Identificarse | Registrarse


Todos los horarios son UTC + 1 hora


Fecha actual Lun Dic 16, 2019 11:33 am





Nuevo tema Este tema está cerrado, no puede editar mensajes o enviar nuevas respuestas  [ 54 mensajes ]  Ir a página 1, 2  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Premoniciones cumplidas
NotaPublicado: Sab Feb 14, 2004 2:49 am 
La Deshacedora de Camas
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Jun 25, 2003 3:25 pm
Mensajes: 468
Ubicación: Habitación nº 13, El Poney Pisador
Empezaba a notarse en Bree el principio del invierno; en El Poney Pisador todos estaban acurrucados junto al fuego, excepto aquellos cuyo orgullo les impedía aceptar que les afectasen las bajas temperaturas. Mantecona se acercó para echar un par de leños más al fuego, y de nuevo se fue hacia la barra a colocar unas jarras, las cuales al chocar unas contra otras, rompían el extraño silencio que reinaba en la posada.
La puerta se abrió y apareció una figura femenina, con el rostro cansado y temblando de frío. Mantecona se apresuró a tapar a aquella mujer con una manta y se dirigió a todos los presentes: “He aquí la desaparecida” y después de soltar una gran carcajada volvió a sus quehaceres. Las miradas de los presentes se posaron en ella y alguien exclamó desde el fondo del salón: “Boh, es Nenya, que al fin se dignó a aparecer” y sin prestarle más atención se dispusieron a continuar con su entretenimiento de mirar al fuego.
En efecto, aquella mujer era Nenya. La cabeza le daba vueltas e intentaba recordar qué había sucedido. Entonces Mantecona se acercó a ella con una jarra llena de leche caliente y fue correspondido con una mirada de agradecimiento y complicidad. Se sentaron juntos algo lejos de los demás y ella comenzó a hablarle al posadero:
Mantecona” – comenzó – “los tres últimos días han sido un caos, y no recuerdo muy bien lo que ha pasado. Sólo logro acordarme de que había salido a celebrar el cumpleaños de... de... de quien fuese, había bebida gratis... y lo siguiente que recuerdo es despertarme en un establo muerta de frío y con una vaca mirándome.” Después de beber un sorbo de leche se acercó un poco más y siguió contándole, algo más seria: “He tenido sueños muy extraños Mante, estoy intranquila. Presiento que algo horrible se avecina.”
Mantecona se incorporó, la miró, y con cierto tono paternal le dijo: “Ya andamos con los cuentos de premoniciones... tú lo que necesitas es dormir y dejar por un tiempo el alcohol...” y se fue hacia el salón para ver si todo seguía en orden.
Nenya seguía nerviosa, y necesitaba hablar con alguien, así que siguió a Mantecona hasta el salón y se sentó junto al resto de los huéspedes, buscando con la mirada a una persona con la que compartir sus temores. No habían pasado ni diez segundos cuando descubrió que alguien la miraba...

_________________
Las palabras a menudo mienten,
los ojos nunca.
Por eso es a ellos a quien obedezco.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Feb 14, 2004 12:58 pm 
Maestro Narrador
Maestro Narrador
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Jul 01, 2003 10:04 pm
Mensajes: 216
Ubicación: Mi rincón del Salón de la posada *^^*
Aquella persona era Silme. Se acercó a Nenya, y ésta le empezó a contar sus sueños...:
-Silme, he estado tres días fuera, y lo único que consigo recordar son unos espantosos sueños que he tenido hasta que me he despertado en un establo esta misma mañana... -dijo con cara de preocupación- Era como si una nube oscura se acercase a Bree, y algo muy malo nos ocurría a todos, algo inimaginable. No puedo recordar exactamente que era, ni puedo averiguar que significado tenía la nube, pero vi las calles de Bree desiertas, con algún que otro cuerpo muerto y degollado por el suelo, y algunas casas derrumbadas y otras totalmente vacías...

Silme la miraba con cara de miedo:

-No eres la única a quien le han ocurrido cosas extrañas -dijo Silme mientras Nenya la miraba con cara de sorpresa- Esta mañana han llegado unos viajeros de Rivendel, una hora o dos antes que tu. Han dicho que en el camino se respira un aire intranquilo, han dicho también que algo está pasando, o que va a pasar, y que no será nada bueno para nadie...

-¿Pero quién eran estos viajeros? -Preguntó impaciente Nenya.

-Eran...

_________________
Silme.

"Nacimos en una era oscura fuera del momento debido. (...)También tenemos todavía pequeñas espadas que somos capaces de utilizar: "No me inclinaré ante la Corona de Hierro, ni dejaré caer mi pequeño cetro de oro". Arroja a los Orcos aladas palabras, víboras de guerra, dardos mordientes, pero asegúrate del blanco antes de disparar."
JRR Tolkien


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Feb 14, 2004 4:35 pm 
Guardián del Brandivino
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 1:09 am
Mensajes: 1297
Ubicación: De mudanza. Fluyendo, vaya, como siempre.
Raza: Accidente Geografico
En aquel momento, sin dejar terminar la frase, entró Baranduin como un relámpago. No llevaba siquiera sus alas replegadas, y le gritó a Mantecona que había de organizar rápida reunión con Akerbeltz: en Occidente estaban intranquilos, y los Quendi cruzaban en masa el Brandivino hacia Mithlond. Según le habían contado, los Lobos bajaban de nuevo hacia la Última Morada, y había rumores de que en el Sur los Dulendinos andaban revueltos. Algo se estaba preparando...

Mantecona miró de reojo a Nenya, e informó de que Akerbeltz no estaba en esos momentos disponible, pero que cuando llegase le dejaría una nota. Baranduin decidió dejársela él mismo, conocedor de la memoria del posadero, y tras tomarse una pinta en dos tragos salió de nuevo, a toda prisa, dejando la posada con charcos por el batimiento de sus alas.

Silmë miró a Nenya con asombro.
- ¿Qué es lo que ocurre?

_________________
Húmecoa eä, alassëa húmecoa yerna
ara i sundor yára amban sindava,
yassë carintë limpë varnilda
i Tilion Quen Ránassë númennë
lóme yáressë sucien sá.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Feb 14, 2004 6:39 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Oct 22, 2003 8:45 pm
Mensajes: 301
Ubicación: La Barra Vertical del Poney Pisador, Bree
- Algo realmente grave.- dijo una voz a sus espaldas. Era Elloith, viajera poco habitual por aquella zona.- El aire de Imladris se ha enrarecido, lo llevo sintiendo desde hace días, pero no sé que ocurre. Lo único que se es que los aullidos de los lobos me han helado la sangre.

-Seguro que las premoniciones de Nenya podrían desvelar algo de lo que ocurrirá.- dijo Silme- Solo falta saber interpretarlas correctamente.

- Si... pero antes habría de recordar qué me ha ocurrido hasta llegar al establo.- murmuró pensativa Nenya.-

- Bueno, he de marcharme de nuevo a la Última Morada. No podemos dejarla a merced de los lobos. Si algo se supiera, avisadnos a los pocos que allí quedamos.- dijo Elloith, antes de salir de la sala.-


Silme y Nenya decidieron ir a un rincón del Salón Común a seguir indagando en la memoria de Nenya, mientras el ambiente en la posada se hacía cada vez más y más tenso, hasta que...

_________________
C'mon, Marge, it's like kissing a peanut!

Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Feb 15, 2004 11:38 am 
La Deshacedora de Camas
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Jun 25, 2003 3:25 pm
Mensajes: 468
Ubicación: Habitación nº 13, El Poney Pisador
Nenya recordó algo de lo acontecido la noche anterior. Abrió los ojos como si hubiese visto a un fantasma, cogió a Silme del brazo y la llevó hasta su habitación. Después de cerrar puertas y ventanas y asegurarse de que nadie podía escucharlas (o eso creía ella) comenzó a relatarle sus recuerdos:

Silme
– dijo con la voz rota y aguantándose la cabeza, a punto de estallar por la resaca – había un hombre... recuerdo que me llevaba en brazos porque yo no podía caminar... me susurraba al oído que los lobos no son lo que parecen, y que yo lo sabía... - frunció el ceño y murmuró - no son lo que parecen... - entonces levantó la mirada, hacia los ojos de Silme - y... ya... lo siguiente que recuerdo es a esa apestosa vaca.

¿Pero quién era ese hombre? – preguntó Silme - ¿lo conocías de algo?

Querida Silme – le respondió Nenya – en mi estado podría haber sido el mismo Mantecona, y yo no haberme dado cuenta. En mi cabeza se mezclan sueños y realidad, ya no sé si podré recordar nada más... ¡ohhhhhhhh! – se lamentó - ¿por qué habré bebido tanto?.

Sonó un golpe.

Entonces Silme se levantó, y corrió hacia la puerta, la abrió, miró alrededor y vio un minino en el pasillo. – No pudo ser el gato... – y le hizo a Nenya un gesto para que saliera de la habitación, pero ésta se había quedado profundamente dormida; así que decidió irse a su habitación e intentar asimilar lo sucedido y buscarle sentido.

Nenya siguió dormida como un ángel (aunque más bien parecía un pastel espachurrado contra el colchón), sin saber que de algún modo estaba o estaría implicada en lo que acontecía en Imladris.

Mientras en el Salón Común, Mantecona servía pintas, intentado recordar a quién debía dejarle una nota...

_________________
Las palabras a menudo mienten,
los ojos nunca.
Por eso es a ellos a quien obedezco.


Última edición por Nenya el Mar Nov 09, 2004 2:13 pm, editado 1 vez en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Feb 15, 2004 4:38 pm 
Maestro Narrador
Maestro Narrador
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Jul 01, 2003 10:04 pm
Mensajes: 216
Ubicación: Mi rincón del Salón de la posada *^^*
Silme merodeó un rato por los pasillos, para ver si encontraba a algo, incluso miró por las ventanas a ver si salía alguien. Pero no vio a nadie, y decidió bajar al Salón Común.

Vio a Akerbeltz y Baranduin que hablaban con cara de preocupación, y le hicieron un gesto para que se acercara. Baranduin ya había llegado, pero no dijo nada de dónde había estado. Le preguntaron qué le había dicho Nenya, si había recordado algo más, y Silme les dijo:

-¿Cómo sabéis lo de Nenya?
-He hablado con Elloith. -dijo Akerbeltz- La he encontrado justo delante de la posada. Se ha marchado hacia Imladris al galope.
-Espero que no le pase nada malo por el camino... -Dijo Silme preocupada.

Después de esto, Silme les contó a Baranduin y Akerbeltz lo que le había dicho Nenya, y les preguntó si alguien había subido al primer piso después que ellas.

-No. -dijo Mantecona, que les había oído- He estado en el Salón Común desde que he llegado, y nadie, salvo vosotras, ha subido por las escaleras. Pero, ¿por qué quieres saberlo?
-Alguien ha golpeado la puerta de la habitación de Nenya cuando estábamos hablando, y al abrir la puerta, no había nadie en el pasillo, sólo un gato, pero que era prácticamente imposible que diera tal golpe. Tiene que haber sido algún huésped o alguien que haya subido antes. -Le contestó Silme.
-¿Y dónde está Nenya ahora? -preguntó impaciente Akerbeltz.
-En su habitación, durmiendo. -Le dijo Silme.
-Subamos. -dijo Baranduin con voz firme- Tiene que estar en algún pasillo de arriba. Akerbeltz y yo buscaremos cada uno por una planta. Le diremos a Mantecona que vigile que nadie suba ni baje por las escaleras mientras estemos nosotros arriba, y tu, Silme, vete a la habitación con Nenya no sea que le pase algo o que vuelva a tener otro sueño.

Todos asintieron y fueron a sus puestos. Akerbeltz buscaba por la primera planta, Baranduin por la segunda y Silme se quedó en la habitación de Nenya, tal cómo le habían dicho. Se oyó un portazo justo delante de la habitación de Nenya.

_________________
Silme.

"Nacimos en una era oscura fuera del momento debido. (...)También tenemos todavía pequeñas espadas que somos capaces de utilizar: "No me inclinaré ante la Corona de Hierro, ni dejaré caer mi pequeño cetro de oro". Arroja a los Orcos aladas palabras, víboras de guerra, dardos mordientes, pero asegúrate del blanco antes de disparar."
JRR Tolkien


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Feb 16, 2004 3:20 pm 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
Silme llamó a voces a Akerbeltz y a Baranduin, que aparecieron en un suspiro ante la puerta de la habitación.

- Alguien ha entrado en ese cuarto cuando yo llegaba. Creo que venía de los aposentos de Nenya.

Mientras Baranduin se apresuraba en seguir al sospechoso, Akerbeltz y Silme entraron en por la puerta de enfrente, para encontrar una extraña escena. Junto a la cama en la que yacía Nenya inconsciente, descansaba la figura de Cala_Ithil, sangrando por un costado y sosteniendo en la mano la daga con tanta fuerza que sus nudillos empezaban a blanquearse.

- Creí que no iba a venir nadie- susurró casi sin fuerzas-. Estaba empezando a perder la esperanza de sobrevivir.

Tras decir estas palabras se desmayó. Akerbeltz se agachó a su lado, la recogió y la llevó a su propia habitación, haciendo que Silme bajase al salón a buscar a la ayuda pertinente. Cuando se disponía a alejarse de la cama en la que Cala descansaba, escuchó los ligeros susurros de la elfa, que le hicieron sonreír amargamente.

- Siempre me la cargo... Si yo sólo quería pedirle a Nenya que me devolviese mi libro de cuentos...

Silme volvió enseguida, acompañada de Baranduin, al que había encontrado en el pasillo.

- Sea quien sea el que atacó a Ithil, huyó por la ventana sin dejar el menor rastro- sentenció-. Pero ahora lo importante es que tanto Nenya como su amiga se encuentren bien...

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Feb 27, 2004 4:50 pm 
Guardián de los Cielos
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Jun 13, 2003 12:41 pm
Mensajes: 463
Ubicación: Las montañas nubladas
Se encontraban todos ante la puerta de Cala_Ithil esperando que Akerbeltz terminara de examinarla para conocer la gravedad de la herida. Reinaba un inquietante silencio mientras cada uno se hacía un montón de preguntas en su mente.
- Me pregunto qué es lo que Nenya sabe y porqué es tan urgente para alguien averiguarlo - pensaba Baranduin en voz alta. - Debe ser algo de suma importancia, de otro modo nadie se atrevería a venir al Poney sabiendo la cantidad de amigos que tiene aquí que harían lo que fuera por protegerla.- El maia daba vueltas intranquilo, sabiendo que algo nefasto estaba por ocurrir y que seguramente Nenya sería la clave. - Es cierto - corroboró Silme - tal vez logremos entender algo si conseguimos averiguar dónde y con quién ha estado Nenya estos tres días. Voy a pedir a Mantecona que le prepare su Brebaje Milagroso contra la resaca, a ver si un poco más despejada consigue recordar algo.- Silme bajó las escaleras de cuatro en cuatro en busca del posadero.

Mientras Akerbeltz salió de la habitación, cerró la puerta tras de sí y con cara de alivio explicó - La herida es profunda, pero afortunadamente no parece haber tocado ningún órgano vital. Se ha quedado dormida antes de poder decirme nada acerca de su atacante. ¿Y Nenya, ha dicho algo más?- los demás suspiraron tranquilizados al saber que Cala_Ithil estaba fuera de peligro, y negaron con la cabeza ante la pregunta. - No, no ha dicho nada nuevo, - explicó Baranduin - pero creemos que lo mejor es intentar averiguar dónde ha pasado todo este tiempo, quizás así saquemos algo en claro-

En ese momento algo chocó contra la ventana. Todos se pusieron en guardia pensando que el atacante de Cala_Ithil había vuelto. Se giraron hacia la ventana justo a tiempo de ver un revoltijo de plumas marrones flotando al lado de la ventana. - Ah! es Nessornë - exclamó Akerbeltz - creo que un día de estos debería aprender a distinguir las ventanas cerradas de las abiertas. Pero creo que llega justo en el momento oportuno, veamos si sabe algo del cumpleaños en el que estuvo Nenya...

_________________
GRRRRRRRRR Como pille al gracioso que puso un petardo en mi nido...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Mar 09, 2004 3:41 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Oct 22, 2003 8:45 pm
Mensajes: 301
Ubicación: La Barra Vertical del Poney Pisador, Bree
La lluvia caía con fuerza en el Gran Camino del Este mientras Elloith cabalgaba hacia Rivendel. En el sur, brilló un relámpago, la tormenta se acercaba. Con unas palabras animó a su yegua a que cabalgase más rápido. Empezaba a divisar entre la lluvia la Cima de los Vientos cuando una luz rojiza y fugaz brilló entre los árboles del camino. Sacudió la cabeza, como si quisiera despertarse.

Imaginaciones mías... pensó, mientras seguía su camino. Pero un poco mas adelante, las dos lucecitas volvieron a brillar. Intrigada, detuvo su montura y bajó de un salto al embarrado camino. Lanza en mano, se acercó a la espesura, donde las luces se apagaron y vio cerca de un árbol una gran huella que se deshacía en el barro.

Parecía de un gran y pesado animal, pero costaba reconocerla, ya que estaba prácticamente borrada. Más allá, parecía que había otra. Y otra… Miró hacia el este. No pasaba nada porque investigase un poco por allí, no la echarían en falta en Rivendel… Y con paso firme, pero cuidadoso, se adentró en la raquítica arboleda.

_________________
C'mon, Marge, it's like kissing a peanut!

Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Mar 12, 2004 2:25 am 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
- Parece que Nenya ya está mucho mejor- susurró Silme-. Al menos ya se le ve mejor color y empieza a hablar...
- ¿Y Cala? - Preguntó Akerbeltz.
- Está despierta. Pero sigue doliéndole la herida. No era tan grave como parecía al principio. Está pidiendo que le subamos una cerveza...

Ambos sonrieron ante la extraña petición de la elfa herida, que jamás había demostrado devoción por los licores de la posada. Pero su salud no le permitiría un golpe así, y cambiaron la cerveza por un ligero zumo.
- Siento que no sea cerveza, pero tu cuerpo no la admitiría...
- No importa. Me moría de sed. Y como parece que la cerveza es la única bebida que hay aquí... No se me ocurrió pedir otra cosa. ¿Nenya está bien?
- Si, despierta a ratos, pero sigue farfullando cosas sin sentido.
- Pero no la han herido, ¿no?
- No. Pero la cogorza que tenía era impresionante... No es capaz de recordar nada. Mantecona le está preparando su Brebaje Milagroso...
- ¿Era para tanto?
- Me temo que sí.
- Menos mal que llegué a tiempo... Si le hubiese pasado algo no me lo perdonaría... ¡Me debe un libro...!

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Abr 15, 2004 2:38 pm 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Lun Abr 05, 2004 2:10 pm
Mensajes: 25
Ubicación: Por ahí, bebiendi o intentando robar un barrilillo de esos de mantecona.
Elloith comenzó a seguir las huellas hasta que llegó al cuerpo de un animal. Se acercó para verlo y se alejó rápidamente al ver que era un dragón. Había sangre fresca en el suelo, y fuese quien fuese la persona capaz de abatir un dragón andaba cerca. El animal todavía respiraba, pero parecía incapaz de moverse. Elloith se asustó y temió encontrarse con el atacante del dragón, o el que se había defendido. Elloith desenvainó su espada y comenzó a seguir unas huellas manchadas de sangre. Parecían pertenecer a alguien que había huido a tropezones. Descubrió que había también otras huellas un poco más grandes que perseguían a las manchadas con sangre.
Luego de caminar un poco pudo ver una elfa tirada en un charco de sangre y que las otras huellas huían de allí. Elloith se acercó a la elfa y vio que todavía estaba viva, aunque inconsciente. Tenía una fea herida en el abdomen además de signos de una dura pelea. Vio que cerca de allí había una daga tirada con una inscripción en élfico Quenya que decía Stellarwen. Elloith supuso que ese debía ser el nombre de la elfa que yacía en el suelo.
- Demasiadas cosas extrañas para un solo día.- murmuró mientras se inclinaba sobre Stellarwen. De pronto pudo oír un ruido y vio como se le tiraba encima un hombre con una larga espada en mano. Elloith se defendió como pudo y logró infligir una grave herida al atacante. Este huyó y Elloith se quedó sola con Stellarwen.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie May 14, 2004 4:26 pm 
Guardián de los Cielos
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Jun 13, 2003 12:41 pm
Mensajes: 463
Ubicación: Las montañas nubladas
Nessornë, atontada aún por el golpe apareció en la puerta de Cala_Ithil palpándose el creciente chichón.

-Vaya Cala, veo que sigues teniendo un imán especial para recibir heridas graves!- Exclamó el águila aliviada al ver a su amiga consciente. -¿se puede saber quien te ha atacado esta vez?-

- La verdad es que no tengo ni idea,- suspiró Cala - parece que alguien venía buscando a Nenya y en su lugar me encontró a mi.-

- Nessornë, ¿estuviste con Nenya en esa fiesta de cumpleaños?- Interrumpió Baranduin.

- Sí, estuve, - respondió el águila - ¡y vaya fiesta!! estuvimos juntas un rato, pero después de bailar haciendo el orco no recuerdo haberla visto demasiado. Ahora que pienso, me crucé con ella cuando volvía de la barra, estaba acompañada de un elfo bien alto con aspecto simpático, así que pensé que estaba en buenas manos y no hice por buscarla más tarde. - Nessornë se rascó la cabeza - lo único que recuerdo después es despertarme encogida en un nido de paloma que había en un tejado. La verdad es que no bebí tanto como para perder la consciencia de ese modo... me empiezo a preguntar si no echarían nada raro en la bebida...

- Eso explicaría el porqué Nenya no recuerda nada - dijo Akerbeltz - ¿no recuerdas nada más acerca de aquel elfo? ¿alguna característica que nos de una pista acerca de su identidad?

Nessornë cerró los ojos concentrándose - Cabello negro y ojos grandes y grises. Llevaba una capa verde con una gran capucha echada hacia atrás, calzaba botas altas y portaba un colgante alrededor del cuello. Lo siento, no recuerdo nada más por ahora. Tal vez más tarde, cuando esté más despejada recuerde más detalles. ¿Conocéis a alguien de esas características?

- Humm - musitó Akerbeltz - Esa descripción me resulta familiar, quizás se trate de...

_________________
GRRRRRRRRR Como pille al gracioso que puso un petardo en mi nido...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié May 19, 2004 4:03 pm 
Este Huésped puede elegir título
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Oct 15, 2003 5:45 pm
Mensajes: 514
Ubicación: Vagando por la oscuridad
Pues sí, efectivamente se trataba de Hiswilame, el elfo procedente de Lórien que había llegado unos días atrás a la posada, mas nadie sabía qué hacía allí.

En ese momento el elfo caminaba sin rumbo aparente, con su capa, ahora marrón a causa del barro, cubriéndole el rostro del frío. No recordaba cómo había ido a parar allí, cerca de ese establo de donde había despertado dos días antes.

Mientras intentaba situarse en algún lugar de la Tierra Media, con ayuda de las estrellas, intentaba recordar las últimas 72 horas de su vida…

Tres días atrás estaba en la fiesta de cumpleaños de un huésped que no conocía, y allí se había encontrado con cierta Maië muy bella. Empezó a hablar con Nenya, así dijo que llamaba, y la conversa se fue animando. Ella era muy simpática, a su parecer, y así, entre conversa y cerveza, la noche fue pasando. Cuando ya habían bebido bastante, los dos decidieron salir a pasear un rato para despejar la cabeza.

Y eso era lo último que recordaba. Luego había despertado en ese establo. Por el clima y la fauna había supuesto que se encontraba cerca de La Comarca, así que decidió andar hacía el sur, con la esperanza de encontrar El Poney Pisador, o, como mínimo, Rivendel.

Sumido en estos pensamientos, su cuerpo iba haciéndose preso del frío; empezaba a desfallecer, pues carecía de fuerza... De repente, despertándose súbitamente de sus reflexiones, se topó con una huésped de la posada: Elloith.

Sorprendidos, se miraron el uno al otro…

_________________
Alatar, Dragón Alado de Fuego

Urulócë Oficialmente Loco
Custodio del Gong


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié May 19, 2004 4:41 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Oct 22, 2003 8:45 pm
Mensajes: 301
Ubicación: La Barra Vertical del Poney Pisador, Bree
- ¿Vos sois el caballero recién llegado de Lórien, no es cierto?- preguntó Elloith.- Os vi en el Poney alguna que otra vez. ¿Qué azares del destino os han llevado hasta este bosque?

- Yo, no... no recuerdo bien.- dijo, tocándose la sien.- Estaba en una fiesta, había una maië... charlamos... un establo...- de pronto, reparó en la figura tendida en el suelo y los rastros de sangre.- ¿Quién es?-

- No se, la encontré tendida aquí en el suelo, y unos metros mas allá hay un dragón moribundo. Pero realmente dudo que ella sola lo haya abatido con esta daga tan pequeña...- recogió la hoja manchada de sangre.- También me atacó un hombre de rasgos algo cetrinos, aunque huyó antes de que pudiera detenerlo y preguntarle algo...-

- ¿Y qué haréis ahora? Yo necesito regresar a Bree, pero...- miró la espesura con una expresión indefinible.- ¿Por dónde es?-

Elloith suspiró. Todos sus deseos de llegar a Rivendel esa noche se esfumaron. Primero el dragón, después la elfa... Una gota atravesó las hojas de los árboles y le cayó en la nariz. Volvía a llover.

- Volvamos a Bree. Informaremos sobre el dragón y después volveré a irme hacia el este.-

Entre ella y Hiswilame, trasladaron el cuerpo de la elfa, lo subieron a la yegua de Elloith y emprendieron la marcha bajo la lluvia en dirección a Bree.

Mientras, allí...

- Debemos encontrar ese elfo.- dijo Akerbeltz.- Él debe saber algo sobre lo que ocurrió.-

- Llueve.- dijo Nessornë, mirando por la ventana.- Si por alguna razón, él es culpable de algo y ha huido, perderemos todo rastro que haya dejado.-

Todas las miradas se dirigieron a la ventana, mientras que una sombra furtiva atravesó el pasillo en dirección a las escaleras...

_________________
C'mon, Marge, it's like kissing a peanut!

Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue May 20, 2004 6:15 pm 
Guardián de los Cielos
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Jun 13, 2003 12:41 pm
Mensajes: 463
Ubicación: Las montañas nubladas
La lluvia arreciaba, y los negros nubarrones ensombrecieron de tal modo el sol que parecía que había anochecido antes de tiempo. En el salón del Poney reinaba el silencio mientras todos hacían conjeturas en su cabeza. Se oyó el ruido de una puerta en el piso de arriba. Akerbeltz, Baranduin y Nessornë se miraron con preocupación y acto seguido se oyó un estruendo de sillas cayendo y cervezas dejadas de cualquier manera en la mesa mientras se precipitaban hacia las escaleras. Nenya apareció tranquilamente, al parecer completamente recuperada.

- Vaya! Esa poción de Mantecona es realmente milagrosa! Me ha quitado la resaca de un plumazo!! Pero ¿donde vais tan aprisa?- preguntó la maië inocentemente.

Una carcajada general se escuchó rompiendo la tensión que se había apoderado del ambiente,

- ¡Caramba! – exclamó Baranduin – por un momento pensamos que el atacante había vuelto –

Volvieron animadamente a sus asientos mientras Mantecona se afanaba en limpiar los restos de las cervezas que habían caído al suelo.

La puerta de la posada se abrió de golpe, y dos viajeros completamente empapados entraron en la posada portando un fardo inerte que chorreaba agua por los cuatro costados.

Elloith echó para atrás su capucha gritando – Necesitamos ayuda!! Rápido! Ropas secas y una manta! Traemos una elfa herida!!-

Mientras otros corrían a buscar lo solicitado, Nenya se acercó corriendo para ayudar a tender a la elfa sobre una mesa, de pronto sus ojos se clavaron en la tercera persona que había llegado. Mientras él retiraba la capucha de su rostro sus ojos se encontraron. Un escalofrío recorrió la espalda de la maië. No sabía porqué pero presentía que la presencia de aquel elfo traería problemas.

En ese momento, en el piso de arriba, unos pasos sigilosos se acercaban a la puerta de Cala_Ithil...

_________________
GRRRRRRRRR Como pille al gracioso que puso un petardo en mi nido...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie May 21, 2004 10:18 pm 
Este Huésped puede elegir título
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Oct 15, 2003 5:45 pm
Mensajes: 514
Ubicación: Vagando por la oscuridad
Cala_Ithil estaba observando la lluvia por la ventana, absorta en sus pensamientos, sin reparar en la sombra que se acostaba silenciosamente por su espalda.

La elfa tenía una mano en el pomo de su espada y la otra apoyada en la repisa de la ventana. A su lado, el vaso de zumo, casi vacío, reposaba en la mesilla de noche, junto al Brebaje Milagroso de Mantecona, que, aunque el intruso no reparó en ello, estaba relleno de algún otro líquido.

Justo cuando la sombra alzó el cuchillo, Cala, con unos reflejos anti-naturales, se giró y le propinó un rodillazo en las costillas a la vez que, con la mano que tenía en la ventana, desenfundaba la daga. Evidentemente, había estado esperando a que “la sombra” llegara, y había visto en el reflejo del cristal como se acercaba.

El primer ataque de Cala_Ithil cogió desprevenido al agresor, pero reaccionó con una velocidad que la elfa no se esperaba y entonces el combate desembocó en una feroz pelea, con los dos individuos revolcándose por los suelos, intentando sobrevivir al inminente ataque de la daga del adversario. La elfa estaba tan absorta en la lucha que no se fijó en la identidad del desconocido.

A pesar de que el intruso había reaccionado de manera excelente, Cala había sido la primera en atacar, y por eso llevaba el ritmo y la iniciativa de la pelea, y poco a poco conseguía acercar más la daga al cuello de su rival.

Pero en un mal movimiento, la recién recibida herida del costado se le abrió, y la elfa se retorció y gritó, perdiendo así un precioso segundo de su tiempo, cosa que el contrario aprovechó para ganar ventaja en la lucha.

Y justo en ese momento, mientras Cala_Ithil alargaba el brazo para coger el frasco que se encontraba al lado del zumo y que ella había dejado expresamente (no era ni más ni menos que un somnífero encantado), Hiswilame entró precipitadamente en la habitación, espada en mano, dispuesto a atacar al agresor.

Cuando éste se dio cuenta que el alboroto de la pelea había alertado a toda la posada, se apartó rápidamente, de un salto, de la elfa y, deslizándose raudo por la habitación, saltó por la ventana.

Hiswilame se asomó al exterior para intentar descubrir la identidad del atacante, pero cuando llegó, el intruso ya había desaparecido entre las sombras.

En seguida llegó Akerbeltz e inspeccionó el estado de salud de Cala

_________________
Alatar, Dragón Alado de Fuego

Urulócë Oficialmente Loco
Custodio del Gong


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom May 23, 2004 3:40 pm 
La Deshacedora de Camas
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Jun 25, 2003 3:25 pm
Mensajes: 468
Ubicación: Habitación nº 13, El Poney Pisador
...Ithil; al parecer no había sufrido más que un rasguño y sus anteriores heridas no se habían abierto demasiado.

-Bien, creo que es un buen momento para sentarse y hablar... – dijo Cala- me gustaría saber quién es este amable elfo-

-Enseguida tendremos tiempo para eso – dijo Akerbeltz- pero antes deberíamos bajar, podría decirse que hay una sorpresa en el piso inferior...

Bajaron las escaleras sin armar mucho escándalo, pues ya estaba avanzada la noche y no querían despertar al resto de los huéspedes. Cuando Cala vio el panorama que había en el piso inferior casi se desmaya...

-¡Y yo que pensaba que había tenido una aventura! – gritó - ¡Nenya, ya estás consciente!

Nenya se giró sonriendo – anda, échame una mano, no es tan grave como parece-

Después de las curas subieron a Stellarwen a una habitación, y se reunieron en el Salón Común. Pidieron a Mantecona una ronda de cervezas (excepto para Nessorne, que prefirió un vaso de agua porque tenía que conducir) y esperando que no hubiese más sobresaltos se dispusieron a buscarle sentido a los acontecimientos.

Nenya hizo amago de levantarse, pero Hiswilame la agarró por un brazo.

-¿A dónde vas? – dijo el elfo- ¿no me vas a presentar a tus amigos?

-Disculpe, pero... ¿conoce el dicho “mejor sola que mal acompañada”? – dijo irónicamente la maië – pues aplíquese el cuento-

Acto seguido soltó su brazo y se puso detrás de Nessorne, que no podía ya abrir más sus ojos de águila, pues era la primera vez que su amiga no se mostraba amable con alguien.
Baranduin se había levantado con rostro serio, y se había puesto frente a Hiswilame.

-¿Sería tan amable de explicarnos qué relación tiene con ella? -preguntó con voz monótona, intentando esconder su sorpresa-

El elfo, sonrió de medio lado y comenzó a hablar como si le hubiesen dado cuerda:

_________________
Las palabras a menudo mienten,
los ojos nunca.
Por eso es a ellos a quien obedezco.


Última edición por Nenya el Mié Nov 10, 2004 2:26 pm, editado 1 vez en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié May 26, 2004 5:16 pm 
Guardián de los Cielos
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Jun 13, 2003 12:41 pm
Mensajes: 463
Ubicación: Las montañas nubladas
- Bien, veo que no os conformaréis con cualquier historia, así que os contaré todo desde el principio sin omitir detalle. No quiero parecer culpable de nada de lo que no lo sea. - comenzó Hiswilame -

Todo empezó hace mucho tiempo, en el bosque negro, donde nos conocimos de casualidad hace mucho, mucho tiempo. Ella parecía sola y triste cuando la encontré por lo que decidí llevarla con mi pueblo donde esperaba que recobrara la alegría. No ocurrió así y ella no se quedó mucho tiempo con nosotros. Partió una noche de tormenta tras una triste despedida. Me dejó como recuerdo este medallón que desde entonces no ha abandonado mi cuello.

Nunca volví a saber de ella, pero hace poco tiempo, llegó a mi pueblo un viajero en busca de cobijo de una noche. Le acogimos como siempre hacemos los elfos y le invitamos a que compartiera nuestra comida y nuestro fuego. Todo iba bien, nos contó un montón de historias divertidas acerca de sus viajes, hasta que sus ojos descubrieron mi medallón. En ese momento su semblante cambió, igual que su actitud. Parecía tan crispado que apenas podía disimular su nerviosismo. Atropelladamente me preguntó sobre el origen del medallón y cómo había llegado a mis manos. No se quedó demasiado contento con la explicación, pero pareció calmarse un poco. Esa noche no pude dormir, negros augurios venían a mi mente y no podía evitar pensar que había puesto a Nenya en peligro al darle su nombre a aquel forastero. -

- ¿Y porqué le contaste toda la historia? ¿tenías que darle el nombre de Nenya? yo no lo hubiera hecho - Interrumpió enfadada Nessornë

Hiswilame no hizo caso del comentario del águila y continuó

- Harto de dar vueltas en mi lecho, me levanté para hablar con él y averiguar qué le inquietaba, pero mi sorpresa fue mayúscula al descubrir que se había ido!!

Presa del pánico decidí partir tras sus huellas con la esperanza de llegar hasta Nenya antes que él. Tras muchas investigaciones, mis pasos me llevaron hasta el Dragón Verde, donde se celebraba una fiesta de cumpleaños donde afortunadamente di con ella. Tras la efusión inicial por nuestro reencuentro, le conté el motivo de mi visita. Se enfadó mucho conmigo al saber que le había contado la historia del medallón y que le había dado su nombre a aquel desconocido. Discutimos un buen rato... y no recuerdo nada más de aquella fiesta...-

_________________
GRRRRRRRRR Como pille al gracioso que puso un petardo en mi nido...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié May 26, 2004 8:44 pm 
Guardián del Brandivino
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 1:09 am
Mensajes: 1297
Ubicación: De mudanza. Fluyendo, vaya, como siempre.
Raza: Accidente Geografico
Baranduin meditó un momento la historia. No estaba muy seguro de si era cierta o no. Simplemente era una versión. Con un gesto de cabeza, indicó a Cala Ithil y Nessornë que hablasen con Nenya aparte, y contrastasen versiones, en cuanto Nenya se calmase un poco. Estaba enfurecida, para asombro de todos.

Por otro lado, Akerbeltz vigilaría a Hiswilamë. Baranduin salió de la posada, dando zancadas, sin decir nada. El silencio era la nota dominante.


Un cristal se rompió sin apenas ruido entre tanto en la habitación de Stellarwen. Cuando Mantecona fue a ver, ella había desaparecido.

_________________
Húmecoa eä, alassëa húmecoa yerna
ara i sundor yára amban sindava,
yassë carintë limpë varnilda
i Tilion Quen Ránassë númennë
lóme yáressë sucien sá.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom May 30, 2004 12:46 am 
Maestro Narrador
Maestro Narrador
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Jul 01, 2003 10:04 pm
Mensajes: 216
Ubicación: Mi rincón del Salón de la posada *^^*
Mantecona fue inmediatamente a buscar a Akerbeltz, para comunicarle la misteriosa desaparición de Stellarwen. Entró en la habitación de Akerbeltz, que estaba vigilando y hablando con Hiswilamë. Mantecona se acercó a la oreja del maia y le comunicó con voz pausada lo ocurrido.

De repente, Silme entró en la misma habitación dando un portazo, y le pidió a Mantecona un brebaje para calmar a Nenya, que aún estaba muy enfurecida y bastante nerviosa. Mientras Mantecona preparaba el brebaje, Silme fue a la habitación de Stellarwen, donde encontró enganchado al cristal roto un trocito de ropa deshilachada. Lo quitó con mucho cuidado y fue a enseñárselo a Akerbeltz...

_________________
Silme.

"Nacimos en una era oscura fuera del momento debido. (...)También tenemos todavía pequeñas espadas que somos capaces de utilizar: "No me inclinaré ante la Corona de Hierro, ni dejaré caer mi pequeño cetro de oro". Arroja a los Orcos aladas palabras, víboras de guerra, dardos mordientes, pero asegúrate del blanco antes de disparar."
JRR Tolkien


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Jun 11, 2004 5:18 pm 
Este Huésped puede elegir título
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Oct 15, 2003 5:45 pm
Mensajes: 514
Ubicación: Vagando por la oscuridad
¿¡¿Qué demonios hacía en la ventana un trocito del jersey de Hiswilame?!?

Silme miró primero a Aker, luego a Mantecona y luego a Hiswilame, para después volver la vista hacía el primero y preguntarle:
-¿No has estado todo el rato vigilándole?
-Sí – respondió confundido Akerbeltz –, ha estado aquí desde que Baranduin se ha ido…
-Que me cuelguen si lo entiendo – intervino Mantecona, quien no estaba hecho para emociones fuertes ni investigaciones –. Voy a vigilar la barra, que seguro que Barnie está bebiendo gratuitamente de mi barril (sí, habéis leído bien; y yo no sería Alatar si no pusiera alguna paranoia de los Simpsons)…

Una vez hubo salido de la habitación, Aker miró significativamente a Silme. Ésta hizo una leve señal de protesta, que interrumpió rápidamente cuando se fijó en la seriedad del rostro y la rigidez de las facciones de Akerbeltz. Siguió a Mantecona, compadeciendo a Hiswilame, pues iba a tener una complicada charla: tenía que dar demasiadas explicaciones...

Silme decidió ir a la habitación de Nenya, para explicarle a ella, a Cala_Ithil y a Nessornë los hechos, pero por el camino le pareció ver una sombra a sus espaldas. Se giró rápidamente mas no localizó a nadie. Pensó que estaba demasiado alterada, y que se lo había imaginado, pero igualmente no estaba muy segura sola en medio del oscuro pasillo. ¿Volvía a la habitación con Aker y Hiswilame? ¿Seguía caminando hacía la habitación de Nenya? ¿Bajaba al Salón Común con los demás? ¿Se quedaba quieta, afrontando cualquier peligro? ¿Empezaba a correr, chillando como una loca?

Entonces se concentró en tranquilizarse, pues el agresor de Cala había saltado por la ventana, y no podía haber vuelto a entrar en la posada sin que alguien se hubiese dado cuenta de su llegada… Sumida en sus pensamientos, no se percató de la mano que se le acercaba por la espalda. La mano se posó sobre su hombro…

_________________
Alatar, Dragón Alado de Fuego

Urulócë Oficialmente Loco
Custodio del Gong


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Jun 11, 2004 6:01 pm 
Guardián del Brandivino
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 1:09 am
Mensajes: 1297
Ubicación: De mudanza. Fluyendo, vaya, como siempre.
Raza: Accidente Geografico
- Perdone, ¿los establos?

Se trataba de Nardo Sotomonte, un hobbit de Delagua que estaba de visita a unos parientes en Bree. Silmë intentó controlarse, y no cruzarle de un bofetón la cara por el soberbio susto que le había dado.
- Por estas escaleras, hasta el Salón Común, y luego salga por la puerta del fondo.
- Gracias.

Silmë decidió entonces sentarse un momento, mientras su corazón intentaba salirse por la boca. Respiró hondamente. Olía raro. El olor le era conocido, pero no sabría precisar. Resina quemada, pero también humedad... El pasillo se alargaba. Decidió bajar al Salón Común, a pedir ayuda.

_________________
Húmecoa eä, alassëa húmecoa yerna
ara i sundor yára amban sindava,
yassë carintë limpë varnilda
i Tilion Quen Ránassë númennë
lóme yáressë sucien sá.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Jun 14, 2004 2:57 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Abr 29, 2004 2:32 pm
Mensajes: 325
Ubicación: Bahía de Belfalas
Cuando Silme llegó al Salón Común, todos los parroquianos que se encontraban allí también se habían percatado del extraño olor; comentaban y se preguntaban entre sí de dónde provenía, con gestos, cada vez más evidentes, de preocupación. Mantecona, desde la barra, miró a Silme y reconoció en su mirada las mismas muestras de incertidumbre que albergaba el resto de los clientes.
Silme se acercó hasta donde se encontraba Mantecona; con gran esfuerzo intentó mostrarse tranquila, para así evitar añadir más tensión al ya enrarecido ambiente que se había apoderado del Salón Común. Con suavidad, apartó de su cara un mechón de su largo pelo, con un gesto casi imperceptible, como queriendo mostrar naturalidad, y cuando se dispuso a hablar con Mantecona el silencio se apoderó de todo el salón. Unos y otros se miraron buscando respuestas. Todos oyeron cómo los caballos habían comenzado a relinchar y, en ese momento, un grupo de montaraces que se encontraban próximos a la puerta del fondo corrieron hacia los establos.

_________________
Oialë i nati úmar i seyar... queni yando
(Las cosas no son siempre lo que parecen...las personas tampoco)

http://arqueofalas.blogspot.com/
http://sevillargir.blogspot.com/
Là bas, tout est neuf, tout est savage...Imagen


Imagen © Baranduin


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Jun 14, 2004 3:30 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Oct 22, 2003 8:45 pm
Mensajes: 301
Ubicación: La Barra Vertical del Poney Pisador, Bree
Cuando Mantecona llegó corriendo al establo, abrió los ojos de par en par. Los caballos estaban sueltos, y relinchaban y daban coces por doquier, llenos de temor ante las llamas que devoraban la paja y la madera. Entre la confusión, los montaraces, se apresuraron a tranquilizar los caballos, sacándolos fuera y atándolos a un árbol, mientras algunos vecinos y huéspedes se afanaban para apagar las llamas con el agua de un pozo cercano y de los abrevaderos.

Dos angustiantes horas después, el incendió fue extinguido por completo, los vecinos, aún nerviosos e intranquilos, regresaron a sus casas. Los huéspedes, llenos de cenizas y con algunas quemaduras de poca consideración regresaron a la posada a descansar y lavarse, pero Akerbeltz se quedó en silencio observando el chamuscado establo. La zona del fondo estaba casi derruida, había sido claramente donde se originó el incendio. Con cuidado se acercó, y examinó el suelo. Olía extraño, a algo mas que a madera chamuscada.

-Alcohol.- murmuró, mientras buscaba algún indicio, alguna prueba de quién podría haber sido…-

De pronto abrió los ojos de par en par. Aquello era…

Akerbeltz Akerbeltz!- exclamó la voz de Silmë a sus espaldas.- ¡Hiswilamë! ¡Hiswilamë ha desaparecido!-

Akerbeltz asintió levemente con la cabeza, todo encajaba. Habían aprovechado la confusión, o para llevárselo o para que huyera. Alguien quería que Hiswilamë no estuviera allí… ¿Por qué? ¿Qué secreto ocultaba?

*****

PD: AkerGrissom ataca de nuevo! XD

_________________
C'mon, Marge, it's like kissing a peanut!

Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Jun 15, 2004 5:00 am 
Guardián del Brandivino
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 1:09 am
Mensajes: 1297
Ubicación: De mudanza. Fluyendo, vaya, como siempre.
Raza: Accidente Geografico
Mientras tanto, ajeno a todo esto, Baranduin volaba literalmente hacia el Dragón Verde, donde según Hiswilamë todo había empezado. Debía llegar allí antes de que nadie; tenía el terrible presentimiento de que Hiswilame huiría desde el Poney hacia allí.

Finalmente se encontró ante las puertas... que estaban cerradas. Tampoco las ventanas ofrecían alguna posibilidad de entrada, y la puerta trasera estaba sepultada entre lo que debía de haber sido el establo. Un viejo hobbit, Jebbedia Siempreblanca, le imprecó:
- ¿Qué busca aquí? Llega tarde para la fiesta. Acabó hace casi cuatro días, afortunadamente.
- ¿Una fiesta? - aquello parecía prometer - ¡Oh, sí, la fiesta! Tuve un percance por el camino. ¿Qué ocurrió?
- A alguien le pareció buena idea soltar un jabalí en la posada. Estará cerrada durante algún tiempo.
- ¿Un jabalí?
- ¡Oh, sí! Mi tío abuelo por parte de los Robledal decía que era algo que solían hacer los elfos. Sueltan jabalíes, y se dedican luego a cazarlos con las manos. Pues hubo un elfo que tuvo esa feliz idea.
- ¿Qué ocurrió?
- ¡Qué iba a ocurrir! Como decimos por aquí: Los jabalíes no cornean, también muerden. Uno no puede fiarse de la gente del Este. Son demasiado raros. Es lo que decía mi prima segunda por parte de los Alameda, aquella que se casó con el hijo de los sobrinos-nietos del primo de Bandobras Tuk, ya sabrá a quien me refiero, el Toro Bramador que le decían... ¿Por donde iba?
- Estabas a punto de contarme qué era lo que pasó en esa fiesta, porque iban todos borrachos.
- Pues sí, mire, verá usted. Yo solo vi una señorita que salía del brazo de dos caballeros. Ellos llevaban la cara cubierta, así que no les pude ver. Pero era ella una señora muy guapa. No podría decir su edad, pero debía de ser joven, y tenía una melena de esas largas y obscuras, como las que usaba la suegra del viejo Lotho Floridablanca, que en paz descanse...
- ¿Qué más me puede decir de la señorita?
- Que vestía muy poco. O más bien, que estaba casi desnuda, con unas gasas flojuchas que no deben ni de abrigar. Nada hay como la pana, ya lo decía yo.
- ¿A donde la llevaron? - Dijo Baranduin, preocupado pues el viejo estaba empezando a evadirse, y sus digresiones eran cada vez más comunes.
- Ah, pues eso yo ya no lo sé. Creo que tendrá que preguntar al viejo Cornelius Patablanca, aunque llega tarde, porque se fue ayer. Es que según la vio se enamoró, y tomó el camino del Oeste en su búsqueda... Yo es que ya habían soltado el jabalí y bastante tuve con correr. Se les escapó de la taberna...

El viejo estaba cansado, y poca información más importante le daría ya. Tras prometer volver a escuchar sus interesantes historias, decidió volver a la Posada. Ya había averiguado la identidad de uno de los enmascarados. Debía de ir rápidamente a la Posada. Desplegó las alas, y puso rumbo hacia la posada. Frente a él, una gran humareda.

Baranduin rogó a los Valar para que fuesen benévolos y no permitiesen que Hiswilame tuviese oportunidad de escapar.

PD.- ¿No nos estamos yendo un poco por las ramas? Creo que esto empezaba con una premonición, no con una conjura ;b .

_________________
Húmecoa eä, alassëa húmecoa yerna
ara i sundor yára amban sindava,
yassë carintë limpë varnilda
i Tilion Quen Ránassë númennë
lóme yáressë sucien sá.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Jun 15, 2004 9:56 am 
Este Huésped puede elegir título
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Oct 15, 2003 5:45 pm
Mensajes: 514
Ubicación: Vagando por la oscuridad
Baranduin llegó al casi derruido establo, y se encontró a Akerbeltz, reflexionando sobre los hechos. Baran se dirigió a él y le empezó a explicar todo lo que había visto y oído durante su investigación a El Dragón Verde. El otro, a su vez, le habló de lo ocurrido en el Poney. Decidieron entrar a la posada para hablar de ello y sacar conclusiones delante de una buena cerveza.

Apartadas de la multitud, Cala_Ithil, Silme y Nessornë hablaban de lo que habían oído de la conversa entre Aker y Baran. Hacían posibles conjeturas sobre la identidad del otro elfo, suponiendo que el primero era Hiswilame. Y se preguntaban si era el mismo que había originado el incendio…

Pensaban en el dragón que había encontrado Stellarwen, ahora desaparecida. Murmuraban sobre el agresor de Cala_Ithil. Sospechaban de aquellos otros elfos de Rivendel que habían llegado unos días atrás, los mismos que Silme había mencionado a Nenya cuando había llegado de la fiesta, pero no podían ser culpables, ¿o si?… Entonces, al hablar de ella, las tres volvieron su pensamiento hacía Nenya, ¿dónde estaba?

Allí, a su lado, contemplando absorta el establo. Cala_Ithil, Silme y Nessornë la miraron, extrañadas. La última, preocupada como las otras dos, le preguntó si le pasaba algo. Nenya respondió:

- Mi premonición… la nube… los cuerpos degollados… las casas derruidas… ya había visto así el establo.

_________________
Alatar, Dragón Alado de Fuego

Urulócë Oficialmente Loco
Custodio del Gong


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Jun 30, 2004 8:31 pm 
Maestro Narrador
Maestro Narrador
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Jul 01, 2003 10:04 pm
Mensajes: 216
Ubicación: Mi rincón del Salón de la posada *^^*
Aiya!!

Silme, Nessornë y Cala quedaron perplejas. Las tres miraban fijamente a Nenya, la cual parecía no encontrarse muy bien. En ese momento, Baranduin y Aker fueron a ver que les pasaba. Cala_Ithil fue la primera en hablar:
-Nenya dice que ya había visto el establo así...
-En mi premonición... -dijo Nenya.
-Bien, -continuó Aker- tienes que intentar recordar alguna cosa más.
-Subámosla a su habitación -dijo Silme.
-De acuerdo -dijo Baranduin.
De esta forma, Baranduin, ayudado por Aker subió a Nenya a una habitación. Cala, Nessornë y Silme se quedaron en el salón durante un rato, sin decir nada.


Saludos,

Silme.

P.D.: Ahora esto ya coge más forma de premonición :-D

_________________
Silme.

"Nacimos en una era oscura fuera del momento debido. (...)También tenemos todavía pequeñas espadas que somos capaces de utilizar: "No me inclinaré ante la Corona de Hierro, ni dejaré caer mi pequeño cetro de oro". Arroja a los Orcos aladas palabras, víboras de guerra, dardos mordientes, pero asegúrate del blanco antes de disparar."
JRR Tolkien


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Jul 27, 2004 3:15 pm 
Guardián de los Cielos
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Jun 13, 2003 12:41 pm
Mensajes: 463
Ubicación: Las montañas nubladas
Pues yo creo que Hiswilame no es el culpable del incendio - Dijo de pronto Nessornë - Ha venido por propia voluntad para advertir a Nenya que alguien puede ir tras sus pasos, y que esa persona puede ser peligrosa. No tiene sentido que de pronto incendie el establo y huya sin más! yo creo que su desaparición no es voluntaria y que el incendio lo provocó alguien para mantenernos ocupados mientras se llevaba a Hiswilame a la fuerza.- El águila se arrancó unas cuantas plumas chamuscadas.

Silme asintió - Puede que tengas razón, a mi también me parece que traía buenas intenciones. Debido a la frialdad con que Nenya lo trató al verle, se entristeció. Creo que esperaba una bienvenida más cálida.

-Bueno, con conjeturas no vamos a ningún lado- dijo Cala - vayamos con Nenya, tal vez haya logrado recordar alguna otra cosa acerca de la premonición que tuvo -

Así Valië, elfa y águila se encaminaron a la habitación de Nenya donde...

_________________
GRRRRRRRRR Como pille al gracioso que puso un petardo en mi nido...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Ago 12, 2004 4:54 pm 
Este Huésped puede elegir título
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Oct 15, 2003 5:45 pm
Mensajes: 514
Ubicación: Vagando por la oscuridad
Donde se encontraron con Stellarwen echada sobre la cama de Nenya. Akerbeltz y Baranduin estaban intentando reanimarla. Justo cuando Nessornë le empezaba a preguntar a Nenya dónde la habían encontrado, entró Mantecona a la habitación. No me gusta que me interrumpan, dijo el águila en voz baja.

- ¿Puedo ayudaros en... -empezó Mantecona, pero enmudeció en cuanto vio a Stellarwen tendida en la cama- Más desmayos no, por favor... -murmuró mientras sacudía la cabeza.

Baranduin, que no estaba para las quejas de Mantecona , le espetó: - Tráele un licor fuerte, a ver si despierta.

Mientras el posadero bajaba las escaleras mascullando algo que le había dicho su padre, Cala_Ithil y Silme intentaban sacar agua clara de todo ese embrollo: una ex-desaparecida, un desaparecido, dos elfos misteriosos, un peligroso desconocido que buscaba a Nenya, alguien que atacaba a Cala, el establo quemado, las premoniciones..... Demasiado a relacionar. Las dos decidieron bajar a hacer unas cervezas, a ver si el alcohol les relajaba y podían encontrar la pieza que faltaba en el puzzle.

Antes de que se marcharan, Nessornë se giró para preguntarle a Cala si estaba segura que no sabía la identidad de su agresor. Pero mientras cogía aire para formular la pregunta, se oyó un sonido de cristales rotos en el piso de abajo.... Ya van dos, se dijo Nessornë.

Todos los que estaban en la habitación bajaron corriendo, saltando las escaleras de cuatro en cuatro, mas al llegar abajo se relajaron un poco al ver el pobre espectáculo que ofrecía Mantecona.

Con las manos temblando de estrés, Cebadilla estaba recogiendo el licor que traía para Stellarwen y que se la había caído al suelo, rompiendo el vaso en mil pedazos. Baranduin, arrepentido por haberle dado prisa antes, le pidió que se relajara: ya recogería Nob el estropicio y se encargaría él, personalmente, de llevar el licor a la habitación.

Nessornë, que se aguantaba la risa, le intentó preguntar otra vez a Cala_Ithil sobre su agresor, pero un grito provinente del piso de arriba hizo correr a todos, otra vez, a la habitación de Nenya. Vaya, pensó Nessornë mientras subía volando las escaleras, hoy no me dejan preguntar nada…

Allí se encontraron a Stellarwen en un estado de semiinconsciencia, delirando y respirando agitadamente mientras luchaba contra un ser invisible, producto de su imaginación....

_________________
Alatar, Dragón Alado de Fuego

Urulócë Oficialmente Loco
Custodio del Gong


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Ago 25, 2004 6:54 pm 
Guardián del Brandivino
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 1:09 am
Mensajes: 1297
Ubicación: De mudanza. Fluyendo, vaya, como siempre.
Raza: Accidente Geografico
Akerbeltz llegó justo detrás de Nessornë. Nessornë, sin pensárselo mucho, saltó por sobre Stellarwen... atravesando el vacío. No había nada sobre ella. Luchaba contra algo que era menos aún que aire. Akerbeltz se acercó despacio a Stellarwen, y musitó algo en su oído. Fuera lo que fuese lo que musitó, Stellarwen se calmó.

Llegó finalmente Baranduin con una jarra de licor. Lo dejó en la mesa, y Akerbeltz le indicó que debían hablar. Justo en ese momento llegaron Silme, Cala Ithil y Nenya, que desconociendo el estado previo de Stellarwen, ayudaron a Nessornë a levantarse y se quedaron cuidando a la semi-inconsciente.


- Esto está tomando un aspecto surrealista - comentó Akerbeltz una vez que él y Baranduin entraron en la habitación de al lado -. Estaba luchando contra algo... inmaterial. Fuese lo que fuese, Nessornë lo atravesó como si fuese aire.
- Lócë... ¿Podría ser?
- Podría ser. Pero llevan años extinguidos.
- O eso creemos.
- O eso creemos. Pudiera ser. Si es así, habrá que averiguar dónde estuvieron Stellarwen y Nenya, para saber donde pudieron haber sido hechizadas.
- O tal vez tratemos dos problemas distintos. Un dragón no explicaría la premonición.
- Pero sí un recuerdo de la Canción...
- Sí, podría ser. De hecho, dudo mucho que Nenya fuese luhtaina por un dragón. Habría de ser uno muy grande y muy poderoso para hechizar a una maia. El hecho de que Nessornë y Hiswilamë tampoco recuerden mucho hace apuntar a una cogorza de aquellas que hacen historia. Como en la Bereth-Aderthad.
- Bien. Pues hay que organizarse. Hemos de reunirnos los implicados, y llamar a alguien más de confianza para que nos ayuden... en cosas puntuales. No hay que dejar saber que hay alguien invisible atacando a los huéspedes, sería terrible para el negocio.


Mientras tanto, Silmë informaba a Nenya sobre la identidad de aquellos dos que habían ido a buscarla el día anterior. Así mismo, intentaban que Nenya recordase algo más. En ese momento llegaron Akerbeltz y Baranduin. Sin contarles las conclusiones finales a las que habían llegado, establecieron una lista de puntos a resolver:
- Primero. Hemos de encontrar a Hiswilamë. Aunque no sea culpable, o tal vez por ello. Puede estar en peligro.
- Atya. Hay que encontrar al acompañante de Hiswilamë. El otro elfo. Tal vez fue él quien incendió el establo. Sabemos que hay un atacante real, que abre y cierra puertas, y que es capaz de herir a Cala Ithil.
- Tercero. Reconstruir los pasos de Nenya desde la fiesta a la Posada. Apuntar las zonas por las que pasó, en especial los momentos previos a perder la memoria.
- Canya. Que alguien cuide CONSTANTEMENTE a Stellarwen. Conviene hacer turnos, pero siempre tienen que haber al menos dos personas junto a ella.
- Quinto. Necesitamos un reconocimiento aéreo en profundidad de todo el recorrido que pudiese haber hecho Nenya, así como las posibles rutas alternativas.
- Entya. Para estos trabajos, dado que no son suficientes con los pocos que somos, habrá que pedir ayuda a algunos parroquianos de confianza. El resto, deberán ser desalojados de la Posada, poniendo como excusa el incendio. Mantecona - dijo Baranduin volviéndose al posadero que acababa de llegar -, tú te encargarás de eso.
- Nadie debe de saber nada sino sólo lo justo. ¿Entendido? Resolver este misterio no pasa por hundirle el negocio a Mantecona. Es necesaria la discreción.
- Nos reuniremos mañana por la noche en las ruinas del establo. Akerbeltz y yo hemos de revisar algunas cosas. Este puede ser un asunto muy grave.

Los dos maiar salieron rápidamente de la habitación, dejando a un Mantecona, y unas Nessornë, Cala Ithil, Nenya y Silmë tan confusos como pueden estarlo cualquiera de su raza en esa situación.
Mientras salían de la posada, Baranduin murmuró: "Ai, i norroccoliéva hopassë undulelya... Eru valuva, meruvammë quesselyar... Taltaliemmë*..."

Baranduin

N. del T.: "Ai, i norroccoliéva hopassë undulelya... Eru Valimon, meruvammë quesselyar... Taltaliemmë..." ¡Ay, la Posada del Poney Pisador se unde!... Eru el Gobernador, deseamos tu mandato... estamos hundiéndonos. (Adaptación de unos versos númenórenos, enunciados por un Fiel que no escapó del Hundimiento, cuyo testimonio fue recogido en Mandos. Nótese el juego de palabras intraducible entre Undulelya y Taltalië).



PD.- Lo único que pido es que en el próximo post se repartan las tareas. La historia se ha liado mucho, ya roza lo surrealista. Intentémos sacarle un poco de partido, y hacer un buen relato de suspense.

_________________
Húmecoa eä, alassëa húmecoa yerna
ara i sundor yára amban sindava,
yassë carintë limpë varnilda
i Tilion Quen Ránassë númennë
lóme yáressë sucien sá.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Sep 12, 2004 1:14 pm 
Este Huésped puede elegir título
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Oct 15, 2003 5:45 pm
Mensajes: 514
Ubicación: Vagando por la oscuridad
Nenya, que con su buena memoria no dejaba pasar ningún detalle por alto, añadió:
- No olvidemos que tenemos un dragón muerto en un bosque cercano y tres agresores (¿o es el mismo?) merodeando por Bree. Han atacado a Cala Ithil dos veces (una estaba conmigo y la otra sola), y otro desconocido intentado herir a Elloith en el bosque...

- Y debemos recordar que tenemos dos elfos en la posada que nos pueden servir de ayuda -dijo Silme-, los mismos que traían extrañas noticias de Rivendel. Además existen tres piezas anónimas en este rompecabezas, gente que no conocemos su identidad: los dos “caballeros” que sacaron a Nenya de El Dragón Verde y el otro hombre misterioso que la persigue….

Así, empezaron a organizarse tareas. Todas ellas tenían dos faenas muy claras: a Nessornë se le pidió que hiciera la inspección aérea.

La otra misión era para Elloith, a la que encontraron en el Salón Común. A la noldo la enviaron a rastrear el sur, a ver si encontraba a Hiswilame, o, por lo menos, finalizaba su viaje a Rivendel. Partió de inmediato.

¿Voluntarios? -añadió Nenya, dirigiéndose al águila, la valië y la elfa- ¿Alguien de la posada desearía alguna tarea en especial?

_________________
Alatar, Dragón Alado de Fuego

Urulócë Oficialmente Loco
Custodio del Gong


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Sep 13, 2004 4:22 pm 
Guardián de los Cielos
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Jun 13, 2003 12:41 pm
Mensajes: 463
Ubicación: Las montañas nubladas
- Yo recorreré el camino desde la fiesta hasta aquí con las posibles variantes.- dijo Nessornë rápidamente - Tal vez consiga recordar algún otro detalle al recorrer de nuevo el camino!-
El águila se bebió su cerveza de un trago y se lanzó contra la ventana que creía abierta. Tras murmurar algo ininteligible contra la manía de cerrar las ventanas, ella y su chichón recién conseguido salieron presurosos, esta vez por la puerta para perderse en pocos momentos en la lejanía del cielo...

_________________
GRRRRRRRRR Como pille al gracioso que puso un petardo en mi nido...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Sep 13, 2004 7:31 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 02, 2004 4:36 pm
Mensajes: 348
Ubicación: Bosque de Chet
Raza: Mujer auriga
Apenas habían pasado unos días desde que llegó a la posada; no conocía a nadie ni nadie sabía quién era. Pero Llumdelest había estado escuchando la conversación y estaba atenta a todo lo que acontecía. Desde su tranquilo rincón discutía con ella misma sobre si continuaba ahí sentada, o si ayudaba en algo, si es que podía.

Al fin, se levantó y se acercó a la pareja:
-Disculpad mi intromisión, pero os he estado escuchando desde hace rato... Veo que tenéis algún problemilla; ¿os puedo ayudar?
Silme y Nenya se giraron sorprendidas; ¿quien era esa joven de acento extraño? Llumdelest volvió a repetir la pregunta. La Valië y la Maië se miraron fijamente; aunque el aspecto de la mujer era un poco deshilachado, parecía sincera a prestar ayuda.
-¿Quién eres? – preguntó Nenya.
-Perdonad. Me llamo Llumdelest, y hace pocos días que llegué a Bree. Soy... una exiliada – las tres se quedaron mirándose un rato; la auriga continuó –. Si os puedo ayudar en algo... tengo un caballo rápido...
-Gracias, muchacha; pero no puedes ayudarnos contra lo que está ocurriendo –contestó la Maië- Será mejor que no te involucres en esto, porque está fuera de tu alcance.
-¿Y eso? Aunque parezca joven se lo que está pasando: el incendio del establo, el elfo desaparecido, el dragón muerto... – Llumdelest rió discretamente- que por cierto, me costó bastante liquidar.
-¿Tú mataste al dragón? – exclamaron Silme y Nenya a la vez, atónitas.
-Ahora ya habéis completado una parte del puzzle – contestó la mujer - aunque una parte muy pequeña. Tuve que matar al dragón, pues había causado un gran desastre por unas cuantas aldeas... Creo que lo hizo por algún motivo, quiero decir, empujado por algo diferente a lo normal en un dragón; quizá había hecho algún trato con alguien de dos patas o algo parecido... no se.
-¿Y que pasó con Stellarwen? –preguntó Silme.
-¿Con quién? Ah, con la elfa herida, bueno, la que trajeron Elloith y el otro elfo. No lo se; cuando estaba luchando con el dragón, ella no estaba ahí... al menos, yo no la vi.

PD.: Soy nueva en esto, así que si digo o hago algo raro, pido que me disculpeis.


Última edición por Llumdelest el Mié Ago 22, 2007 4:21 pm, editado 1 vez en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Sep 21, 2004 10:34 am 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
-Está bien- suspiró Cala_Ithil-. Llumdelest parece sincera y necesitamos toda la ayuda posible... Ya que has dado muerte al dragón, ¿por qué no te encargas de descubrir por qué atacó esas aldeas y si tus sospechas de que haya sido "contratado" por alguien. Puede que esté relacionado con los problemas que atacan a la posada...

- Claro. Me parece una excelente idea. Partiré en cuanto consiga encontrar a mi caballo. Fue de los que se escaparon cuando ardió el establo...

- No importa- añadió Ithil-. Puedes coger el mío. Tengo pensado quedarme por aquí, investigando los alrededores y cuidando de Stellarwen. Llámale y acudirá a ti. Se llama Calcarna.

- Está bien. Deseadme suerte.

Y dicho eso salió por la puerta trasera del salón, hacia los derruidos establos. Silbó y gritó el nombre del caballo de Cala y este acudió presto a dar su servicio. La mujer montó de un salto y partió al galope.

En la posada los pensamientos volaban más rápidos que las palabras.

- Deberíamos...-comenzó Cala_Ithil.

- ...Terminar de organizar las tareas- acabó Nenya bajo la mirada asesina de la elfa que había sido interrumpida.

- Para eso, quedan Silme y...

- ...Y yo.

Otra mirada furibunda.

- Creo que deberíais buscar ayuda cada una...

- ...Y asignarnos alguno de los cometidos.

Los ojos de Cala se inyectaron en sangre.

- Mientras yo...

- ... Buscas a alguien que te ayude a cuidar de Stellarwen.

- ¡¡¡¡BASTA YA!!!! ¡Siempre me haces lo mismo! ¿Quieres, por favor...?

- ¿...dejar de completar tus frases? Sí, claro. Lo siento. Silme, yo me encargare de buscar a los supuestos atacantes. Soy la única que puede reconocerlos, ¿no? Quizás consiga recordar algo... o a alguien.

- Está bien- atajó Silme-. Yo me encargaré de hablar con los dos elfos de la posada y de seguir las pistas que puedan darme.

- Bien- añadió Cala_Ithil algo más calmada-. Entonces pongámonos...

- ¡¡¡En marcha!!!- gritaron Silme y Nenya.

Y salieron por la puerta con paso decidido, dejando a Cala con un cabreo de Balrog.



xD ¡¡¡¡¡He vuelto!!!!!

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Oct 08, 2004 5:29 pm 
Este Huésped puede elegir título
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Oct 15, 2003 5:45 pm
Mensajes: 514
Ubicación: Vagando por la oscuridad
Vuela que volarás, Nessornë se dirigía hacía al Dragón Verde sacando humo por la cabeza de tanto pensar. Estaba tratando de sacar agua clara de todo el asunto, mas ni con su vista de águila conseguía ver nada que encajase...

Cuando su cabeza ya empezaba a parecer el culo de un Balrog, su vista de águila le sirvió para algo. A lo lejos, en medio del bosque, vio a Hiswilame, dirigiéndose también al norte, y una sombra que le seguía a pocos pasos.

El elfo no parecía darse cuenta de su presencia, así que Nessornë decidió intervenir y se lanzó en picado hacía los árboles, cual si hubiera visto un barril de cerveza libre, dispuesta a "ayudar" a Hiswilame y descubrir la identidad del perseguidor.

_________________
Alatar, Dragón Alado de Fuego

Urulócë Oficialmente Loco
Custodio del Gong


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Oct 21, 2004 6:56 am 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jul 15, 2004 11:02 am
Mensajes: 391
Ubicación: Detras de tí. Buuuuuu!!!
El águila se abalanzó sobre el perseguidor del elfo pero éste, en el último momento desapareció y la pobre águila se golpeó contra los árboles.
Hiswilame la vio allí, tirada en el suelo y con un chichón en la cabeza.
- ¿Qué ha ocurrido? - preguntó intrigado.
El águila, todavía aturdida por el pedazo golpe que se dio contra el árbol, intentó explicarle qué había visto:
- Alguien te seguía, iba por allí, -dijo señalando con el ala- y como parecía que no iba contigo, pues le iba a atacar y...
- ¿El árbol se te puso en medio?
- Sí, más o menos eso.
El elfo meneó la cabeza pensando que el golpe había afectado al buen juicio de Nessornë y dijo:
- No me seguía nadie. Es más, yo perseguía a alguien, pero nadie me seguía.

_________________
Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Oct 31, 2004 3:51 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 02, 2004 4:36 pm
Mensajes: 348
Ubicación: Bosque de Chet
Raza: Mujer auriga
- ¿Entonces de quién son esas huellas?- dijo Nessornë palpándose el chichón y señalando con el pico las profundas pisadas que seguían el casi imperceptible rastro que había dejado el elfo.
- Vaya...- Hiswilame se agachó junto las marcas para inspeccionarlas- Parecen ser de alguien con un calzado pesado, y que me seguía a la carrera...
- Interesante deducción... –respondió el águila sarcásticamente
- Parece además que se trataba de alguien bastante grande...
- ¡Oh! Que descubrimiento... – Nessornë empezaba a perder la paciencia - ¿Pero no te lo he dicho? Estas un poco empanado... Menos mal que llegué a tiempo...
- Bueno, muchas gracias, Nessornë; pero no te enfades... A propósito: ¿estabas siguiéndome?
- Pues claro que te estaba siguiendo: hace rato que te buscaba. ¡Todos te están buscando!
- ¡Caray! No sabia que era tan popular... – dijo el elfo a la vez que guiñaba un ojo al águila
- Déjate de tonterías; prendieron fuego al establo de la posada de Mantecona, justo antes de que desaparecieras... y muchos sospechan de ti.
- Sí, lo se... – Hiswilame se quedó cabizbajo.

Tras unos segundos de profundo silencio, la pobre Nessornë, quien creía en la inocencia del elfo, dijo:
- Entonces ¿fuiste tú?
- ¡No! ¡Yo no!- se apresuró a aclarar Hiswilame- Estuve presente en el incendio, e iba a ayudar; pero cuando ya estaba corriendo con un cubo lleno de agua, alguien que huía de la escena se abalanzó hacia mi y me tumbó. Olía raro, y pensé que era el autor del fuego, así que me puse a perseguirle... Y aquí estamos...

Nessornë iba a abrir el pico para decir algo, pero de repente unas nubes provenientes del este oscurecieron el cielo, tan rápidamente que el elfo y el águila se quedaron como petrificados.
- Parece que lloverá... – aún no había terminado Hiswilame de hablar, cuando empezaron a caer las primeras gotas.
- Será mejor irse– concluyó Nessornë, y el elfo estaba de acuerdo.

_________________
Espíritu. En todos los idiomas de los Reinos, en la superficie y en la Antípoda Oscura, en todo tiempo y lugar, la palabra suena a fuerza y decisión. Es la fuerza del héroe, la madre de la resistencia y la armadura del pobre. No puede ser aplastado ni destruido.
Esto es lo que quiero creer.
(Drizzt Do'Urden)
La meua llibreta


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Nov 02, 2004 4:51 pm 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 28, 2004 3:05 pm
Mensajes: 29
Ubicación: De todos lados y de ninguno a la vez
Cuando Hiswilame y Nessornë se disponían a regresar a la posada, el elfo sintió que alguien se acercaba, y dando unos pasos atrás giró y preparó rápidamente su arco. De golpe una pantera salió de entre los árboles, y cuando Hiswilame disparó, otra flecha desvió el disparo del elfo y salió de las sombras una medio elfa apuntando con una flecha al rostro de Nessornë.
-¿Quién eres?- Preguntó confundida el águila.
-Soy Irwin, hija de Amras y ella es Lómë mi compañera. ¿Y ustedes quiénes son?- Dijo con voz amenazante.
-Yo soy Hiswilame y ella es Nessornë.-
-¿De dónde eres?¿Qué motivos te traen por aquí?- preguntó Nessornë.
-Soy de todos lados y de ninguno a la vez; y mis motivos no creo que les importe mucho. ¿Hacia dónde se dirigen?- preguntó dando un suspiro de cansancio.
-Vamos hacia Bree, a una posada que...-
-El Poney Pisador ¿Cierto?- dijo Irwin.
-Si, así es. - Exclamó Hiswilame - ¿Usted se dirige hacia ahí también?-
-Por ahora esa es mi única idea.- Respondió Irwin.
-Pienso que no debería viajar sola, pues algo malo e incomprensible esta ocurriendo.-
-Pero... ¿como sé que puedo confiar en vosotros?-
-Es preferible confiar en nosotros y viajar acompañada que vivir un encuentro con orcos u otros seres malignos.-
-Entonces, creo que no me queda más remedio- dijo la dama preocupada.
Al terminar esas palabras, y después de un largo silencio, subieron al lomo de Nessornë, quien se elevó con gran velocidad y se dirigió hacia Bree seguida por Lómë quien iba por tierra.


PD: avisenme si hay algo que deba corregir, y gracias por dejarme participar en este cuento.

_________________
Tus ojos me dicen lo que tus palabras apenas balbucean y también lo que inútilmente quieres ocultarme.
En ningún lugar de tu cuerpo estás tú tan presente como en tus ojos.


Última edición por Irwin el Mié Nov 03, 2004 3:21 pm, editado 3 veces en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Nov 03, 2004 3:14 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jul 15, 2004 11:02 am
Mensajes: 391
Ubicación: Detras de tí. Buuuuuu!!!
Mientras tanto, en El Poney Pisador, Cala_Ithil se encontraba sentada junto a la cama de la medio elfa. La Noldo se aburría, pero no podía dejarla sola. Poco a poco empezó a entrar en un somnoliento trance provocado por el alcohol y el arrullo monótono de los árboles que quedaban cerca... La vista se le fue nublando hasta que se quedó completamente dormida...
De pronto, un grito la sobresaltó y despertó. Se puso en pie espada en mano dispuesta a luchar contra quien se le acercara. Miró a su alrededor y comprobó que no había nadie, solo la medio elfa sentada en la cama, con expresión de miedo, señalando, sin poder decir palabra, a un rincón.
- ¿Qué ocurre?- preguntó sin comprender del todo todavía que hacía allí con esa extraña.
- Está allí... -dijo Stellarwen sin dejar de señalar el rincón.- ¿No lo ves?
Cala buscó con la vista sin conseguir ver nada.
- ¿Que hay allí? no veo nada...
- Está allí...- siguió repitiendo con voz temblorosa.
Cala se acercó al rincón pensando que la medio elfa debía de estar loca, porque realmente allí ella no conseguía ver nada.
- Es él...
- Pero, ¿quién es? ¿qué hay?- dijo guardando su espada.
- No te acerques...
- Pero, ¿qué ocurre?- Cala se acercó a Stellarwen con la esperanza de poder tranquilizarla, pero de pronto la medio elfa grito:
- ¡CUIDADO! ¡ESTÁ DETRÁS DE TI!
Un vacío rodeó a Cala que no sabía bien que debía hacer en esa situación. Algo la estaba atacando, pero, ¿qué era? ¿por qué no lo podía ver ni sentir? ¿cómo haría para librarse de él?
En ese momento entró Mantecona con una pinta para la elfa. Al instante lo que fuese el ser que atacaba a Cala_Ithil desapareció o huyó. ¿Qué estaba ocurriendo?

_________________
Imagen


Última edición por Tuilere el Jue Dic 02, 2004 7:32 am, editado 1 vez en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Nov 24, 2004 1:40 am 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 28, 2004 3:05 pm
Mensajes: 29
Ubicación: De todos lados y de ninguno a la vez
De golpe, escucharon a los vidrios romperse y corrieron rápidamente al pasillo, era Nessornë con Hiswilame e Irwin.
-Perdón pero olvidé decir que tengo un serio problema para distinguir las ventanas abiertas de las cerradas.
-No te preocupes, pero la próxima vez, déjanos en la puerta, dijo Irwin un poco aturdida por el golpe.
-¿Hiswilame? ¿Dónde habías estado? -Dijo Cala_Ithil.
Nessornë interrumpió a Cala_Ithil respondiéndole porque había desaparecido Hiswilame y luego comentó: aún estoy intrigado por saber quien te perseguía.
-Yo lo estaba persiguiendo, y también estuve en el cumpleaños del cual hablan todos, pero tampoco recuerdo nada, por eso los seguí de cerca a todos ustedes para saber qué había pasado, y sobre todo a Hiswilame, pues su rostro es el único que recuerdo de los que estaban en la fiesta. -Respondió Irwin.
-¿Y ahora? -Preguntó Mantecona confundido mientras tomaba la pinta que había traído para Cala_Ithil.

_________________
Tus ojos me dicen lo que tus palabras apenas balbucean y también lo que inútilmente quieres ocultarme.
En ningún lugar de tu cuerpo estás tú tan presente como en tus ojos.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Dic 02, 2004 7:47 am 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jul 15, 2004 11:02 am
Mensajes: 391
Ubicación: Detras de tí. Buuuuuu!!!
- Ahora lo único que podemos hacer es esperar a los demás. No creo que sea conveniente hacer nada sin informarles de la información que tenemos.- dijo Cala.
- ¿Información? ¿Qué información?- preguntó atontada Stellarwen que se había levantado bastante asustada.- ¡Que este elfo perseguía a alguien y era perseguido no es ninguna información!
Todos miraron a la medio elfa sin comprender cómo podía pensar eso.
- ¿Cómo que no es una información?- preguntó enfadada Irwin.- ¡Puede llega a ser muy importante!
- No lo creo.- repuso la medio elfa.
- Si no crees eso dinos lo que piensas y lo que sabes.- ordenó impaciente Cala. La media elfa se ruborizó y murmuró:
- No se nada sobre lo que ocurre aquí...
- Pues entonces calla.- ordenó Cala cansada ya de la medio elfa.
La medio elfa los miró con cara de odio y se dirigió cojeando a su habitación.
- Espera un momento.- dijo Irwin corriendo tras ella. Cuando estuvo a su lado preguntó:- Tú sabes algo, ¿no? ¡y no nos lo quieres decir!
- Qué más da, si no me vais a creer...
- ¿Cómo puedes estar tan segura sin habérnoslo contado?¿Qué ocurrió?
- ¿Y a ti qué te importa?- dijo de mal modo Stellarwen. Habían llegado ya a su habitación. Entró en ella y le cerró la puerta en las narices de Irwin.

_________________
Imagen


Última edición por Tuilere el Mié Dic 15, 2004 6:10 pm, editado 1 vez en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Dic 12, 2004 8:16 pm 
Forero Compulsivo
Forero Compulsivo
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Ago 31, 2003 5:50 pm
Mensajes: 172
Ubicación: Las lejanas y verdes tierras gallegas, algo así como la Comarca...
Mantecona se alejó al darse cuenta de que se había bebido la cerveza de su huésped. Irwin se volvió para mirar al resto.
- Vaya... Creo que la he ofendido.
- Hay algo que creo que deberíais saber- comentó Cala-. Antes de que llegaseis algo me atacó. Stellarwen me advirtió de la presencia de alguien y pensé que estaba sufriendo alucinaciones, pero luego comencé a sentirme extraña, como si nada más existiese y yo fuese a ser lo siguiente en desaparecer... Era como si la oscuridad me hubiese rodeado y tratase de entrar en mi cuerpo... No sé explicarlo mejor... Fue algo muy extraño. Lo peor es que sólo ella podía ver a mi atacante. Mantecona me salvó la vida con su oportuna aparición...
- Vaya. Pues eso sí es información. Y muy útil- comentó Nessorne desde el exterior de la ventana, agarrada con sus garras a las grietas de la pared-. Puede que si Stellarwen no nos dice nada es porque tiene miedo de la criatura que te atacó...
- Puede ser. Trataré de hablar con ella. Hiswilame, baja con vuestra nueva amiga al salón común y comenta todo eso a quien encuentres por ahí. Debemos procurar que todo el mundo posea toda la información, así entre todos podemos pensar mejor... Y a ti, Nessorne, ¿te importaría hacerme un favor?
- Claro que no.
- Bien, ¿podrías buscar a alguno de los maia de la posada para preguntarles qué tipo de criatura ha podido atacarme? Nenya no puede andar lejos, pero preferiría que hablases con Aker o con Baranduin. Ellos saben más de las criaturas de la Tierra media que nadie.
- Tendré que conformarme con Nenya. Akerbeltz y Baranduin desaparecieron... Hasta esta noche no vendrán. Dijeron que nos reuniríamos en las ruinas del establo.
- Cierto, lo había olvidado. En fin, en marcha.
Cala se dirigió a la puerta de la habitación de Stellarwen, mientras Nessorne volaba hacia el cielo del amanecer buscando a Nenya y Hiswilame e Irwin bajaban al salón común. Tras la barra, Mantecona limpiaba algunas jarras con un trapo sucio. Pero aparte de él, no había mucha gente por allí. Algún que otro aldeano tomándose una pinta, pero ninguno de los huéspedes a los que contarles nada. Optaron por sentarse a esperar en una de las mesas y pidieron algo de cerveza para amenizar la espera.
- Y dígame, señorita, ¿debido a qué me seguía usted en realidad?

_________________
Necesito el valor para afrontar las cosas que no puedo cambiar; el coraje para cambiar las que sí puedo; y la sabiduría para saber cual es la diferencia.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Dic 12, 2004 10:44 pm 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 28, 2004 3:05 pm
Mensajes: 29
Ubicación: De todos lados y de ninguno a la vez
- Bueno, yo también estaba en ese cumpleaños del que se comenta,- respondió Irwin,- y cuando te vi aquí en la posada, reconocí tu rostro y recordé que tu también estabas en esa fiesta, y te seguí para ver hacia donde ibas con la intención de descubrir qué sabías acerca de lo que pasó después de ella, aunque todavía no comprendo por qué no recuerdo, la verdad es que no tomé tanto como para emborracharme, es extraño.
Hiswilame frunció el ceño, y dijo:
- No puede ser que de los que estuvimos en esa fiesta nadie recuerde lo que paso en ella, a mi me parece que la bebida tenía algo, pero ¿con qué intenciones alguien haría algo así?-. Los dos quedaron en silencio tratando de acomodar sus pensamientos.

Habían pasado horas, Hiswilame e Irwin apoyaban sus cabezas sobre sus manos, pero no estaban aburridos, solo que trataban de descifrar las pocas pistas que tenían, y repetían lo que sabían una y otra vez haber si así le encontraban sentido y relación a todo lo sucedido. En ese momento la puerta se abrió dejando entrar a...

_________________
Tus ojos me dicen lo que tus palabras apenas balbucean y también lo que inútilmente quieres ocultarme.
En ningún lugar de tu cuerpo estás tú tan presente como en tus ojos.


Última edición por Irwin el Mié Dic 15, 2004 1:00 am, editado 1 vez en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Dic 14, 2004 8:58 am 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jul 15, 2004 11:02 am
Mensajes: 391
Ubicación: Detras de tí. Buuuuuu!!!
La puerta se abrió dejando entrar a Baranduin. No se habían dado cuenta, pero ya se había hecho de noche.

Cala llamó a la puerta y una voz molesta le contestó:
- Si venís a molestarme, largaos.
Cala se asomó y pudo ver a Stellarwen que recogía sus cosas y las guardaba en su bolso.
- No vengo a molestarte, solo quería hablar contigo.
- Pues yo no tengo nada de qué hablar, cuando hablo no me creéis, así que, ¿para qué?
- ¿Vas a alguna parte?- preguntó Cala entrando por fin en la habitación.
- Me largo de aquí.
Se hizo el silencio entre las dos mientras la medio elfa iba de aquí para allá recogiendo cosas. De pronto Cala preguntó:
- ¿Qué son esos seres? Los que no se pueden ver, ¿qué son?
Stellarwen la miró y suspiró:
- No lo sé. Solo sé que allí donde voy ellos están.
- ¿Y piensas que huyendo vas algún día lograr evadirlos?
La medio elfa se calló y no supo qué contestar.
- Si allí donde vas están,- continuó Cala- ¿no crees que sería mejor defenderse que huir?
- La verdad es que no lo sé... No sé como enfrentarme a ellos...
- Para saber como enfrentarse a ellos deberíamos saber primero que son y por qué te persiguen. Dime, ¿cuál es tu historia?

_________________
Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Dic 20, 2004 11:36 am 
Aprendiz de Escriba
Aprendiz de Escriba
Avatar de Usuario

Registrado: Lun Oct 04, 2004 11:52 am
Mensajes: 93
Ubicación: Ahora mismo en Sego-Bree
Nessornë con su vista de águila surcaba los cielos buscando a Nenya... pero pasaba el tiempo y no daba con ella. Cuando de pronto divisó en el suelo dos figuras, una estaba sobre la otra pero no podía identificarla pues llevaba una larga capa oscura y capucha, pero al fijarse en la otra descubrió que se trataba de Nenya ¡¡la había encontrado!!
Temiendo por ella se lanzó sin pensar sobre la figura encapuchada que, presintiendo el golpe, se apartó de un salto provocando que Nessornë se golpease en la cabeza contra un árbol “Otro más” fue todo lo que pudo pensar mientras sacudía su confusa cabeza en un intento de despejarse.
- Tranquila –dijo la figura desconocida con voz suave. Sin duda era de género femenino- No soy ningún peligro ni para ti ni...
- ¿Qué hacía sobre Nenya? –interrumpió Nessornë ya despejada y en actitud amenazadora.
- Nenya... así que así se llama –murmuró la desconocida. Mientras se quedaba meditabunda Nessornë pudo fijarse en que llevaba el rostro cubierto con una máscara que solo dejaban ver unos ojos con un extraño brillo verde.
- Contesta –agregó Nessornë bastante irritada dispuesta a todo.
- Hummm... –emitió la desconocida volviendo en sí- Ah, si... tan solo miraba si se encontraba bien. Cuando la encontré ya estaba así –agregó encogiendo los hombros sin darle importancia- Creo que está desmayada.
Nessornë se volvió a Nenya sin terminar de fiarse de la extraña enmascarada, comprobando que, en efecto, estaba desmayada. Tras pensar un momento le dijo a la encapuchada en tono imperativo:
- Súbela en mí y súbete tú también para sujetarla... cuida que no se caiga –y su tono de voz no dejaba lugar a dudas de que en caso contrario la enmascarada se llevaría un buen picotazo.
Así lo hizo y, sin más, emprendió el vuelo de regreso.
“La llevaré de vuelta a la posada... –pensaba Nessornë en el camino- No debería haber salido. Y llevaré también a esta tipa tan rara. Siempre es mejor tener a todo el mundo controlado y vigilado... y esta tiene algo raro...”
Y así, casi en un suspiro llegaron a la posada. Nessornë miró abajo y vio que algunos estaban comenzando a congregarse en el establo y procedió a aterrizar junto a él.

_________________
Inwen Lindonar Sáralondë - Hija de Khyxthal cuyo espiritu de fuego habita en ella...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Dic 21, 2004 8:59 am 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jul 15, 2004 11:02 am
Mensajes: 391
Ubicación: Detras de tí. Buuuuuu!!!
El águila se posó en el establo y ordenó a la desconocida:
- Sígueme.
Las dos entraron en la posada con Nenya en brazos de la encapuchada. Al verla, Mantecona se acercó corriendo y preguntó si podía hacer algo.
- Sí,- respondió Nessornë.- Puedes cuidar de ella hasta que yo vuelva y vigilar a esta desconocida.
Nessornë salió de la posada y se dirigió al establo donde intentó mirar. Dado que no conseguía ver que ocurría por la multitud congregada, levantó vuelo y se puso delante de todos... Al ver qué ocurría ahogó un grito...
En el suelo había una hobbitina descuartizada junto con un elfo muerto. Por extraño que pareciera, el elfo parecía estar en perfecto estado de salud y físico, si se pasaba por alto el hecho de que estaba muerto...

PD: Esto comienza a ponerse emocionante...

_________________
Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Ene 10, 2005 1:11 pm 
Aprendiz de Escriba
Aprendiz de Escriba
Avatar de Usuario

Registrado: Lun Oct 04, 2004 11:52 am
Mensajes: 93
Ubicación: Ahora mismo en Sego-Bree
Un incómodo silencio se había instalado en el grupo congregado en el establo. Nadie sabía qué hacer ni qué podía haber sucedido allí.
Comenzó a soplar el viento del norte, primero lentamente para después ir aumentando su velocidad.
- Hay que proteger los cuerpos -dijo alguien en la multitud. Dos hobbits salieron corriendo y llevaron unas resistentes lonas impermeables. Entre todos las echaron por encima, las sujetaron con unas enormes rocas y pusieron encima de donde se intuían los cuerpos dos bañeras justo en el momento en el que una feroz lluvia comenzaba a caer del cielo. Lluvia que se convirtió en granizo cuando un rayo atravesó el cielo.
La luz del rayo iluminó una habitación donde una conversación había parecido detenerse en el tiempo. Stellarwen no hablaba, no respondía a la pregunta de Cala que permanecía impasible de pie junto a ella esperando una contestación.
- ¿Cuál es tu historia? -volvió a preguntar Cala ya impaciente.
- Realmente no sé si puede ayudar en algo -contestó Stellarwen no muy dispuesta a contar su vida así como así a la primera persona que se encontraba.
- Tranquila -agregó intentando calmarla y calmarse- Si queremos solucionar esta situación debemos saber lo máximo posible ¿no crees? Cuéntame...
Mientras en el piso inferior Nenya era transportada por Mantecona y una desconocida a su habitación. La depositaron en una cama y la pusieron lo más cómoda que pudieron. La desconocida no hablaba ni dejaba ver su rostro. Mantecona se sentó en una silla y la desconocida fue hacia una ventana en silencio.
En el piso superior Stellarwen asintió nerviosa y se sentó dispuesta a comenzar a hablar...
- Mi historia comenzó en el Bosque Negro, donde nací y crecí hasta los nueve años en que me trasladé a Gondor donde viví bastantes años... hasta que me cansé y comencé a viajar. En mi camino me encontré en una cueva con algunos objetos extraños... -calló un momento recordando antes de continuar- Después viajé a Moria -calló nuevamente pensando si debía hablar de lo que allí encontró o no... sería mejor no hablar de ello todavía- y después vine aquí... creo que no olvido nada -pero según hablaba no pudo evitar sonrojarse y esquivar la mirada de Cala.

_________________
Inwen Lindonar Sáralondë - Hija de Khyxthal cuyo espiritu de fuego habita en ella...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Ene 11, 2005 9:58 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jul 15, 2004 11:02 am
Mensajes: 391
Ubicación: Detras de tí. Buuuuuu!!!
- Sabes que esa no es la verdad absoluta.- le reprochó Cala.- En todo caso te has olvidado de mencionar cierto dragón y cierta desaparición tuya en la posada poco después de aquello.
Stellarwen retrocedió asustada y murmuró:
- ¿Dragón? ¿Qué dragón? Estás hablando de Az, ¿cierto? ¿Qué sabes de ella?
- ¿Az? ¿Así se llamaba el Dragón?
- Dragona, para ser exactas. Sí, ese es su nombre, ¿qué ocurre con ella?
- ¿La conoces?
- Sí... ¡ella era mi compañera de viaje! ¡Éramos grandes amigas!
¿Cómo se tomaría Stellarwen el hecho de que hubieran matado a su amiga dragona?- se preguntó Cala...

_________________
Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto: Off TOpic
NotaPublicado: Dom Ene 15, 2006 10:19 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jul 15, 2004 11:02 am
Mensajes: 391
Ubicación: Detras de tí. Buuuuuu!!!
[Off Topic] Esta história está un poco dejada... con lo emocionante que se estaba poniendo.... a ver si alguien se anima y pone algo....


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ene 21, 2006 2:29 am 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Sep 02, 2004 4:36 pm
Mensajes: 348
Ubicación: Bosque de Chet
Raza: Mujer auriga
Cala_Ithil decidió dar por concluida la discusión. Marchó de la habitación y se dispuso a bajar al salón, pero Stellarwen intentó retenerla.
- ¿Por qué te marchas ahora así? ¡¿Qué sabes de Az?!
- Luego hablamos…
- ¡Oye…¡
En el salón se encontraban en un rincón discutiendo Silmë, Nessornë, Irwin, Hiswilamë, Baranduin y la desconocida de ojos verdes. Más que discutir, parecía otra interrogación al pobre Hiswilame por parte de Baranduin; mientras, Nessornë intentaba poner al día a Irwin y la otra fémina. Hiswilame repetía de nuevo la historia de que había salido justo durante el incendio detrás del causante, según él; pero Baranduin creía ver algo oculto en los ojos del elfo.
- ¿Y que se supone que significan los dos cadáveres encontrados en el establo? – preguntaba el maia con celeridad.
- Y yo que sé… No conozco a la hobbitina, y al elf…
- ¡Ah! A la hobbitina no, ¿y al elfo lo conoce? – inquirió de nuevo el maia. El semblante de Hiswilame se volvió sombrio.
- ¡Tú, elfa! Te he preguntado qué sabes de Az – se oye de repente la voz de Stellarwen y todos se callan.
- ¿Az? – dice Nessornë.
- ¿Quién es Az? – pregunta Irwin.
- Az es mi amiga dragona. Y esta elfa la ha mencionado, pero no se atreve a decirme que le pasa. – el tono de Stellarwen había cambiado de mandato a ser de súplica - ¿Alguno de vosotros me lo puede explicar? - Todos se miraron, sin atreverse a decir nada.
- ¿Quereis un dragón? Por ahí había uno muerto… - aparece de repente Nenya en las escaleras, medio desorientada y con pinta desaliñada, señalando en dirección oeste en vez de este. Cala_Ithil se dio un golpe en la frente con la mano como diciendo: “ya la hemos liado…”
- No… no puede ser… ¿A… Az… muerta? Mi… mi amiga, mi dragona…
- Lo sentimos, Stellarwen… - se compadeció Nessornë.
- Eso era lo que me estabas ocultando, ¿no? – Stellarwen miraba a Cala_Ithil con los ojos llorosos, pero Cala no podía aguantar esa mirada. Stellarwen rompió en llanto, y la posada quedó casi completamente en silencio.
Al cabo de un rato, llamaron a la puerta. Era Llumdelest, que regresaba con la capa y las botas cubiertas de barro.
- Buenas noches tengan…
- No lo son, de buenas… - respondió Baranduin.
- Uhm, ¿ha pasado algo nuevo?
- Un cadáver troceado de una hobittina y otro en perfecto estado de un elfo en el establo – le aclaró Nessornë.
- Y Az muerta… - dijo repentinamente Stellarwen.
- ¿Az?
- El dragón muerto de por ahí… - exclamó Nenya, esta vez señalando al sur.
- ¡Dragona! – chilló la plañidera.
- ¡Ah! ¿Entonces habia una pareja?
- Sólo hay un lagarto muerto, el que tu misma mataste… - dijo Cala_Ithil.
- Sí, un dragón. No una dragona. Y estoy segura de ello, que era macho y no hembra.
- ¿Cómo estás tan segura? – preguntó Irwin.
- Bueno, porque… - Llumdelest se sonrojó – digamos que voló sobre mí… y lo que se veía no era de una dragona… A parte el tamaño, el olor, etc...

PD: lamento haberme alargado esta vez, pero es prácticamente conversación...

_________________
Espíritu. En todos los idiomas de los Reinos, en la superficie y en la Antípoda Oscura, en todo tiempo y lugar, la palabra suena a fuerza y decisión. Es la fuerza del héroe, la madre de la resistencia y la armadura del pobre. No puede ser aplastado ni destruido.
Esto es lo que quiero creer.
(Drizzt Do'Urden)
La meua llibreta


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Este tema está cerrado, no puede editar mensajes o enviar nuevas respuestas  [ 54 mensajes ]  Ir a página 1, 2  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron