Identificarse | Registrarse


Todos los horarios son UTC + 1 hora


Fecha actual Mié Dic 11, 2019 4:55 am





Nuevo tema Responder al tema  [ 23 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: La busqueda de las dos armas
NotaPublicado: Mié Feb 25, 2009 7:03 pm 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Feb 03, 2009 8:28 pm
Mensajes: 52
Ubicación: Montado sobre mi caballo...
En Minas Tirith, en altas horas de la noche, cuando la luna está en los más alto del cielo. Una figura, alta y robusta, corría por las desiertas calles de la ciudad. La figura, iba encapuchada y vestía con una raída capa de montaraz. De repente, la figura, llegó a una de las blancas casas que había en la ciudadela. El encapuchado, golpeó la puerta con los nudillos. Pasado largo tiempo, la puerta, se abrió, con un estridente crujido, detrás de la puerta, apareció, un hombre, con cara de malas pulgas. El hombre que había abierto la puerta dijo:
-¿Qué quieres a estas horas?
-Se que eres armero, he venido a hablarte, sobre un arma, que creo que te interesará -contestó el encapuchado.
El armero, como si hubiera adivinado, de lo que hablaba el encapuchado:
-Entra, hace frío en la calle -susurró el armero, como si quisiera que nadie les escuchase.

El encapuchado entró en la casa quitándose la capucha, y dejando salir al exterior, su largo cabellos oscuro. Este hombre, era Atorg, era un montaraz, aparentemente de unos dos metros de altura, su semblante, era serio e intimidante.
El montaraz se sentó en una de las silla, mientras el armero, le servía una bebida de color verdoso.
El armero, era un hombre de unos cuarenta años, con arrugas marcadas, su pelo era largo, de color negro, pero con algunas canas, debidos a su ya larga vida, su nombre, era Aramen, pero le decían El Forjador Negro, pues años antes, había forjado, armas para el Bando de Sauron. Pero se humilló delante de un gran número de personas, ante el Rey, implorándole su perdón.

-Se, que hace tiempo, forjaste para el Enemigo, varias armas de gran poder, en las que se depositó, el poco poder, de los antiguos sirvientes de Sauron, por eso te propongo, que inicies conmigo una misión, en la que buscaremos esas armas.
El armero al escuchar estas palabras, se estremeció, más tarde dijo:
-Pero… ¿cómo las encontraremos?
-Tranquilo, están enterradas, en el lugar, donde antes había estado la torre de Barad-Dhûr. Se que esta misión es peligrosa, pues todavía, orcos y otras criaturas oscuras habitan en Mordor.
El armero, ante tal respuesta dijo:
-Me siento responsable de esas armas, iré contigo.
El montaraz, puso cara de satisfacción, luego dijo:
-Mañana mismo partimos.

_________________
¡¡¡Por Rohan!!!


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Feb 26, 2009 4:30 pm 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 01, 2009 2:31 pm
Mensajes: 55
Ubicación: En la posada, con una pinta, en la mesa del fondo
Estaba amaneciendo, y Atorg y Aramen estaban dipuestos a salir, cada uno con un caballo, el de Atorg joven y tordo y el de Aramen, con muchos años de tirar de un carro a sus espaldas, los dos llevaban las cosas básicas para un viaje largo y peligroso. Y en el mismo momento en el que atravesaban las puertas de la ciudad oyeron un chiflido largo y agudo, se giraron y vieron a un muchacho de unos 14 años con ropas de montaraz, un arco, un carcaj con muchas flechas y una espada larga colgando de la espalda, pues parecía que si se la colgaba al cinto la llevaría arrastrando por el suelo, corriendo hacia ellos.
Cuando llegó a donde ellos estaban dijo entre jadeos:

-Quiero... ir con... vosotros.

-¿Sabes acaso a donde vamos?-dijo Atorg sin bajarse del caballo con cara de enfado por ver a un joven imberbe con aspiración a hacer un viaje peligroso.

-Claro que... lo se-dijo el joven recuperando el aliento poco a poco.-Me lo ha dicho... Crucho "El Cojo".

-Ya sabia yo que me iba a devolver el favor de alguna forma, desde que le gané aquella partida a los dados, solamente ha buscado la forma de molestarme-Dijo Aramen

-Bueno chico, ¿sabrás que no te vamos a dejar venir con nosotros, no?-Dijo Atorg

-Pero... ¿por qué?

-Lo primero, porque no se ni como te llamas, lo segundo, porque si tenemos caballos es para ir más rápido, y lo tercero, porque no queremos jovencitos que nos delaten delante de los los trasgos que, por supuesto, nos encontraremos en el camino

-Está bien, para esos tres puntos tengo solución. Primero, me llamo Aryo, lo segundo-pegó tres chiflidos seguidos y de donde había aparecido él apareció un caballo marrón, mejor incluso que los otros dos juntos-él se llama Trigo-aclaró Aryo-y tercero, se moverme incluso más silenciosamente que muchos hobbits.

-De acuerdo, pues incluso suponiendo, que te llames así, que el caballo no sea robado, y que no nos estés mintiendo con respecto a lo "silencioso" que eres, creo que vamos a seguir sin contar con tu inestimable ayuda.

Dicho esto, siguieron avanzando dejando a Aryo atrás.

Cuando llevaban dos días de viaje, y estaban acampados en medio de una explanada de noche, oyeron los gruñidos sordos del lenguaje de los orcos. Se levantaron y prepararon las armas para la batalla.

Se veia que ellos estaban por debajo del nivel de los orcos, sobre todo porque ellos eran solo dos y los orcos 15, de momento Atorg había matado a 4 orcos con su espada y Aramen a 3 con su martillo de guerra. Pero ya estaban los dos al límite de sus fuerzas tras cerca de 2 horas de atacar y parar golpe, atacar y parar golpe...

De repente, cuando parecía que ambos iban a morir, a 3 de los orcos que quedaban le salieron el rabo de una flecha de la garganta a cada uno.

Los cinco orcos que quedaban, confundidos, empezaron a mirar para todos lados para ver donde estaban los atacantes, en ese momento, otros tres orcos murieron a causa de la lluvia de flechas que les cayeron en los puntos debiles de la armadura. Tras esos segundos de confusión, Atorg y Aramen aprovecharon y mataron a los orcos que quedaban, uno cada uno.

Estaban celebrando la victoria cuando de repente aparecio el "ejercito de arqueros" que los había ayudaado: Aryo.

-¿Puedo entrar ahora en el grupo?, solo es para darle de comer a mi familia con lo que gane en esta incursión en Mordor.

No hubo ninguna duda, Atorg y Aramen respondieron lo mismo

-Sí.

-Sí.

_________________
ImagenImagenImagen
En la inteligencia no hay medida.. sólo el hecho de ser inteligente es suficiente... pues cuando queremos serlo es cuando empezamos a recorrer el camino que nos lleva a ella.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Feb 26, 2009 9:58 pm 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 29, 2009 11:26 pm
Mensajes: 52
Al dia siguiente de la emboscada de los orcos, los viajeros se levantaron al alba. Tras un opíparo desayuno y con la panza llena, se pusieron en camino.

La mañana transcurrió tranquilamente, sin mas incidentes que la terquedad del caballo de Aramen. Ya se sabe, treinta monjes y un abad no hacen beber a un asno contra su voluntad. Y el caballo no queria andar. Aryo, llevado por el ímpetu de la juventud, lanzó una pedrada al trasero del caballo, que con aires de reina ofendida, se dio la vuelta pausadamente y echó a andar en dirección contraria.

Domado el caballo, los tres hombres comenzaron la jornada. Hacia el mediodía, comenzaron a oir extraños ruidos provenientes de la maleza a los lados del camino. Pensaron que sería un orco superviviente de la matanza. Aryo cargó su arco y apuntó hacia el bosque. Atorg y Aramen desenvainaron sus espadas en actitud belicosa.

Fuese lo que fuese aquello, se dirigía directamente hacia ellos. Parecía una persona dando tumbos por el bosque

Un ser informe irrumpió en el camino con una caída tremenda. Aryo, Atorg y Aramen contemplaron atónitos el bulto tendido en el suelo. Cuando levantó la cara se percataron de que era un muchacho inofensivo, lleno de rasguños y con la capa desgarrada.

-Menuda entrada- consiguió articular antes de desplomarse desmayado.

Cuando recuperó la conciencia, Aramen le interrogó acerca de su identidad.
-Menuda aparición muchacho, ¿se puede saber qué o quién te perseguía?
-¿Muchacho? Soy una mujer- dijo la chica con aire omnubilado

Los tres hombres como es natural, bajaron la mirada para comprobarlo.
- me llamo Samkale...y si estáis pensando que estoy plana.......soy AERODINAMICA

Resultó que Samkale se había pasado toda la noche huyendo de los orcos que les atacaron. No llevaba rumbo fijo, vagabundeaba por la Tierra Media en busca de aventuras. Pero despues de esa noche, le sobraban aventuras por un tiempo, ya que a pesar de ser medioelfa y tener una educación guerrera, no era tonta, preferia correr para salvar el pellejo. Los hombres la vieron tan asustada que haciendo alarde de su caballerosidad, dejaron que les acompañara provisionalmente hasta lugares mas civilizados

Los viajeros siguieron su ruta con la incorporación de esta pintoresca compañera.

_________________
"Volar libres y seguros sobre los bosques, y sentir en el alba y el crepúsculo la música salvaje de esas voces"

El circulo resplandeciente


Última edición por samkale el Sab Feb 28, 2009 1:43 pm, editado 1 vez en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Feb 28, 2009 11:52 am 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Feb 03, 2009 8:28 pm
Mensajes: 52
Ubicación: Montado sobre mi caballo...
Era de noche, los viajeros, se miraban con desconfianza, pues habían pasado pocos días, después de haberse conocido.
Decidieron pararse en un claro. Encendieron una hoguea, que fue ardua tarea, pues el suelo estaba humedo.
Entonces, el viento, trajo algunos aullidos y gritos, semejantes, o mejor dicho iguales a los de orcos y licantropos.
-Estad alerta, los orcos nos persiguen -dijo el montaraz, con tono serio -creo que alguien, les ha chivateado, que vamos en busca de las armas.
Se acostaron, decidiendo que la primera guardia la harían Samkale y Atorg.
Los dos, estuvieron conversando, sobre la busqueda y lo que esta les depararía. Entonces, como si algo o alguien, hubiera escuchado la conversación. Varios orcos salieron de los arbustos, que rodeaban el claro, eran unos diez.
El montaraz, sacó su espada y Samkale, despertó a los otros, de momento Aryo, estaba con el arco, el armero con su espada y Samkale, había sacado su arco.
-No creo que ganemos, lo mejor será desviarnos de la ruta -dijo el armero.
Todos, aceptaron el consejo, pues estaban en peligro.
-Pero entonces... ¿A donde vamos, pues no podemos cruzar el río a nado? -dijo Aryo un tanto rabioso.
-Habrá que desviarse hacia Rohan, y allí, esperemos que los señores de los caballos, nos amparen -dijo el montaraz.
La compañía, huyó al noreste, para llegar a Rohan, después ya se vería lo que hacer.

_________________
¡¡¡Por Rohan!!!


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Feb 28, 2009 11:51 pm 
Arquero del Rey
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Jun 13, 2006 4:29 pm
Mensajes: 604
Ubicación: Girona
Las llanuras de Rohan aparecían ante los ojos de Aryo cuando empezaron a volverse cada vez más borrosas. Frente a él, como saliendo de la nada, la figura de un hombre. Un guerrero envuelto en una capa verde con el simbolo de la Marca, lo miraba espectante.
- Rohan... - creyó oir de su boca.
- ¿Quien eres? - alcanzó a preguntar.
- Rohan... - volvió a decir el extraño.
Aryo se frotó los ojos o creia haberlo hecho, porque cuando volvió a abrirlos se encontraba en el claro donde habían decidido pasar la noche. Samkale y Atorg continuaban haciendo guardia frente a la hoguera y Aramen dormía profundamente a pocos metros de él.
Se levantó pues notó que tenía la boca seca, aún tenia en su mente la imagen de aquel hombre de verde, ¿Que es lo que decía? se preguntó a si mismo.
- Rohan- contestó en voz alta.
- ¿Que?¿Que dices?- preguntó Samkale mirandolo con curiosidad.
El muchacho se sentó junto a ella i agarrando una de las camtimploras, bebió un largo trago de agua antes de responder.
- Nada, un extraño sueño, la impresión del viaje me ha hecho tener pesadillas.
- _Ya lo decía yo - comentó Atorg medio en broma - demasiado joven para tan peligrosa tarea.
Aryo no respondió, se quedó mirando las llamas de la hoguera como si no lo hubiera oido.
- Si no puedes dormir, ¿podrias sustituirme en la guardia? - preguntó dulcemente Samkale - yo estoy rendida.
El chico observó de reojo al montaraz - claro que sí - dijo.
Dicho esto, la semielfa se levanto despidiendose educadamente y se hechó no muy lejos de Aramen.
La noche continuó silenciosa y tranquila.

_________________
Cada brazo tiene su arco,
cada arco tiene su flecha.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Mar 01, 2009 12:45 am 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Feb 03, 2009 8:28 pm
Mensajes: 52
Ubicación: Montado sobre mi caballo...
Estaba amaneciendo, sobre las montañas, que lejanas estaban, el sol despuntaba, debiles rayos solares. Las nubes, tapaban estos rayos, haciendo que el día fuese, gris y desapacible.

En el claro, ya solo se veian restos de la hoguera, que la noche antes había tenido lugar. Pero ahora, los viajeros, estaban a unos pocos metros de este.
-Vale, vamos en dirección correcta, pero tengo que decir, que justo delante de Mordor, hay un río que es casi imposible cruzarlo a nado -dijo Aramen, con tono quejumbroso.
-Es cierto, creo que habrá que desviarse hacia el norte, hasta llegar a Rohan, una vez allí, habrá que conseguir un bote -contestó el montaraz Atorg -creo, que en las orillas del Entaguas, hay pueblos, que puede que nos cedan un bote, por malo que sea, nos servirá, pues será pocas horas.
La compañía, estaba de acuerdo con la decisió, pues eso de cruzar a nado el río, no era muy de su agrado.
-Yo propongo, seguir el curso del río, hacia arriba, hasta llegar, al salto del rauros, allí ya se vera lo que hacer -dijo Samkale, que tenía algunos conocimientos sobre esa zona.
Los demás, hicieron un gesto de aprobación con la cabeza.

Era mediodía, y habían parado a descansar a la sombra de un árbol, que en la orilla casi del río se encontraba, bañando sus raices, apoyados en el tronco, o tirados en la humeda, pero reconfortante tierra, empezaron a hablar, de la misión, pues en todo el tiempo que había pasado desde la salida de Minas Tirith, poco se había hablado de su cometido...

_________________
¡¡¡Por Rohan!!!


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Mar 01, 2009 6:22 pm 
Mariscal del Folde Oeste
Mariscal del Folde Oeste
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 29, 2005 6:38 pm
Mensajes: 1089
Ubicación: Sabadell
En el ínterin...

El hombre paseaba tranquilamente por las calles de Minas Tirith. Sabía que desde la batalla de los campos del Pelennor estaba más seguro en esta que en sus habitaciones de Meduseld. El viejo uniforme que vestía era viejo pero limpio y cómodo, prefería esté que el que había vestido todo el día mientras despachaba con su majestad Elessar como cada año.

Al girar una esquina se paró en seco, un encapuchado, -Un montaraz- pensó instintivamente, entraba en casa del Forjador Negro, si hubiera sido de día no hubiera hecho caso pues era natural que alguien como el que era introducido en la vivienda buscara los servicios de un herrero. Pasado un rato era evidente que el montaraz y el herrero no saldrían sino hasta el día siguiente.

La curiosidad nunca le había hecho cometer tonterías pero decidió que era hora de tomarse unas pequeñas vacaciones y tras despachar con sus oficiales y darles sus ordenes cogió vituallas, agua y ropa de recambio y se dirigió a los establos. El amigo lo recibió con alegría y tras las carantoñas diarias y recibir los cuidados salieron a la calle uno al lado del otro y llegaron justo cuando el herrero y el montaraz salían hacia la puerta de la ciudad.

Iba a montar en el alazán cuando un muchacho pasó corriendo a su lado y por lo que se adivinaba intentaba llegar a los dos individuos. Los vio hablar y tras una pequeña discusión los dos viajeros dejaron al otro viéndoles alejarse.
El hombre montó y pasó al lado del muchacho, durante un buen rato notó los ojos clavados en su espalda.
-Este muchacho va a soñar con la marca como me siga mirando-.
Ese día lo pasó cabalgando sin prisas siguiendolos, los dos jinetes ni siquiera tapaban el rastro. A media tarde se apartó del camino y desde un otero comprobó, como temía, que el chico les seguía. Montó rápidamente y con experiencia el campamento y tras pasar un rato con el caballo, riendo y jugando, cenó frugalmente y durmió de un tirón.
Al amanecer ya estaba en camino y poco después descubría los dos campamentos, los usuarios ya estaban en marcha.
Pasó el día sin nada que reseñar, al parecer se dirigían a Mordor ya que estaban llegando a La encrucijada de los caminos de Morannon-Harad y Morgul-Osgiliath, como temía se desviaron hacia Morannon y según sus datos la Puerta Negra seguía en ruinas pero los orcos se habían recuperado algo en número de individuos y tendrían más de un encuentro indeseable.
Por la noche y tras acostarse oyó un griterío que procedía del campamento de los dos viajeros primeros, en seguida los gritos de batalla se transformaron en aullidos de agonía y poco después se hizo el silencio. Cuando se acercó a menos de 200 metros del campamento descubrió que ya eran tres, el joven había conseguido unirse la pareja.
Durante la mañana del día después una medioelfa salió a trompicones de unos arbustos, y cayó delante de ellos. Tras una conversación en cuando volvió en sí se vio que partían los cuatro juntos.
El jinete con cada vez mas curiosidad se fue aproximando al grupo pero siempre fuera de la vista y con mucho cuidado, no en vano iban un montaraz y una persona con sangre élfica en sus venas.
Aquella noche se aproximó muy cerca del campamento cerca del más joven el cual tenía un sueño bastante agitado, incluso tuvo la impresión de que en un momento había abierto los ojos pero siguió durmiendo hasta que se incorporó de un salto, sudado y nervioso .
Se intercambio con el ser élfico para continuar la guardia.
Por la mañana y tras pensarlo detenidamente el jinete, vistiendo un uniforme sin distintivos y con la clásica capa verde de la mayoría de eoreds se puso en un altozano para que el grupo le viera con antelación fuera del alcance de las armas y vieran que era un hombre solo y no ofrecía peligro alguno.
Y le vieron.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Mar 01, 2009 6:42 pm 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 29, 2009 11:26 pm
Mensajes: 52
Aryo habia estado toda la mañana ausente, con los ojos perdidos en la lejanía, sumido en quien sabe que profundos pensamientos. Cuando pararon en el remanso de un rio, se sentó alejado de los demás a meditar.
¿Quien era el muchacho? ¿Exitía o habia sido solamente un espejismo de su exaltada imaginación? Tal era su confusión que no se percató de la jugarreta que se le venia encima. Silenciosamente, Atorg y Samkale, se le aproximaron por la espalda, y, de un certero empujón, le enviaron de cabeza al rio. Fue una simple broma, pero bastó para que Aryo se enfurruñara.
Samkale, con ánimo de hacer las paces, fue a disculparse. Además sentia gran curiosidad por el cometido de su viaje, ya que ninguno de los tres hombres le había contado nada. Empezó a hablar con él de forma trivial, sobre sus viajes, su pasado....Cuando fueron cogiendo confianza, le preguntó sobre su destino. Aryo apartó la vista y murmuró una vaga excusa. Iba Samkale a hablar, cuando Aramen profirió un grito de alerta y todos miraron hacia un promontorio del terreno. Aryo, al levantar la vista, constató consternado que era la persona que habia visto por la noche, ya fuera en sueños o de carne y hueso. Llevaba la misma capa verde, pero no estaba seguro del todo si era el misterioso personaje.

Aramen, Atorg y Samkale se pusieron en actitud defensiva, mientras que Aryo, se quedó mirando embobadamente al extraño. Aramen le lanzó su espada y un grito de reprochë:
-Ya decia yo que no era mas que un yogurín. Mira que reflejos de lince que tiene el crío
Sorprendido, Aryo cogió la espada y avanzó hasta la linea de defensa.
Sin embargo, el hombre parecía pacifico y avanzó con las manos desarmadas hacia ellos. Aryo se llevo una gran desilusión al acercarse el hombre y ver sus facciones: no era el hombre de su sueño.

-Aiya, honorables viajeros.........

_________________
"Volar libres y seguros sobre los bosques, y sentir en el alba y el crepúsculo la música salvaje de esas voces"

El circulo resplandeciente


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Mar 01, 2009 7:12 pm 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Feb 03, 2009 8:28 pm
Mensajes: 52
Ubicación: Montado sobre mi caballo...
El extraño, que vestía, con una capa verde, se acercaba con las manos en señal de paz a la compañía, mientras esta, lo esperaba, pero con las armas en mano por si acaso.
De repente, Atorg, le preguntó al extraño:
-¿Que quieres y quién te manda?.
-No me manda nadie, y por ahora no te voy a decir quién soy, pero de momento, podeis llamarme Dor -dijo Dor, en un tono casi burlón.
El montaraz, sin previo aviso, se lanzó sobre Dor, conintención de atacarle, pero el armero Aramen, lo paró diciéndole:
-No, dejalo, espera a que explique lo que la¡e ha llevado a presentarse ante nosotros.
En el rostro del armero, se reflejaban, los nervios y el miedo, que hacía tanto tiempo que no tenía.
El montaraz, ante tales palabras, paró el ataque...
-Bien, te has salvado ¡por el momento! -grito Atorg -ahora bien, dime Dor, porque nos persigues, pues se que llevas por lo menos un día siguiéndonos, venga explicaté...

_________________
¡¡¡Por Rohan!!!


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Mar 01, 2009 7:49 pm 
Mariscal del Folde Oeste
Mariscal del Folde Oeste
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 29, 2005 6:38 pm
Mensajes: 1089
Ubicación: Sabadell
-No os persigo. No estaba seguro a donde os dirigiais, pero ahora parecia claro que queriais ir al Folde Este. Bien, pues si vamos al mismo sitio mejor acompañado que solo.

El montaraz a duras penas aguantó a lanzarse sobre "Dor", este pensó que el hombre conocia muy poco a los jinetes, nadie en su sano juicio se lanzaria sobre un jinete montado en un meara, a no ser que este estuviera completamente descuidado.

El Forjador, el muchacho y la chica, pues ya sabia que era una mujer el tercer miembro del grupo que estaba detras, sintieron un escalofrio al ver los ojos de la pareja,tanto jinete como montura, aunque en su rostro no habia un solo signo de violencia, el brillo de los ojos denotaban que ni por asomo estaba descuidado, y como no se calmara el montaraz podia pasarlo bastante mal.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Mar 02, 2009 4:19 pm 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Feb 03, 2009 8:28 pm
Mensajes: 52
Ubicación: Montado sobre mi caballo...
Cuando “Dor” explicó a donde se dirigía, el armero, Aryo y Samkale, aceptaron, (tengo que decir, encantados) pero el montaraz Atorg, ante la reacción de los demás tuvo que guardar su furia, pues acababa de darse cuenta el porte de aquel hombre.
Las horas pasaron, y cada vez se acercaban más al Folde Este. Entonces, decidieron hacer una parada, en la orilla del río, se reflejaban, algunos árboles, de extraño aspecto.
Mientras la compañía, charlaba animadamente, el armero Aramen, se llevó al montaraz entre las sombras, diciéndole:
-Me suena la cara, de “Dor”, creo que asistió, al acto, donde le pedí perdón al rey -susurró el armero -creo que se huele algo, aunque también puede que sea verdad, que tiene que ir a Rohan, la verdad es que estoy un poco confundido.
“Dor” que había estado charlando animadamente con Aryo, sobre el porte de los caballos antaño, se dio cuenta, de que alguien lo miraba entre las sombras. Entonces se acercó a las figuras:
¿Quién anda ahí? ¡Salid! -dijo “Dor”
-Espera, es que Atorg, me ha estado enseñando una vieja herida, que le ha dado una punzada -mintió el armero a “Dor”
“Dor”, que se olía la mentira, se retiró algo extrañado. Más tarde la compañía siguió su camino…

_________________
¡¡¡Por Rohan!!!


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Mar 03, 2009 8:44 pm 
Mariscal del Folde Oeste
Mariscal del Folde Oeste
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 29, 2005 6:38 pm
Mensajes: 1089
Ubicación: Sabadell
-¿Ya sabeis por donde atravesar el Entaguas?

La sencilla pregunta hizo que al menos dos de los jinetes dieran un salto en sus monturas.

-Yo...

-Esto...

Interiormente Dor se partia. O una de dos, o no tenian ni idea de la geografia de la región, cosa rara si tenemos en cuenta que vivian en ella como minimo 20 años, por lo menos uno de ellos o bien tenian la percepción de que no serian recibidos con los brazos abiertos. Señal de que no estaban al dia de la realidad geopolitica del momento.

_Bueno, no hay problema, a 15 millas de aqui esta Aribo, una pequeña aldea pero con servicio de cruce por balsa, y solo por 2 monedas de cobre por persona y 3 por animal.

Aryo y Samkale lo miraron agradecidos, ya pensaban que tendrian que pasarlo agarrados a un tronco.

El Forjador y el montaraz tambien se relajaron un poco, mas que nada por que Dor parecia ser al fin y al cabo lo que mostraba, un habitante de la Marca que volvia a casa y podrian cruzar sin problemas.


Última edición por Baldor el Mié Mar 04, 2009 8:44 pm, editado 1 vez en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Mar 04, 2009 6:18 pm 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Feb 03, 2009 8:28 pm
Mensajes: 52
Ubicación: Montado sobre mi caballo...
Dor, abría la marcha, montado en su fiel caballo. La compañía se dirigía hacia Aribo con la intención de cruzar el Entaguas, en balsa.

El armero, que raramente había adquirido gran confiada con el montaraz, le dijo:
-Te diré la verdad, hace tiempo, tuve una "pequeña trifulca" con algunos rohirrim -susurró Aramen -no me gustaría toparme con ellos...
Dicho esto, Aramen se tapó la cara con la capucha, mientras Atorg decía:
-Tranquilo, los rohirrim son hombres de honor y grande es la ayuda que me han prporcionado varias veces. No te preocupes y menos ahora en tiempos de paz. Siguieron caminando...

Aryo y Dor discutían acalodaramente, sobre las distintas razas de hombres que habitaban en los distintos lugares de la tierra. Mientras Samkale, miraba fijamente a Atorg.
La compañía avanzaba rápido, mientras solo se oía el ruido que hacían los pies de la compañía al pisar la fina hierba.

El sol se ocultaba, el cielo había adquirido un tono rojizo, y la compañía que había recorrido varias millas, paró a descansar.
Montaron el campamento, en la guardia, le tocó el turno a Atorg y Samkale, habían pasados varias horas y la compañía parecía ya dormida, mientras, Atrorg el montaraz y Samkale, habían hablado de muchas cosas, hasta que Samkale dijo:
-¿Tú Atorg cuántos años tienes?
-Yo veinte años, ¿y tú? -respondió Atorg.
De repente, Atorg se sonrojó y Samkale, lo miró a los ojos...

_________________
¡¡¡Por Rohan!!!


Última edición por Anbalcon el Jue Mar 05, 2009 6:09 pm, editado 1 vez en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Mar 04, 2009 7:54 pm 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 29, 2009 11:26 pm
Mensajes: 52
-Mmmmmm....A las señoritas no se les pregunta la edad- adujo Samkale en tono picaresco
-Aunque la señorita en cuestión parezca un muchachito encantador- respondió Atorg jocosamente

Samkale se quedó en blanco mirando hacia el suelo. Pensaba en su aspecto, en sus ropas raidas de hombre, en su corte de pelo descuidado... Nunca antes le había preocupado lo que pudieran pensar de ella, pero ahora le estaba ocurriendo algo nuevo y muy preocupante. Sabia que pronto tendría que dejar el grupo, pero al pensar en ello, algo le dolía por dentro......y no le gustaba esa sensación, pues coartaba su libertad....

-Sam, Sam......¿estas bien? te has quedado embobada mirando al suelo. ¿No te habré ofendido?- se disculpó el montaraz
-No, si tienes razón, ni siquiera me peino y...¡Mira estas botas! Eran de un primo mio- Dijo Samkale haciendo de tripas corazón para parecer despreocupada

En ese momento, Aryo se acercó para hacer su turno de guardia. Encantada por tener una excusa para irse, Sam se marchó apresuradamente. Aryo, al ver su rostro compungido, miró acusadoramente a Atorg, quien miraba el fuego pensativamente.

_________________
"Volar libres y seguros sobre los bosques, y sentir en el alba y el crepúsculo la música salvaje de esas voces"

El circulo resplandeciente


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Mar 05, 2009 6:56 pm 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 01, 2009 2:31 pm
Mensajes: 55
Ubicación: En la posada, con una pinta, en la mesa del fondo
Tras un silencio tenso que se había abierto entre los dos, Aryo pregunto al fin:
-Atorg,¿qué se supone que estás haciendo?
-Eh... ¿A qué te refieres?
-¡Wow!... ¿No me digas qué no lo sabes...?
-Pues no, no lo sé.
-Vamos haz memoria, llevas tiempo flirteando con Samkale-Dijo Aryo levantandose de golpe del tocón donde estaba sentado.
-¿!Es solamente eso¡?Joder... me tenías asustado compañero-Después de esto fue hacía Aryo a darle una palmada en la espalda en señal de amistad.
-Dejame-Dijo Aryo mientras empezaba a alejarse del campamento.
-¿Por qué te pones así?¿Acaso tu tambien sientes algo por Samkale?
-¡Qué me dejes!-Y empezó a ir más rápido mientras más lejos estaba, pues no quería que Atorg le viera las lagrimas que empañaban sus ojos.

************************************************************

Atorg estaba observando como se alejaba Aryo cuando en mitad de esa escena tan emotiva, dejó de ver a Aryo de golpe... se había caido.

************************************************************
Samkale había estado viendo toda la discusión pues había estado orinando cerca de allí. Despues de un rato, Aryo pasó corriendo por donde estaba ella. Cincuenta metros después, vió que Aryo se había caido. Y Samkale pensó: "Hay que ver lo torpes que somos los dos"

_________________
ImagenImagenImagen
En la inteligencia no hay medida.. sólo el hecho de ser inteligente es suficiente... pues cuando queremos serlo es cuando empezamos a recorrer el camino que nos lleva a ella.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Mar 05, 2009 7:46 pm 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Feb 03, 2009 8:28 pm
Mensajes: 52
Ubicación: Montado sobre mi caballo...
Atorg, vio como la caída de Aryo, esta le provocó demasiada risa tanto que “Dor” hizo una especie de gruñido para que se callaran, pero esto no pasó.

El montaraz, fue en ayuda del pobre chico, diciéndole:
-Tranquilo chaval, veo que tu amor es más grande que el mío por esa chica, pero eso si, cuídala si ella te acepta, y no finjas ante ella, pues te querrá tal y como eres.
Tras esto, Atorg, se retiró junto a la hoguera y le grito al chico, que meditando sobre el frío suelo, se acababa de dar cuenta de lo que pasaba:
-¡Eh, que has dejado la guardia, ven aquí ahora mismo, no te saltes el trabajo pillín! -esto Atorg, lo dijo en tono burlón.
La noche pasó sin más, “Dor” relevó a Atorg y Aramen relevó a Aryo…

Era de día, el sol se reflejaba en las copas de los árboles, mientras a la vez despertaba, a los dormilones de la compañía. Siguieron el viaje, ya faltaba poco para llegar a la aldea, pues la noche antes, una luces se habían visto en la lejanía.

“Dor” con su precioso caballo, al parecer de porte muy noble, abría la marcha, justo al lado iba Aryo que había abierto una pequeña amistad con “Dor”.
Detrás iba Aramen, junto a Samkale, el armero, se sentía solo, pues cuando le dirigía la palabra a la medioelfa, esta estaba mirando hacia Aryo, el armero, la verdad, no sabía por que y por último en la retaguardia iba Atorg, solitario, pero con semblante jubiloso, pues sonreía.

Estaban en lo límites de la aldea, cuando alguien grito:
-Señor, señor…
Al parecer, esta voz era la de un adolescente, de pelo largo, rubio, lo llevaba peinado en una larga trenza, que le caía sobre la espalda. Iba montado en un caballo de color negro, de vigoroso porte y fuerte extremidades.
El niño se cabalgó hasta “Dor” y le dijo:
-Señor, que de tiempo, todavía guardo la lanza que me dio, la última vez que estuvo aquí.
“Dor” como si esto le hubiera dado un poco de vergüenza, le susurró al oído:
-Oye, creo que tu eres Anbalcon, espero que no delates mi identidad, pues esta gente no saben quien soy…
Ante esto, el chaval se quedó asombrado y le preguntó:
¿Pero señor, por qué ha venido a la aldea?
-Asuntos que no te interesan -contestó “Dor” a Anbalcon.
La compañía llegó a la aldea, donde vieron que esta estaba desierta, solo unos viejos hombres charlando furiosamente…

ANB

_________________
¡¡¡Por Rohan!!!


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Mar 05, 2009 11:00 pm 
Mariscal del Folde Oeste
Mariscal del Folde Oeste
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 29, 2005 6:38 pm
Mensajes: 1089
Ubicación: Sabadell
-Señor, que de tiempo, todavía guardo la lanza que me dio, la última vez que estuvo aquí.
“Dor” como si esto le hubiera dado un poco de vergüenza, le susurró al oído:
-Oye, creo que tu eres Anbalcon, espero que no delates mi identidad, pues esta gente no saben quien soy…
Ante esto, el chaval se quedó asombrado y le preguntó:
¿Pero señor, por qué ha venido a la aldea?
-Asuntos que no te interesan -contestó “Dor” a Anbalcon.


El hombre miró al grupo preocupado que álguien hubiera oido al muchacho, parecia que nadie habia reparado en lo que habia sucedido, lo cual le tranquilizó, mas he aqui que de prontó su mirada se cruzó con la de Samkale y un brillo picaresco le hizo recordar que los elfos tenian los sentidos mas agudos y estaba practicamente seguro que la muchacha habia oido y sumado dos mas dos y le daba cuatro. El que no dijera nada no le tranquilizó pero era algo que ya no estaba en sus manos

- Chico ¿puedes llevarnos a la Balsadera?

- Con gusto, señor. Por favor siganme.

Los 5 compañeros siguieron al muchacho, Dor, mientras caminaban, lo observaba instintivamente como un jefe de gente de armas mira a un posible soldado y lo que veia le gustaba, aun le faltaban un par de años para que fuera admitido en uno de los acantonamientos rohirrim para su entrenamiento en la milicia pero ya apuntaba maneras como recordaba de su última visita a aquella aldea al frente de la guardia de Eomer. Pasaron una semana acantonados en ella y tres muchachos, entre 11 y 13 años estuvieron todos los dias observando las maniobras y al final el mismo les entrego una lanza a cada uno con el gallardete verde y el caballo blanco bordado. La mirada ardiente y agradecida del mas joven apuntaba maneras.

Poco despues llegaron a la balsa y como un anfitrión amable habló con el balsero y entregandole algo se volvio a los demas...

-Dejad que este humilde rohir os invite a entrar en la marca, subid y acomodaros, dejad los caballos que pasaran luego, no tengais miedo por ellos ya que antes moririamos que hacerles daño. Samkale, ¿aceptarias un caballo?

La mujer respondió con una pequeña reverencia pero en sus ojos aun habia aquella chispa de ironia, "Dor" entendió perfectamente -Te acepto el caballo porque se que lo das de corazón pero no creas que olvido lo que he oido.-

Los cinco fueron transportados al otro lado del Entaguas entrando en la marca aunque seguian en Entibo.

Mientras esperaban por sus monturas entraron en una pequeña taberna y comieron.

Samkale, una vez saciados le hizo una seña a "Dor" y le pidió hablar con él mientras los demas reposaban la comida.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Mar 06, 2009 7:42 pm 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 29, 2009 11:26 pm
Mensajes: 52
-Veo que es un buen hombre, maese "Dor", si ese es su verdadero nombre. Pero esconde un secreto que nos lleva ocultando todo el camino.

-Es usted muy sagaz señorita, pero ¿ que le hace pensar eso aparte de la conversacion que oyó?- se defendió "Dor"

-No es quien dice ser. He observado su porte y su manejo de las armas y le aseguro que no son los de un simple hombre de la Marca

-Pero como dices, no albergo malas intenciones. Todos tenemos secretos ¿Va a delatarme?

Samkale se recostó en la tosca silla de la posaday miró a "Dor" largamente. Finalmente contestó
-No tema por lo que pueda decir, su secreto esta a salvo conmigo. Además, ya no voy a continuar con ustedes, el trato fue que escoltarian hasta la primera aldea. Me tengo que quedar aquí- al decir esto, una sombra de dolor cruzó por los ojos de la muchacha- ya me las arreglaré, algún trabajillo habrá por aqui.- concluyó encogiendose de hombros

Una parte de "Dor" sintió alivio al oir esto, la chica no le delataría. Pero la otra parte sintió una extraña desazon. Habia algo en aquella chica que le inspiraba instinto paternal, quiza porque no era capaz de dar dos pasos sin meterse en un lio.

Samkale se habia quedado mirando hacia la barra, donde Atorg charlaba animadamente con la hija del posadero, toda una beldad voluptuosa de cabello largo y rubio. "Dor" se dio cuenta de que el cabello de Samkale parecia menos alborotado que de costumbre

-Samkale, ¿te has peinado?- preguntó "Dor"

-Ehhh...bueno, si...- respondio Samkale ruborizandose

"Dor" se rio interiormente. Por muy desconcertante que pareciese a veces, tenia sentimientos normales

-Ese montaraz no te merece, hazme caso. Hay alguien mejor interesado en ti...

Súbitamente, la puerta de la posada se abrió de golpe y una oscura silueta se recortó contra el sol de la tarde...

_________________
"Volar libres y seguros sobre los bosques, y sentir en el alba y el crepúsculo la música salvaje de esas voces"

El circulo resplandeciente


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Mar 07, 2009 10:05 pm 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Feb 03, 2009 8:28 pm
Mensajes: 52
Ubicación: Montado sobre mi caballo...
La puerta se abrió, dejando paso a una figura de aspecto desgarbado. Era Aramen, que había ido a visitar o mejor dicho a “explorar” la aldea. El armero, se dirigió hacia la mesa donde se encontraban Samkale y “Dor” , en un principio había pensado dirigirse a charlar con Atorg, pero en mitad de camino, se dio cuenta, de que el, y una rubia, de buen porte, estaban “intimando” por no decir, que se estaban dando un beso apasionadamente, posando sus labios sobre los del otro…

En la mesa donde se encontraban “Dor”, Samkale y Aramen, este último preguntó:
-Por cierto, ¿y Aryo donde se encuentra?
-Ha ido a los establos de la aldea, que se encuentran en este lado de la aldea -respondió “Dor”, que era el que le había hablado de esos famoso establos.
------------------------------------------------------------------------------------

La compañía decidió pasar la noche, una vez Aryo hubo llegado.
En el cuarto de Atorg, la noche era silenciosa, de repente, algo se escuchó en la lejanía. Era una campana, de repente la puerta se abrió entrando detrás de esta Aramen, que le dijo:
-Las campanas que han sonado, son las de alerta, un grupo de orcos, ha entrado en la aldea, pasando las guardias, deberíamos salir, ¿no te parece? -dijo Aramen, dejando en su tono algo de insinuación -Samkale y “Dor” ya están abajo, no les parece bien, irse sin por lo menos defender esta…

_________________
¡¡¡Por Rohan!!!


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Mar 08, 2009 8:32 pm 
Mariscal del Folde Oeste
Mariscal del Folde Oeste
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 29, 2005 6:38 pm
Mensajes: 1089
Ubicación: Sabadell
- Samkale, espera a los demas y diles que esperen aqui, si atacan defended la posada, yo tengo que ir al cuartel de la guardia.

Sin esperar la respuesta se lanzó a la calle silbando, al poco el caballo se le unia a medio camino, sin dejar de correr y demostrando un acoplamiento, fruto de los años de vida en comun, Dor montó al paso y encontrando a Anbalcon con la lanza, le hizo una seña y cuando pasó por su lado la recogió al vuelo.

Al llegar a la plaza central mientras alzanba el arma y flameando el estandarte...

-Rohirrim a mi, EORLINGAAAAAAAAS

De todas las bocacalles llegaban gente armada a pie y a caballo, rapidamente se organizaron en grupos y cada uno marchó en una dirección.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Mar 11, 2009 9:07 pm 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 01, 2009 2:31 pm
Mensajes: 55
Ubicación: En la posada, con una pinta, en la mesa del fondo
Aryo llegó a donde estaban ellos, borracho como una cuba, iba sin una bota pero con su inseparable arco y su carcaj colgando de la espalda.
-Bueno, hip, me he enterado de que hay una batalla, ¡al ataque!-dicho esto quiso dar un paso adelante y, no se sabe si por la borrachera o porque es torpe por naturaleza, se tropezó.
-¡No! ¿Aryo por qué estás así?-le preguntó Atorg.
-¿Pero quién ha dicho nada de que yo esté enamorado?-llevaba tal borrachera en lo alto que creía que lo que pensaba era lo que le había dicho la gente.
-Tranquilo Aryo, nadie lo ha dicho-ayudó a este a levantarse y lo llevó a las habitaciones-Id tirando, yo voy a ayudar a Aryo a acostarse.
-Yo no quiero, hip, acostarme, quiero luchar.
-Claro... Vamos a ir a luchar-le dijo Atorg al mismo tiempo que empezaba a subir las escaleras hacia las habitaciones casi arrastrando a Aryo.
*************************************************************
Aramen y Samkale estaban luchando espalda con espalda contra la manada de orcos, había varias personas como ellos, pero los orcos los superaban por una desventaja de tres a uno, pues la mayoría de las personas que habían salido de sus casa "dispuestas a luchar " habían huido hacia los campos de alrededor de la ciudad.
Segundos después escucharon un grito que les era conocido.
-Atorg aquí-Dijo Aramen a voces.
Vieron que cabezas de orcos empezaron a caer al suelo y que finalmente Atorg llegó.
-¿Me llamabais?-Dijo Atorg.
-Se sobreentiende que sí-Dijo Samkale agachándose para esquivar la pica de un orco especialmente feo, casi sin nariz y con un ojo unos ocho centímetros más arriba que el otro. Acto seguido le rebanó el brazo con una espada que se había encontrado al principio de la batalla, después le hizo un tajo profundo en el cuello y el orco cayó "muerto" al suelo.
*************************************************************
Diez minutos más tarde la batalla había acabado porque Baldor había venido con la caballería de la ciudad.
Samkale estaba inclinada y apoyada con las manos sobre sus propias rodillas.
Volvió a oír otro grito, esta vez de Aryo, que venía, tan tozudo como siempre, con la espada desenfundada, todavía con una sola bota y la borrachera de hace un momento. Todos se habían girado hacía él ya que venía gritando una sola palabra:
-¡NO!
Corrió como un rayo hacia el lugar hacia donde estaba Samkale y pegó un salto hacia una figura a un metro de ella, esa figura era el orco al que Samkale le había rajado el cuello, al parecer, no estaba muerto. Cuando Aryo había saltado sobre él le había pinchado la espada en la frente, y ahora sí lo había matado definitivamente, pero al caer el orco le había hecho una herida en el hombro con sus últimas fuerzas, y Aryo sangraba como un gorrino en el matadero parecía desmallado. Samkale lloraba desesperadamente y Aramen y Atorg habían cogido a Aryo y se lo llevaban a la posada, Baldor permanecía pasmado.

_________________
ImagenImagenImagen
En la inteligencia no hay medida.. sólo el hecho de ser inteligente es suficiente... pues cuando queremos serlo es cuando empezamos a recorrer el camino que nos lleva a ella.


Última edición por Aryo el Mar May 05, 2009 6:06 pm, editado 1 vez en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Mar 20, 2009 7:53 pm 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Feb 03, 2009 8:28 pm
Mensajes: 52
Ubicación: Montado sobre mi caballo...
Ahora todos estaban sentados en la taberna, "Dor" charlaba con Anbalcon. Este le contaba como había matado a cuatro orcos con su lanza.
Samkale, asistía a Aryo, su cara estaba pálida, pero su espíritu seguí igual de pesado.
-Déjame Samkale, que-estoy-bien -decía Aryo enfadado a Samkale, que le curaba la herida.
Samkale, cuando le decía esto, lo miraba con ojos de "ángel".

-Por cierto, ¿donde están los otros dos hombres que os acompañaban? -preguntó Anbalcon con curiosidad.
Hubo un leve instante de dudas, pero entonces se abrió la puerta...
-Hemos estado pensando la ruta a seguir e nuestro viaje, pues hay que partir, los orcos se están agitando hay que tener cuidado -respondió Atorg.

La compañía se sentó a la mesa...habían empezado a plantear la ruta…

_________________
¡¡¡Por Rohan!!!


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun May 04, 2009 9:32 pm 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 29, 2009 11:26 pm
Mensajes: 52
Si Aryo quería que Samkale se fijase en él, lo había conseguido. La chica le miraba desde un rincón de la taberna, pensando en como le había salvado la vida, a costa de una fea cicatriz de por vida.
Se mantenía alejada del grupo, pues no estaba segura de que hacer a continuación. Si seguia con los demás, seria una carga innecesaria. Pero se sentía tan sola... Sus padres habían muerto en las Montañas Nubladas, y de sus raices, poco sabía.
Aramen la miró desde la mesa e hizo un gesto amable invitándola a reunirse con ellos. Sam avanzó lentamente hacia la mesa con la vista fija en sus botas. Curiosamente, Aryo también habia encontrado algo interesantisimo en el fondo de su vaso. Aramen comprendía los sentimientos de Samkale y dijo amablemente:

-Señorita, ¿no cree que debería ir haciendo la mochila para el viaje?

Los ojos de Sam brillaron con esperanza
-¿Eso significa que puedo ir? ¿No seré un estorbo?

-Bueno, ya tenemos a Aryo. Si le hemos aguantado a él, no creo que haya alguien mas torpe en la Tierra Media

Samkale dudaba de eso, pero al levantar la mirada, sus ojos se cruzaron con los de Aryo. Se pusieron los dos como sendos tomates.

-Bien señores, resuelta esta cuestión, decidamos la ruta- anunció Dor con tono solemne

_________________
"Volar libres y seguros sobre los bosques, y sentir en el alba y el crepúsculo la música salvaje de esas voces"

El circulo resplandeciente


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 23 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron