Ya, chicos... chicos... no discutási. Seguro que podemos llegar a un acuerdo.

La elfa era Tuilere. Ambos la miraron y...

_________________
Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 06, 2007 12:32 am 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 05, 2006 7:54 pm
Mensajes: 76
Ubicación: en esta noble posada
Bubhoshai miró a la elfa, luego al elfo.
- ¡Garn!- maldijo el orco- no me placen los tratos con elfos; pero a ti te veo, al menos, razonable (miró a Tuilere) de modo que comenzaré hablando contigo...dile a este poco amable corracial tuyo que sus asuntos no me interesan ni me place ser su guía...mas como he vivido largos años como mercenario y no me avergüenzo de ello, aceptaría sólo a condición de una buena paga...acepto oir de su parte ofertas.

_________________
Nunca te niegues a ver


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 06, 2007 7:28 pm 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Oct 31, 2006 8:28 pm
Mensajes: 32
Ubicación: Donde una buena cerveza me lleve
Pronto el curioso enano se levantó.
- Je,je,je- rio el enano- una aventura... je, je, je, yo pago la expedición- dijo el enano y tiró a las manos del orco un gran saco de monedas de oro.
-Je, je, je- rió el orco...

Tomó el enano un trago de cerveza...

_________________
Si tienes hambre.... "Bocahillo de piedra de la abuela Frijida"

Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 06, 2007 9:39 pm 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 05, 2006 7:54 pm
Mensajes: 76
Ubicación: en esta noble posada
-Todo en órden - admitió Bubhoshai luego de contar esas monedas, con las que el enano se había mostrado sobradamente generoso - nada más fijad rumbo y fecha de partida...encontrareis en mí a un hábil guia. Ahora, ¿quién será de la partida...?

_________________
Nunca te niegues a ver


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Ene 07, 2007 6:02 pm 
Maestro Narrador
Maestro Narrador
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Nov 24, 2006 5:27 pm
Mensajes: 242
Ubicación: Ora aquí, ora allá, ora acullá...
El elfo se levantó, miró a todos los expedicionarios y gritó:

-¡¡Si ustedes van yo también voy!! Necesitarán algo más que un Señor Enano y una bella Elfa para cuidar la conducta de este Orco. Yo me apunto, pero... ¿a dónde vamos?

Al parecer el alcohol empezaba a hacer mella en la mente del Elfo.

_________________
En todo hay una fisura,
por allí siempre entra la Luz.

Leonard Cohen


Última edición por Laurefinwë el Jue Sep 17, 2009 7:59 am, editado 1 vez en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Ene 07, 2007 8:01 pm 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Oct 31, 2006 8:28 pm
Mensajes: 32
Ubicación: Donde una buena cerveza me lleve
- Je, je, je, pues a visitar a esos que algo tienen que saldar con tigo- dijo el enano entre risas y tragos de cerveza

_________________
Si tienes hambre.... "Bocahillo de piedra de la abuela Frijida"

Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Ene 07, 2007 8:28 pm 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 05, 2006 7:54 pm
Mensajes: 76
Ubicación: en esta noble posada
- El vieje es largo y quizás cansador- reveló el orco bebiendo lentamente su cerveza- si viejas primero hacia el este terminarás en las Montañas Nubladas...allí hay orcos...simples bandidos de montaña a los que se puede sobornar fácilmente si yo soy el guia. Aún podré convencerlos fácilmente de que nos dejen pasar sin molestarnos...luego y si cruzamos las alturas por alguno de los pasos que conozco, y viramos hacia el sur, marchando por la margen occidental del Anduin, llegaremos a Gondor sin problemas...cruzamos Ithilien...el paso de Morgul está abierto desde la guerra, y me parece apto...¿Vosotros que opinais?

_________________
Nunca te niegues a ver


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Ene 08, 2007 8:30 pm 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Oct 31, 2006 8:28 pm
Mensajes: 32
Ubicación: Donde una buena cerveza me lleve
- Demasiado fácil, sería mejor cojer una ruta más... ¡¡¡¡PELIGROSA!!!!- gritó el enano entre trago y trago

_________________
Si tienes hambre.... "Bocahillo de piedra de la abuela Frijida"

Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Ene 08, 2007 9:44 pm 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 05, 2006 7:54 pm
Mensajes: 76
Ubicación: en esta noble posada
Bubhoshai dió cuenta de su cerveza, se limpió los labios con la muñeca, y se quedó mirando a Gâlmur. Varios eran los que los rodeaban.

-¿ Y a que llamais peligrosa, maese enano? ¿pretendes acaso cruzar por los viejos pagos de tus ancestros, esos a los que que aún llamais Khazad- Dûm?? ¿O hay algo que complazca aún más a vuestra sed de aventuras? Por otra parte creo que si alguno de los presentes se nos une, debería opinar también, ¿no os parece?

_________________
Nunca te niegues a ver


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Ene 09, 2007 4:20 pm 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Oct 31, 2006 8:28 pm
Mensajes: 32
Ubicación: Donde una buena cerveza me lleve
El enano entre tragos de cerveza rió y al fin terminó la cerveza que se estaba tomando, se hacercó al orco y levemente le dijo:

- Se hará lo que mi persona desee, orco- dijo con una voz hasta ahora desconocida para los presentes, una voz erizante, leve pero helada- yo pago la expedición y además hacía donde nos dirijimos hay lugares que me gustaría visitar- comento con la misma voz, pero ya menos erizante.ç

El enano se acerco a su macuto saco un cuchillo y un trozo de madera y comenzó a tallar la madera y volviento a su tono jovial dijo:

- Pasaremos por Khazad- Dûm, por su puesto con un numero considerable de personas que tendremos que reclutar... mínimo han de ser... 13, luego saldremos y bajaremos hacia Isengard... puesto que tengo un asunto que tratar allí.

_________________
Si tienes hambre.... "Bocahillo de piedra de la abuela Frijida"

Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Ene 10, 2007 2:18 am 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 05, 2006 7:54 pm
Mensajes: 76
Ubicación: en esta noble posada
-También Isengard...vaya- dijo Bubhoshai encendiendo su pipa, e indiferente al tono amenazador empleado por Gâlmur- está bien...tú pagas, tú mandas...decidme tan sólo quién quiere sumarse a la expedición. Saldremos no bien estemos listos.
Dicho esto, el orco encendió su tabaco, realmente fuerte y fiero.

_________________
Nunca te niegues a ver


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Ene 15, 2007 4:33 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 02, 2004 4:36 pm
Mensajes: 348
Ubicación: Bosque de Chet
Raza: Mujer auriga
"¡Hey!, tú, calaña de Mordor" había escuchado desde la chimenea Llumdelest, en un tono que casi la hace caer para atrás. El grito le llamó la atención, y en un principio pensó que se referían a ella, pero al ver a Bubhoshai de pié enfrente a un elfo, los dos con el rostro alterado, supo que no. Sin embargo prestó oído disimuladamente.
"¿Un elfo que quiere ir a Mordor? Que curioso" se burlaba en su interior; "Vamos a ver que sale de aquí".
- ... aceptaría sólo a condición de una buena paga...
- Je,je,je- rio Gâlmur- una aventura... je, je, je, yo pago la expedición- dijo el enano y tiró a las manos del orco un gran saco de monedas de oro.
La cosa se ponía interesante...
-¡¡Si ustedes van yo también voy!! Necesitarán algo más que un Señor Enano y una bella Elfa para cuidar la conducta de este Orco. Yo me apunto, pero... ¿a dónde vamos? - gritó emocionado el elfo.
"Vaya elfo, que memoria... ¿No era quien quería ir en primer lugar a Mordor?". La mujer continuó escuchando el plan de ruta; ¿hacia el Este? ¿No sería más fácil dirigirse al Sur tomando el paso de Rohan sin tener que escalar las Montañas Nubladas?
- Demasiado fácil, sería mejor cojer una ruta más... ¡¡¡¡PELIGROSA!!!!- estalló Gâlmur.
¿Aún más? Van a Mordor, por Eru... como se nota que este enano ha salido poco de su cueva...
- Pasaremos por Khazad- Dûm, por su puesto con un numero considerable de personas que tendremos que reclutar... mínimo han de ser... 13
La sonrisa apareció en los labios de Llumdelest, mientras se levantaba y pasaba al lado del grupo. Trece, ¿eh?

- Bueno, pues ahora tienen una nueva componente, dos si contamos mi caballo. Si les parece bien, claro.
>>Por cierto: yo también estube en Mordor.

_________________
Espíritu. En todos los idiomas de los Reinos, en la superficie y en la Antípoda Oscura, en todo tiempo y lugar, la palabra suena a fuerza y decisión. Es la fuerza del héroe, la madre de la resistencia y la armadura del pobre. No puede ser aplastado ni destruido.
Esto es lo que quiero creer.
(Drizzt Do'Urden)
La meua llibreta


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Ene 15, 2007 9:04 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jul 15, 2004 11:02 am
Mensajes: 391
Ubicación: Detras de tí. Buuuuuu!!!
Tuilere había estado intentando decir algo todo este rato, pero las fuertes voces del orco, el elfo, el enano y la mujer habían tapado su fina voz. Parecía que iban a decidirlo todo sin contar con ella.

- ¿Esque nadie me quiere escuchar?- chilló por fin la elfa. Los demás callaron.- Me parece que poco sabéis de supervivencia. SOmos un grupo pintoresco, por lo tanto llamativo... pienso que cualquier camino es suficientemente peligroso para vos, enanito. Si pretendemos llegar a Mordor con vida tal vez deberíamos o separarnos en grupos menos llamativos, o tomar un camino por el que pasemos desapersividos. Tal vez con que tan solo os cambiárais de ropa, maese orco, para parecer un tanto más humano y vos, maese enano, os afeitaras la barba (esto último lo dijo en tono burlo) para no llevar tantos pájaros haciendo nido en ella, bastara. Yo por mi parte en ningún momento he dicho que me uniera a vuestro grupo... pero las asañas descabelladas llaman mi interez... y nunca había estado en una compañía tan variopinta y con tanta aura oscura encima... si salimos ocn vida de esta, será una gran historia para contar en mi pueblo.

_________________
Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Ene 15, 2007 9:37 pm 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 05, 2006 7:54 pm
Mensajes: 76
Ubicación: en esta noble posada
El orco torció la boca ante la exprersión semiburlona de la elfa que acababa de hablar

- Así la cosa, señora: si no os interesa nuestro viaje ¡os recomiendo no opinar! y si en cambio esperáis uniros al mismo, cuidad al menos vuestra lengua. Soy quién soy, y ni pienso mudar de apariencia. A quién no le plasca mi traza, pues que no me mire...

Y allí Bubhoshak se volvió hacia la otra muchacha.

- Eh, tu... ¡si, tú, la vestida de auriga! Unete si te agrada. Te veo rostro de aventurera y serás de utilidad al grupo, más aún si conoces Mordor(y allí el orco miró a Gâlmur) y si lo aprueba nuestro mecenas, claro...

_________________
Nunca te niegues a ver


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Ene 15, 2007 10:17 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 02, 2004 4:36 pm
Mensajes: 348
Ubicación: Bosque de Chet
Raza: Mujer auriga
Confusa se quedó Llumdelest ante el chillido de la elfa; no sabía que había alzado tanto la voz. Mas escuchó las palabras de Tuilere, y su ceño se frunció; le parecían un tanto ofensivas. Una de dos, o había mucho novato en la posada o los más veteranos no prestaban oídos a los nuevos que iban llegando. Iba a protestar cuando...
- Eh, tu... ¡si, tú, la vestida de auriga! Unete si te agrada. - oyó la atronadora voz del orco; Llumdelest se miró sus ropas (una tela beig a modo de túnica desmangada que le cubría hasta las rodillas, unos pantalones bastante andrajosos y unas botas viejas) y se preguntó si Bubhoshai tenía alguna idea sobre la "moda auriga". - Te veo rostro de aventurera y serás de utilidad al grupo, más aún si conoces Mordor, y si lo aprueba nuestro mecenas, claro... - concluyó mirando al enano, quien estaba enfadado por la insolencia de la elfa, y poca atención (por no decir ninguna), prestaba a su "camarada".
- ¿¿Que me afeite la barba?? ¿¿Y tú qué, señorita orejas picudas?? ¿¿TAMBIÉN TE LAS PIENSAS AFEITAR?? - Tuilere reía de forma histérica; parecía divertida. - ¿¿Y aún dices que se una a nosotros Bubhoshai??
- Déjala estar - lo apaciguó el orco - que no me refería a ella.
- Ah bien - Gâlmur se quedó mirando a Llumdelest - ¿Y usted dice que estubo en Mordor?
- Hace tiempo, sí; y creame, aún sin pasar por Khazad-Dum el viaje no estará libre de peligro.
- El peligro vendrá a vosotros. Si sois muchos... - dijo la elfa una vez apacigada su locura.
- En eso creo que tienes razón, Tuilere - la cortó de inmediato Llumdelest - ya que no sabemos si necesitaremos mucho personal para la empresa; y menos sabemos cual es dicha empresa... - dijo mirando de soslayo a Laurefinwë, quien no decía nada - Por cierto Tuilere, me ofendiste con eso de la supervivencia; quien más, quien menos a pasado lo suyo y a sobrevivido; ¿a caso eso no es bastante?

Los cuatro se quedaron mirando a la mujer; Tuilere cerró la boca, molesta, y Laurefinwë le dio un codazo al orco.
- Oye, ¿seguro que es buena idea tenerlas con nosotros? - le susurró. Bubhoshai no estaba seguro de lo que decir a continuación.

_________________
Espíritu. En todos los idiomas de los Reinos, en la superficie y en la Antípoda Oscura, en todo tiempo y lugar, la palabra suena a fuerza y decisión. Es la fuerza del héroe, la madre de la resistencia y la armadura del pobre. No puede ser aplastado ni destruido.
Esto es lo que quiero creer.
(Drizzt Do'Urden)
La meua llibreta


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Ene 15, 2007 11:47 pm 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 05, 2006 7:54 pm
Mensajes: 76
Ubicación: en esta noble posada
Bubhoshai se miraba las uñas, largas y oscuras

- Depende- dijo al fin - la elfita gritona me parece un poco insolente, y no soy yo de los pacientes...la auruga (se sonrió) en tanto, parece dura y aguerrida. Yo apostería a ella. Tened en cuenta que el viaje será largo y riesgoso, y si somos unos cuantos, mejor. Eso del número...de ocho a diez, y también alguno más, es óptimo. Dos o tres parece suicida, y veinte, una multitud que se evidenciaría para nada.

Dicho esto, Bubhoshai volvió a sus anillos de humo.

_________________
Nunca te niegues a ver


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Ene 18, 2007 9:57 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jul 15, 2004 11:02 am
Mensajes: 391
Ubicación: Detras de tí. Buuuuuu!!!
- Oye...- gruñó Tuilere.- no me llames chillona... que te he escuchado.. tan solo tuve que alzar la vos porque no me dejábais hablar. Sigo pensando que somos un grupo demaciado pintoresco, y no me refería para nada en que no supierais sobrevivir en solitario, sino que si llamamos tanto la atención acabaremos todos muertos... y bueno.. yo no quiero morir... soy muy joven todavía (y muy hermosa... bueno, tal vez no tanto. jejejje...), además... no creo que aquí nadie esté dispuesto a dar su vida innecesariamente... deveríamos organizarnos un poco.

_________________
Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Ene 19, 2007 5:12 pm 
Amigo de las Palabras
Amigo de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Nov 28, 2004 11:10 pm
Mensajes: 144
Ubicación: La Posada del Poney Pisador
Ithilien tomaba su pinta tranquilamente mientras charlaba con el posadero de algunos asuntos, cuando se fijo en la conversación...

-Vaya cuarteto- dijo riéndose mientras terminaba de tomarse su pinta.
-Son asuntos que ni usted ni yo deberíamos meternos- comento el posadero mientras iba de un lado para otro.
-Ya, pero usted sabe señor Mantecona que no puedo evitarlo, además me pica la curiosidad.


Dicho esto, me levante hacia donde se encontraban y espere a que terminaran de hablar, cuando por fin alzaron la mirada hacia donde me encontraba...

-Perdone que os interrumpe, pero no he podido evitar prestar atención a esta “peculiar” conversación...-sonrió levemente.- Veo que vais a Mordor, así que he pensado que sino os importa, bubhoshai, puedo acompañaros?.

Dicho esto miro a los presentes, esperando alguna contestación...

_________________
"Para el mundo no eres nadie, pero tal vez para alguien eres el mundo."


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Ene 19, 2007 6:21 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 02, 2004 4:36 pm
Mensajes: 348
Ubicación: Bosque de Chet
Raza: Mujer auriga
Llumdelest pasó por alto el desliz del orco de llamarla "auruga", que sonaba como "oruga" (dado que no le disgustaba su corta estatura ni le importaba que le atribuyeran nombres de seres y cosas menudas; hasta cierto punto). Escuchó con atención a Tuilere, intentando comprender sus palabras con el extraño acento de la elfa.
- Si en verdad tiene razón: llamaríamos bastante la atención; pero no veo inconveniente en ello, sinceramente - contestó con una sonrisa - Aunque sigo pensando que, si diez es un número un tanto excesivo para cruzar la Tierra Media, más gente en el grupo sería peor; y también deberemos tener en cuenta la ruta a seguir, la duración del viaje... Ciertos seres no son bien recibidos en ciertas regiones, y cuanto más compañía más largo será el viaje y más complicado será el "pasar desapercibidos"; definitivamente, creo que entre cinco y diez personas estaría bien. Sin embargo, lo que más me preocupa es... ¿qué vamos a hacer en Mordor, señor elfo? - dijo dirigiéndose a Laurefinwë.

Pero éste no llegó a contestar, pues otra elfa se había unido a la conversación. Era Ithilien, y pedía unirse al grupo. Llumdelest soltó una risita pícara; conocía a la sinda lo suficiente para saber de sus intenciones de viajar al sur. Y dudaba que su meta fuera llegar al mismo corazón de la Tierra Oscura, si no más bien quedarse al oeste, en la región que llevaba su mismo nombre. Aunque tal vez la auriga se equivocase...

_________________
Espíritu. En todos los idiomas de los Reinos, en la superficie y en la Antípoda Oscura, en todo tiempo y lugar, la palabra suena a fuerza y decisión. Es la fuerza del héroe, la madre de la resistencia y la armadura del pobre. No puede ser aplastado ni destruido.
Esto es lo que quiero creer.
(Drizzt Do'Urden)
La meua llibreta


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Ene 19, 2007 9:26 pm 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Oct 31, 2006 8:28 pm
Mensajes: 32
Ubicación: Donde una buena cerveza me lleve
-Je, je, je no le preocupe lo que hagamos en mordor... será peor lo que hagamos antes.. ITHILIEN ADMITIDA- grito el enano de sobresalto- ¿Alguien más?, venga compañeros de la posada animenense-dijo galmur voz en grito, pero poco se le escuchó. Entonces se subió en la mensa- ESTE ORCO ME A ROBADO- Gritó tremendamente, todo se paro, calló el ruido de la posada y luego se puso recto se ajustó la armadura y dijo- después de este grito, en el que el orco por muy rata que sea no me ha robado nada por ahora... me gustaría anunciarles una partida a mordor por los caminos más interesantes, quien se quiera unir recivirá una buena bolsa de oro al empezar y otra al acabar...

Al terminar el enano se sentó pero al sentarse se vió una medalla... una medalla con el sello de los hijos de Durin el Inmortal...[/i]

_________________
Si tienes hambre.... "Bocahillo de piedra de la abuela Frijida"

Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 20, 2007 2:38 am 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 05, 2006 7:54 pm
Mensajes: 76
Ubicación: en esta noble posada
Bubhoshai estubo a punto de tomar la escondida empuñadura de su daga al oir que el enano lo acusaba de ladrón.
Mas enseguida y al advertir que había acaparado de ese modo la atención general, Gâlmur saltó desde la mesa para reir junto a Bubhoshai


- Por muy rata que sea el orco no me ha robado nada...todavía. Lo que si me gustaría, es anunciar nuestra partida a Mordor...

Todos rieron de la ocurrencia y también el orco, quién enfundó discimuladamente la hoja de su arma. Uf. Que cerca había estado. Casi se había quedado sin sustentador económico.

_________________
Nunca te niegues a ver


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Ene 21, 2007 5:43 pm 
Maestro Narrador
Maestro Narrador
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Nov 24, 2006 5:27 pm
Mensajes: 242
Ubicación: Ora aquí, ora allá, ora acullá...
Laurefinwë, que había presenciado la conversación en silencio, pensaba:

-¡Vaya, vaya! ¡Los "Jóvenes" de esta Edad! Hablan de Hadhodhrond y Angrenost como que si fueran grandes peligros. Yo no seré mortal, pero no voy a negar que se sentía el miedo en la batalla de Dagorlad, que casi se podía ver a la muerte ronddando por el campo de batalla. Los Hombres temblaban ante la Sombra amenazante en su negra Torre, y estos chicos hablan de peligros. Peligro fue cruzar el Helcaraxë, cabalgar hasta la misma Thangorodrim, enfrentar a Glaurung el Dorado en Nargothrond, ah, peligros eran los de antes.

Entonces, el Elfo llamó al Enano que estaba parado en la mesa y le dijo:

-No creo que necesitemos a nadie más, esto es una expedición, no la marcha de un ejército. No serán muchos ni muy granddes los peligros del Camino. Ya somos seis, confía en mi Señor Enano, sommmmos suficientes

_________________
En todo hay una fisura,
por allí siempre entra la Luz.

Leonard Cohen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Ene 21, 2007 9:50 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 02, 2004 4:36 pm
Mensajes: 348
Ubicación: Bosque de Chet
Raza: Mujer auriga
Llumdelest se sobresaltó ante las acciones del enano, pero luego sintió un poco de vergüenza ajena al oir las risas de los parroquianos. "Sí, Tuilere tiene razón: llamamos demasiado la atención" pensó. Luego escuchó las palabras de Laurefinwë, tan altivas como suelen ser las de los noldor; ¡eran una insolencia!

- ¿"Peligros eran los de antes"? - repitió la mujer dirijiéndose al elfo. - ¿Pero quien te crees que eres? ¿Sólo por que hayas vivido... tropocientos años más que nosotros y te hayas enfrentado a más situaciones te da derecho para tratarnos como a niños de teta? ¿Acaso combatir frente a Morannon, contra orcos, bestias aladas, trolls de piel dura que no se convierten en piedra con el sol te parece una minucia? Te digo lo mismo que a Tuilere: quien más, quien menos, a pasado lo suyo, y tú no eres nadie para juzgar la "peligrosidad" a la que se ha tenido que someter cada uno de nosotros.

Laurefinwë se dispusó a protestar, abalanzándose sobre la auriga, pero el orco y Tuilere lo sujetaron, e Ithilien se interpuso entre el elfo y la mujer.

- Llum, por favor...

Llumdelest agachó la cabeza, tranquila, pero ruborizada.

- Lo lamento... Pero es que me hierve la sangre que la gente juzgue sin conocer...
- Ya lo sé - sonrió Ithilien - Pero ahora nos vamos de viaje, ¿no? Y cada uno podrá demostrar su valía en el grupo.
- Sí, tienes razón - contestó la mujer, devolviéndole la sonrisa a la elfa - De todas maneras, aún hay bastantes puntos que solucionar: ruta a seguir, y cuando partir.
- ¡Eso está claro! - exclamó Gâlmur - ¡Partir ahora mismo...!
- Pensábamos cruzar las Montañas Nubladas hacia el Sur - lo cortó el orco, con lo que el enano se quedó con el entrecejo fruncido - Nuestro "mecenas" tiene asuntos pendientes en Isengard.
- Ya veo... Si me permitís... - y se acercó a una pared de donde descolgó un cuadro, depositándolo en una mesa vacía; les hizo señas para que se acercaran, y los compañeros descubrieron que se trataba de un mapa de la Tierra Media - Para empezar, si tenemos que viajar por las Montañas Nubladas, el viaje, además de peligroso, se hará más largo; y Dicap tendrá dificultades para trepar por las laderas...
- ¿Quien es Dicap? - interrumpió Laurefinwë, más calmado.
- Mi amigo, un caballo; por lo que seremos siete, no seis. ¿Por donde iba? ¡Ah, sí! - y, señalando con el índice en el mapa prosiguió - Creo que podemos seguir por el sur directamente hasta el puente del Aguada Gris, y luego seguir por el Camino Verde hasta el Paso de Rohan; desde allí podemos dirigirnos a Isengard y, luego, proseguir hacia el este bordeando las Montañas Blancas, llegar a Doriath, e Ithilien.

Llumdelest dejó de hablar, esperando la respuesta de sus compañeros; mas así se quedó, esperando.

- Aguada Gris, ¿no? - contestó al fin Gâlmur, con cara de pocos amigos.
- Sí, bueno... También podriamos...
- Por lo que no pasamos por Moria, ¿no? - dijo Bubhoshai, adelantándose al enano.
- Iba a decirlo ahora, maese orco - contestó un tanto arisca Llumdelest - También podriamos seguir la ruta que habiais dicho antes, bordeando las Montañas Nubladas, y parándonos en Moria; luego continuamos por el sur...
- ¿Y no vamos a Lórien? Yo pensaba que seguiríamos la misma ruta que...- interrumpió esta vez Ithilien.
- Para eso tendríamos que cruzar las Montañas...
- ¡Pasaremos por Moria! - dijo Gâlmur con entusiasmo.
- ¿Pe... pero estais loco, señor enano? - exclamó la auriga.
- ¿Teneis miedo? El balrog ya no existe.
- Ya, pero los orcos no se han ido; y no parece que tengan ganas de hacerlo. Y no son pocos, por lo que sé.
- Vos sabeis mucho... - contestó con sorna el enano.

"Empezamos bien... aún no hemos salido y ya tengo un par de "enemigos"..." suspiró tristemente Llumdelest.


PD: me he pazao; zorry :P

_________________
Espíritu. En todos los idiomas de los Reinos, en la superficie y en la Antípoda Oscura, en todo tiempo y lugar, la palabra suena a fuerza y decisión. Es la fuerza del héroe, la madre de la resistencia y la armadura del pobre. No puede ser aplastado ni destruido.
Esto es lo que quiero creer.
(Drizzt Do'Urden)
La meua llibreta


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 27, 2007 8:25 pm 
Maestro Narrador
Maestro Narrador
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Nov 24, 2006 5:27 pm
Mensajes: 242
Ubicación: Ora aquí, ora allá, ora acullá...
Primero, el Elfo se rió con la imagen en su mente de un Orco a Caballo, luego se soltó de sus "retenedores" y le dijo a Llumdelest

Con que peleaste frente al Morannon, pues yo tuve que pelear a los pies de Barad-Dûr. Yo vi al mismísimo Sauron asesinar a mi Rey Gil-Galad. Y más atrás en el tiempo, cabalgué con Fingolfin Alto Rey de todos los Noldor hasta las puertas de Thangorodrim. Vi las llamas brotar de los suelos en la Dagor Bragollach... por todo eso, ¿sabes quien me creo que soy? Un Elfo que merece tu respeto, Auriga. Y lo que califiqué de pocaa peligrosidad, fue esta expedición.-Volvió a dirigirse a los demás-Si esta Auriga no cambia su actitud respecto de mi, yo me abro de esta expedición.

Y dicho esto, se bebió de un solo trago el resto de ssu pinta de cerveza.
Luego dijo:

-Ah, luego explícame como has podido leerme la mente...

_________________
En todo hay una fisura,
por allí siempre entra la Luz.

Leonard Cohen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 27, 2007 9:26 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 02, 2004 4:36 pm
Mensajes: 348
Ubicación: Bosque de Chet
Raza: Mujer auriga
La humana le dirigió una mirada fulminante al elfo, y seriamente dijo:
- Disculpe la osadía, maese, pero ha sido más su actitud que la telepatía lo que me ha llegado a intuir sus pensamientos. Y os digo - concluyó mirando primero al enano y luego al resto del grupo - que no me interesa esta expedición por el dinero. Si no más bien por el hastío que siento últimamente - dijo en un susurro apenas audible para, luego, alzar más la voz y terminar - Así que es elección vuestra si quereis que os acompañe o no.

Dicho esto, Llumdelest se excusó y se dirigió a la chimenea; mas cuando la compañía le quitó la vista de encima, la mujer se esfumó entre la muchedumbre.

El orco y el enano miraban el mapa.
- No me termina de convencer la ruta marcada por esta... mujer. Demasiado fácil, ¿no? - dijo el enano
- Parece un camino bastante seguro... - apuntó Ithilien.
- ¡Por eso lo digo! - contestó Gâlmur sorprendido.


PD: disculpa Laurefinwë, pero me confundió el guión y no leí el "pensaba" :oops:

_________________
Espíritu. En todos los idiomas de los Reinos, en la superficie y en la Antípoda Oscura, en todo tiempo y lugar, la palabra suena a fuerza y decisión. Es la fuerza del héroe, la madre de la resistencia y la armadura del pobre. No puede ser aplastado ni destruido.
Esto es lo que quiero creer.
(Drizzt Do'Urden)
La meua llibreta


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Ene 28, 2007 7:50 am 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 05, 2006 7:54 pm
Mensajes: 76
Ubicación: en esta noble posada
Bubhoshai alzó los ojos del intrincado mapa que sostenía el enano

- Lo de la ruta podemos llegar a discutirlo. Pasar por Moria no me preocupa: ha de haber orcos aún, y algunos de ellos muy malignos, pero yo se como tratarlos, e incluso parlamentar con ellos en nuestra lengua...ese no es problema para mi ¡ Pero no permitiré que la auriga se aleje del grupo por un mero altercado o equívoco! ¡Si ella no viene, yo no os guio! ¿es que no sabéis identificar a quién sirve para la misión y quién no?

Luego de decir estas palabras, Bubhoshai se quedó mirando el sitio donde Llumdelest desapareciese.

_________________
Nunca te niegues a ver


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Ene 30, 2007 10:01 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jul 15, 2004 11:02 am
Mensajes: 391
Ubicación: Detras de tí. Buuuuuu!!!
- ¿Se me permite decir algo?- preguntó casi inaudiblemente Tuilere.- SIgo pensando que hay un fallo en todo esto... de todos modos, yo os acompañaré, ya que ya no me quedan motivos para seguir viviendo, ni tampoco para morir... Tan solo os acompañaré para alejarme de todo lo que aquí acontese, pero pienso, más aún si vamos en busca de la muerte, que deveríamos planear todo esto con mayor detenimiento. No seremos ni seis, ni siete, pues presupongo que más de uno viajamos a caballo. Además, ahora debemos cargar con las palabras del señor enano. Ya que han llamado la atención, y puede que luego pasemos desapersividos, pero en este presiso instante, todos nos recuerdan. Si alguien preguntara por nosotros, hasta el gato que calla en el tejado sería capaz de contar nuestros planes.- La elfa calló un segundo midiendo las palabras que iba a decir. Después de pensar unos segundos continuó:- Propongo aplacemos el viaje un día. Lo mejor sería que discutieramos esto en privado, en la habitación de alguno. Si nadie se ofrece, mi habitación estará siempre disponible para este tipos de reuniones. Pensadlo bien, yo por mi parte,- la elfa se puso en pie,- si muero no quiero morir sin causa. Me voy a dormir, antes de partir avisadme, iré con vosotros, pero pensad en conversarlo en privado. Estaré en mi habitación.

Dijo estó y se alejó. Se acercó a la barra, pidió una pinta y subió las escaleras bebiendo unos sorbos. Cuando estaba en la mitad de la escalera, dió media vuelta y agregó:

- No iré, si no vamos todos. Quien deserta no es de fiar, y no me embarcaré en una empresa insegura.



PD: Mmmmm... no os olvidéis de avisarme. XDDDDD Por sierto, con lo de que no son de fiar, me refiero a que saben lo que se hará y se encuentran en otro lugar... dudo que ocurra, pero mediante torturas atroces o cerveza se pueden sacar las palabras.

_________________
Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Ene 31, 2007 4:21 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 02, 2004 4:36 pm
Mensajes: 348
Ubicación: Bosque de Chet
Raza: Mujer auriga
"Qué manía de secretos..." pensaba Gâlmur.
- A ver elfa - gritó mirando a Tuilere - Si he echo llamar la atención al resto de parroquianos es por si alguien más quiere apuntarse. Que yo sepa, en ningún momento se ha dicho que nuestra marcha deba de ser un secreto.
- ¿Y porqué Laurefinwë no nos da explicasiones del porqué va a Mordor? - dijo ésta desde la escalera. Todos miraron a Laurefinwë quien, después de suspirar un tanto exasperado, aclaró:
- Lo que tenga que hacer en Mordor en verdad no es cosa vuestra; sin embargo, una vez salgamos de Bree os lo contaré. Por ahora no.
- Bien bien. El elfo no se fia... - susurraba Bubhoshai, mas sus palabras no pasaron inadvertidas para el agudo oido de Laurefinwë.
- ¡Claro que no me fio! Si no os digo nada ahora es para que nadie vaya propagando la noticia - y mirando al enano continuó - Que venga quien quiera, no me importa, pero mi misión no puedo decirla al primero que pase.
- ¡Está bien! - dijo enérgicamente Gâlmur - ¡Más emoción entonces! ¿La elfa Toiletë...?
- ¡Tuilere! - exclamaron al unísono Ithilien y Tuilere, la primera divertida y la segunda molesta desde las escaleras aún.
- ¡Eso! ¿Tuilere dice que un día al menos para salir? ¡Yo opino que...!
- Tres días - lo cortó el orco.
- ¿QUÉ? - aulló Gâlmur.
- Más o menos.
- ¡Tres días es mucho! - replicó de nuevo el enano.
- ¿Mucho? Disculpa, mecenas, ¿pero cuanto crees que tardaremos en conseguir el equipaje y las provisiones? Por no decir que la ruta no está muy clara aún...

Mientras, en un rincón oculto de la posada que pocos conocían, Llumdelest recopilaba unos cuantos mapas que les podrían ser de utilidad. Cuando una oscura figura se le acercó.

_________________
Espíritu. En todos los idiomas de los Reinos, en la superficie y en la Antípoda Oscura, en todo tiempo y lugar, la palabra suena a fuerza y decisión. Es la fuerza del héroe, la madre de la resistencia y la armadura del pobre. No puede ser aplastado ni destruido.
Esto es lo que quiero creer.
(Drizzt Do'Urden)
La meua llibreta


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Feb 06, 2007 7:14 pm 
Maestro Narrador
Maestro Narrador
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Nov 24, 2006 5:27 pm
Mensajes: 242
Ubicación: Ora aquí, ora allá, ora acullá...
El elfo se quedó pensando en lo de revelar o no revelar su misión al resto del grupo, y al final decidió contarlo todo:

-¡Tuilere, baja aquí un momento!-Esperó a que la Elfa estuviera de nuevo en la barra y les dijo a los presentes en un susurro: Les revelaré mi misión...

Todos lo miraron expectantes...

-Tuve dos grandes amigos hace mucho tiempo, quizás hayan oído de ellos, Ithryn Luin, Allatar y Palando. Se que están en Mordor, quizá algo perdidos a pesar de ser Maiar. Iré a buscarlos cuanto antes. Mañana, al amanecer partiremos, Morisil (mi caballo) y yo

_________________
En todo hay una fisura,
por allí siempre entra la Luz.

Leonard Cohen


Última edición por Laurefinwë el Jue Sep 17, 2009 8:11 am, editado 1 vez en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Feb 06, 2007 9:47 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jul 15, 2004 11:02 am
Mensajes: 391
Ubicación: Detras de tí. Buuuuuu!!!
La figura observó detenídamente a Llumdelest y apuntó algo en un papel. Hecho esto, se marchó discrétamente. Llumdelest la siguió con la mirada consciente de que la habían estado observando.

- ... Mañana, al amanecer partiremos, Morisil (mi caballo) y yo.

- Vaya... comprendo tus motivaciones.- susurró Tuilere.- Pero, ¿no es muy presipitado todo? De todos modos... mejor será que nos preparemos... mañana, ¿a que hora partiremos?

- Lo más temprano posible, antes de que el sol esté en lo alto.- respondió precipitado el enano.

- Al anochecer, cuando las sombras caigan.- contradijo el orco.

Ambos se miraron con el ceño fruncido.

- Mmmm... a media mañana.- respondió el elfo.

- Bien, entonces a media mañana nos encontrarems en las caballerizas, ¿no?- dijo Tuilere.

- Sí.

Se hizo el silencio unos minutos.

- Alguien debería decirle todo esto a Llumdelest.

Todos marcharon a sus respetivos cuartos a prepararse para el largo viaje. El elfo habló con Llumdelest y pronto llegaron a un entendimiento mutuo.

Al día siguiente....

_________________
Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Feb 06, 2007 10:30 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 02, 2004 4:36 pm
Mensajes: 348
Ubicación: Bosque de Chet
Raza: Mujer auriga
Llumdelest pensó que se trataba de su "amigo" Setsuna, quien a veces osaba colarse en esa sección del sótano de la posada; pero le extrañó oir el susurro producido por un instrumento de escritura sobre el papel. No le dio importancia, y siguió buscando hasta que encontró un mapa de la zona de Gondor y Mordor, donde se incluía parte de Rohan y Harad. Salió de la pequeña habitación y subió las escaleras hasta llegar al piso principal, donde la esperaba Laurefinwë de brazos cruzados y recostado en la pared.
- Noches buenas tenga, señor elfo. ¿Han llegado a alguna conclusión?
- Partiremos mañana al mediodía.
- Ya... Supongo por tanto que la ruta ya está marcada y las provisiones están listas. - dijo la mujer mientras apoyaba la espalda en la pared de enfrente, de cara a Laurefinwë.
- Lo estarán para mañana. - contestó secamente él, y se dispuso a subir al piso superior, dejando sola a Llumdelest.
- ¿Puedo saber donde ha quedado el punto de encuentro o también lo vas a planificar sobre la marcha? - preguntó ella sin moverse de su posición, únicamente para cruzarse de brazos.
- En las caballerizas - le contestó el elfo, pero esta vez no se movió de la escalera, esperando una posible réplica, comentario... algo.
- Entiendo... Así pues, pensais ir todos a caballo, ¿no?
- Yo iré en el mio; cada uno que haga lo que quiera.
- Ya... - ambos se quedaron en un incómodo silencio, hasta que Laurefinwë se dispuso a subir definitivamente las escaleras.
- Espera - dijo Llumdelest mientras rebuscaba en su zurrón; al final extrajo un par de pergaminos, y se los cedió al elfo.
- ¿Qué es esto?
- Mapas. De las Montañas Nubladas y la zona de Gondor y Mordor. Son bastante actuales.
- ¿Y por qué me los das?
- Por que te harán falta. Si quereis salir tan precipitadamente, será mejor que llames al orco y que os los estudieis. No dudo de los conocimientos que cada uno podais tener, pero no viene mal un pequeño repaso. - y dio media vuelta; pero antes de desaparecer por la puerta que llevaba a las caballerizas, dijo - Por cierto: esos mapas se han de devolver; dádselos a Silon o a Akerbeltz, sabrán donde van. Buen viaje.
- ¡Oye! ¿Pero no piensas venir? - alzó la voz el elfo, completamente sorprendido.
- ¿Para qué? - respondió Llumdelest trístemente mientras le miraba a los ojos.
- Tú sabrás... - dijo Laurefinwë encojiéndose de hombros.
- Ojalá - respondió la mujer en un murmullo; pero volvió a girarse hacia el elfo - Sólo por curiosidad... Laurefinwë... ¿cuantas veces has organizado o, al menos, tenido que partir en una expedición, independientemente de la peligrosidad y/o complicación de la empresa?
Laurefinwë trató de entender lo que la mujer le preguntaba. Cuando creyó haberlo comprendido, contestó con altivez:
- Participé en las guerras de...
- No pregunto eso; sino las veces que ha tenido que irse de campaña... ¿Ha sido de golpe y porrazo? ¿Dicho y hecho de un día para otro? No intento cuestionarte, sólo quiero que te des cuenta de que no vas tú sólo; hay gente dispuesta a seguirte, y no es lo mismo cuidarse cada uno que tener en cuenta a un grupo. Creí que ya lo sabías.
El elfo se quedó pensativo.

_________________
Espíritu. En todos los idiomas de los Reinos, en la superficie y en la Antípoda Oscura, en todo tiempo y lugar, la palabra suena a fuerza y decisión. Es la fuerza del héroe, la madre de la resistencia y la armadura del pobre. No puede ser aplastado ni destruido.
Esto es lo que quiero creer.
(Drizzt Do'Urden)
La meua llibreta


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Feb 07, 2007 4:45 pm 
Amigo de las Palabras
Amigo de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Nov 28, 2004 11:10 pm
Mensajes: 144
Ubicación: La Posada del Poney Pisador
Ithilien, quien se dirigía hacia su habitación, se había quedado en una esquina del corredor cuando escuchó a Laurefinwë y a Llumdelest hablar.
- Participé en las guerras de...
- No pregunto eso; sino las veces que ha tenido que irse de campaña... ¿Ha sido de golpe y porrazo? ¿Dicho y hecho de un día para otro? No intento cuestionarte, sólo quiero que te des cuenta de que no vas tú sólo; hay gente dispuesta a seguirte, y no es lo mismo cuidarse cada uno que tener en cuenta a un grupo. Creí que ya lo sabías. - dicho esto, Llumdelest abrió la puerta de las caballerizas y se perdió en la oscuridad.

Ithilien se quedó seria desde el rincón. Eso si que no lo consentía, ella no iba a ir sin Llumdelest. Aquel elfo había dado ordenes de partir a la mañana siguiente, pero con tanta prisa no llegaban a ningún sitio, nada estaba preparado, ni una ruta a seguir, ni siquiera las cosas más importantes para emprender un viaje.
Se asomó y vio a Laurefinwë pensativo con los mapas en la mano, y se acercó hacia él.
- Vaya, te veo un poco confuso ¿No? – le dijo mirándole de reojo.
- No es algo que te importe. - dijo bruscamente; pero luego, más como pensando en voz alta, prosiguió - Aquí nadie me respeta, estoy diciendo de partir mañana y ahora me va esta Auriga con que es demasiado deprisa. A este paso no saldremos y así no hay manera de ir a Mordor. Pero no se porque hablo contigo. Tú y los demás me importáis bien poco, podría ir solo y menos complicaciones – decía el elfo levantando la voz mientras se disponía a subir las escaleras de una maldita vez.
- Y entonces, ¿porqué solicitaste los servicios del orco como guía? – le preguntó la elfa, a lo que Laurefinwë se detuvo – Además, decías que no sería un viaje peligroso, y ahora que tú mismo podrías ir; pero parecías bastante contento de que te acompañasen.
- Fue... un error - dijo él altivamente, pero Ithilien pudo observar un ligero rubor en las mejillas del elfo.
Ithilien movió la cabeza negativamente y en tono calmado dijo:
- Mira, excepto el orco, el resto tenemos ganas de ir contigo y ayudarte, de buena fe. Es bastante egoísta por tu parte ignorar tal hecho. Sólo piensa un poco; Llumdelest, y por si no recuerdas el propio guia que quisiste contratar al principio, te piden un par de días para tenerlo todo lo más preparado posible. Sólo un par de días... Creo que podemos esperar.
- ¿Un par de días? - respondió el elfo, sólo por decir algo; escuchaba atentamente las palabras de la elfa, y empezaba a darse cuenta de la situación que él mismo había causado.
- Sí. Como dicen algunos sabios humanos, que no todos, más vale prevenir que curar.

Laurefinwë se quedo en silencio mirando a Ithilien fijamente. Ella le sonrió, y él agachó la cabeza y subió por fin hasta el piso superior.
Ithilien, después de observar como las duras nalgas del elfo desaparecían por el recodo de las escaleras, fue a las caballerizas a buscar a Llumdelest. La encontró, al lado de su caballo, acariciándole el cuello
- Hola Llumdelest
- Hola... Haciendo de maruja, ¿eh? – dijo la mujer con una sonrisa, que fue devuelta por su amiga; pero a continuación se puso seria - No quiero ir de esta manera Ithilien, no con esas ordenes, no sin pensar bien en la ruta, en las provisiones en…- Se quedo callada.
- Ya te entiendo, pero no te preocupes por las provisiones, eso déjamelo a mi; pero que sepas que no solo yo te necesito en este viaje- Le dijo la elfa sonriéndole.
- Siempre haciendo la pelota elfa sinda- dijo Llumdelest mientras se reía.- Tranquila iré, y partiremos como el elfo quiere; tenlo preparado todo antes de que llegue el momento.
- Descuida, ahora mismo me encargo. - y se despidió de su amiga.

Volvió a entrar a la posada y, después de saludar a varios huéspedes, se acercó al posadero.
- ¡Mantecona! Hágame el favor de prepararnos algo para el viaje de mañana. Seremos seis personas, y el viaje será largo. Muy largo...
- Señorita Ithilien, aquí solo de cuecen habas - Dijo esto mientras se reía y su barriga se balanceaba.
- ¿Habas otra vez? - Solo de pensarlo, la elfa ya se empachaba - Mejor otra cosa si es posible - Le dijo a modo de ruego.
- Veré que puedo hacer, pero no se preocupe lo tendrá todo listo - dijo Mantecona con amabilidad.
- Gracias – dijo la elfa, y se dispuso a marcharse cuando...
- ¡Espere un momento!
- ¿Pasa algo?
- Antes de marcharse alguien quiere hablar con usted Ithilien
- ¿Quién Mantecona?
- No me lo pregunte ahora - dijo agachando la voz mientras miraba a su alrededor – Dijo que la encontrará.
- Esta bien... - y dicho esto, la elfa pilló camino hacia su habitación; debía descansar antes del viaje. Mientras subía las escaleras, se preguntaba quien querría hablar con ella.

_________________
"Para el mundo no eres nadie, pero tal vez para alguien eres el mundo."


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Feb 07, 2007 6:56 pm 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 05, 2006 7:54 pm
Mensajes: 76
Ubicación: en esta noble posada
Bubhoshai se topó con la elfa a la que llamaban Ithilien camino a los establos. La chica lo ignoró, pasando a su lado sin mirarlo, pero ¿que otra cosa se podía esparar de una elfa; por añadidura y al parecer, muy joven y (de seguro) arrogante como todos ellos?
Al fin allí estaba quién buscaba.


- Hola, auriga...
La mujer apenas si dejó de peinar las crines de su caballo.
- No me llemes de esta manera ¡tengo nombre! ¿acaso a ti te place cuando te llaman: "eh, tú, orco..."
- A eso y mucho más me he acostumbrado, Llumdelest- rió Bubhoshai revistiendo al nominativo de cierto tinte irónico. El hecho es que quiero cruzar dos palabras contigo...oye...me agradaría que tú seas de la partida ¿sabes? tengo mis razones.
-Si las tienes, dilas. No me agradan las medias palabras - replicó asperamente Llumdelest.
- Tú conoces a los mios, los de mi pueblo, o al menos sabes tratarlos ¿o me equivoco?
- Algo he convivido - admitió ella- pues la guerra me ha llevado por muchos derroteros, algunos oscuros.
-Bien, Ahora oye: El enano sugirió pasar por Moria...allí, y también en otros lados encontraremos orcos, la mayoría no-pacíficos...mas yo se como tratarlos. A veces un par de palabras hábiles puede más que diez espadas blandidas por brazos diestros...si en verdad partimos, necesito un aliado que hable mi lenguaje, y no me refiero a la lengua negra, precisamente...acepto este trabajo por el dinero, que es bueno, pero también por sed de aventuras, pero no me hallo cómodo con los elfos, y tampoco les confio. tu presencia me reconfortaría.

_________________
Nunca te niegues a ver


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Feb 07, 2007 8:49 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 02, 2004 4:36 pm
Mensajes: 348
Ubicación: Bosque de Chet
Raza: Mujer auriga
Llumdelest, de espaldas a Bubhoshai, no pudo evitar sonreir un tanto halagada por las palabras de éste; dio gracias a la oscuridad del lugar para que el orco no la viera ruborizada.
- Si te refieres a que hablo lengua orca, lo siento, pero vas errado; sólo conozco algunas palabras, y dudo que sean suficientes para mantener una conversación mínimamente... educada. - dijo mientras colocaba la silla sobre el lomo de Dicap - Oye... esto... ¿Bubhoshai? Sí... No dudo de que puedas llegar a un acuerdo pacífico con otros seres de tu misma especie; pero en Moria la población de orcos es alarmante. Y si tú no te sientes cómodo con los tres eldar que nos acompañan, ¿como crees que se sentirán los ahora moradores de Khazad-Dûm? A pesar de que puedas parlamentar con ellos. No se si me entiendes...
- Sí, te entiendo; comprendo tu preocupación. Pero el señor enano se empeña en ir. - dijo él apoyando las manos en sus caderas.
- Me pregunto si habrá algún enano que no sea cabezota... - dijo ella con sorna, lo que provocó una destartalada sonrisa en el semblante del orco. - Quizá, cuando llevemos unos días de viaje, cambie de idea...

Permanecieron unos segundos en silencio, hasta que Llumdelest estalló...
- ¡Es que yo no sé! - exclamó sorprendiendo a Bubhoshai y a los caballos del establo - ¿Se creen que van a una excursión al campo o qué? El señor elfo que quiere ir a Mordor para ayer y seguro que se le ocurrió la idea hace dos semanas; el señor enano que quiere aprovechar para hacer turismo; la elfa loca que parece que nos quiera meter en una carreta para que nadie se entere... ¡Y luego dicen de los orcos y los humanos! Sin ánimo de ofender...
- ¡Eso mismo pienso yo! ¡Están locos! - Bubhoshai estalló en una carcajada, a la que se unió la auriga.
- Ains... - suspiró el orco, y se percató de algo - ¿Con eso de "cuando llevemos unos días de viaje" quieres decir que...?
- Voy. Lo tenía decidido antes de que me dijeras nada. Aunque... - Llumdelest se quedó en silencio unos instantes mientras colocaba los arneses al caballo - esa manía que tienen de partir mañana... no lo veo bien.
- Ni tú ni yo; vamos, es una barbaridad. Aunque la ruta esté más o menos trazada, aún faltan cosas.
- De las provisiones, me ha dicho Ithilien que se ocupa ella; por cierto que tampoco está de acuerdo en partir de inmediato.
- ¿Ithilien? - Bubhoshai recordó como la elfa apartó la cara ante su presencia - Bueno, si somos tres que pensamos lo mismo, ya somos la mitad; podríamos llegar a un acuerdo... lo que vosotros llamais...
- ¿Democracia? - rió Llumdelest - Vaya, maese orco, es usted una caja de sorpresas. - el orco sonrió; la mujer prosiguió - Otra cuestión que no me ha quedado clara... ¿partiremos a caballo?
- El elfo quiere llevar el suyo, y la... elfa loca - dijo él, pues no se acordaba del nombre de Tuilere - parece que también.
- Uhm... si tenemos que ir todos a caballo entonces sí que veo difícil entrar a Moria; más que nada porque les será complicada la ascensión a los animales - el orco asintió - En fin, es tarde y se supone que mañana será un día... "agotador"; así que me despido. Hasta mañana espero.
- Hasta mañana - gruñó Bubhoshai. Mientras observaba cómo Llumdelest abría las puertas del establo, montaba a Dicap, el orco se quedó pensando. "Bastante más loca que algunos humanos... me cae bien... ¿Y qué habrá querido decir con "agotador"?"
- ¡Por cierto! - gritó Llumdelest desde el portal, sorprendiendo de nuevo a Bubhoshai quien ya volvía al interior de la posada - Tenemos un componente más en el grupo, a parte de los caballos; nos será de ayuda para explorar cuevas y territorios en penumbra. - y desapareció a lomos de su caballo.

_________________
Espíritu. En todos los idiomas de los Reinos, en la superficie y en la Antípoda Oscura, en todo tiempo y lugar, la palabra suena a fuerza y decisión. Es la fuerza del héroe, la madre de la resistencia y la armadura del pobre. No puede ser aplastado ni destruido.
Esto es lo que quiero creer.
(Drizzt Do'Urden)
La meua llibreta


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Feb 07, 2007 11:23 pm 
Amigo de las Palabras
Amigo de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Nov 28, 2004 11:10 pm
Mensajes: 144
Ubicación: La Posada del Poney Pisador
Aquella noche, Ithilien no podía dormir. Partir mañana... todo era tan precipitado...
-Para qué me habré metido en este lió. – se decía, dando vueltas en la cama.
Intentó cerrar los ojos y dormir, pero por mas que lo intentaba peor resultado tenia.
-¡Será posible! Vaya nochecita - dijo mientras se levantaba y bajaba hasta la sala común de la posada.

Allí apenas había gente, la mayoría descansaban en sus respectivas habitaciones. Se acercó a la chimenea y se quedó sentada mirando el fuego pensativa sobre el viaje de mañana... Cuando escuchó unos pasos detrás suyo.

-¿Qué haces a estas horas por aquí? - le dijo una voz que le era familiar.
-Pensar, o al menos eso intento – contestó ella sin dejar de mirar al fuego.
-Me he enterado de vuestro viaje. Creía que el enano iba de guasón, pero luego resultó ser verdad. Sólo se habla de eso en la posada; ¿estas segura que quieres acompañarles?.
-Sí, estoy segura – dijo Ithilien con firmeza.
-Esta bien – suspiró su amigo - Sólo 3 cosas: no te vayas sin Llumdelest; vigila a ese elfo, no me fio de él; y sobretodo...
-Que tenga cuidado ¿No? – la elfa se quedó mirándolo fijamente-¿Solo querías decirme esto?.
-Si; me pase el día fuera de la posada, tenia que hacer unos asuntos importantes y le dije a Mantecona que te avisara, no quería que te fueras, la verdad es que no quiero que te vayas. - estuvo un rato en silencio- pero igualmente necesitaba hablar contigo. – y la miró de cerca- Vuelve pronto Ithilien.

Ella se ruborizó por aquel comentario. Quería hacer ese viaje, pero a la vez la posada era su hogar, estar lejos de ella y de su gente la entristecían y, sobretodo, no quería marcharse por él.

-Lo haré, siempre que tú sigas por aquí.

-Descuida, es difícil que me alejen de la posada – le dio un beso en la frente a su amiga y, antes de marcharse le dijo - Por cierto, alguien afuera te espera.

Ithilien salió de la posada. La noche era oscura y hacia frió, miró a su alrededor pero no veía nada...hasta que sus oídos escucharon un aleteo que se posaban cerca de un árbol...

-Contigo tenia que hablar - escuchó.
-Hola, Setsuna, cuanto tiempo sin verte – lo saludó la elfa.
-Psch, si hace mucho. ¿El viaje es en serio?
-Sí.
-Ya... Pues a buenas hora me lo dice Llumdelest.
-¡Anda! ¿Y que te ha dicho?
-¿Qué me ha dicho? Que se iba a Mordor, con tres tios. Que si venía. - contestó en tono serio. Ithilien rió discretamente y al fin le preguntó con sorna:
-¿Pero vienes?
-Pse... le dije a Llumdelest que sí. ¿Cuando salíais?
-Mañana a mediodía, se supone con un poco... de suerte. - dijo no muy convencida, pues deseaba que la partida se retrasase.
-Hasta mañana entonces. – y Setsuna se fué volando hasta que Ithilien no pudo distinguirlo en la oscuridad de la noche.
-Hasta mañana... - dijo ella en un susurro. Entró en la posada, a su habitación donde pudo coger el sueño y dormir profundamente.

PD: Setsuna está de acuerdo en participar.

_________________
"Para el mundo no eres nadie, pero tal vez para alguien eres el mundo."


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Feb 10, 2007 6:38 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 02, 2004 4:36 pm
Mensajes: 348
Ubicación: Bosque de Chet
Raza: Mujer auriga
A lomos del caballo, Llumdelest cruzó la aldea hasta salir por la puerta de la empalizada que rodeaba Bree. Esta vez no se marchó hacia el este, donde estaba su refugio, si no que se dirigió al oeste; hacia el Brandivino.
Una suave bruma cubría el cauce del rio a esas horas de la noche, concediendo un aspecto tétrico al paisaje, alegre durante el día. Hizo que Dicap aminorara su paso, y llamó un par de veces; no obtuvo respuesta. La mujer se apeó del caballo y se acercó en solitario hasta la orilla, situándose a un paso del agua; y volvió a llamar. Mas sólo recibió como contestación el murmullo de la corriente. “Quizá no esté en este tramo...”, pensó resignada.
Esperó unos minutos sentada sobre la hierva y oteando la superficie del agua; pero el cansancio pudo con ella, así que se levantó, subió de nuevo sobre Dicap y ambos partieron. Le gustaría despedirse del guardián del rio antes de irse.

Al día siguiente, Gâlmur terminaba su comida mientras se hacía la hora. Aunque el enano parecía sereno, en verdad estaba nervioso por la partida. Cuando ya limpiaba con un trozo de pan el jugo de la pata de cordero que se acababa de zampar, vio por fín Bubhoshai que salía hacia fuera cargado con un fardo en la espalda; con su potente voz, Gâlmur llamó al orco.
Fue difícil para Bubhoshai pasar desapercibido, pues el alarido del enano hizo que los parroquianos presentes detuvieran sus conversaciones. Avergonzado, Bubhoshai se acercó al rincón donde el enano saciaba su apetito.
- ¿Todo a punto, maese orco?
- Todo lo que he podido... Aunque sigo pensando que tanta prisa no es buena para un viaje tan largo. - Bubhoshai dejó sus pertenencias al lado de las del enano - ¿Todo eso es tuyo?
- Sí. - contestó Gâlmur, y se puso a apurar su pinta.
- Uhm... ¿No crees que llevas demasiado peso?
- No. Bueno... como no se lo que voy a necesitar, pues lo he cojido todo. ¿Pero qué más da? La auriga lleva su caballo, ¿no? ¡Que lo lleve él!
- Ya... - respondió no muy convencido el orco, dudando aún de la experiencia del enano en cuanto a viajes. Dejó que éste terminara su comida y, mientras Nob limpiaba la mesa, preguntó al enano - ¿No has visto a nadie del grupo?
- Sólo... - Gâlmur contubo un erupto – sólo al elfo, que estubo esta mañana llendo y viniendo de su habitación a la cuadra; parecía nervioso – soltó con una risita - ¡Ah! Y a la auriga.
- ¿Llumdelest? Creí que no había llegado aún.
- ¡Oh sí! De buena mañana ya estaba por aquí, tan fresca. Estuvo hablando con el posadero, y luego se fue; pero volvió un par de horas después. Parecía buscar a algunas personas.
- Bien... ¿Y nuestras “queridas” elfas? - el enano se encojió de hombros.
- Ni idea – respondió – Llumdelest buscaba a Ithilien; y Mantecona también.
- Se supone que Ithilien se ocupaba de las provisiones. - Bubhoshai suspiró hondamente, se puso de pié y cargó su zurrón a la espalda – Será mejor que vayamos a las caballerizas...
- Ahora mismo voy.

Gâlmur se levantó y se puso su mochila. El orco se sorprendió de la fortaleza del enano; esa mochila debería pesar más que el propio Gâlmur y, sin embargo, éste podía levantarla sin problemas. Pero cuando llegó a la altura de la barra, Bubhoshai se giró y vio como su compañero se tambaleaba ligeramente, intentando seguirle.
Al final, salieron al patio de la posada, en dirección al establo. Les sorprendió encontrar a Llumdelest, echada sobre una bala de paja al lado de la entrada de las caballerizas, con las manos detrás de la cabeza y masticando una ramita mientras miraba las nubes. Pero lo que de verdad llamó la atención de la pareja fue el extraño ser que colgaba de una viga, más o menos por encima de la mujer; se distinguian unas orejas grandes, pero nada más.
- ¡Ei! - los saludó Llumdelest con una sonrisa; mas sus ojos parecían tristes – Os presento a Setsuna – dijo levantando una mano; aquellas oreja se movieron y un par de ojillos negros se quedaron mirando a los recien llegados – Se a apuntado a la “excursión”.
- Porque me lo dijiste tú... - dijo el vampiro, con lo que Llumdelest rió suavemente.

_________________
Espíritu. En todos los idiomas de los Reinos, en la superficie y en la Antípoda Oscura, en todo tiempo y lugar, la palabra suena a fuerza y decisión. Es la fuerza del héroe, la madre de la resistencia y la armadura del pobre. No puede ser aplastado ni destruido.
Esto es lo que quiero creer.
(Drizzt Do'Urden)
La meua llibreta


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Feb 10, 2007 8:25 pm 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 05, 2006 7:54 pm
Mensajes: 76
Ubicación: en esta noble posada
- Ten cuidado con lo que cargas, señor enano. Tu cintura no ha de ser de piedra - Dijo Bubhoshai a Gâlmur al verlo canimar con dificultad bajo su enorme mochila.
- ¿Me dejas en paz?
- Bien. Mas no digais luego que este orco no es amable.
- Pago para que nos orientes en el camino, solo eso. Lo demás no me interesa.
Bubhoshai torció la cara, mirando al enano con gesto condescendiente.
-Vamos, que suelo llevarme mínimamente bien con los enanos, y espero que esta no sea la excepción. Tenemos muchas millas por delante para recorrerlas juntos.
- Si marchas derecho y fiel, orco, no encontrarás problemas conmigo, si en cambio...
- ¡ Calla! - gruñó el orco - no prejuzgues sin conocer, o te pesará.
El enano tan solo sonrió maliciosamente.
- Se conoce a tan solo un orco, y se los conoce a todos...
Bubhoshai estaba a punto de trompear al enano. Una voz lo calmó.
- Ei, vosotros...
Se trataba de Llumdelest, quién tendida sobre la paja que precedía al establo, señalaba a un extraño bichejo que colgaba de una viga, por sobre la cabeza de ella.
- Os presento a Setsuna...
Y bien, se trataba de un vampiro. Bubhoshai sonrió, pues aquellas criaturas le agradaban.

_________________
Nunca te niegues a ver


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Feb 11, 2007 3:56 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jul 15, 2004 11:02 am
Mensajes: 391
Ubicación: Detras de tí. Buuuuuu!!!
En ese momento entró corriendo en la caballeriza, un poco agitada, la elfa Tuilere. Llevaba un pequeño bolso al hombro en el que parecía no caber nada.

- Siento haberme retrazado.- dijo recuperando el aliento.- Pero debía coger unas cosas.

El enano la miró sorprendida y preguntó:

- ¿Qué llevas elfa en ese pequeño bolso?

La elfa sonrió:

- Solo lo indispensable: Un encendedor metálico*, una cantimplora por si se necesitara recoger agua o algo, una cuerda firme, una muda de ropa, mi cepillo de pelo y poco más. Y vos, ¿ qué llevais en vuestro bolso? ¿Acaso habéis dejado algo en vuestra habitación?- preguntó divertida la elfa ante el desmesurado tamaño del bolso del enano. Antes de que este pudiera contestar, reparó en la presencia del vampiro.- Hola Setsuna... hacía tiempo que no te veía.- Sonrió. Anunque no se conocián mucho, la elfa no era de que le cayera la gente mal así porque sí. <iró a su alrededor.- ¿Dónde está Ithilien?- La elfa no había llegado todavía. Tranquila se acercó a su caballo y besándole en la frente le puso su manta y colgó de su grupa el bolso. Al oído le susurró: "habrás de volver solo... así que vete haciendo a la idea." El caballo rebuznó levemente y sacudió las orejas.

_________________
Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Feb 11, 2007 6:28 pm 
Maestro Narrador
Maestro Narrador
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Nov 24, 2006 5:27 pm
Mensajes: 242
Ubicación: Ora aquí, ora allá, ora acullá...
Si la sorpresa había sido grande al ver entrar a Tuilere con un pequeño bolso, mayor aún fue cuando vieron entrar a Laurefinwë portando unicamente su Arco, un cacrcaj con algunas flechas y una cantimplora.

-¿Y tu equipaje?- gritó Gâlmur sorprendido- ¿No llevarás nada más?
-Naturalmente no.- Respondió el Elfo- No necesitaré nada más que esto. Encontraré alimento entre las criaturas de Yavanna.

Todos lo miraban sorprendidos.

Laurefinwë se acercó a Morisil, negro como el corazón de Morgoth, lo peinó un poco y se volvió a los demás:

-Se que no quieren partir tan pronto. Se que tienen mucho que perder en esta "expedición". No se si alguno conoce aquí mi historia, los que la conocen saben que no tengo nada que perder, porque ya lo perdí todo: mi familia, mis amigos... Por eso voy a Mordor, algunos dirán: "este está loco", en parte es verdad. Voy a Mordor a buscar a las últimas dos personas que me conocen en esta Tierra, y si muero en el intento no me importará, por eso lesquiero decir que: si quieren quedarse y no partir, quédense, no serán cobardes desde mi punto de vista.
Ahora, a los que vayan, les diré que la ruta a seguir será: de Bree al camino Norte-Sur por Andrath, el Camino Verde. Cruzaremos Enedwaith y Rohan. Cruzamos el Anduin por Osgiliath, pasamos por Ithilien Norte y bordeamos las Ephel Dúath hasta llegar al derrumbado Morannon. Desde allí buscaremos hasta el último rincón de Mordor. Esa será mi ruta, quien me quiera seguir, bien, quien no, quédese, no le diré nada.

Se dio vuelta y se dispuso a montar a Morisil, cuando Bubhoshai le preguntó:

-¿Cuánto me pagarás, elfo?
-Lo suficiente como para que te quedes a vivir en La Posada por el resto de tu vida.- Y dicho esto montó su caballo y lo dirigió a las puertas de la caballeriza.

_________________
En todo hay una fisura,
por allí siempre entra la Luz.

Leonard Cohen


Última edición por Laurefinwë el Jue Sep 17, 2009 8:09 am, editado 3 veces en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Feb 11, 2007 8:56 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 02, 2004 4:36 pm
Mensajes: 348
Ubicación: Bosque de Chet
Raza: Mujer auriga
Llumdelest escuchó las palabras altaneras pero sinceras del elfo, sin moverse de su posición sobre la bala de paja. Aunque sus brazos tapaban su rostro, una enorme sonrisa se dibujó en él.
- Querido Laurefinwë - exclamó para que todas la oyeran con su grave voz - Sólo dos cosas me quedan aquí en Bree: muchos recuerdos... y un buen amigo. - dijo esto en un murmullo - Por si no te acuerdas, acepté acompañarte sin ánimo de lucro; y muestra de ello, es que estoy ahora aquí. Lo mismo ganaré o perderé tanto si me quedo aquí como si me voy a cualquier parte. Y creo que no soy la única. Sólo te pido una cosa: - Llumdelest se incorporó apoyándose sobre sus codos - espera a que todos los que queramos acompañarte estemos listos; y no creo que tengamos que esperar mucho...
- Aún falta noz falta Ithilien - dijo Tuilere, quien salía del establo junto con su caballo.
- ¡Aquí estoy! - oyeron de pronto; todos miraron hacia el fondo del patio y vieron a la recien llegada elfa. La seguían Nob y Bob, ambos cargados con sendos sacos, más grandes que ellos.

- Ains... - Ithilien trataba de recuperar el aliento, con la cara totalmente enrojecida, más por vergüenza que por la carrera; con una sonrisa dijo - Disculpadme por favor, pero me dormí.
Llumdelest rió.
- A buenas horas, señorita - le reprochó Gâlmur - ¿Eso que traen este par de mozos hobbits es tu equipaje?
- No, no... Mi equipaje es esto. - y mostró una mochila de viaje a su espalda - Lo que traen Bob y Nob son las provisiones.
- ¡Bien! Pensé que no te acordarías - volvió a reir Llumdelest.
Ithilien no había dejado de sonreir, aún ruborizada.
- ¡Pues casi se me pasan!
- Disculpen señores - se oyó la vocecita de Nob, quien trataba de mantener el equilibrio - ¿donde dejamos esto?
- Dejadlo aquí mismo, chicos - les indicó Ithilien.
Los dos hobbits dejaron los sacos junto a la pared, y se quedaron esperando; hasta que pasó un buen rato.
- Señorita Ithilien... serán 18 monedas de oro...- dijo Bob.
- ¡Ah sí! Maese enano... - la elfa miró a Gâlmur, al igual que el resto del grupo.
- ¿Que os pasa? - preguntó éste; estaba completamente despistado.
- Se supone que eres quien paga la... expedición. - dijo Bubhoshai.
- Ya... - malhumorado, el enano sacó una bolsita donde se podía escuchar el alegre tintineo de las monedas, y entregó el dinero justo a Bob.
- Gracias señor, ¡y que tengan buen viaje! - dijeron ambos hobbits, quienes volvieron al interior de la posada.
- No sabía que tenía que gastar tan pronto... - gruñó el enano.
- Gajes de una expedición mínimamente preparada - dijo la auriga sonriente mientras se levantaba y cojía su zurrón.
- ¿"Gajes"? Por cierto mujer, ¿donde está tu caballo?
- Fuera, despidiéndose de una yegua que conoció el otro día - dijo picaronamente - Tranquilo maese enano; trae tu mochila que ahora lo llamó. Aunque espero que no pese mucho, o si no Dicap no querrá llevarlo... - y se dirijió al arco que daba a la calle, mientras Gâlmur levantaba su pesado bulto para seguirla.
- ¿Y cómo se supone que vamos a llevar las provisiones? - preguntaron Tuilere y Laurefinwë al unísono.
- Es obvio: en vuestros dos caballos. ¿O para qué los traeis?

_________________
Espíritu. En todos los idiomas de los Reinos, en la superficie y en la Antípoda Oscura, en todo tiempo y lugar, la palabra suena a fuerza y decisión. Es la fuerza del héroe, la madre de la resistencia y la armadura del pobre. No puede ser aplastado ni destruido.
Esto es lo que quiero creer.
(Drizzt Do'Urden)
La meua llibreta


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Feb 11, 2007 10:11 pm 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 05, 2006 7:54 pm
Mensajes: 76
Ubicación: en esta noble posada
Bubhoshai se mantubo de pie en un rincón del establo mientras Laurefinwë hablaba con Llumdelest, Ithilien llegaba flanqueada por los hobbits y la carga y el enano pagaba (aparente víctima de un ataque de mal humor) Ya a punto de atravezar la puerta que daba a la calle, el orco fué interpelado por Llumdelest.
- ¿Y tú? que el viaje será largo no necesito decírtelo, pero se te hará agotador de a pie. Oye ¿quieres montar de a ratos? te presto a mi caballo luego de las primeras millas.
- Te lo agradezco, pero no- dijo Bubhoshai un segundo antes de emitir un silbido tan agudo que pareció casi imperceptible a los oídos humanos, en tanto llamó la atención de los elfos, quienes lo miraron.
De la nada apareció un caballo perfectamente arreado. Era grande, elegante y completamente negro. Y de un negro azabache eran su montura y sus arneses. El orco lo montó de un salto.
-He aquí a Urth "el fiel" mi caballo. Ya veis que hace honor a su nombre: hace largos meses que pasta por las afueras de la ciudad y a su gusto y gana...no más lo llamé, y aquí está...seguramente os sorprende su estampa ¿esperabais ua wargo para su amo? Pues no. También hubo corceles en el país oscuro, vaya si los hubo...
Calló misteriosamente sobre estas palabras. Luego picó levemente a su cabalgadura y abrió la marcha.

Las callejas de Bree se hallaban inmersas en la luz ingenua de la mañana mientras los viajeros de esa extraña compañía se aprestaban a abandonar la tranquilidad provinciana de la pequeña ciudad rumbo a lo desconocido...

_________________
Nunca te niegues a ver


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Feb 11, 2007 11:03 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 02, 2004 4:36 pm
Mensajes: 348
Ubicación: Bosque de Chet
Raza: Mujer auriga
Ithilien se quedó al lado de Llumdelest, viendo como el orco iniciaba la marcha, mientras Gâlmur, ayudado de Laurefinwë, intentaba poner el fardo sobre el lomo del caballo de Llumdelest.
- No sabía que teníamos que ir todos a caballo... - dijo la elfa; su sonrisa se había esfumado.
- Gâlmur, deja la mochila - le dijo Llumdelest al enano.
- ¿Y eso por...? Oh... - Gâlmur se percató que el orco montaba un enorme corcel.
- Lo que me temía... - concluyó la auriga - Parece que tendremos que buscar caballos...
- Da igual Llum; podemos ir a pié nosotros dos... - dijo Ithilien.
- Señora, si vais a ir a pié mejor no vengais - dijo tajante Laurefinwë.
- ¡En ningú momento se dijo de ir en cabalgata, señor elfo! - exclamó furioso el enano.
- ¡Yo dije claramente que iba en mi caballo, y la humana también lo dijo!
- Espera. Yo lo que dije fue que Dicap vendría, y que podía servir de mula de carga – Dicap miró mosqueado a Llum; ella sabía que no le gustaba que le llamasen así aunque ejerciera las veces dicha función -; no que lo fuera a montar.
- ¿Ya ce pelean de nuevo? - preguntó Tuilere, quien cruzaba esos momentos el arco tirando de las riendas de su respectiva montura; había tenido el detalle de atar uno de los sacos de provisiones a la silla de éste – Aún no hemoz zalido y ya eztán de bronca.
- ¿Ves lo que pasa por querer precipitarse? - dijo Llumdelest a Laurefinwë.
- ¡Ya vasta! - gritó este en un arrebato - ¡Orco! ¡Nos vamos!
- Pero... ¿y el resto? - Bubhoshai estaba confundido – Faltan...
- ¡Me da igual lo que falte! ¡Nos vamos! ¡Tú y yo!

Las elfas y el enano se sorprendieron, y Llumdelest se quedó indignada. Setsuna, colgado de un farol, observaba el panorama silenciosamente.
- ¡¿Será posible?! ¡Maldito elfo! - gritaba Gâlmur enojado - ¡Me he gastado 18 monedas de oro en comida! ¡¿PARA QUÉ?!
El enano se agachó y cojió una piedra de unos 5 cm de diámetro, dispuesto a lanzarla; pero Llumdelest lo frenó, y se la arrebató.
- Tranquilo Gâlmur. Tendrás fuerza, pero no puntería – y, enojada, se la arrojó a Laurefinwë, quien no previno el ataque. La roca le dio en la cabeza y el elfo cayó de su montura, inconsciente.


PD: Vamos a ver peña, un poquito de por favor; si sólo se lee lo que se dijo en el último mensaje, luego se producen discordancias y no hay manera de saber por donde van las cosas :( Si se os hace pesado leerlo todo de nuevo, haced un poco de memoria, o un pequeñito resumen en el bloc de notas, que la historia empieza a alargarse y luego no sabremos por donde cojerla; y no sólo va por los que participamos actualmente en esta historia, si no también por los que quieran participar. Quizá no sea la más indicada para decirlo, pero lo siento: no me he podido aguantar :(

_________________
Espíritu. En todos los idiomas de los Reinos, en la superficie y en la Antípoda Oscura, en todo tiempo y lugar, la palabra suena a fuerza y decisión. Es la fuerza del héroe, la madre de la resistencia y la armadura del pobre. No puede ser aplastado ni destruido.
Esto es lo que quiero creer.
(Drizzt Do'Urden)
La meua llibreta


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Feb 11, 2007 11:37 pm 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 05, 2006 7:54 pm
Mensajes: 76
Ubicación: en esta noble posada
Las elfas, y también Nob, quién aún estaba afuera, se precipitaron sobre Laurefinwë, al rodar este por el suelo.
-¿Que sucedió?
- ¡Mirad que sois salvajes!
- A ver ¡Ayudad!
El enano y Llumdelest miraron a Bubhoshai, quién sin desmontar, sostenía las riendas de su cabalgadura.
- Yo, no me bajo- dijo el orco - advertirían que no puedo aguantar la risa...

_________________
Nunca te niegues a ver


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Feb 12, 2007 1:07 am 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 02, 2004 4:36 pm
Mensajes: 348
Ubicación: Bosque de Chet
Raza: Mujer auriga
Llumdelest intentó ocultar una sonrisa al escuchar al orco, y se apresuró a ver el estado de Laurefinwë.
- Dejadme ver. - la mujer se arrodilló al lado del elfo.
Por suerte no había mucha gente en la calle, pues mayormente estarían o bien terminando de comer o hechando una siesta. Llumdelest empujó suavemente a un lado a las elfas, y comprobó que Laurefinwë tenía pulso.
- ¿Pero que has hecho Llum? - Ithilien estaba notablemente alterada.
- ¡Erez un animal! - le chillaba Tuilere.
- No está muerto; y deja de gritar por favor - Llumdelest inspeccionó la zona donde había impactado la piedra, en la frente; había un pequeño corte del cual manaba sin embargo bastante sangre - Traedme una gasa o una compresa...
- ¡Yo no te grito! ¡Zólo digo lo que erez! - la mujer miró amenazante a la elfa, quien no se amedentró, pero al menos calló un buen rato. Al ver que nadie le hacía caso, Llumdelest soltó un taco y llamó a Dicap, quien se acercó obediente.
La mujer le hizo una señal y el animal se agachó a su lado; buscó en una de las alforjas hasta sacar una bolsa, de donde extrajo un trozo de tela limpia. La aplicó encima de la herida de la cabeza de Laurefinwë con el fin de cortar la pequeña hemorragia.
- Será mejor llevarlo dentro, ¿no? - dijo Ithilien.
- Sí... Nob, si la habitación de Laurefinwë está aún libre, prepara la cama; si no...
- Creo que aún está vacía. Ahora lo tendré a punto. - dicho esto, el hobbit entró en la posada.

Llumdelest sacó una venda de la bolsa y cuidadosamente enrolló la frente del elfo, sin quitar el pañuelo que había usado anteriormente. Luego comprobó que no tenía más heridas.
- Habrá que levantarlo...
- ¡Venga orco, baja del caballo y ayúdame! - ordenó Gâlmur.
Bubhoshai hizo un gran esfuerzo por contener la risa, pero le era casi imposible. Consiguió bajar del caballo mas, al ver la cara pálida del elfo, estalló en sonoras carcajadas.
- Da igual Gâlmur... Venga, tú lo cojes de las axilas y nosotras de las piernas - dijo Ithilien, refiriéndose a ella y a Tuilere. Entre los tres lograron transportar al inconsciente Laurefinwë a su habitación.

Mientras, Llumdelest acompañó a los caballos al establo. Al final, Bubhoshai se serenó y ayudó a la auriga a entrar los fardos dentro de la posada. Juntos subieron a la habitación del elfo, dejando a Setsuna colgado del farol, pues no le estaba permitida la entrada.
- ¿Ce puede zaber qué pretendiaz? - preguntó enfadada, pero sin gritos, Tuilere a la mujer.
- ¿Cuando le tiré la piedra? Fue un acto... esto... - Llumdelest se rascaba la parte trasera de su cabeza, sintiéndose culpable por su acción - Sinceramente... fue un acto instintivo, o algo así... Peeero - dijo de pronto con confianza en sí misma - esto nos dará tiempo.
- ¿Tiempo para qué? - preguntó Tuilere
- Pues, para empezar, buscar un par de caballos para Ithilien y Gâlmur. Y eso lo podeis hacer vosotras dos, queridas elfas - dijo con una sonrisa a Tuilere e Ithilien.

_________________
Espíritu. En todos los idiomas de los Reinos, en la superficie y en la Antípoda Oscura, en todo tiempo y lugar, la palabra suena a fuerza y decisión. Es la fuerza del héroe, la madre de la resistencia y la armadura del pobre. No puede ser aplastado ni destruido.
Esto es lo que quiero creer.
(Drizzt Do'Urden)
La meua llibreta


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Feb 12, 2007 1:30 am 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 05, 2006 7:54 pm
Mensajes: 76
Ubicación: en esta noble posada
Bubhoshai aguardaba de pie, recostado en el lateral de la puerta mientras las muchachas asistían al herido. Había consegudo guardar compostura, sobre todo al comprobar que la herida no era de cuidado. Empujadas por la órden de Llumdelest (pues aquello había sido una órden) las dos elfas salían de la posada en busca de cabalgaduras; en la puerta casi se chocaron con el orco quién, socarrón, no evitó decirles:

- Malo, malo...esto quiere decir: el viaje comienza todcido para los elfos...
Ithilien evitó mirarlo, como siempre. pero Tuilere se volvió, desafiante.
- ¡Tu, calla! ¡perteneces a un pueblo en decadencia!!
- Si, claro - gruñó el orco - los tuyos nos masacraron, sin siquiera preguntar si las víctimas estaban armadas o no...
Tuilere hizo un gesto de desplante, maldijo en sindar y salió.
Bubhoshal encendió su vieja pipa, con forma de garra abierta.
Si que era divertido cuando los elfos trataban de justificarse.
En fin. Compañeras de viaje, después de todo.

_________________
Nunca te niegues a ver


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Feb 12, 2007 2:03 am 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 02, 2004 4:36 pm
Mensajes: 348
Ubicación: Bosque de Chet
Raza: Mujer auriga
- ¡Tu, calla! ¡Perteneses a un pueblo en decadensia!!
- Si, claro - gruñó el orco - los tuyos nos masacraron, sin siquiera preguntar si las víctimas estaban armadas o no...
Llumdelest movió negativamente la cabeza, pero no dijo nada. Se preguntaba cuando los orcos habían sido víctimas alguna vez y, sobretodo, cuando los elfos se habían abalanzado sobre éstos, estando los orcos desprotegidos. "En fin... todo depende del bando que cuente la historia, como siempre" se dijo.
Laurefinwë seguía inconsciente sobre la cama. La herida en la frente había dejado de sangrar, pero aún era reciente; Llumdelest la limpió con un poco de alcohol, y luego volvió a vendar la cabeza del elfo, pero de manera menos aparatosa.

Al cabo de un rato...
- ¿Donde habeis dejado las cosas? - dijo Gâlmur.
- Están bajo. Nob las ha puesto a buen resguardo.
- Uhm... ¿Mi mochila también?
- Las de todos - le contestó Bubhoshai.
- Por cierto Gâlmur... ¿Se puede saber que tienes en esa mochila? Es más grande que tú... El caballo que te lleve no se si podrá con tu peso y el de la mochila; y repartirlo todo entre todos los animales resultará muy incómodo.
- Sólo llevo lo que voy a necesitar - replicó molesto el enano.
- ¿Lo que vas a necesitar, o lo que CREES que vas a necesitar? - puntualizó el orco; Gâlmur enrojeció.
- Ains... - suspiró Llumdelest - Si no te importa Gâlmur, ¿quieres que te ayude a preparar BIEN tu equipaje? - el enano miró receloso a la mujer.
- ¿Y a tí que te importa? - contestó de mala manera.
- Nada. Sólo te lo decía para que el viaje te fuera más cómodo... - dijo Llumdelest sentándose en la cama del elfo.
Unos minutos después, Laurefinwë despertó.
- ¿Que... que ha pasado? - preguntó desorientado; los otros tres se miraron.
- Te... te cayó un ladrillo encima - mintió Llumdelest, sonriendo; sus palabras no resultaron del todo convincentes para el elfo, quien observó a Gâlmur y a Bubhoshai, ambos haciendose los despistados.
- Uhm, vaya... Debió ser un buen golpe...
- Sí, por lo que debes descansar - se afanó la mujer - Con un poco de suerte, podremos partir mañana al amanecer, ¿vale? - dijo mirando a sus otros dos compañeros.
- Pse, por mi bien - dijo Bubhoshai, y Gâlmur afirmó con la cabeza.
- Al final os saldreis con la vuestra... Está bien. - concluyó Laurefinwë.

_________________
Espíritu. En todos los idiomas de los Reinos, en la superficie y en la Antípoda Oscura, en todo tiempo y lugar, la palabra suena a fuerza y decisión. Es la fuerza del héroe, la madre de la resistencia y la armadura del pobre. No puede ser aplastado ni destruido.
Esto es lo que quiero creer.
(Drizzt Do'Urden)
La meua llibreta


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Feb 12, 2007 1:06 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jul 15, 2004 11:02 am
Mensajes: 391
Ubicación: Detras de tí. Buuuuuu!!!
Off topic:

¿¿¿Desde cuando yo hablo tan raro???O_O Por dios, por favor... dejad de escribir mis diálogos como si fuera una vampiro de transilvania. ¬¬ que yo hablo normal. XDDD

End of off topic

_________________
Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Feb 12, 2007 7:02 pm 
Amigo de las Palabras
Amigo de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Nov 28, 2004 11:10 pm
Mensajes: 144
Ubicación: La Posada del Poney Pisador
Vaya lió se había montado en un momento...pero a Ithilien aquello le fue bien, al fin y al cabo seguía estando en la posada.

Vió como salían el enano y el orco de la habitación de Laurefinwë, Ithilien estaba en una esquina esperando saber algo del elfo que por suerte se recuperaba bien y no pudo evitar reírse solo de recordar la escena...

- ¿Puedo hablar contigo? – dijo ella parando a Bubhoshai
- Yo no hablo con elfas que me giran la cara.
- De eso quería hablarte, siento haberlo echo. Pero como comprenderás tener a un orco de acompañante, para un elfo cuesta asimilarlo. No se si me entiendes... – dijo ella sin saber muy bien como acabaría esa conversación.
- Nada, no lo vuelvas a hacer. Igualmente se que eres buena amiga de Llumdelest, me ha hablado bien de ti.
- Se hace lo que se puede, la Auriga me cae bien desde hace tiempo. En fin – dijo mientras le ofrecía la mano- Gracias por escucharme y perdona mi semblante al principio.
- No hay nada que perdonar, sois elfos – dijo Bubhoshai estrechando la mano de la elfa . – Y ahora me voy a seguir con las preparaciones, tenemos un poco más de tiempo.

Ithilien vio como se alejaba el orco y que por detrás aparecía Galmur...

- ¿ Puedo ayudarle en algo señor enano? – dijo agachándose un poco para verlo.
- Los señores dicen que llevo mucha carga... – dijo en tono enfadado - ¿sería usted tan amable de ayudarme? Le he visto que lleva siempre una mochila y saca miles de cosas y jamás se queja de su peso.
- ¡¡Jaja!! – Ithilien empezó a reír- veo que me ha observado bien – dijo guiñándole un ojo, con lo que el enano se ruborizó.
- ¡Nada de eso! – chillo el enano - Sólo es por la mochila.
- De acuerdo, de acuerdo. Le ayudaré con esa mochila para que pese menos. A saber que llevará usted ahí... – dijo Ithilien frunciendo el ceño.
- ¡Bah! Nada, nada - y el enano se fue alejando murmurando.

Ithilien suspiró y se fue cogiendo camino a su habitación. Antes de irse tenia que escribir a alguien...

_________________
"Para el mundo no eres nadie, pero tal vez para alguien eres el mundo."


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 124 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron