Identificarse | Registrarse


Todos los horarios son UTC + 1 hora


Fecha actual Mié Dic 11, 2019 4:23 am





Nuevo tema Responder al tema  [ 73 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2
Autor Mensaje
 Asunto:
NotaPublicado: Dom May 04, 2008 1:07 am 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Mar 21, 2008 12:03 am
Mensajes: 65
-Podría decirse que estamos retenidos en una cueva en la que están pasando cosas demasiado terribles para ser contadas en este momento, pero conocer eso no nos ayudaría en la situación actual. Lo verdaderamente importante es que no sé a que clase de enemigo nos enfrentamos, aunque si te soy sincero, conocer esos detalles tampoco nos va a ayudar en el estado en el que nos encontramos.-
Laurefinwë maldijo su suerte, pues entre sus planes desde luego que no se encontraba acabar encadenado a una pared.
-¿Cómo dices?- Musitó la mujer mientras trataba de ponerse en pie, trastabillando hasta conseguir izarse del todo. Fue cuando al intentar avanzar notó la restricción al movimiento que le inflingía el pesado grillete que asía su tobillo, y comprendió las palabras del elfo. –Así que estamos atrapados… ¡En buena me he metido ahora! Y lo que más me preocupa es que nos enfrentamos a un enemigo tan peligroso que ha sido capaz de dejar fuera de combate a un elfo…-
-Pues sea el enemigo que sea, más vale que se nos ocurra una manera de escapar de aquí, o lo siguiente que vamos a ver son nuestros corazones tirados en el suelo tras sernos arrancados del pecho.
-¿Cómo dices?
- No, nada, no te preocupes. Pero más vale que escapemos rápido, por lo que pueda pasar.
-¿Has dicho algo acerca de arrancar corazones?
- Sí, pero te repito que no tenemos tiempo para explicaciones grotescas.- Laurefinwë empezaba a perder la paciencia.
-La mujer se apoyó en la pared con resignación, y comenzó a canturrear:

Si por la noche solo en el bosque estás
Y un viento ponzoñoso empieza a soplar
Corre nanarananá sin mirar atrás.
Hay un ente que te atrapa, y comienzas a gritar
Una mano como el hielo, tu corazón arrancará
Pero nanaraná no hay vuelta atrás.
Cuando en lugar de corazón, una piedra hay en mi pecho
No intentes atacarme, pues soy invencible.
Tu única esperanza, es aquella luz brillante...-


El elfo miró a la humana atónito.
-Ya sé que no tengo buena voz, ¡pero tampoco es para ponerse así!
-¿Qué demonios has cantado? Preguntó Laurefinwë.
-Una vieja canción, con la que los ancianos solían asustar a los niños que se portaban mal. Pero he olvidado la mayor parte.
-Interesante… y Laurefinwë se recostó también sobre la roca.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom May 04, 2008 2:03 am 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Ene 11, 2008 3:26 am
Mensajes: 392
Ubicación: La Comarca
Raza: Hobbit Albo
- Por cierto, aún no me has dicho tu nombre - prosiguió el elfo.

- Pues, mi nombre es Akallabeth, en honor a la perdida isla de mis antepasados.

- Sí, conozco bien su historia. Tu acento ya algo me hacía sospechar de que procedías del sur, si bien no es muy marcado. Yo soy Laurefinwë, hijo de Laurinwë, Mariscal de Ingwë Ingaran.

La mujer se quedó sin saber qué decir ante la grandilocuente respuesta del elfo, ya que desconocía los nombres a los que había hecho mención, si bien, por cómo los había dicho, sospechaba que se trataba de alguien importante, lo cual la llevaba a preocuparse aún más, pues fuera quien fuese quien los retenía, muy poderoso debía ser para llegar a doblegar a un alto señor de los elfos. Se sentía aún mareada.

- ¿Y bien? ¿Cómo has llegado aquí? - preguntó Laurefinwë, sacándola de sus cábalas.

- No lo sé. Iba en dirección oeste desde Bree, en compañía de otros dos amigos más. Nos hicimos a un lado del Camino para pasar la noche, poco antes de llegar a los aledaños del Bosque Viejo. Es lo último que recuerdo antes de haber despertado. A todo esto, ¿sabes entonces dónde nos encontramos?

- En uno de los túmulos de las Quebradas.

Un escalofrío sacudió a la mujer.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom May 04, 2008 10:52 am 
Este Huésped puede elegir título
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 31, 2008 6:40 pm
Mensajes: 755
Ubicación: En Bree...si hay brumas...
Tapada con la capucha, y casi corriendo Celebwën llegó a la mazmorra, abrió la chirriante puerta, quitó los grilletes del Elfo y se disponía a marchar cuando este quedó inmóvil, mirando hacia la chica.- Apenas te veo, debes ser la Maia, pero no me voy sin ella, y tendrás que dar explicaciones de esta situación.- comentó Laurefinwë en voz baja ,pero solemne. Celebwën se echó la capucha de los ojos, asintió a las palabras y quitándole los grilletes murmuró.- Da gracias de estar vivo, querían hacer el sacrificio contigo, ahora salid, y pase lo que pase no miréis atrás…tengo que seguir un poco más…iros sin mí, os encontraré eso espero.- -rezongó para sí.- Los tres salieron, la maia delante, recorrieron varios pasadizos, girando bien hacia la derecha, luego izquierda, hasta ver claridad, un estrecho paso bifurcaba en dos direcciones.
.-Id siempre mirando la claridad, el camino de la izquierda, y NO miréis atrás, pase lo que pase, oigáis lo que oigáis.- Buscó en su capa, y puso en manos del Elfo una bolsita pequeña y muy pesada. .- Cuando la necesites Baldor te ayudará con ella.- miró a la mujer a los ojos, .- esa canción te puede ayudar, pero debes sabértela entera.- Inclinó la cabeza hacia el Elfo en un movimiento tan leve que pensaron si sería imaginación suya. Al volver a mirar…ya no estaba.
Siguieron caminando, extrañados de la repentina salida, .-Siempre lo mismo, no sabes qué pensar....- Laurefinwë rompió primero el silencio cuando unos quejidos sordos atronaron por las galerias.
Ellos…

_________________
Tyelpëa Taurenna


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie May 09, 2008 10:18 am 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Mar 21, 2008 12:03 am
Mensajes: 65
parece ser que han vuelto a comenzar el ritual…-
Akallabeth se había quedado anonadada. ¿Quién era aquella misteriosa mujer, que habiendo aparecido de la nada, la acababa de liberar de los grilletes que la estaban reteniendo con la misma facilidad con la que un niño hubiera arrancado una espiga en el campo? ¿Había desaparecido por arte de magia o eran sus movimientos tan sumamente rápidos que no podían ser captados por sus ojos humanos? En ese momento Laurefinwë se dirigió a ella:
-¿Sabes manejar una espada?
-Puedo defenderme – musitó.
-Entonces estupendo, porque va a ser difícil que me ocupe de tu seguridad a partir de ahora- le advirtió. –Lo primero es encontrar a los medianos que están prisioneros antes de que algo les ocurra (de lo contrario no me lo perdonaría)-. Miró a la bolsa que la maia había depositado en sus manos-desde luego que Celebwën nunca dejará de sorprenderme-, dijo para sí.


En la superficie, Irdruc correteaba tras Baldor, quién iba avanzando por la espesura a grandes zancadas. Volvía a sentir que no le estaban teniendo muy en cuenta. Tanto el hombre como el elfo habían trazado un plan sin contar con él, y eso de sentirse al margen de la situación cuando eran sus propios congéneres los que estaban en peligro le había herido en lo más profundo de su orgullo de hobbit.
De pronto Irdruc se dio cuenta de acababa de tomar una descabellada decisión, y comprobó como sus pies aminoraban la marcha. Fue gracias a su talento y discreción de mediano lo que hizo que se perdiera entre los matorrales de la manera más sigilosa posible, con la consecuencia de que Baldor no se percató de que estaba caminando en solitario hasta después de haber recorrido un buen trecho, tan sumido en sus tribulaciones como estaba.
-Bueno, si me veo en peligro en esa cueva de tumularios, siempre podré arrojarles la piedra a la cabeza- se consolaba Irdruc, mientras regresaba valientemente sobre sus pasos.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie May 09, 2008 11:48 pm 
Arquero del Rey
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Jun 13, 2006 4:29 pm
Mensajes: 604
Ubicación: Girona
Al llegar al agujero se asomó a su interior con precaución. La luna en el cielo estrellado apenas podía iluminar la entrada dejando ver la escalera que rápidamente se fundía con las sombras de la oscura cavidad.
Inspiró hondo y después de cerciorarse de que no oia ningún ruido sospechoso, se introdujo lentamente. Primero un pie despues el otro, hasta desapararecer.
Empezó a descender sin dejar de mirar el cada vez más pequeño trozo de cielo estrellado que dejaba ver la salida al exterior.
Entonces, antes de que llegara al suelo, un murmullo como de llantos o quejidos empezó a oirse a lo lejos.

_________________
Cada brazo tiene su arco,
cada arco tiene su flecha.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab May 10, 2008 10:26 am 
Este Huésped puede elegir título
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 31, 2008 6:40 pm
Mensajes: 755
Ubicación: En Bree...si hay brumas...
Celebwën inuyó la compañia antes de verlos aparecer, dos seres repulsivos y sombríos .Vio en la cripta varios Hobbit vestidos de blanco, lívidos pero callados, sin comprender del todo lo que les pasaba, con animales que "protestaban" seguian los movimientos de Seres que nunca habían visto..-Empiezan de nuevo, esta vez buscaré un sitio mejor.-pensó- Un sonido atronador indicaba el comienzo del sacrificio, primero los animales, recitaba.- es mi única posibilidad.- se dijo tanteando entre sus ropas su defensa.- Al menos los prisioneros estarán lejos, si me han hecho caso...y Baldor cuidará a Irdruc...-
Un sonido gutural la alertó .- Maiaa....- Ella se acercó mirando a los dos primeros Medianos...


Baldor quiso apurar a Irdruc.- Vamos hombre enseguida descansaremos, en la loma....-se dio vuelta y descubrió que estaba solo.- peroo... ddonde...??? .-ni rastro del Hobbit. Soltó una imprecación, dando la vuelta en su busca. Sus ojos eran un acerado brillo.

_________________
Tyelpëa Taurenna


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab May 10, 2008 1:51 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Feb 27, 2008 11:51 pm
Mensajes: 302
Ubicación: El Norte
En realidad, el rohir se debatía entre seguirle o continuar con lo que había planeado junto al elfo, pero siguió caminando y maldiciendo en silencio bajo las estrellas.

Bajo la superficie, Laurefinwë se detuvo al llegar a un recodo desde el que se divisaba un fondo de tenue claridad.
-Escucha -se dirigió a su acompañante- Celebwen nos dijo que fuésemos por aquí, parece que está despejado, no tendrás problemas para salir.
-¿Qué? ¿Y tú no vienes? -se sobresaltó la mujer.
-No. Tengo que salvar a los hobbits y de paso intentar averiguar qué ocurre aquí.
-Pues yo no pienso ir sola a ninguna parte. Además, estoy empezando a pensar que esto tiene algo que ver con ciertos sucesos que han estado ocurriendo por los alrededores.
-¿Qué quieres decir? -se interesó el elfo.
-Verás, la canción que canté es parte de una leyenda del pasado, cuando el Mal caminaba libremente por el mundo. Desaparecía gente y se decía que iban a formar parte de un ejército oscuro y maléfico o algo así.
-Y ahora ha vuelto a desaparecer gente ¿no es así?
-Pues sí. Algunos niños y otras personas se han desvanecido sin dejar rastro. Ya sabes, se piensa en accidentes, alimañas, pero nunca se llega a saber.
-Celebwen dijo que la canción podía ayudarnos, si la supieses entera...
-Supongo que la sé, sólo que no la recuerdo. Y si ella la sabía ¿por qué no nos lo dijo?
Laurefinwë suspiró.
-No lo sé, a veces se comporta de forma extraña, pero ahora lo importante es buscar a los prisioneros.
-Pues voy contigo.- afirmó Akallabeth con decisión.
-Eres valiente, toda ayuda se agradece y quizá este lugar te ayude a recordar la letra.
Ella sintió un escalofrio pero no dijo nada, se dieron la vuelta y caminaron por el pasadizo hasta encontrar una abertura en el muro por el que salía un eco de cánticos y voces, a la vez que un olor pesado y dulce. Conteniendo casi la respiración siguieron el camino que descendía suavemente hacia un resplandor rojizo mientras el sonido se hacía más fuerte y el olor más penetrante.
Al llegar al final, el elfo se asomó con mucha precaución y lo que vió le dejó sin habla...

_________________
"Los años han pasado como sorbos rápidos y dulces de hidromiel blanco en las Salas de más alla del Oeste..."


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun May 12, 2008 10:35 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Ene 11, 2008 3:26 am
Mensajes: 392
Ubicación: La Comarca
Raza: Hobbit Albo
Celebwën se encontraba rodeada por un círculo de sombríos encapuchados. Tras ellos, maniatados y engalanados con blancos ropajes, se encontraban tres aturdidos hobbits. Frente a ella, en lo que constituía el altar, sobre el que se encontraba el cuerpo de otro tembloroso mediano, volvía a situarse aquel misterioso personaje al que, antes de despertar en el calabozo, el elfo había visto.

- ¿Por qué, Maia? - le preguntó con un escalofriante tono de voz. - ¿Qué ganas ayudándoles? ¿Sabes todo lo que podríamos conseguir juntos?

- Meros sueños de grandeza, para un tiempo en que las sombras retroceden - contestó ella, con una media sonrisa.

- ¿Que las sombras retroceden? ¡Falacias! - replicó la oscura figura - ¿Acaso supones que porque Él haya caído la Mácula vaya a desaparecer? Su sustancia procede de un poder mayor incluso que el de Él, y cuando regrese, la única esperanza para todos nosotros será que tal vez llegue a perdonar a aquellos que le hayan servido. ¿Qué esperas si no? ¿Piensas acaso que la redención llegará de mano de los Poderes? Menguan, como la luz en este mundo. Os equivocáis si pensáis que la victoria ha sido vuestra.

- Ya, y la solución pasa por ocupar sus cuerpos... - dijo la maia, en un tono sarcástico.

- ¿Crees que estos estúpidos importan algo? ¿Crees que desempeñan algún papel en todo esto? Ni siquiera su materia nos resulta de gran ayuda, tan débiles son. No es cuestión de dominio ni poder. No, ya ha dejado de serlo. Es el miedo lo que nos alimenta, lo que ayuda a agrandar la obra. Sentimiento, por otra parte, más propio de los Hombres que ningún otro. ¿Y esperas que sean ellos solos quienes ahora encuentren el camino?

Celebwën quedó en silencio y su mirada se desvió al suelo.

- Una cosa está clara, - concluyó tras unos instantes de reflexión, levantando de nuevo su rostro y mirando hacia donde se encontraba Laurefinwë - no seremos nosotros. - Y dicho esto rápidamente tomó su medallón en alto haciendo brotar una intensa luz de él que cegó a todos los presentes.

Antes de llegar a recuperar de nuevo la visión por completo, Laurefinwë se vio con un hobbit entre los brazos, mientras otros tres pasaban entre sus piernas y las de Akallabeth a plena carrera.

- ¡Rápido! - sonó la voz de Celebwën a su lado. - He sellado el recinto, eso nos dará algo de ventaja, pero no tardarán en romper el cerco. ¡Corred!


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar May 13, 2008 8:38 pm 
Este Huésped puede elegir título
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 31, 2008 6:40 pm
Mensajes: 755
Ubicación: En Bree...si hay brumas...
Salieron por la entrada secreta, resbalando por el suelo, rápidos y sin mirar atrás la Maia cerraba la comitiva. Al doblar por la derecha un decidido Irdruc tropezó con Akallabeth cayendo casi al suelo, abrió la boca para decir algo, pero de su garganta nada salió. Vio a Laurefinwë , bajó la mirada y se sumó a la huida. La voz de Celebwën se oyó con claridad.- Baldor sabe….- Corred ¡!!! .- cortó al notar la niebla que poco a poco les empezaba a rodear.- Unos pasos más y estaremos fuera de su alcance!!! .- Se quedaba rezagada empujándoles, dándoles ánimo al pasar por su lado. Sin ser muy consciente, la mujer humana comenzó a cantar, dejando paso a los Medianos, que sigilosos y sin mirar atrás vieron claridad al final del segundo recodo, echando a correr con nuevos bríos al verse libres.

Si por la noche solo en el bosque estás
Y un viento ponzoñoso empieza a soplar...
… buscó la mirada de la Maia, esperando ayuda. .-No pretenderéis….- se oyó la voz de Baldor que espada en mano acababa de llegar junto al grupo. Sonoros suspiros de alivio, ojos alegres, y el saludo del Elfo fueron el recibimiento.- Pensabas ir de caza, o de fiesta, sin esperarme, vieja amiga…???.-Sonrió mirando a Celebwën, luego se volvió hacia Akallabeth...bonita canción...sigue…sigue creo que no tardaremos en estar rodeados, conociéndote .-miró a Celebwën...

Cuando todos los Medianos estuvieron ya a salvo Irdruc miró la cueva, y con renovada determinación, por segunda vez desanduvo el camino, pero...

_________________
Tyelpëa Taurenna


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié May 28, 2008 2:07 pm 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Mar 21, 2008 12:03 am
Mensajes: 65
esta vez no estaba sólo. Se había reencontrado con sus amigos, y habían rescatado a los medianos. ¿Quedarían más hobbits retenidos en el túmulo? – no dejaba de preguntarse. Esa cuestión tendrían que aclararla más adelante, aunque deseaba con toda su alma que eso no fuera así, porque le recorría un escalofrío desde las cervicales a la rabadilla cada vez que pensaba en volver a la cueva (¡y eso que todavía no había salido de ella!). Así pues, puso rumbo de nuevo junto con el resto del tropel hacia las ya conocidas escaleras por las que hacía bien poco había descendido, y una vez más miró a la claridad a la que pronto se dirigiría.

Baldor y Akallabeth ayudaron a los cuatro medianos a asirse a las escaleras (Irdruc a estas alturas ya podía hacerlo perfectamente solo), y vigilaron que no tuviesen problemas durante el ascenso, mientras Laurefinwë y Celebwën hacían lo propio para evitar cualquier contratiempo en caso de que los tumularios hubiesen sido capaces de romper el sello de la maia antes de lo previsto.

Por fortuna la huida salió a pedir de boca, y en menos de lo que se imaginaban, estaban respirando aire fresco con los ojos cegados por la brillante luz del sol.

-Ahora tenemos que pensar cual será nuestro próximo movimiento.- Dijo Baldor dirigiéndose a Laurefinwë y Celebwën sin perder el tiempo. –Desde luego que parte de nosotros ha de regresar a la posada, puesto que hay que dejar a los hobbits a buen recaudo. ¿Alguna sugerencia?-

Entretanto Irdruc se había acercado a interesarse por el estado de los otros medianos. -¿Estáis bien?- Les preguntó a los asustados hobbits. - No os preocupéis que estamos a salvo, nos ayudan amigos poderosos… Por cierto, ¿sois alguno hijo de la señora Mataseca?
-Ssí… ees mi mamadre… y él es mmi hermano, dijo uno de ellos, al tiempo que señalaba a otro de los pequeños.

Irdruc no pudo seguir preguntando, puesto que una mano lo estaba apartando con fuerza del grupo. Cuando se giró, vio los ojos brillantes de una mujer que le miraban fijamente, unos ojos que le eran familiares…
-¿Te conozco, mediano?- Preguntó Akallabeth con sorpresa en su voz.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Jun 01, 2008 10:01 am 
Este Huésped puede elegir título
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 31, 2008 6:40 pm
Mensajes: 755
Ubicación: En Bree...si hay brumas...
¿Alguna sugerencia?- Había preguntado Baldor mirando alternativamente a sus acompañantes, la montaraz que hablaba con Irdruc le miró indicando que ella se los llevaría a la posada. .- Bien entonces, ahora intentemos derribar ese Túmulo, con ellos dentro, no??.- preguntó de manera retórica, sonriendo. El elfo miró a la Maië .- Nos volverás a dejar solos,??? Tus métodos no me agradan, no sé como lo haces, aunque debo decirte que salen bien, nos expones demasiado….- Ella sonriendo asintió y dando vuelta se acercó a los medianos. El rohir puso en el hombro del elfo su mano .- es una larga historia, cuando esto acabe te la contaré.- respondió amigablemente..- ahora repongamos fuerzas, nos espera lo peor.- Dirigieron sus pasos hacía una pequeña meseta rocosa, desde donde vigilaban la entrada casi sin ser vistos.

_________________
Tyelpëa Taurenna


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Jun 02, 2008 5:55 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Ene 11, 2008 3:26 am
Mensajes: 392
Ubicación: La Comarca
Raza: Hobbit Albo
- Bien, creo que para nosotros es momento de partir - dijo Akallabeth. - Si mal no calculo debe ser mediodía. En el estado en que se encuentran estos pequeños, y creo que hasta yo misma, no podremos avanzar mucho y me gustaría estar bien lejos de este lugar para cuando llegue la noche.

- Tenéis razón - puntualizó Laurefinwë. - Campo a través hay un buen trecho hasta llegar al Camino. Id en dirección norte y no os demoréis. Con un poco de suerte, mañana antes de que anochezca alcanzaréis Bree. Nosotros aún tenemos cuentas pendientes.

- En ese caso os deseo lo mejor, aguardaremos con impaciencia vuestro regreso aunque, ¿hay algún mensaje que debiera transmitir una vez lleguemos? ¿Quizás pedir refuerzos?

Baldor fue a decir algo, pero fue acallado por Celebwën, que se adelantó a él, antes de que llegara a soltar palabra:

- De poco servirían aquí. No os preocupéis, nosotros solucionaremos esto, nada nos pasará. Si no, de nada servirá que otros corran nuestra misma suerte. Namarië!

- Bien, así sea. Quién sabe, tal vez hasta lleguéis antes que nosotros - concluyó Akallabeth, soltando una sonrisa - Vamos, Irdruc, tenemos largo camino por delante.

Irdruc asintió aliviado. Parecía que aquella pesadilla fuera a terminar por fin. ¿Qué más podía hacer él? Su función había acabado. Ahora donde más útil sería era al lado de sus congéneres, ayudándoles a llegar hasta casa. Aún así, le dolía dejar a Celebwën, Baldor y Laurefinwë allí, pero habían demostrado saber cuidarse bien solos, él sólo constituiría un estorbo. Pidió pues al resto de hobbits, que se habían tumbado a reponerse, que se levantasen y emprendiesen la marcha, petición que fue aceptada inmediantamente sin objecciones, ya que aunque su cansancio era grande, mayor era su deseo de escapar de una vez de aquel lugar.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Jun 06, 2008 4:57 pm 
Maestro Narrador
Maestro Narrador
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Nov 24, 2006 5:27 pm
Mensajes: 242
Ubicación: Ora aquí, ora allá, ora acullá...
Y estaban ya los tres solos, bajo el Sol de mediodía, muy cerca de la salida de la escalera:

- ¿Alguna sugerencia?- preguntó ahora Baldor a sus dos compañeros.
- Aquí el Mariscal eres tú, Baldor- dijo Laurefinwë con una sonrisa. El miedo en el siempre se convertía en risa.
- ¿De qué demonios te ríes?- le preguntó Baldor, extrañado.
- De puro miedo

Baldor se sorprendió ante la respuesta del Elfo. Sin duda a él también le asustaba un poco todo lo que le había contado el Elfo y lo que había visto, pero lo podía controlar.

- ¿Tú, un Elfo de más de ocho mil años, asustado por lo que puedan ser esas cosas de ahí abajo?
- Tú no has visto ni oído cosas que él si- le respondió Celebwën, completamente seria-. Otro regreso de la Sombra se está planeando y desarrollando ahí abajo. Y el comandante no es humano.

Baldor comprendió entonces el miedo de Laurefinwë.

- ¿Qué podemos hacer para detenerlo? Quiero decir, ¿podemos nosotros (una Maië, un Hombre y un Elfo) detener al que está ahí debajo? ¿No deberían tu Rey, Baldor, y Elessar saber esto?- preguntó a la Maië el Elfo
- ¿En verdad es tan oscuro lo que en esas tinieblas se maquina?

Celebwën miraba al cielo, mientras pensaba.

_________________
En todo hay una fisura,
por allí siempre entra la Luz.

Leonard Cohen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Jun 07, 2008 10:00 pm 
Este Huésped puede elegir título
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 31, 2008 6:40 pm
Mensajes: 755
Ubicación: En Bree...si hay brumas...
Celebwën miraba al cielo pensando si su llamada había sido escuchada….Ya había enviado aviso, esperaba respuesta, pero tardaba y la situación era “delicada”. Tenía algún recurso guardado, más se enfrentaban a Seres Oscuros, su poder para ayudarles era limitado- si quería mantenerlos con vida- y enfrentarse a ellos sola era una tremenda equivocación. Había pasado la oportunidad de engañarlos por segunda vez, cuando volvieran a entrar los estarían esperando –bien lo sabía- y quería creer que sus acompañantes lo ignoraban, cosa harto improbable, con lo sagaces que eran.- pero deben de seguir sin saberlo, al menos el tiempo que pueda.- pensaba mirándoles con simpatía...
.-Elessar ten por seguro que lo sabe.- respondió la Maië tratando de calmar la tensión del Elfo.- además sé que tu miedo solo sale cuando estás en calma, frente al peligro te creces, lo he visto.- concluyó sonriendo.
.- Debo descansar, buscaré un buen tronco, o roca donde resguardar la espalda, aunque lo mejor sería entrar….-terció Baldor.- Ve a dormir un poco.- atajó Laurefinwë .- te necesitaremos fresco mientras pensamos que estrategia podemos o tenemos que usar.- sonrió señalando un hermoso nogal…

Mientras la Montaraz acompañada de los medianos llegaron antes de lo previsto, ya que encontraron un atajo que desde hacía décadas conocían en la Comarca que se guardaba para excepciones, reduciendo en un día completo (a veces hasta dos) y que el paso de Akallabeth e Irdruc era rápido. Los Medianos apuraban por alejarse de aquel horror. Cerca ya de Bree en las primeras viviendas ambos pensaron lo mismo, dejar en sitio seguro a los Hobbits para volver a los Túmulos.- Bien amigo, hasta aquí hemos llegado.- comentó la montaraz, agachándose, para mirar a su amigo a los ojos.- sabes que debo volver con ellos… tú deber ahora es quedar con los tuyos… .-Ohh ellos estarán bien.- murmuró el Hobbit sin creer lo que estaba diciendo.- también les debo la vida, no soy capaz de quedarme esperando saber qué ha sido de vosotros.- consiguió responder con aplomo y seguridad, devolviendo la mirada de Akallabeth sin dejar de asentir en un mudo ruego, que hizo sonreír a la joven. .- En marcha hacia el peligro.- bromeó ella, mientras Irdruc se preguntaba si volvería a ver a sus amigos de nuevo…

_________________
Tyelpëa Taurenna


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Jun 09, 2008 5:13 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Ene 11, 2008 3:26 am
Mensajes: 392
Ubicación: La Comarca
Raza: Hobbit Albo
...y, al mismo tiempo, con cara de incredulidad, se desplomaba sobre sus más que fatigadas piernas, exclamando:

- Bueno... me temo que si hemos de partir en este mismo momento, entonces sí que no seré capaz.

La mujer rió.

- Por supuesto que no. Primero hemos de descansar. Yo también estoy exhausta. Son increíbles las fuerzas que uno es capaz de sacar cuando se encuentra en apuros, pero me temo que ya debemos haberlas gastado todas.

Uno de los hermanos Mataseca se acercó a ellos, diciéndoles:

- Si lo desean, pueden hospedarse en nuestra casa. Nuestra madre se sentirá más que honrada de recibirles después de todo lo que han hecho por nosotros. No es la nuestra una gran mansión, y vos, señora Akallabeth, tendréis que cuidar vuestra cabeza, pero algún hueco encontraremos y es lo mínimo que les debemos.

Irdruc y Akallabeth aceptaron. Después de tantos días durmiendo sobre el duro suelo, cualquier lecho sería mejor que éste. El otro hobbit que los acompañaba, Rond Ganapié, no era del lugar y, por ello, también fue invitado. Así que avanzaron por las oscuras y desiertas calles de Bree, ahora sólo iluminadas por la tenue luz de las antorchas, hasta llegar al hogar de los Mataseca.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Jun 09, 2008 11:38 pm 
Este Huésped puede elegir título
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 31, 2008 6:40 pm
Mensajes: 755
Ubicación: En Bree...si hay brumas...
A la mañana siguiente no pudieron irse -como tenian planeado- ya que se había corrido la voz que estaban de vuelta los raptados, junto con una humana e Irdruc, los sentidos vecinos querían agradecer y demostrarles su afecto y no les dejaban irse. Decidieron que sería a la tarde...

En las Quebradas Baldor tambien se reponía descansando, más por obligación - el Elfo y la Maië retrasaban cualquier intento de aventurarse sin un plan bien definido y sin que estuviese del todo descansado- mientras no paraba de protestar, era un hombre de acción, aunque sabía que estaban en franca desventaja y frente a un poder superior. Así y todo departian el tiempo tanto en buscar una buena estrategia, como en poner al día a Laurefinwë de sus andanzas, intentando que fuese menos tedioso el día...

_________________
Tyelpëa Taurenna


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Jun 10, 2008 9:35 pm 
Maestro Narrador
Maestro Narrador
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Nov 24, 2006 5:27 pm
Mensajes: 242
Ubicación: Ora aquí, ora allá, ora acullá...
Baldor seguía tumbado entre las raíces del nogal, ora pensando en las batallas en que había peleado, ora en su querido Rohan y su familia, y en Félaróf, que había quedado en los establos de la Posada.

Mientras, Laurefinwë, inspeccionaba sus armas sentado con los pies colgando por el hueco donde salía la escalera. Más pensando en lo que allí abajo se tramaba que en el filo que Laurelasse podría haber perdido.

Celebwën estaba parada a medio camino de ambos, mirando al Oeste, como esperando algo.

El Elfo se paró y caminó a donde estaba el Rohir:

- ¿Algún plan, Baldor?
- No, ni siquiera sé a lo que nos enfrentamos. ¿Qué mira?

El Rohir había estado observando desde hacía algunos minutos a su compañera de andanzas.

- Pues, si no lo sabes tu que la conoces de antes...
- Está rara...

Repentinamente Celebwën dio media vuelta y quedó mirando al Este, como buscando algo, hasta que fijó la vista en un punto y sonrió:

- Prepárense, muchachos...

_________________
En todo hay una fisura,
por allí siempre entra la Luz.

Leonard Cohen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Jun 11, 2008 12:27 am 
Este Huésped puede elegir título
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 31, 2008 6:40 pm
Mensajes: 755
Ubicación: En Bree...si hay brumas...
Celebwën dio media vuelta fijó la vista en un punto y sonrió:

.-Prepárense, muchachos, llegan refuerzos.- Baldor se levantó de un salto, miró al cielo, nada vio, sonriendo se acercó a ellos.- Se que veis más lejos, pero aún no veo nada.- Laurefinwë se giró en paralelo con la Maië .- Esperemos buenas nuevas, quienes veo nada pueden hacer dentro…protestó sin quitar ojos del cielo.
.-Se que traen nuevas de los tuyos y serán de ayuda.- respondió ella enigmática. Baldor sonreía. Pocos minutos después un par de águilas de níveo plumaje se posaban delante de ellos. En sus lomos traían unas prendas de irisado nácar atado delicadamente a sus cuellos con una cinta de terciopelo blanco. Celebwën desató con pericia y delicadamente las cintas, acarició sus lomos, en un dulce tono les murmuró algo, levantando estas el vuelo tan silenciosas como habían llegado. Baldor y Laurenfinwë escépticos no daban crédito. .- Crees que dos tiras nacaradas nos evitarán quedar en esa cripta!!!.- espetó el Elfo sin poder contenerse. Ella ignorando el comentario desenrolló las tiras; eran 6 capas, envuelta en la última un pergamino y un saquito de raso azul celeste que se apresuró a guardar entre sus ropas. El pergamino sin mediar palabra se lo extendió a ambos. Baldor respondió al gesto.- Por supuesto sabes lo que dice, si no nada sabríamos…hasta que quisieras decirlo.- murmuró en tono irónico, sin dejar de sonreír. Comenzó a leer ya serio...
.- De Niënna a Ingwë Ingaran: Aiya..tristes noticias... La blanca tez de Luarenfinwë palideció aún más...

_________________
Tyelpëa Taurenna


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Jun 11, 2008 5:26 am 
Maestro Narrador
Maestro Narrador
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Nov 24, 2006 5:27 pm
Mensajes: 242
Ubicación: Ora aquí, ora allá, ora acullá...
- ¡¿De quién a quién?!- preguntó el Elfo sin dar crédito a lo que oía.
- Sigue, Baldor...

-Tristes noticias. Me temo que las Sombras han vuelto, y esta vez más crueles que nunca. Temo por los pueblos libres.

En este momento los grandes líderes ya lo saben: Elessar, Rey de Gondor y Arnor; Éomer, Rey de Rohan; y Elladan y Elrohir, Señores de Imladris. Ellos colaborarán para destruir este poder creciente. Por el momento somos tres: yo; el hijo de su Mariscal, Laurefinwë y Baldor, Mariscal del Folde Oeste de Rohan; esperamos los refuerzos que dichos Líderes ya han enviado (3 por cada uno, los mejores guerreros).

Ya contamos con uno de los suyos y con uno de Rohan. Le ruego, Señor, que nos envíe algo de ayuda, le estaré muy agradecida.

Sinceramente
Niëna

P.D: responde por este mismo pergamino


Ahora comienza otro texto, pero no conozco los caracteres- dijo Baldor
- Son tengwar, yo las leo- dijo Laurefinwë con la vos casi quebrada-

Ingwë Ingaran a Niënna

¡Aiya!

Tristes son en verdad las noticias que me has dado.

Los Valar han dado permiso para que intervengamos, así que mandaré no a 2, sino a 3 de mis hombres, liderados por Laurinwë, mi Mariscal y padre de mi estimado Laurefinwë, a quien debes saludar de mi parte.
- el Elfo se detuvo un momento, conteniendo el llanto que quería dominarle. Al fin lo logró y siguió-

También he enviado 6 capas. Tres son para ustedes y las otras para los guerreros que ya he enviado.

Que los Valar los protejan
Ingwë


Permanecieron en silencio durante unos minutos. Baldor atónito por lo que acababa de oír. Por la cabeza de Laurefinwë pasaban millones de cosas. Celebwën sonreía, mirando al Oeste.

- ¿Sabes quienes vienen de cada pueblo?- preguntó Baldor a la Maië
- Sé que por Imladris vienen los Gemelos y Glorfindel. Por el Reino Unido viene el Príncipe de Ithilien Faramir; el Elfo Legolas y el Príncipe de los Medianos Peregrin Tuk. Por Rohan estás tú, Mariscal del Folde Oeste Baldor; el Príncipe Elfwein el Hermoso y alguien más, cuyo nombre tu Rey no me ha dado.
- ¡¡El Príncipe vendrá!!
- Si...

Laurefinwë miraba las capas, notó que dos llevaban el escudo de armas de su familia y una pequeña Imagen dorada sobre éste. Se quito la propia y se puso una de las dos que llevaban el escudo, y quedó mirando la otra. Entonces empezó a llorar.

El Rohir advirtió que el Elfo lloraba y cortó la conversación con Celebwën. Ambos se acercaron a Laurefinwë. Baldor le dio unas palmaditas en la espalda. Conocía la historia de aquel Elfo y entendía por qué lloraba.

- ¡Ánimo! Son muchos años, ¡que no te vea llorando antes del combate!- Laurefinwë sonrió.
- ¡Vamos!- dijo Celebwën- Los Vanyar están a punto de llegar

Unos momentos después tres águilas rompieron la monotonía del despejado cielo al Oeste.

_________________
En todo hay una fisura,
por allí siempre entra la Luz.

Leonard Cohen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Jun 13, 2008 1:12 pm 
Mariscal del Folde Oeste
Mariscal del Folde Oeste
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 29, 2005 6:38 pm
Mensajes: 1089
Ubicación: Sabadell
Baldor descubrió enseguida que capa le correspondía, el verde, ese verde de la hierba fresca con el Sol dorado de broche, el Sol, sello de la casa de Eomer y de la Guardia real.

En ese momento las tres águilas tomaron tierra y descendieron de ellas los enviados de los Vanyar.

Unos minutos mas tarde aparecieron el resto de aves con los enviados restantes.

Una vez en tierra tanto el elfo como el humano presentaron sus respetos a la manera de cada uno a sus superiores, aunque Baldor estaba alucinando por quien era el tercer enviado de Rohan. Incluso el joven príncipe reía a carcajadas ante la cara de no entender nada de su querido pariente y amigo.

¿Que hacia "ella" allí?


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Jun 14, 2008 4:29 am 
Maestro Narrador
Maestro Narrador
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Nov 24, 2006 5:27 pm
Mensajes: 242
Ubicación: Ora aquí, ora allá, ora acullá...
Ahí estaba, ante los ojos de Baldor su pariente, la dama Éowyn de Rohan y Princesa de Ithilien.

Laurefinwë se había quedado petrificado ante su padre, a quien hacía más de ocho mil años que no veía. Su padre también se había quedado igual.

Celebwën trató de ordenar la situación:

- ¡Bien! ¡¿Estamos todos?!- la Maië contó para adentro, todos estaban ensimismados en sus propias conversaciones.- Si, estamos todos. ¡¡Bueno!! ¡¡Ei!! ¡¡¡EIIIII!!!- Celebwën elevó la voz y todos dejaron de hablar para pasar a prestar atención a la Maië.- Bien, déjenme presentarlos: por el Reino Unido de Gondor y Arnor: Faramir, Príncipe de Ithilien; Legolas, Príncipe del Bosque Negro y Peregrin Tuk
- Pippin- interrumpió el Mediano.
- Si, Pippin, Caballero de Gondor. Por Rohan: Elfwein el Hermoso, Príncipe heredero de Rohan; la dama Éowyn, Princesa de Ithilien y Baldor, Mariscal del Folde Oeste de la Marca.

Los Gondorianos saludaron a Elfwein y a Baldor con fraternidad.

-Por Imladris: los Gemelos Elladan y Elrohir; y Glorfindel.

Laurefinwë y Glorfindel eran buenos amigos. Se habìan conocido en Gondolin, cuando Glorfindel era el Jefe de la Casa del la Flor Dorada, y luego se habìan vuelto a ver en Rivendel. También saludó el Vanya a los Gemelos. Celebwën siguió:

- Bien, y por los Vanyar: Laurinwë, Mariscal de Ingwë Ingaran; los Mellizos Aranwë y Amarië, y Laurefinwë, quien ha sido tantas cosas...

Todos los que conocían al Elfo rieron.

- ¿Tantas cosas?- preguntó el padre de Laurefinwë
- Je, es una larga historia, algún día te la contaré.
- Muy bien señoras y señores, ya estamos todos presentados...
- No todos- dijo Baldor- ¿quién eres tú, Maië?

_________________
En todo hay una fisura,
por allí siempre entra la Luz.

Leonard Cohen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Jun 14, 2008 11:13 pm 
Este Huésped puede elegir título
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 31, 2008 6:40 pm
Mensajes: 755
Ubicación: En Bree...si hay brumas...
Celebwën sonrió al Mariscal cual chiquilla traviesa.- En deferencia a tan nobles personas- aunque han sido puestas en situación por la misma Niënna-si no habrían evitado venir- solo diré ahora que esta Maië es una emisaria de los Ainur para lo que ellos designen.- Afirmó serena, inclinando levemente la cabeza en dirección al padre del Elfo, ladeando hacia los Imladriss, luego a los Gondorianos- asintiendo afables- en décimas, ya que divisó por el sendero a Irdruc y Akallabeth. Indicó a los Vanyar con una mirada hacia el sendero -que estos entendieron- y cambiando el tono los miró a todos en conjunto y con firmeza expresó: .- llegó la hora de poner fin a ese sinsentido de los Túmulos, en poco estaremos todos y ardua tarea nos espera ahí dentro.- Tras lo cual se colocó bien su capucha y caminó en dirección al sendero…en unos minutos nadie dijo nada, solo miraban casi estupefactos, hasta que dejaron de verla por la recta que tenían delante.
.-Veís ya lo ha vuelto a hacer... nos deja sin decir nada....- exclamó Laurenfinwë mirando a todos significativamente, en especial a su padre...

_________________
Tyelpëa Taurenna


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Jul 08, 2008 9:20 am 
Maestro Narrador
Maestro Narrador
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Nov 24, 2006 5:27 pm
Mensajes: 242
Ubicación: Ora aquí, ora allá, ora acullá...
De repente Celebwën se paró en seco.

- ¿Sucede algo?- le preguntó su amigo el Rohir
- Vienen más- dijo la Maië y al momento todos desenvainaron las armas-. No no, no enemigos. Por el Camino del Este...
- Irdruc...- dijo Laurefinwë.

El Elfo salió del pozo a toda velocidad para constatar que las Águilas aún estuvieran allí. Las encontró a todas, entre ellas estaba el magnífico Gwaihir, Señor de las Águilas de la Tierra Media: Laurefinwë caminó hacia él:

- Gwaihir, necesito un favor suyo...

El Águila emprendió el vuelo tras oír las instrucciones que le diera el Elfo. Éste se acercó a la boca del pozo:

- Estará aquí en unos momentos, bajaré con el en cuanto llegue.
- Bien. Akallabeth también viene- dijo la Maië .
- ¡Excelente!- replicó Laurefinwë con cara de "esto se pondrá más agradable".
- ¿Tú nunca cambias, eh?- le soltó desde lo oscuro Glorfindel.
- ¡Jaja! ¡No!

Los de Rivendel rieron sabiendo de que hablaban, y los otros, para nada tontos, también rierion adivinando de que se trataba.

- ¡Por Eru! Maese Gwaihir es cada día más rápido- dijo el Elfo divisando a lo lejos en el cielo al Águila volviendo con sus pasajeros.

_________________
En todo hay una fisura,
por allí siempre entra la Luz.

Leonard Cohen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 73 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron