Identificarse | Registrarse


Todos los horarios son UTC + 1 hora


Fecha actual Dom Dic 15, 2019 10:43 pm





Nuevo tema Responder al tema  [ 48 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: La misión
NotaPublicado: Lun Oct 06, 2003 6:21 pm 
Amigo de la Cerveza
Amigo de la Cerveza
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Ago 30, 2003 1:34 pm
Mensajes: 46
Ubicación: Lothórien
Estaba Kit sentada tranquilamente en la posada con un mosto en la mano cuando de repente se abrió la puerta de un golpe.
Entró una persona encapuchada, todos miraban de reojo para ver quien había entrado pero el hombre iba con la cabeza agachada y no se le veia el rostro.
Cuando alzó la mirada se quitó la capucha y comenzó a mirar hacia todas partes.
Los demás huéspedes al ver que no era nadie conocido ni al parecer, importante volvieron a sus comversaciones.
El robusto hombre se acercó a Kit y se metió la mano el la chaqueta como para sacar algo, kit por si acaso ya tenía en la mano su arma.
-Esto es para vos- dijo el hombre con voz aguda.
Saco una especie de pergamino, lo soltó en la mesa y se marchó.
-Pero espere! No me ha dicho que...
Antes de que la elfa pudiese terminar de decir la frase la puerta se cerró.

El pergamino decía así:

"Debeis venir esta noche."

Kit se quedó atónita con el mensaje, pero ya sabía a donde tení que ir.
De repente se llevo la mano a la cabeza y dijo:
-Debo darme prisa o no llegare!- dicho esto para sus adentros subió a su habitación, cogió lo necesario y salió de la posada.

Ya había llegado, era una especie de cabañita la que veía frente a ella, y entró.

Allí habia mas gente ( la que quiera unirse a la historia) no sabría decir cuantos.

Y en medio sentado en una mesa una cara conocida.
Que dijo:
-Sabeis para que estais aqui? Yo os lo dire, se os va ha encomendar una mision, pero no todos partireis, para eso estamos aqui. Yo os explicare la mision y ha continuacion os dire quien irá. Este es el plan..........

_________________
UN COLOR NUNCA FORMARÁ UN ARCOIRIS.

---------------
Ayer es historia, mañana es misterio; hoy es un regalo, por eso es que se llama "presente".


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Oct 09, 2003 6:39 pm 
Amigo de la Cerveza
Amigo de la Cerveza
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Ago 30, 2003 1:34 pm
Mensajes: 46
Ubicación: Lothórien
por favor que alguien continue!

_________________
UN COLOR NUNCA FORMARÁ UN ARCOIRIS.

---------------
Ayer es historia, mañana es misterio; hoy es un regalo, por eso es que se llama "presente".


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Oct 12, 2003 4:33 am 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Ago 29, 2003 1:39 am
Mensajes: 373
Ubicación: No se..... AYUDA¡¡¡¡¡
- Tendremos que dirigirnos a Moria a restablecer el imperio enano, ya que es la única manera de que tengamos posibilidades en esta guerra que se esta desencadenando entre el mundo elfico y el reino obscuro, que esta dirigido, por el rey obscuro y sus lobos miniaturas – dijo Tolknier.
- Aunque no lo crean los elfos nos han pedido ayuda y nosotros no nos hemos negado, a pesar de nuestros problemas – dijo un enano que estaba en una esquina.
- Entiendo, pero ¿ que tengo que hacer yo en esta misión ? – pregunto Kit.
Pues que tu serás la encargada...

Pdta: Listo, ya se continuo

_________________
Tolknier, Señor Enano: Barak Khuzd ai-mênu, Rakhâs!

"Nunca andes el camino trazado, pues él te conduce únicamente hacia donde otros ya fueron." - GRAHAM BELL


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Oct 12, 2003 9:28 pm 
Amigo de la Cerveza
Amigo de la Cerveza
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Ago 30, 2003 1:34 pm
Mensajes: 46
Ubicación: Lothórien
Gracias Tolknier.

De dirigir las tropas junto a Tolknier ( si el no se opone).

- Yo dirigir las tropas? No se si estoy preparada para eso.- dijo Kit
- Pero yo si- contesto Tolknier con una sonrisa.
- No te preocupes Kit lo haras bien, lo hareis bien los dos, entre dos sera mas facil.- dijo un elfo detras de Tolknier.

Ahora partireis hacia........


Ya podeis seguir , se que lo estais deseando! xD

_________________
UN COLOR NUNCA FORMARÁ UN ARCOIRIS.

---------------
Ayer es historia, mañana es misterio; hoy es un regalo, por eso es que se llama "presente".


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Oct 12, 2003 9:47 pm 
Huésped de la Posada
Huésped de la Posada
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Sep 19, 2003 8:59 pm
Mensajes: 43
Ubicación: el bosque negro
...hacia rivendel, tenemos que conseguir provisiones- dijo layka
despues hacia las tierras brunas, y desde alli, a moria, pasaremos por el poney por si quiere venir alguien.
llearon a moria, reclutaron a (quien quiera) y partieron hacia rivendell...

_________________
namarië!


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Oct 20, 2003 1:17 pm 
Huésped Charlatán
Huésped Charlatán
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 18, 2003 11:51 am
Mensajes: 53
Ubicación: Lothlorien
El trayecto a Rivendel fue largo pero agradable. Durante diez días y diez noches el cielo raso pendió sobre sus cabezas. La onceava mañana fue la última y la más larga, pues sin previo aviso el cielo descargó chuzos de punta empapándolos hasta los huesos. Cruzaron el Anduin y un grupo de jinetes de Elrond salió a su encuentro. Aunque en Imladris estaban acostumbrados a los viajeros extraños, este grupo les pareció especialmente divertido. Entre las risas Kit reconoció una familiar. Entre los jinetes se encontraba Muinthel, que estaba visitando a su padre. La elfa bajó de su córcel Silsure para correr a abrazar alegre a Kit, pues junto a ella había corrido algunas aventuras durante las cuales Muinthel se había encariñado mucho de la joven elfa. Kit puso al corriente de todo a Elrond en pocas palabras, aunque no podía evitar atropellarse de vez en cuando, tan nerviosa estaba. Finalmente Elrond encargó a Muinthel unirse al grupo procedente del Poney Pisador, y las elfas hablaron largamente de la misión.
- ¡Cuánto me alegro de verte! ¡Así que estás al cargo! – Muinthel guiñó un ojo a la sonrojada Kit- Ya iba siendo hora de que tomases tú las riendas, y si crees en lo que haces seguro que todo saldrá bien. Pero tendrás que ser audaz y confiar en tu corazón aún por encima de las opiniones de los demás. Por mi parte, me enfadaré contigo si no me llevas la contraria al menos una vez..
Kit sonrió preguntándose si alguna vez podría distinguir cuando Muinthel hablaba en serio y cuando bromeaba. Lo que sí sabía era que cuando la sindar empezaba a hablar no era fácil que callase:
- Pero no partiremos hasta mañana, y esto no sería la Última Morada sin canciones. Anda, Kit, recita uno de tus poemas.


PD. Lo prometido es deuda, Kit. :-D

_________________
Y sin embargo sabíamos
que también el odio contra la bajeza desfigura la cara,
también la ira contra la injusticia pone ronca la voz.
(B. Brecht)


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Oct 25, 2003 12:35 pm 
Amigo de la Cerveza
Amigo de la Cerveza
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Ago 30, 2003 1:34 pm
Mensajes: 46
Ubicación: Lothórien
Pues, yo... no se...mmmm- Dijo Kit con cara pensativa intentando encontrar las palabras adecuadas.
Bien:
No se me ocurre nada
en este preciso momento,
aunque este sea un gran evento,
estamos aqui sentados,
para mañana partir
hacia nuestro destino,
todos dejamos algo atras,
y no hay que pensar mas.

Debemos ser valientes,
y hacer caso a nuestras mentes.
En lo que podamos vamos a ayudar,
y lo necesario....
en nuestros corazones vamos a....
- encontrar?- dijo Muinthel con una sonrisa.
- Sii!!- rio Kit.

Asi cantaron, recitaron y bailaron toda la noche...

pero todos sabian lo que les esperaba.

A la mañana siguiente........



PD: Se que o ha estado ,muy bien pero....ha sido improvisado!

_________________
UN COLOR NUNCA FORMARÁ UN ARCOIRIS.

---------------
Ayer es historia, mañana es misterio; hoy es un regalo, por eso es que se llama "presente".


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Oct 25, 2003 12:45 pm 
Amigo de la Cerveza
Amigo de la Cerveza
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Oct 11, 2003 1:01 pm
Mensajes: 47
Ubicación: Los ocuros y gigantes desiertos del caos
A la mañana siguiente decidieron marchar hacia su destino ,salieron despidiendose de todos, con triteza, se pusieron a caminar con una marcha alegre, de repente Muinthel canto una cancion, para animar aun mas la marcha,:...

_________________
Tres Ladrillos para el Rey Elvis en el cielo.
Siete, para los Enanos Malditos en casas de adobe.
Nueve, para los Hombres Mortales que mueren o fallecen en las garras de la muerte mientras
perecen condenados a morir.
Uno, para el Señor Oscuro, Sobre el Trono Oscuro, en una Oscura Montaña de una oscura Tierra
en una oscura noche bajo un oscuro cielo


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Oct 25, 2003 3:15 pm 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
Muinthel elevó la belleza de su voz por entre el estrépito de los cascos de los caballos, entonando la olvidada Canción de la Partida. La sinceridad de la letra y el tono tan hermoso de su voz elevaron la moral de todos los que cabalgaban a su lado. De pronto otra voz se unió a la suya, creando un sonido verdaderamente melódico. De entre los árboles surgió la silueta de Cala_Ithil, a lomos de un corcel moteado de crines doradas. La canción se interrumpió, para dejar paso a una cordial bienvenida.

- Vine en cuanto lo supe- anunció Cala-. Si Kit es quién lo dirige, me pondré a sus órdenes de inmediato.
- Me alegro de que hayas venido- proclamó Kit-. Pero ¿por qué no te nos uniste en Bree? Me dijeron que estabas allí cuando partimos...
- Era mi intención. De hecho me dirigía hacia la posada. Pero otros asuntos llamaron mi atención y no pude dejarlos... Pero eso no es algo de lo que haya que preocuparse ahora. Sigamos el camino, tenemos una misión que cumplir, ¿no?

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Oct 25, 2003 3:35 pm 
Amigo de la Cerveza
Amigo de la Cerveza
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Ago 30, 2003 1:34 pm
Mensajes: 46
Ubicación: Lothórien
Si, y ahora nos dirigiremos a...- dijo Kit- es la primera vez que me encargo de algo tan importante, estoy muy conteta.

Mientras Kit miraba el mapa, se acercocaron a las elfas tres caballeros que se habian bajado de los caballos.

-Tu no estas preparada para llevar esto, si tu nos diriges, yo me voy- dijo con seriedad.
- Y nosotros- dijerosn los que venían detras de el.

Le quitaron el mapa y volvieron montarse en el caballo.

-Tolknier se ha ido con la otra mitad para ir algo mas rapido, deberiamos haber ido con el.
- Muy bien si es eso lo que quereis, ya no esoty al mando.-dijo kit.

En ese momento Kit se fue corriendo.


Entonces..............................

_________________
UN COLOR NUNCA FORMARÁ UN ARCOIRIS.

---------------
Ayer es historia, mañana es misterio; hoy es un regalo, por eso es que se llama "presente".


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Oct 25, 2003 3:59 pm 
Amigo de la Cerveza
Amigo de la Cerveza
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Oct 11, 2003 1:01 pm
Mensajes: 47
Ubicación: Los ocuros y gigantes desiertos del caos
De repente se oyo un grito procedente de donde se habia ido corriendo Kit...Todos fueron a ver que pasaba, incluso las tres elfas.
Kit estab en manos de un caballero de las tinieblas y la estaba apunto de matar...Pero todos lo comonentes del grupo que sabian un poco de magia la unieron y hicieron un conjuro al caballero pera que dejase su alma negra.
De dentro de el caballero salio un humo negro y se disperso en el aire...El caballero iba soltando gritos estridentes, creo un escalofrio en el grupo y todos se apartaron de el, kit se fue junto a los otros...De repente el caballero hizo un gito, de dolor, muy potente que los dejo a todos sin oir nada, se cayo al suelo y de repente, cuando todos se habian recuperado de su sordez, el caballero se levanto y preguto...

_________________
Tres Ladrillos para el Rey Elvis en el cielo.
Siete, para los Enanos Malditos en casas de adobe.
Nueve, para los Hombres Mortales que mueren o fallecen en las garras de la muerte mientras
perecen condenados a morir.
Uno, para el Señor Oscuro, Sobre el Trono Oscuro, en una Oscura Montaña de una oscura Tierra
en una oscura noche bajo un oscuro cielo


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Oct 25, 2003 4:17 pm 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
- ¿Qué ha sucedido?

Los presentes le miraron atónitos, sin poder creer que el hombre siguiese vivo.

- ¿Quién eres?- preguntó Kit armándose de valor y desenvainando su espada élfica.

Los demás, algo reacios todavía a acercarse, admiraron el valor de su comandante. Pronto Cala_Ithil y Muinthel secundaron a su amiga en el ataque, desenvainando sus armas.

- Pero...- murmuró el extrañado caballero-. ¡Yo no he hecho nada! ¿Por qué me atacáis?

Estaba claro que la nube negra que había salido de él se había llevado la maldad. Las tres elfas apartaron sus armas y Kit ordenó a dos hombres que ayudasen al caballero. Harían noche allí. Mientras se alejaban hacia sus caballos, los tres caballeros que habían intentado desertar se acercaron a Kit con la cabeza agachada y la vergüenza escrita en el rostro.

- Señora... Lo sentimos. Nos quedaremos bajo sus órdenes si nos acepta. Lo que acaba de hacer fue un acto digno del más grande de los líderes.

- Haréis guardia esta noche. Podeis retiraros.

- Te respetan- murmuró Cala en su oído-. Sólo era cuestión de tiempo que se fijasen en lo que vales...

Y se alejaron las tres para preparar el campamento...

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Oct 25, 2003 5:29 pm 
Amigo de la Cerveza
Amigo de la Cerveza
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Oct 11, 2003 1:01 pm
Mensajes: 47
Ubicación: Los ocuros y gigantes desiertos del caos
Seguidamente empezo una rueda de preguntas hacia el caballero:
Kit que fue la primera en hablar con el le pregunto:
-Caballero recuerda algo de lo que ha pasdo anteriormente?
-Lo unico que recurdo-respondio el caballero- es que de repente me senti en una nube negra y duratne mucho tiempo he tenido pesadillas, fue horrible. Pero gracias a vos OH noble dama me ha librado de la cordura y de la maldad, estare eternamente agradecido, le juro lealtad. Le protegere con mi vida si es necesario.
Kit que con esta palabras pensaba -si que soy buena no, ya empiezo el camino y me encuentro un caballero que me jura lealtad.
Despues Tolknier pregunto...

_________________
Tres Ladrillos para el Rey Elvis en el cielo.
Siete, para los Enanos Malditos en casas de adobe.
Nueve, para los Hombres Mortales que mueren o fallecen en las garras de la muerte mientras
perecen condenados a morir.
Uno, para el Señor Oscuro, Sobre el Trono Oscuro, en una Oscura Montaña de una oscura Tierra
en una oscura noche bajo un oscuro cielo


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Oct 26, 2003 6:54 pm 
Viajero de paso
Viajero de paso
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Oct 26, 2003 5:13 pm
Mensajes: 6
Ubicación: República independiente de Cima da Eira
- ¿ Qué hacemos con él?

- Atadlo a un árbol- dijo Kit-. No me fío.

De pronto apareció una mujer con cabellos de oro cabalgando y gritando:

- Apartaos, es mío...

Llevándose las manos a los hombros desenvainó sus dos puñales, para rebanarle el cuello al extraño caballero. Pero Cala_Ithil sacó su espada y detuvo el golpe con destreza. La elfa rubia espoleó el caballo para zafarse de la incómoda molestia que se le había interpuesto. De un salto bajó del corcel, a la vez que sacaba un hermoso bastón nacarado, mientras susurraba palabras que jamás había oído ninguno de los presentes. Una bola de fuego surgió del extremo del báculo, golpeando el pecho del infeliz y desarmado prisionero.

- ¡Detente! - Kit impuso su voz sobre las demás-. ¿No te han enseñado a preguntar antes de golpear?

- Para qué preguntar, si ya sé lo que esta vil criatura ha hecho. Matar a una familia de campesinos me parece motivo suficiente para no preguntar.

- El mal ha sido desterrado de su cuerpo- dijo Muinthel.

- Pero nadie ha desterrado el mal que ha probocado... ¿Verdad? Ha de pagar por ello.

- ¡Este hombre es inocente!- atajó Cala-. Estaba poseído cuando realizó esos actos. ¡No puedes culparle!

La elfa de cabellos dorados dirigió una gélida mirada hacia ella, y una imagen de su pasado asomó en su mente, como un rayo que iluminase pequeños rescoldos de su pasado.

- ¡TÚ!- gritó señalándola acusadoramente.

Enseguida acalló sus deseos de mostrar más detalles de su vida por precaución.

- Os ruego que me disculpéis. Mi nombre es Alquoranel. Me atendré a vuestras reglas, pues el prisionero está en vuestras manos. En ellas está el derecho a juzgarlo. Pero debéis saber los horribles crímenes que ha cometido. Hoy hay una niña huérfana más en estas tierras...

- Yo soy Kit. Te invito a que compartas con nosotros tu historia... o parte de ella - añadió haciendo gala de su inestimable instinto-. Quédate con nosotros esta noche. Mañana ya decidiremos qué hacer...

- Está bien, tus ojos no reflejan maldad alguna. Confiaré en tí...- y añadió de modo que sólo ella misma lo escuchase-. Por ahora...

_________________
Regresaré de mi tumba para reirme de los que lloran por mi muerte.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Oct 26, 2003 8:41 pm 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
- ¿Quién puede ser?- preguntó molesta Kit.

- No lo sé, pero no parece que sea malvada- susurró Muinthel-. ¿Qué dices tú, Cala?

- ... No lo entiendo... Me señaló... y su cara tiene unos rasgos que me resultan muy familiares. ¡Si tan solo pudiese recordar!

- ¿Crees que puede ser alguien de tu pasado?

- No lo sé. Pero la manera en que me miró... No lo sé...

Las tres se acercaron al resto de los presentes, que charlaban animadamente ante las brasas. Alquoranel relataba una increíble historia de la que era protagonista, dejando a todos los presentes admirados por su valor y sobre todo el talento con el que relataba los hechos.
Cenaron tranquilamente, pero a la hora de disponerse a dormir, Kit se acercó a Cala sigilosamente, susurrando en su oído sus preocupaciones:

- Me gustaría que vigilases a Alquoranel y al prisionero. Sé que podría mandarselo a cualquiera, pero ahora mismo sólo confío en un par de personas. Por favor, no les pierdas de vista.

- Lo haré, sabes que siempre cumpliré tus órdenes. Además, ¿qué es una noche en vela para mí.

Ambas sonrieron y se despidieron con un leve apretón de manos. La noche sería larga, aunque ninguna de las dos imaginaba cuanto...

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Oct 27, 2003 6:23 pm 
Amigo de la Cerveza
Amigo de la Cerveza
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Ago 30, 2003 1:34 pm
Mensajes: 46
Ubicación: Lothórien
Ya todos dormian......o casi todos.

De repente un mal sueño interrumpio el descanso de Kit.

Esta, miro a su alrededor para acabar encontrando a Cala apoyada en un arbol .

- Como va la vigilancia Cala?- dijo Kit amablemente.
- Ignoraba que nadie estubiese despierto.- dijo Cala asombrada.

-La verdad es que no pego ojo, y cuando lo hago duermo a trompicones o soy despertada por pesadillas.- dijo Kit en voz baja.-me quedare contigo, no puedo dormir.

Pero todavia quedaba mucha noche por delante aun siendo dos las vigilantes.

_________________
UN COLOR NUNCA FORMARÁ UN ARCOIRIS.

---------------
Ayer es historia, mañana es misterio; hoy es un regalo, por eso es que se llama "presente".


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Oct 28, 2003 3:47 pm 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
Algunas horas más tarde, mientras Kit y Cala conversaban animadamente, (eso sí, sin hacer ruido), escucharon un chirrido metálico que les heló la sangre. Las dos se miraron un segundo antes de dirigirse corriendo hacia el lugar del que provenía. Parecía que nadie más lo había oído, todos seguían dormidos.
Acabaron la carrera al mismo tiempo, ante un pequeño pero espeso bosquecillo que les ocultaba al causante de tan horripilante sonido. La espada de Cala_Ithil abandonó la vaina sujeta a sus espaldas, sin producir el más leve ruido. Kit realizó la misma acción. Estudió con atención el filo de su arma, pero no percibió nada extraño.

- No son orcos...

-Lo sé- murmuró Cala-. Si no las espadas brillarían.

Se sonrieron mutuamente, mientras comenzaban a separarse para irrumpir entre los árboles por distintas direcciones. Pero no llegarían a hacerlo. De pronto un hacha cayó sobre Cala_Ithil, que se hizo a un lado lo más velozmente que pudo. Pero no fue suficiente... El grito de dolor alertó a Kit, que llegó a tiempo de ver cómo el segundo golpe se precipitaba sobre su amiga, sin que ella pudiese impedirlo. Pero de pronto una flecha atravesó el corazón del guerrero, tan veloz que consiguió frenar la estocada del atacante, pero no la detuvo. El cuchillo rebotó en el filo del hacha, desviándolo del cuerpo inerte de Cala_Ithil. Kit suspiró aliviada, lanzándose sobre el cuerpo de su compañera para comprobar su estado. De las sombras que había tras la escena surgió también Alquoranel, con el arco en la mano y una gota de sudor resbalando por su frente como único síntoma de la tensión sufrida.

- ¿Es muy grave? - preguntó con un tono de preocupación-. ¿Cómo está?

- Vive- susurró Kit con las lágrimas empezando a asumar en sus hermosos ojos-. Pero la herida es muy profunda. Mira.

Se hechó a un lado para que la elfa rubia pudiese ver la profunda llaga cruzando el vientre de su amiga. Y antes de que pudiese reaccionar, Alquoranel se rasgó las ropas, entregándoselas.

- Aprieta bien la herida con eso. Vuelvo enseguida.

Y se internó en el bosque corriendo como un alma huyendo de las garras de Sauron. Kit sostuvo la mano de Cala_Ithil, intentando que sintiese su apoyo, pero sin poder evitar que las lágrimas escapasen rodando por sus mejillas.

- Shhhhhhh, niña, no llores- con un esfuerzo sobrehumano, la elfa levantó la mano y enjugó las pequeñas gotas saladas de la suave piel de su compañera-. No te preocupes por mí... He salido de peores tormentos. Aunque ahora no consigo recordar ninguno...

Una sonrisa se dibujó en sus labios, pero el dolor torció la mueca rápidamente.

-¡¡¡ALQUORANEL!!! ¡¡DATE PRISA!! No te dejaré morir, Cala, ¿me oyes? No morirás hoy...

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Oct 28, 2003 6:49 pm 
Amigo de la Cerveza
Amigo de la Cerveza
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Ago 30, 2003 1:34 pm
Mensajes: 46
Ubicación: Lothórien
- Cala, crees que podras aguantar mientras voy a mi capa a por unas hiervas?- pregunto kit armandose de valor para articular palabras.
-Claro no te preocupes, ve- dijo Cala con voz debil.

Mientras Kit corría tan rápido como le permitian sus piernas,Alquoranel seguí sin aparecer.

Ya he vuelto, no te dejare sola- dijo Kit preparando las hiervas para aplicarselas a Cala.

-Cala?......CALA!- Kit se dio prisa con las hiervas y nada mas aplicarselas a Cala esta desperto.

-Menudo susto me has dado, compañera.- dijo kit sonriendo a su amiga.

Mañana estaras mejor.

_________________
UN COLOR NUNCA FORMARÁ UN ARCOIRIS.

---------------
Ayer es historia, mañana es misterio; hoy es un regalo, por eso es que se llama "presente".


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Oct 29, 2003 1:09 am 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
Alquoranel se situó en la espalda de Kit.

- Vaya, podrías haberme dicho que tenías esas hierbas ahí. Me habría ahorrado el viaje.

Ambas sonrieron, aliviadas por la recuperación de su amiga. Pero de pronto la mirada de la elfa de cabellos dorados se agravó, clavándose en Cala_Ithil.

- Oh, que Eru tenga piedad de nosotros...- susurró mientras desenvainaba su espada-. Porque ella no la tendrá.

Kit se volvió en el momento justo en el que Alquoranel paraba con sus dagas la mortal estocada que una irreconocible Cala descargaba sobre ella. Sus ojos ya no eran grises, sino negros como la noche más oscura que jamás los primeros nacidos hubiesen visto. Mantenía una sonrisa diavólica, mientras se alejaba lentamente de las dos elfas confundidas. Pasó su mano por la herida del vientre, llevándola luego a los labios y saboreando con lujuria y placer su propia sangre.

- Pronto será tu sangre la que pruebe. ¿Crees que puedes vencerme? ¡Inténtalo!

Y lanzando una carcajada al viento balanceó la espada élfica entre sus manos, con un esceso de orgullo que nunca nadie había visto en ella. Kit comprendió que esa no era su amiga, y se enfrentó a ella con su arma en la mano. Los dos filos chocaron en el aire, haciendo saltar las chispas. Dos choques más, sin que las espadas se inclinasen hacia ninguno de los dos lados. Ambas empujaron hasta quedar tan cerca que el brillo de los ojos de cada una se reflejaba en los de la otra. Entonces Cala empezó a retroceder, cayendo ante la devastadora fuerza de los brazos y la mirada de Kit. La oscuridad que anidaba en su alma sabía que no había manera de ganar esa batalla, pero el cuerpo que ahora ocupaba era demasiado irresistible como para dejarlo escapar. En un último esfuerzo cerró los ojos negros, empujando la espada y golpeando con la rodilla el estómago de Kit.

- ¿Me quieres, cariño?- gritó mientras se alejaba hacia un corcel sombrío que la esperaba cerca del bosque-. Recuerda que tienes una misión... No abandonarás por mí...

Saltó sobre la silla de montar y girando el caballo lo espoleó hasta perderse en la noche.

- Tiene razón. Tengo una misión... Pero ella es mi amiga. No puedo dejarla así...

- No tienes que hacerlo- la voz de Alquoranel la sacó de sus cavilaciones-. Yo puedo ir tras ella.

- ¿Por qué no me ayudaste cuando se iba?

- Era una lucha que debías mantener tú sola. Lo siento. Pero ahora te ofrezco mi ayuda. Tú decides. ¿Continúas hacia Moria y me dejas encargarme de Ithil o lo abandonas todo y te vienes conmigo en su busca? :o

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Última edición por Cala_Ithil el Vie Oct 31, 2003 4:31 pm, editado 1 vez en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Oct 31, 2003 6:35 pm 
Amigo de la Cerveza
Amigo de la Cerveza
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Ago 30, 2003 1:34 pm
Mensajes: 46
Ubicación: Lothórien
-Tengo una mision si,....pero nunca he abandonado a una amiga y no voy ha hacerlo ahora- dijo Kit subiendose a un caballo.- quedate aqui en mi lugar, deja que sea Tolknier quien dirija en mi ausencia, pero si necesita ayuda ofrecesela, confio en ti, no me falles. Volvere.- dicho esto Kit se marcho galopando a caballo, seguida por la mirada de Alquoranel.

_________________
UN COLOR NUNCA FORMARÁ UN ARCOIRIS.

---------------
Ayer es historia, mañana es misterio; hoy es un regalo, por eso es que se llama "presente".


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Oct 31, 2003 8:22 pm 
Aprendiz de Escriba
Aprendiz de Escriba
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Jun 21, 2003 9:16 am
Mensajes: 93
Ubicación: En cualquier parte donde me necesiten
Kit galopó velozmente persiguiendo a su amiga mas una extraña fisura en el camino le obligó a parar para no caer en el misterioso e inesperado barranco; cuando su caballo dejo de moverse tomó aire y comenzó a tranquilizarse tras el susto.

-Al fin nos encontramos- se oyó a sus espaldas; la voz procedía de un alto hombre embutido en una gastada armadura de cuero cuya cara reflejaba una nobleza perdida por los castigos de una vida a la intemperie.

-Los sentidos a veces nos engañan- afirmó un anciano harapiento que era ayudado a bajar torpemente de su caballo por el alto hombre y señaló al camino que para asombró de Kit ya no había ningúna grieta.

-¿Quienes sois y que quereis)- preguntó Kit

-Soy Madreselva y este es mi tutor Barbagris y...

-Si nos permites te ayudaremos a rescatar a tu amiga- interrumpió Barbagris dirigiendo una severa mirada a su acompañante.

-Sin duda ayudarme no es el único proposito de usted- dijo Kit

-Tiene perfecta razón, si no tuviera ningún otro propósito no la ayudaría en absoluto. Aunque rescatar a su amiga le parezca a usted muy importante no es más que la hebra de una gran trama. Su intención es buena pero no sólo se gana con intenciones. Su amiga tiene problemas, usted quiere a su amiga y nosotros a los problemas.- contestó Barbagris-No sabemos como es el cuerpo en el que se ha encarnado esa maldita fuerza maligna pero usted sí. Si nos ayudamos mutuamente venceremos. Todos jugamos nuestro papel en esta obra y ahora le toca a usted salir a escena y dedicir el final ¿Nos permitirá que la acompañemos? -continuó aseverando el viejo.

-Niegese y nos veremos obligados a seguirla- concluyó Madreselva

P.D. ¿Qué misterios se esconden tras cada relato?

_________________
La única diferencia entre un loco y yo es que yo no estoy loco.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Oct 31, 2003 8:32 pm 
Amigo de la Cerveza
Amigo de la Cerveza
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Ago 30, 2003 1:34 pm
Mensajes: 46
Ubicación: Lothórien
-Creanme si yo no les dejase venir conmigo, no me seguirian y si lo intentasen no lo conseguirian.- dijo Kit intentando aparentar fuerza.- Pero aun asi, dejare que me acompañen.

_________________
UN COLOR NUNCA FORMARÁ UN ARCOIRIS.

---------------
Ayer es historia, mañana es misterio; hoy es un regalo, por eso es que se llama "presente".


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Nov 01, 2003 5:11 pm 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
Madreselva y Barbagrís se sonrieron mutuamente. Indicaron a Kit que continuase su camino, que la seguirían de cerca. Los cascos de los caballos resonaban levantando una gran polvareda del suelo. Kit no tenía ni la más remota idea de hacia donde se había dirigido su amiga, pero continuaría la búsqueda aunque la llevase hasta Mordor.

Mientras, Alquoranel se dirigía con las tropas hacia el punto de encuentro que Tolknier había planeado, siguiendo las órdenes de Kit. Después de que ella se fuera, se había tomado su tiempo en dar sepultura al desdichado guerrero que su flecha había matado. Recordó el momento en que la espada de Cala había parado sus puñales. Ahora que la había encontrado tenía muchas preguntas que hacer, no podía permitir que se fuera de nuevo... Pero obedecería las órdenes de Kit. Sabía que la elfa traería a Cala_Ithil de vuelta.

Le costaba respirar. La herida era profunda, pero no podía hacer nada. Al menos las hierbas que Kit le había puesto evitarían una infección. Estaba atrapada en su propio cuerpo, sin poder evitar que la espada se moviese nerviosamente en sus manos, pero sintiendo el agudo dolor en su vientre, recordándole momentos peores... No quería mirar, pero estaba obligada. El granjero volvía a casa tranquilo, sin sospechar que ella se escondía tras las sombras. Quería detener su mano, pero era imposible. Si no ocurría un milagro, desencadenaría una matanza... Pero ocurrió un milagro. Cuando el filo se disponía a morder la carne del indefenso hombre, una flecha lo desvió. Un gruñido gutural surgió de la garganta de Cala, antes de que se avalanzase sobre su amiga.

- ¿Qué haces aquí, niña? Creía que serías lo suficientemente inteligente como para darte por vencida...

- Parece que no.

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Nov 02, 2003 10:43 pm 
Aprendiz de Escriba
Aprendiz de Escriba
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Jun 21, 2003 9:16 am
Mensajes: 93
Ubicación: En cualquier parte donde me necesiten
El inocente campesino se quedó atónito bendiciendo su suerte unos segundos antes de huir aterrado dejando paso a un terrible batalla.

-¿Estas preparado?-Preguntó Barbagrís y su compañero que, sin responder, se alejo unos pasos del anciano.

Barbagrís sabía que Kit había iniciado una batalla que no podía ganar, ella jamás mataría a su amiga pero tenía que darse prisa pues si la elfa moría todo habría sido en vano. El viejo farfulló un viejo conjuro en alguna lengua arcaica perdida tal vez en la peste de la guerra y su última palabra coincidió con el destello de un relámpago que anunciaba tormenta; una luz fugaz envolvió a Cala_Ithil cegando por un instante al resto que lo siguiente que pudo ver fue una sombra que luchaba por aferrarse al tenso cuerpo de su víctima pero que cedía ante algo que le empujaba fuera y en un último intento alargó su malsana mano acariciando la cara a Kit y, tal vez, suguiriendole un poder sobrenatural con el que engatusar desesperado a un nuevo ser mas fue en vano porque su alma corrupta se fundió con el cuerpo de Madreselva en un intenso alarido de ambos que terminó por fundirse en uno restableciendo así un orden que jamás debió ser alterado.

-Mátame Kit- gritó desesperado Madreselva- ¡Qué tu puñal atraviese mi corazón y mi carne devolviendome mi honor y nobleza perdidos!¡Quiero redimirme de mis pecados con mi sangre y descansar en paz!

En la cara de Madreselva se agudizaron las prematuras arrugas que no parecían sino las cicatrices dejadas por la guadaña de la Señora antes de deleitarse con el maestro golpe final que esperaba con resignación, como tantos hombres nobles que cuando saben que se les acerca la hora no temen ni se rodean de juventud para evadirse de lo inevitable sino que con suma gracia y altivez aceptan el destino manteniendo el porte que su sangre les ha dado.

En el interior del mártir se libraba una dura batalla y su mano se acercó temblorosa hacia la empuñadura de la espada que desenvaió y encaró hacia Kit. Si el filo de su espada macillaría de nuevo la sangre del inocente ya no dependía de Barbagris pues yacía desvanecido en el suelo por el sobreesfuerzo.

P.D ¡Oh muerte que das vida! Tal vez muchas cosas carezcan ahora de sentido pero ataré cabos más tarde.
P.D.D: Me he visto obligado a modificarlo porque Kit, con mis respetos, no parece tener la intención de continuar. Espero que Cala siga...

_________________
La única diferencia entre un loco y yo es que yo no estoy loco.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Nov 18, 2003 7:37 pm 
Amigo de la Cerveza
Amigo de la Cerveza
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Ago 30, 2003 1:34 pm
Mensajes: 46
Ubicación: Lothórien
Mientras Madreselva se acercaba a Kit espada en mano, esta retrocedió pero sin darse cuenta de que Cala_ithil estaba tumbada detrás tropezó y cayó sobre Cala.

Mientras intentaba inconporarse vió asomar un puñal en la bota de Cala y al ver que Madreselva seguía acercandose, sin pensarlo cogió el puñal y rapidamente se incorporó.

Se avalanzó sobre Madreselva clabandole el puñal en el corazón mientras las lágrimas resbalaban por su rostro vió caer al suelo el cuerpo sin vida de Madreselva.

En ese momento Cala despertó............

_________________
UN COLOR NUNCA FORMARÁ UN ARCOIRIS.

---------------
Ayer es historia, mañana es misterio; hoy es un regalo, por eso es que se llama "presente".


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Nov 24, 2003 9:14 pm 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
... Se quedó contemplando a la muchacha, que había arriesgado todo por ella, por su amiga... Kit permanecía de rodillas en el suelo, con el rostro empapado en llanto, mirando las manos cubiertas de sangre.

- Yo...- murmuró entre sollozos-. Yo no quería hacerlo... Fue un instinto...

- Shhhh, tranquila pequeña. No tenías opción- Cala_Ithil abrazó el cuerpo tembloroso de su compañera, intentando infundirle los ánimos que necesitaba-. Te habría matado, pequeña. Y estoy segura de que eso no era lo que él quería.

Enjuagó las lágrimas de la joven elfa con el borde de su camisa, sin soltarla del abrazo que trataba de reconfortarla. La chiquilla debía haber sufrido mucho con esa terrible decisión. No deberían haberla puesto en sus manos... Cala reparó entonces en la extraña situación. Se giró con aire furioso, para encarar al curioso personaje que permanecía con vida aparte de ellas dos. El hombre se había arrodillado junto al cadaver de su supuesto amigo.

- Creo que nos debes una explicación, amigo. ¿Crees que podrás satisfacer nuestra curiosidad?

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Dic 06, 2003 11:26 pm 
Aprendiz de Escriba
Aprendiz de Escriba
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Jun 21, 2003 9:16 am
Mensajes: 93
Ubicación: En cualquier parte donde me necesiten
El mago musitó una extraña oración y se refrescó la garganta con un tónico de hierbas aromáticas antes de responder a Cala_Ithil.
El mago tomó la mano de la Kit y dijo con un muy cordial tono-Desterrad la congoja de vuestro corazón, elfa. Este es un problema que se pierde en el tiempo y en los mares, requeriría mucha paciencia, un poco de hierba para pipa y ningún asunto pendiente para comprenderlo pero... ¿no teneis, acaso, una misión entre manos?- súbitamente la cara de Barbagris se oscureció- Si os deja más tranquila os diré que quien aquí yace liberó al mal que acabais de derrotar. Las causas que llevaron a hacerlo aquí no revelaré, pero cuando Madreselva tomó razón del mal y la sangre que había derramado en la tierra deseó poner remedio y sabía que la única cura era la muerte acompasada del mal y su liberador. Aún siendo de otra forma no habría soportado tantas muertes a su costa. Esta es una historia heróica, y como todas las historias heróicas es una historia triste. Y ahora ¿ayudaréis a este pobre viejo con su caballo?-

Mientras Kit ensillaba y tranquilizaba al espantado caballo del mago este se acercó a su compañera.
Si sentís pinchazos y agotamiento tomad una infusión de estas hierbas- dijo mientras le introducía una bolsita en el equipaje- No sé que lóbregos asuntos encaminan vuestros pasos a ese nido de desgracias pero dicen que donde no falta voluntad siempre un camino se abre.

Barbagris montó en su caballo y antes de marcharse dio sus bendiciones- Qué Varda os ilumine allá donde vayais aún sea un lugar en el que la oscuridad ha sido espesa durante edades.-

Tras esto un adios y una canción que se perdieron en el viento...

P.D. Y así fue como dos cuentos fueron uno durante algún tiempo.

_________________
La única diferencia entre un loco y yo es que yo no estoy loco.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Dic 08, 2003 7:41 pm 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
Cala_Ithil y Kit se quedaron quietas, apoyadas la una en la otra, mientras la figura de Barbagris se alejaba recortada contra el horizonte. Cuando hubo desaparecido del todo, las dos elfas se movieron hacia sus propias monturas, volviéndo a pensar en la misión que les esperaba.

- Debemos volver con la compañía.
- Lo sé, pero no estoy dispuesta a asumir el mando de nuevo. Sé que fue un error la primera vez. No estoy preparada. Pero seré un soldado más a las órdenes de Tolknier. Acepté la misión y no pienso abandonarla.
- Tu actitud te honra, amiga- Cala sonreía ante la madured adquirida por Kit en tan sólo una aventura-. Algún día serás una lider extraordinaria, ya lo verás. Pero hasta entonces, las dos seremos guerreras en esta batalla. ¿Crees que podremos liberar Moria?
- ¿Sinceramente?- Ithil asintió-. No. La oscuridad de Moria está enterrada en lo más profundo de sus cavernas y galerías. Ni toda la luz de la Tierra Media blandida por los más nobles de los elfos podría liberar la morada de los Enanos.
- Entonces... ¿Por qué aceptaste la misión?
- Algo me dice que debemos estar allí. Que debo estar allí. No sé si es intuición, si es que alguien me llama. Ni yo misma lo entiendo. Pero creo que alguien nos necesita.
- Vaya, creía que era la única que había recibido la llamada de socorro. No sé quién la ha lanzado, pero necesita nuestra ayuda... ¡y rápido!
- No hay tiempo que perder- proclamó Kit montando de un salto sobre su caballo-. ¡Nos espera una misión!

Alquaranel caminaba de un lado a otro, nerviosa, calculando mentalmente el tiempo que sus dos compañeras llevaban fuera.
- Hermosa Dama- susurró una ronca voz a sus espaldas-. No podemos esperar más. El capitán Tolknier requiere su presencia inmediatamente en su tienda.
- Está bien, amigo. Dile que me reuniré con él enseguida. No esperaremos más. Si están vivas... sabrán dónde encontrarnos.
- Sí, señora.

El viento agitaba su melena rubia, recogida en la hermosa diadema. Seguía en el mismo lugar, oteando el horizonte por si en el último instante ocurría un milagro y distinguía a lo lejos la figura de las dos mujeres.
- No seas estúpida- repitió una vez más en su cabeza-. No van a volver. No tengas más esperanzas. La has encontrado para perderla...

- Señora, debemos partir. Le traigo su caballo...
- Sí, muchas gracias. Me reuniré en seguida con Tolknier para encabezar a las tropas.
- Sí, señora. Le entregaré el mensaje.

Agarró las riendas con suavidad y firmeza; se impulsó con un gesto grácil y poderoso, incorporándose sobre la montura con una mirada de resignación clavada en la profundidad de sus ojos. Miró hacia el horizonte por última vez; giró al caballo y lo espoleó. Ya no había nada que hacer. A lo lejos, en la dirección que abandonaba, se escuchó un relincho orgulloso que atrajo de nuevo su atención. Eran ellas. Levantó su mano con fuerza y lanzó a las tropas el grito de "alto". Ya estaban allí. Las esperarían.

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Ene 07, 2004 5:15 pm 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
- Bienvenidas, amigas. Nos íbamos sin vosotras.

Alquoranel no pudo esconder una sonrisa de satisfacción al verlas aparecer. Acercó su caballo al de Ithil, para estrecharle la mano.

- Teníamos una misión que cumplir- replicó la elfa-. Jamás dejaría a medias un cometido tan importante.

- Entonces partamos de inmediato. Tolknier empezaba a ponerse nervioso.

Todo estaba dicho, tenían que seguir su marcha hacia Moria, tras su primera pequeña escaramuza con los poderes de la oscuridad. No sería la última... Volvieron los caballos hacia el nacimiento de un nuevo día, hacia la salida del sol, hacia el este.

Pronto llegarían a las puertas de Moria. La marcha se hizo forzada mientras seguían el curso de la cordillera, recortada sobre el horizonte. El sol caía a suderecha, hacia el sopor de la oscuridad. No querían pasar otra noche a la intemperie, después de todo lo que había ocurrido durante el resto de la marcha. Y aunque la noche comenzaba a evidenciarse, los corceles siguieron corriendo entre los senderos, acercando sus pasos a una oscura laguna.

- No os acerquéis al agua- susurró Muinthel-. Puede ser peligrosa...

Caminaron por la orilla de las profundas y frías aguas, acercándose a la inmensidad de dos grandes losas de piedra completamente lisas, que cerraban el paso de la entrada.

- Bien- suspiró Cala_Ithil-. Ya estamos aquí. ¿Y ahora qué?

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Ene 07, 2004 9:02 pm 
Este Huésped puede elegir título
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Oct 15, 2003 5:45 pm
Mensajes: 514
Ubicación: Vagando por la oscuridad
Justo en ese preciso instante, se oyeron una gran cantidad de tambores que procedían del interior de las minas… Todas las criaturas que estaban allí en ese momento se estremecieron, y los caballos echaron a correr, tumbando al suelo a sus jinetes.

Se abrieron las puertas de Moria de repente, y toda la compañía pudo ver un gran ejército en su interior… miles y miles de orcos, todos armados hasta los dientes, salían por la puerta. Tolknier masculló un juramento en su idioma, y Cala_Ithil recordó una frase que había pronunciado un antepasado suyo, mucho tiempo atrás, en una situación parecida.

Y en el instante en que Tolknier se disponía a organizar a su pequeño ejército para la batalla, apareció por sus espaldas un gran Dragón Rojo, temido por todas las especies de la Tierra Media… ¡¡¡Les habían tendido una trampa!!!

Todos se dieron por muertos, excepto Alquoranel, que durante algunos años de su vida había los había dedicado a estudiar dragones, e incluso había tenido un encuentro con uno de ellos. La elfa vio un extraño brillo en los ojos de la gran criatura, un brillo que no traía maldad consigo, no, era un brillo que solo lo había visto antes una vez, no recordaba cuando…

Kit, joven, pero llena de valor, se abalanzó contra los orcos ella sola, y después de despertar del miedo que había provocado el dragón, la siguieron algunas personas, entre ellas Cala_Ithil. Cuando las primeras espadas chocaron y cayeron los primeros muertos, el Dragón Rojo lanzó una llamarada, pero que fue destinada, para sorpresa de todos (excepto Alquoranel) hacía los orcos, que tampoco se lo esperaban.

Las inmundas criaturas que habían salido de Moria, al ver que habían muerto una gran cantidad de sus “compañeros” en un espacio de tiempo tan breve, huyeron, como era habitual en ellos, dirigiéndose al interior de Moria, para luchar quizás otro día…

Toda la compañía que dirigía Tolknier empezó a saltar y cantar, alegres por haber ganado la primera batalla. Pero cuando el dragón aterrizó, todos callaron… Éste dijo:

-No temáis, pues he sido enviado por los Valar para ayudaros en esta noble misión, pues la consideran de gran importancia. Mi nombre es Alatar, para servirles.

Nadie supo que responder, mas alguien se adelantó y dijo…

_________________
Alatar, Dragón Alado de Fuego

Urulócë Oficialmente Loco
Custodio del Gong


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 24, 2004 2:50 pm 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
- ¿Qué ha sido de nuestra cortesía? Un aliado es un aliado, sin importar el tamaño de sus zarpas.

Los soldados rieron ante la ocurrencia de Alquaranel, que había posado una de sus delgadas y frágiles manos sobre las rugosas escamas del dragón. Parecía familiarizada en el trato de esas criaturas que tanto atemorizaban a los demás. Cala le dirigió una sonrisa a su amiga y una reverencia al dragón.

- Por supuesto que sois bienvenido, amigo. Cualquier enemigo de la oscuridad puede unirse a nuestras filas. La dificultad está en llevaros a través de los túneles...
- No os preocupéis. Moria oculta tanto secretos como amplias bóvedas que me acogerán sin problemas.

Los ojos de todos los componentes del pequeño ejército se clavaron en la profunda oscuridad que la entrada les ofrecía. Tendrían que encender antorchas y prepararse para no volver a ver el sol durante mucho tiempo.

- Echaré de menos la luz de las estrellas... - murmuró Ithil acercándose sigilosamente a Kit-. Y sobre toda la claridad de la luna. Fíjate, cuando está llena su candor es como una caricia...
- ¿Por qué te gusta tanto la noche?
- No lo sé. Es algo que está grabado en mi alma, desde antes de que pueda recordar... Quizás consiga saberlo algún día.

- ¡Es la hora!- anunció Tolknier-. ¡Que tiemblen los orcos!

- Vamos, Kit. Llegó la hora de saber quién o qué nos llama tan insistentemente. ¡Adelante!

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Abr 15, 2004 3:44 pm 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Lun Abr 05, 2004 2:10 pm
Mensajes: 25
Ubicación: Por ahí, bebiendi o intentando robar un barrilillo de esos de mantecona.
El ejercito se adentró en las minas de Moria seguido de cerca por el dragón. Cuando llegaron a una bifurcación por donde el dragón no podía pasar este dijo:
- No os preocupéis, os alcanzaré enseguida.
Cogió un pasadizo por el que el si podía pasar y al rato los alcanzó. Nadie sabía por donde había pasado, pero había pasado por algún sitio.
Cuando llevaban un buen trecho avanzando oyeron un gruñido...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar May 25, 2004 11:17 pm 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
- ¿Qué ha sido eso?- preguntó sobresaltada Cala_Ithil-. Parecía el gruñido de algún animal...

De pronto saltaron sobre ellos hordas de huargos cabalgados por malolientes orcos salvajes, armados con garrotes y espadas quebradas. Cala desenfundó su espada y su daga, rodando por el suelo cuando uno de los animales trataba de morderla. Su acero chocó contra un mellado casco de hierro que se quebró con el golpe, dejando que el filo se hundiese en la pútrida carne del jinete. Kit, Alquaranel, Tolknier, Muinthel y los hombres que no habían sucumbido a la primera oleada desenvainaron sus armas, siguiendo el ejemplo de Ithil. Se cerraron, repartiendo tajos a diestro y siniestro, en un pequeño círculo para defenderse de los millares de enemigos que caían sobre ellos, sin darles tiempo a reaccionar. El sonido del metal rompiéndolo todo a su paso se fue abriendo camino. Los cuerpos sin vida caían apilados a los pies de la compañía... De pronto el calor azotó sus mejillas y sus rostros, mientras veían cómo las llamas se extendían por las pieles de los animales. ¡¡¡¡Se habían olvidado de que llevaban consigo a un dragón!!!!


P.D: Sé que no está muy trabajado, pero para ser lo primero después de mi ausencia... :oops:

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Oct 08, 2004 9:17 pm 
Aprendiz de Escriba
Aprendiz de Escriba
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Jun 21, 2003 9:16 am
Mensajes: 93
Ubicación: En cualquier parte donde me necesiten
Súbitamente una densa humareda cegó a los combatientes y después hubo una gran confusión y mucho ruido y algunos tropiezos. Cuando de los estragos del dragón quedaron solo los cuerpos de aquellos que no volverían a levantarse y el humo y el fuego desaparecieron pudo verse el cuerpo tendido de Kit, el metal de sus amigos guardó un luto precipitado y las armas y armaduras enemigas lo celebraron tronando unas contra otras. Cala, Tolknier y los demás se miraban impotentes y rabiosos...
-Arriba, Kit, todavía deben pasar muchas lunas antes de nuestro próximo encuentro-Susurró una voz misteriosa que parecía proceder de un tronco hueco. La elfa abrió los ojos y; sin embargo, no se movió mientras Barbagris la hablaba. Kit estaba en un lugar que nunca había visto pero que le resultaba familiar, pues le recordaba a la primera vez que estuvo en un bosque y descansó en armonía con la naturaleza, en realidad, era la primera vez que veía un bosque pues no conseguía recordar otros bosques ni praderas, ni lagos ni ríos, ni llanuras ni montañas... Barbagris estaba sentado en una roca fumando una gran pipa de madera cuidadosamente tallada y observaba atento a Kit tendida en la hierba bajo los pinos orgullosos.
-No puedes quedarte, esto no es para ti, no por ahora- insistió autoritario el viejo mientras Kit se aferraba a la hierba indicando que prefería la quietud del bosque a la lucha y la batalla.
-Si te quedas acabarás hastiada y olvidarás el olor de los pinos que acabará siendo como azufre para ti, las briznas de hierba, agujas que se te clavarán en el alma y todo lo que comas sabrá a hiel ya que no es tu momento y día a día te preguntarías que fue de tus amigos y si podrías haber hecho algo más, si podrías haber terminado la misión.-Dijo Barbagris mientras lanzaba al aire un gran anillo de humo y se despedía haciendo una reverencia con su sombrero.
Kit despertó rodeada de sus amigos y compañeros que sonreían aliviados ante el milagro. La batalla continuó entonces más feroz que nunca.

OFF TOPIC: Mensaje modificado debido a que encontré una versión del mensaje con dos o tres palabras que consideraba más oportunas. Había olvidado que existía pues lo escribí hace ya bastante.
P.D ¡A por ellos!

_________________
La única diferencia entre un loco y yo es que yo no estoy loco.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Dic 04, 2004 12:36 pm 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
A pesar de la desventaja con la que habían comenzado la batalla, elfos y enanos parecían estar ganando terreno a las fuerzas de la oscuridad. Las llamaradas del enorme dragón asustaban a los huargos y quemaban a los orcos que se atrevían a enfrentársele. Mientras el acero mordía la carne. Muchos de los soldados cayeron ante las cimitarras teñidas de negro que portaban los enemigos, pero eran más los monstruos que caían entre los pies de Cala, Kit, Alquaranel, Tolknier y Muinthel. La sangre negra manaba de los cuerpos sin vida que quedaban esparcidos por el suelo mientras avanzaban. Alquaranel no dejaba de mirar de soslayo a Ithil, que parecía haber perdido todo rastro de humanidad. Rugía con ira, provocando el pánico de algunos de sus oponentes. Sus pupilas apenas se veían, sus ojos se habían teñido del color de la sangre, mientras cargaba con su espada en una mano y una de las cimitarras del enemigo en la otra. Daba la impresión de que nada la pararía. Alquaranel recordaba haberla visto así antes. Ahora estaba segura de que era la misma persona. Pero en aquel momento olvidó todo, prefería centrarse en salir de allí con vida, para poder hablar a solas con Ithil, con tranquilidad, cuando todo esto hubiese acabado.

Otra llamarada de Alatar sorprendió a los enemigos, que decidieron retirarse por el momento, ante la evidencia de que sucumbirían ante un enemigo tan poderoso. Cuando el último de los supervivientes del ejército de orcos escapaba, Cala_Ithil, cegada todavía por la ira, lo siguió hacia la oscuridad por uno de los múltiples pasadizos, sin que ninguno de sus compañeros pudiese evitarlo.

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Dic 09, 2004 12:32 pm 
Aprendiz de Escriba
Aprendiz de Escriba
Avatar de Usuario

Registrado: Lun Oct 04, 2004 11:52 am
Mensajes: 93
Ubicación: Ahora mismo en Sego-Bree
Y así se internó Cala por los pasadizos de Moria. Corrió y corrió pero no consiguió alcanzar a sus enemigos, y, lentamente, la furia que la recorría aflojó hasta desvanecerse. Se detuvo y, mirando alrededor se preguntó "¿Dónde estoy?" pero nada conseguía escuchar a su alrededor. Se había perdido.
****
El resto del grupo quedó atrás y, aunque habían intentado alcanzarla, no sabían el camino que Cala había seguido, pues justo un poco más adelante se dividía el camino en cuatro galerías y frente a ellas se detuvieron meditando cual sería la mejor opción, si elegir uno de los caminos y permanecer juntos o separarse...
****
Alatar el dragón había vuelto a desaparecer pues el camino volvía a ser estrecho para él y buscó las secretas galerías por las cuales era capaz de moverse.
****
Todos eran conscientes del peligro que les rodeaba y de que en cualquier momento podían ser atacados pero sobre todo percibían una extraña presencia y tenían la certeza de sentirse observados.

_________________
Inwen Lindonar Sáralondë - Hija de Khyxthal cuyo espiritu de fuego habita en ella...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Dic 09, 2004 6:54 pm 
Este Huésped puede elegir título
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Oct 15, 2003 5:45 pm
Mensajes: 514
Ubicación: Vagando por la oscuridad
Alatar, el Dragón Alado de Fuego, recorría las grandes cavidades de Moria en busca de sus compañeros. Nadie conocía muy bien su historia, realmente ni él mismo. Pero era diferente al resto de su especie. En sus ojos no se veía la maldad de los dragones, y su voz no eran dardos helados ni llamaradas de fuego, sino que se asemejaba más a la brisa en primavera: suave y cargada de nostalgia...

Alatar sabía, mejor que muchos de los que le acompañaban, que Moria era un sitio peligroso, cargado de codicia y maldad. Avanzaba lentamente, sin levantar el vuelo por miedo a hacer ruido, por las grandes salas de las minas, lugares donde antaño los enanos habían vivido felices y seguros. Ahora todo era diferente.

De repente, un extraño ruido detrás de él lo alarmó. Orcos, pensó. Como su sólida coraza aguantaba el golpe del metal más duro, no se molestó en tomar precauciones. Sin embargo el griterío de una multitud de orcos le hizo reaccionar: dio media vuelta tan rápido como se lo permitió su grande y pesado cuerpo y se encontró frente a unos cien arqueros orcos.

Purria, murmuró Alatar... Se disponía a lanzar una bocanada de fuego cuando el que parecía el cabecilla ordenó disparar. El fuego subió del interior del cuerpo del dragón y salió a gran velocidad por su boca, directo a los orcos, e interfiriendo en la ruta de las flechas, que el dragón esperaba quemar o fundir.

Pero el mithril no se funde tan fácilmente, y las escamas en las que él había confiado durante tanto tiempo nunca se habían enfrentado a un metal así. Apenas tuvo tiempo de comprender lo que pasaba, cuando el veneno empezó a circular por su sangre y le condenó a una muerte que nunca imaginaba.

Así encontró Cala_Ithil a Alatar, cayendo frente a los cuerpos calcinados de una multitud de orcos. El dragón rugió de rabia y desesperación y cerró los ojos para siempre.

_________________
Alatar, Dragón Alado de Fuego

Urulócë Oficialmente Loco
Custodio del Gong


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Dic 12, 2004 7:00 pm 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
OFF TOPIC:¡¡¡¡Alatar!!!! No te nos mueras...

-¡¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!- El grito de Cala_Ithil resonó por las frías y mugrientas paredes de la enorme caverna-. ¡¡Alatar!!

Se acercó con miedo y tristeza, llorando de impotencia ante el cuerpo del gran dragón. No podía creer que estuviese muerto... Secó las lágrimas con las mangas de su camisa y se acercó lentamente. Sabía que ya no podría hacer nada por él, pero al menos podía quitarle las flechas del cuerpo. Una a una, las afiladas puntas manchadas de la sangre del dragón fueron cayendo ante los pies de Ithil. Cuando extrajo la última, se fijó por fin en ellas. Los orcos no eran tan inteligentes como para forjar esas flechas, de ese material... Alguien les estaba ayudando, o alguien pretendía conservar Moria lejos de las miradas de elfos y hombres. Apoyó su frente sobre el pecho del dragón a modo de despedida. Todavía estaba caliente... Se dio la vuelta y caminó hacia los calcinados cuerpos de los enemigos que habían acabado con tan magnífica criatura. Entre sus restos, encontró más de esas flechas y un precioso carcaj para guardarlas. Decidió llevárselas para utilizarlas con su arco de Lorien. Cuando ya se disponía a marcharse, un reflejo atrajo su atención. El capitán de las tropas que tenía delante llevaba una armadura de mithril. Su rostro se había quemado, pero todavía seguía moviéndose. Cala lo agarró por el cuello con violencia.
- ¡¿De donde habéis sacado estas armas?!
- Morir todos... Pero ser muchos... Los guapitos elfos morirán todos... El señor lo prometió... Armas buenas para matar elfos... También mataron dragón... Sucios y asquerosos elfos...
Entre gorgoteos, la sangre invadió su garganta y lo ahogó. Por lo que había dicho, se preparaba un ejército para luchar contra los elfos. Eso era algo preocupante, sobre todo si disponían todos de un armamento tan bueno. Ithil arrancó del cuerpo inerte del orco la cota de malla y los brazaletes. Era una pena desperdiciar ese material, sobre todo cuando se disponía a enfrentarse a todo un ejército. Lo único que no se atrevió a llevarse fue el yelmo, encharcado de sangre negra del capitán. Por muy útil que resultase una protección así, jamás podría haberla usado. Antes de alejarse de la caverna por un estrecho pasadizo, prendió una antorcha y la acercó al hocico del dragón. Enseguida el animal entero prendió en llamas. Las escamas brillaban como nunca bajo aquel resplandor...
- Ojalá fueseis un fénix, amigo Alatar. Resurgiríais de vuestras propias cenizas...

************************************************************

Mientras, el resto de la expedición se encontraba ante el enigma de qué camino seguir y si debían separarse. Alquaranel se acercó al polvoriento suelo de ambas entradas, alejándose de la discusión que sus compañeros mantenían. Kit aseguraba que separándose conseguirían encontrar a Cala_Ithil, y que eso era de gran importancia. El resto de los presentes pensaban que era un riesgo terriblemente alto considerando que la elfa ya podía estar muerta. Cuando los gritos ya llenaban el estrecho espacio de la caverna, Alquaranel emitió un largo y molesto silbido que hizo que toda la compañía dirigiese la mirada hacia ella.

- ¿Por qué separarnos si sabemos que Ithil ha tomado el camino de la derecha?

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Ene 03, 2005 1:44 pm 
Aprendiz de Escriba
Aprendiz de Escriba
Avatar de Usuario

Registrado: Lun Oct 04, 2004 11:52 am
Mensajes: 93
Ubicación: Ahora mismo en Sego-Bree
- ¿Porqué el de la derecha? -preguntó Kit.
- Mira -señaló tranquilamente Alquaranel el suelo.
Todos miraron con atención, pero tan solo los de vista más aguda y penetrante lograron distinguir un leve rastro de suaves huellas apenas imperceptibles. Sin más palabras y dudando de su decisión comenzaron a seguir el camino que ellos creían podía ser el correcto.
*****
En una sala el cuerpo del dragón continuaba ardiendo convirtiendo la carne en cenizas con parsimoniosa lentitud mientras el espíritu de aquel que había sido Alatar contemplaba la escena de su cuerpo ardiendo como si aquel nunca hubiese sido su cuerpo.
*****
Cala_Ithil avanzaba en la oscuridad cuando escuchó un sonido delante de ella. Se preparó para lo peor, extrajo una flecha y apuntando hacia donde creía haber escuchado el sonido la soltó.
******
En algún rincón en las profundidades de la tierra una mano estrellaba una vasija contra una pared mientras con los ojos fulminaba al orco que tenía delante. No le gustaban las últimas noticias que había recibido de él. El orco se estremecía de miedo ante la su señor temeroso de la cólera que no dudaba estaba por desatarse en él.
*****
El grupo avanzaba a oscuras esperando seguir el camino acertado cuando una flecha surgida de las sombras fue a clavarse frente a los pies de Tolknier que brincó hacia atrás a la vez que sacaba su hacha. Muinthel y Alquaranel se prepararon para lo que estaba por venir. Kit se adelantó con un brillo de cólera en sus ojos mientras los demás permanecían a la espera.
*****
En otra oscura sala una figura femenina inconsciente permanecía encadenada del techo colgando a unos dos metros del suelo. Aquel cuerpo ardía en fiebre y sangraba por infinidad de heridas. Sus ropas estaban tan destrozadas que apenas se podía distinguir su color. Había sido torturada por mucho tiempo, pero aún vivía. Por un momento su cuerpo pareció querer arder y las llamas formaron a su alrededor la figura de un pájaro... pero ninguna luz externa se introducía en la sala y las llamas desaparecieron de nuevo. Un leve gemido surgió de su garganta que recorrió con rapidez todas las galerías de Moria. Fue un sonido aterrador y espectral como el de un espíritu condenado a vagar por siempre en las sombras que heló el corazón de todos los que lo escucharon.

_________________
Inwen Lindonar Sáralondë - Hija de Khyxthal cuyo espiritu de fuego habita en ella...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Ene 09, 2005 8:10 pm 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
Tolknier, Kit, Muinthel y Alquaranel se lanzaron al ataque para descubrir a un solitario arquero que no parecía en absoluto un orco, sino que su figura estilizada y sus cabellos oscuros ondeando con una suave brisa encerrada en la caverna le concedía el aspecto si no de un Maia, de un elfo. El atacante bajó las armas, girando la cabeza desconcertado. La oscuridad impedía al grupo apreciar sus rasgos faciales, pero no parecía atacarles a ellos, eso estaba claro. Parecía más bien que al igual que ellos, se había precipitado en sus conclusiones. Tolknier recogió la flecha a sus pies, apreciándola con curiosidad, ya que se había clavado sin problemas en la robusta roca que les servía de suelo.

- ¡Caramba!- exclamó extasiado- ¡Pero si esto es mithril!

Los demás se olvidaron por un instante del extraño y prestaron total atención al comentario del enano, acercándose también a examinar la pieza que sostenía con sus grandes manos. Cuando quisieron darse cuenta, el extraño se había esfumado sin hacer ruido y sin dejar un sólo rastro. No tenían por qué preocuparse por él, ya que si les había atacado había sido por error. Aunque Tolknier aseguró que era de vital importancia encontrarle para averiguar de dónde había sacado la flecha.
*********************************************************
Cala_Ithil se alejó de sus amigos. Ahora no necesitaba compañía, sino todo lo contrario. Ver cómo había muerto un ser tan magnífico como había sido Alatar. La furia crecía en su interior. No sabía como reaccionaría si volvía a caminar entre sus amigos. Había estado a punto de atravesar a Tolknier con una de esas extrañas flechas... Intentaría tranquilizarse, pero para eso tenía que estar sola. Caminó por oscuros pasadizos durante una eternidad, hasta que las fuerzas la abandonaron y tubo que recostarse en un pequeño saliente en el que esperaba pasar desapercibida tanto a amigos como a enemigos. Pero cuando se dejó llevar al mundo de los sueños, una sombra se alzó a sus espaldas, con un brillo malicioso en sus ojos.
**********************************************************
- Llevamos buscando a Ithil demasiado tiempo- murmuró Tolknier- Estamos perdiendo el tiempo. Tenemos que continuar con la misión. Ella sabe cuidarse.

- Kit, Tolknier tiene razón. Deberíamos continuar o todas las muertes habrán sido en vano...

- Está bien... Tenéis razón. Ella sabrá cuidarse.

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Mar 18, 2005 11:29 pm 
Este Huésped puede elegir título
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Oct 15, 2003 5:45 pm
Mensajes: 514
Ubicación: Vagando por la oscuridad
-Entonces... ¿a qué esperamos?- preguntó Muinthel. Sigamos con nuestra misión de restablecer el reino enano.

-Eso era lo que debíamos hacer, en un principio, pero a mi me parece que estamos jugando el papel de exploradores y no de conquistadores- comentó Alquaranel.

Con estas inocentes palabras, la elfa llenó a muchos el corazón de dudas. ¿Cómo vencer a un ejército de orcos siendo tan pocos?

Tolknier, ejerciendo de líder y buen enano, fue el que tomó la iniciativa y borró todos los miedos con unas sencillas palabras:

-¡Orcos! No son más que escoria ante una compañía como la nuestra. ¡Adelante! ¡Y si alguna fétida criatura se cruza en mi camino, me aseguraré de rebanarle el pescuezo con mi pesada hacha!

Todos se echaron a reír ante el burdo comentario del enano y, ya con más ganas de pelear, se internaron hacía el corazón de Moria, la Mina del Enano.


Algo más lejos, una furiosa Cala_Ithil avanzaba silenciosamente como la muerte, camuflándose entre las sombras. Había oído las relajadas risas de sus amigos, y le alegraba que estuviesen bien, pero Alatar había perecido bajo el mithril de unas manos impuras. Debía vengarlo.

Esta idea de culpa y odio fue ocupando su mente, convirtiéndose en una obsesión. El fuego de sus ojos ardió intensamente y empezó a caminar más rápido, en busca de un enemigo desconocido.

_________________
Alatar, Dragón Alado de Fuego

Urulócë Oficialmente Loco
Custodio del Gong


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom May 01, 2005 8:39 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jul 15, 2004 11:02 am
Mensajes: 391
Ubicación: Detras de tí. Buuuuuu!!!
Cala no lo sabía, pero una sombre flotante la seguía maléfica sin hacer ningún sonido. Corrió durante un gran periodo de tiempo, a pesar de que estaba agotada, pero la furia y el odio le daban fuerzas para seguir...
Debía vengar la muerte de Alatar. Eso no iba a quedar así, eso pensaba Cala, pero no sabía que al pensar así estaba abriéndole las puertas a un ser oscuro, maligno... que con susurrante voz la alentaba a seguir...
Se oyó un horrendo gemido que heló la sangre a todos, menos a Cala, tal era su odio que ni se inmutó del sufrimiento de quien lo emitía.
Sin darse cuenta se fue acercando a donde estaba la elfa prisionera.
En la oscuridad de la celda la pudo ver, colgando del techo...
De pronto todo el odio surgió en un solo mandoble cortando las cadenas que ataban a la elfa. El cuerpo inerte cayó haciendo un frío ruido que retumbó amplificándose por los pasadizos de moria...

Alquaranel y los demás también oyeron el golpe, pero no consiguieron decidir de donde venía...
- ¿Qué ha sido eso?- se preguntó Kit.
- No se sabe...- respondió un guerrero.- Puede haber sido cualquier cosa...
- Continuemos la marcha.
Y siguieron su camino, más en alerta que nunca, con las armas en mano.

Cala miró a la elfa que yacía en el suelo y le preguntó:
- Tú, elfa, ¿quién eres?
- Tuil...- y se desmayó.

_________________
Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun May 09, 2005 5:48 pm 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
Los guerreros y exploradores caminaron a lo largo de un largo túnel oscuro que acababa en una enorme gruta. Por el centro, se extendía un pasillo interminable, a cuyos bordes se abría un insondable precipicio. Sólo podían pasar de dos en dos si querían evitar el riesgo. Pero temían ser atacados en un espacio tan reducido. No sabían lo que podrían encontrarse delante, y no podían permitirse perder la ventaja que su número les proporcionaba. Sólo podrían prescindir de dos exploradores. Solicitaron voluntarios.

- Cala tiene que estar por ahí- susurró Kit-. Tenemos que encontrarla. Yo iré.
- No me hagas reír, niña- le objetó Alquaranel con seriedad-. Tú sola no llegarías ni a la mitad del puente aunque ningún enemigo te saliese al paso. Y de ir con alguien más sólo resultarías una molestia. Quédate con los demás, es lo que Ithil hubiera querido. Iré yo sola. Podéis prescindir de mis servicios. Y soy la única que puede pasar desapercibida con sólo un par de rocas para ocultarme. Los demás sois útiles aquí.

Y dicho eso empujó a Kit hacia los brazos de Muinthel y salió corriendo hacia el centro de la gran sala abovedada. Desenvainó su espada en el camino, sonriendo ante los improperios de la pequeña elfa que se debatía en brazos de sus compañeros. Admiraba su valor, y no dudaba que pudiese encontrar a la noldo que se había perdido.
Pero a medio camino, la sonrisa abandonó su cara para dar paso a una máscara de horror. Frenó con tanta celeridad que resbaló y dio con el cuerpo en el suelo. Alguien se acercaba a ella a paso seguro, alguien que podría jurar que reconocía, pero con el rostro congestionado por la ira, con una figura ensangrentada entre sus brazos y una sombra negra a sus espaldas, en actitud tan amenazadora que sólo pudo elevar sus plegarias a los dioses.

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar May 31, 2005 10:20 pm 
Este Huésped puede elegir título
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Oct 15, 2003 5:45 pm
Mensajes: 514
Ubicación: Vagando por la oscuridad
Tan sólo una rabia ciega dominaba sus impulsos. El miedo a la impotencia le nublaba la mente. Venganza. Una única palabra que resonaba en su interior. Venganza.

Cala_Ithil cargó la elfa malherida a sus espaldas y puso una flecha en el arco. Tensando la cuerda, apuntó a la figura más cercana. El silbido de la saeta de mithril cortando el aire estremeció a toda la compañía.

Alquaranel, paralizada por el terror, sólo pudo ver cómo el metal le rozaba el costado, atravesándole la armadura y rasgándole la piel. Aunque ella no lo sabía, la suerte había estado de su parte: con la mente más clara, Cala_Ithil no habría fallado.

El pánico que invadió a Alquaranel la hizo desfallecer. Kit interpretó incorrectamente el desmayo. Asustada por el cauce de los acontecimientos, gritó y se libró de los brazos de Muinthel para ir a salvar a su compañera.

Noooooo! Esa voz… Una gran amiga… Cala_Ithil despertó de su pesadilla gracias al grito de Kit. Desorientada, observó a su alrededor; la situación le reveló la verdad. Vergüenza, culpa, miedo: sentimientos de desesperación. La elfa, con lágrimas en los ojos, dio media vuelta y echó a correr.

Mas no había recorrido ni cinco metros cuando, de repente, se detuvo ante una imponente sombra negra…

_________________
Alatar, Dragón Alado de Fuego

Urulócë Oficialmente Loco
Custodio del Gong


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Jul 05, 2005 1:12 pm 
Merodeador de Tabernas
Merodeador de Tabernas
Avatar de Usuario

Registrado: Mié May 25, 2005 3:18 pm
Mensajes: 3
Ubicación: ...entre las sombras...
Inmediatamente notó como el aire se hacia más pesado y denso, y como el ambiente se enfriaba notablemente, provocando un escalofrío que le hizo estremecer de pies a cabeza.

Notó también como sus ideas se ofuscaban, y se entrelazaban sin sentido alguno, dejándola confundida.

Sin embargo, toda confusión se disipó de un plumazo cuando la extraña silueta se libró de una pesada capa negra, dejando a la vista una elfa con unas facciones extremadamente hermosas, pero con una mirada y expresión que escupían odio y maldad por doquier.

Al verse frente a semejante personaje, Cala_Ithil retrocedió rápidamente, pues no era una ignorante, sabía que se enfrentaba ni más ni menos que a una Nazarriel, y eso, para la mayoría significaba la muerte... Sin embargo, haciendo acopio de todo su valor y orgullo, e intentanto mostrar serenidad y entereza, desenfundó su espada dispuesta a hacer frente a ese ser diabólico, aunque fuera el último acto de su vida....
________
Los ojos de Kit, cargados de lágrimas, estallaron cuando la elfa llegó al lado del cuerpo, ahora inerte y ensangrentado, de su estimada amiga Alquaranel. Esto, unido al cúmulo de emociones que en ese momento recorrían su mente, le impidió darse cuenta de que el corazón de su compañera, aunque despacio, seguía latiendo...

Este conjunto de sensaciones desembocaron en un tremendo grito de rábia y dolor. Y junto con él y con su espada, Kit se lanzó a la extraña oscuridad con ganas de vengar la muerte de su amiga...

...o al menos eso intentó, pues apenas había dado un par de pasos, que un fuerte golpe en la nuca dejó a la valerosa elfa inconsciente sobre la fría roca de la Mina del Enano.
_____
Mientras tanto, Cala se enfrentaba a la cruel Lertha Nazarriel en un fiero combate que parecía tener un único resultado posible. Pues mientras Cala se encontraba llena de cortes y moratones, la maga aún no había sido alcanzada.

Así pues, consciente de su inferioridad, agarró su espada con ambas manos y alzándola por encima de su cabeza, se lanzó a la desesperada en contra de su adversaria en un intento de poner fin a un combate ya perdido.

Ziuuu! Un rápido movimiento de pies acompañado de un ágil giro de su brazo derecho, que ahora empuñaba una larga cimitarra, permitió a Lertha esquivar el mortal golpe de su adversaria, que cortó el aire, y de paso infligir un profundo corte en la rodilla de su enemiga que le hizo doblarse.

...y ahora, entrometida elfa, muere...


Algunos lo consideraron como un elemento más del destino, otros como una simple casualidad, pero lo cierto es que aquél golpe mortal nunca llegó a completarse, pues en el preciso momento en que la oscura cimitarra de Angbar descendía, la hoja de Kash’Nbuk, aquella poderosa alabarda de mithril que tantas leyendas había ocasionado, rebanó la cabeza de Lertha librando al mundo de un Nazarriel más. Ahora sólo quedaba uno... pero este, a diferencia de los demás había cambiado...

Una figura encapuchada ayudó a lenvantar a Cala, mientras que con voz melodiosa decía: salud, elfa, mi nombre es Daermon, y por lo que he podido oír, tu debes ser Cala_Ithil...

Luego, ambos se dirigieron a donde se encontraban los cuerpos de Arquaranel i Kit.
__________
Daermon Nazarriel "el Oscuro"


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Ago 23, 2005 8:35 pm 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
Cala_Ithil se agachó primero ante Kit, comprobándole el pulso. Su corazón latía con normalidad, así que la abofeteó suavemente hasta que abrió los ojos. Su mirada estaba perdida cuando dejó que los párpados se levantasen, pero al contemplar a su amiga las lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas sonrosadas. Se abalanzó en sus brazos, haciéndola caer hacia atrás.

- ¡¡¡Ithil!!! ¡Que Eru sea loado! ¡Estás bien! Pensaba que te habíamos perdido...

- Tranquila, pequeña -Cala sonrió con dulzura a la pequeña elfa-. Tu hermanita es más dura de matar de lo que parece.

- ¡No sabes cuanto me alegro! - de repente su semblante se ensombreció-. Alquaranel ha muerto... Lo siento mucho, Ithil.

La elfa morena levantó la mirada hacia el cuerpo inerte de su compañera, que en esos momentos permanecía semi-oculto tras Daermon. Se levantó tambaleandose ligeramente, ayudó a Kit a ponerse en pie y caminó con pasos lentos hacia el extraño.

- No está muerta- le oyó decir-. Vive todavía, pero si no la llevamos pronto junto a un curandero no sobrevivirá.

- Entonces la llevaré a Rivendel. Los demás que hagan lo que deseen. Pero yo me llevo a Alquaranel y a la elfa que encontré.

- Yo iré contigo, Ithil. Ha quedado claro que nunca debí haber venido. Así que lo mejor que puedo hacer es regresar.

Tolknier, que había cruzado la plataforma corriendo a toda la velocidad que le permitían sus pequeñas piernecitas, seguido del resto de la comitiva, llegaba en ese instante junto a Cala_Ithil, que ya había levantado el cuerpo de Alquaranel y recogía ayudada por Kit a la otra elfa a la que habían encontrado.

- ¡Por Eru! ¿Estáis todos bien?

- Alquaranel ha sido herida- le informó la pequeña-. Ithil y yo nos la llevamos a Rivendel. Vosotros debéis continuar con la misión.

- ¿Ithil? ¿Deseas irte?

- Sí, mi señor enano. Temo lo que este lugar provoca en mí. Pero hacedme un favor: traedme la cabeza del responsable de la muerte del dragón Alatar.

- Así lo haré, mi señora. No lo dudéis ni un sólo instante. ¡¡Compañía!! ¡Contianuamos la partida de caza. Hay mucha porquería que limpiar por aquí! Suerte en el viaje de regreso.

- Gracias por todo, mi señor. Volveremos a vernos.

- No lo dudéis - de pronto se percató de la presencia del extraño y se encaró con él-. ¿Y vos quién soys?

- Él es Daermon. Me ha salvado la vida. ¿Y vos, caballero? ¿Os quedaréis con los demás o decidiréis acompañarnos hasta Rivendel?

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Sep 16, 2005 9:37 am 
Merodeador de Tabernas
Merodeador de Tabernas
Avatar de Usuario

Registrado: Mié May 25, 2005 3:18 pm
Mensajes: 3
Ubicación: ...entre las sombras...
Daermon abrió la boca para responder, pero Tolknier que había empuñado rápidamente su hacha se le interpuso exclamando

- Daermon has dicho!!!?? Te conozco chico, eres un Nazarriel. Podría contar muchas historias sobre los de tu familia pero siempre dirían lo mismo: odio, venganza, muerte y desesperación. Créeme Cala, lo mejor será que este tipo no venga con nosotros. Puedes estar todo lo agradecida que quieras pero almenos yo, por mi parte me niego a que venga conmigo...

- Mira Tolknier aceptaria tu descripción si no fuera por que mi alabarda acaba de rebanar la odiosa cabeza de mi madre...
- y adelantando el brazo, mostró a todos la cabeza ahora de un tono morado de Lertha- Acaso no conoces aquél dicho?: “No todo lo oscuro es negro, ni oro todo lo que reluce”. Provengo de una familia malvada, eso no lo niego, pero eso no significa que yo tenga que ser como ellos. Hace ya años que colaboro con matar a mi familia, y muchos son los que lo certifican.

Por eso, ahora que mi madre yace muerta, mi “misión” ha terminado, pues ahora sólo quedo yo. Sin embargo en este momento, otro camino diferente se abre delante de mis pies, pues yo también conocí a Alatar tiempo atrás, y si conseguí encontrar a mi madre, fue en gran parte gracias a su ayuda. Lo cierto es que de él sólo encontré amistad y comprensión (seguramente porque al ser un dragón comprendió mi situación mejor que nadie). Mi deber es pues, vengar su muerte. Y si ese es también tu camino, amigo Tolknier, entonces iré contigo....


Tolknier rebufó un poco por lo bajo, pero finalmente bajando la cabeza dijo: en marcha pues! No podemos demorarnos más! Que los dioses os guíen en vuestro caminar, Cala. No os demoréis demasiado, pues os necesitamos!. Hasta pronto.

Una sonrisa se dibujó bajo los labios de Kit. Siempre le había divertido el carácter de los enanos.

Adiós, que Eru camine con vosotros - respondió Cala, que ya había acomodado a Alquaranel en su propia silla.- Vamos Kit.

Y así fue como aquél grupo tan pintoresco que tantos momentos habían compartido se quebró en dos...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 28, 2006 9:08 pm 
Aprendiz de Escriba
Aprendiz de Escriba
Avatar de Usuario

Registrado: Lun Oct 04, 2004 11:52 am
Mensajes: 93
Ubicación: Ahora mismo en Sego-Bree
Cala y Kit continuaron su camino de vuelta a Rivendel. Ambas miraban con preocupación a Alquaranel que no había sido capaz de recuperar el sentido, seguramente atormentada por oscuros pensamientos. También miraban a la desconocida que llevaban con ellas. Sabían que estaba herida y querían ayudarla pero... ¿quién era? ¿por qué estaba allí? No lo sabían y la duda recorría sus mentes. Avanzaban en silencio, sin prisa pero sin pausa.

Tolknier y Muinthel comenzaron a caminar nuevamente acompañados por la siniestra figura de Daermon. Todo estaba oscuro a su alrededor. El silencio rodeaba sus pasos que hacían retumbar un ligero eco.

Kit y Cala habían parado a descansar de su viaje en un claro en el bosque. Cada una de ellas se encargaba de atender a cada de las figuras inconscientes que llevaban. Cala se ocupaba de Alquaranel, mientras Kit se ocupaba de la figura desconocida. Esta figura comenzó a retorcerse y abrió unos ojos afiebrados.
- No... no... -gemía levemente. Kit se acercó mas a ella con el fin de escuchar sus palabras.
- ¿Puedes oírme? -le dijo- ¿Quién eres?... ¿Qué sucede en Moria?
- Por favor... no me matéis... trabajaré más... seré buena... No...
Kit se quedó callada escuchándola. Estaba claro que estaba delirando. Pero... ¿sobre qué?
- Los otros... No... No me hagáis... lo mismo... que a los otros... No... Seré buena... Trabajaré más...
Un escalofrío recorrió a Kit frente a lo que había escuchado y, sobre todo, sobre lo que había podido imaginar acerca de la situación de Moria.

En Moria mientras tanto Tolknier, Muinthel y Daermon descubrieron con sus propios ojos lo que allí estaba sucediendo. Encontraron una sala con cadenas del techo... y de ellas colgaba un cuerpo putrefacto. Seguida a esa había otra con los mismos accesorios... pero de las cadenas colgaba un esqueleto, o parte de el porque se había partido en dos y parte estaba en el suelo. Así fueron encontrando salas y más salas, todas ellas con cadenas en el techo y cuerpos muertos que llevaban allí tiempo variable... También había montones de huesos por los rincones de los anteriores ocupantes de aquellas salas.
La repugnancia se hizo palpable en sus rostros. ¡¿Qué perversos seres habitaban allí?! Se miraron unos a otros para comprobar el efecto que aquel sitio había hecho en ellos.
Entonces escucharon un gemido que venía de la sala más interior de todas. Allí había alguien vivo, sin duda. Fueron allí y encontraron a una joven colgada del techo. Aquella joven parecía llevar algún tiempo, sus ropas estaban desgarradas al igual que su cuerpo. Sangraba por sus heridas... pero estaba viva.
Daermon sacó su espada y descolgó a la joven. Todos contemplaron a la joven. Sus cabellos eran oscuros como la noche y su piel blanca como la nieve. Muinthel apartó sus cabellos del rostro que era, a pesar del sufrimiento, hermoso. Ella sintió el contacto y abrió los ojos, unos ojos de color violeta en los que parecían brillar estrellas.
- ¿Quién eres? -preguntó Muinthel- ¿Puedes oírme? -la joven asintió con la cabeza e intentó hablar, pero no pudo y su voz se quebró con un quejido. Tolknier sacó su cantimplora y le humedeció los labios. La joven recuperó la voz.
- Lindo... nár -contestó con un quejido.
- ¿Qué sucede aquí? -preguntó Tolknier mirando de reojo hacia las cadenas y las demás salas con cadáveres. Lindonár volvió a asentir.
- Es...cla...vos... -contestó- Escla...vos... Tra...bajamos... aquí... Sino... nos pegan... Si luchamos... nos cuelgan... Si queremos escapar... Nos dejan morir...
Tolknier y Muinthel se miraron comprendiendo finalmente la situación. Aquel que estaba allí asentado... aquel que dirigía a los orcos con quienes se habían topado... estaba excavando en las minas, extrayendo mithril, el mithril con que estaban hechas las flechas que habían visto... las que habían matado a Alatar. Y para hacerlo se valía de esclavos. Gentes olvidadas que morían allí dentro lejos del recuerdo del mundo exterior.
- Tenemos que parar esto... liberar Moria de una vez por todas -dijo decidido Tolknier.
- ¿Puedes caminar...? -preguntó Daermon. La joven le miró y se puso levemente en pie. No tenía nada roto y sus heridas se iban cerrando por momentos.
- Puedo caminar. Puedo luchar. Soy difícil de herir... y de matar... Me recupero rápidamente...
- ¿Puedes guiarnos por aquí...? -preguntó Muinthel.
- No -reconoció la joven- No tengo ni la menor idea de donde estamos... pero se que debo liberar a los que están allí dentro... -y movió la cabeza en un gesto ambiguo sin señalar a ningún lugar concreto.
Entonces un sonido se escuchó tras ellos. Todos se volvieron y encontraron ante ellos la figura del elfo que encontrasen antes... el que desapareció rápidamente.
- Yo sí puedo guiaros -aseguró firmemente. Tolknier y Muinthel se miraron dubitativos.
- ¿Crees que podemos fiarnos de él? -le preguntó Muinthel en un susurro a Tolknier.
- No lo sé -reconoció el enano- No lo sé.
- ¿A que estamos esperando? -dijo Daermon. Y así todos comenzaron a seguir al elfo... algunos más inseguros que otros, pero igualmente comenzaron a caminar por un oscuro y angosto pasadizo...

_________________
Inwen Lindonar Sáralondë - Hija de Khyxthal cuyo espiritu de fuego habita en ella...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 48 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron