Identificarse | Registrarse


Todos los horarios son UTC + 1 hora


Fecha actual Lun Dic 16, 2019 11:10 am





Nuevo tema Responder al tema  [ 20 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: NAMARIE
NotaPublicado: Jue Abr 29, 2004 6:19 pm 
Guardián de las Tierras Allende el Mar
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 02, 2004 10:16 pm
Mensajes: 441
Ubicación: En mi corazon, en Andunië
Corría el año 2 de la Cuarta Edad. Un jinete se acercaba a paso cansino por el camino sur que venía de Ithilien. Sus ropas oscuras delataban su condición de montaraz. El esbelto caballo, agotado por la larga cabalgata, desandaba ahora paso a paso el camino desde las tierras de Gondor hacia Bree.

Lentamente entró en la pequeña Bree y se encaminó a la Posada de Mantecona. El día era frío y gris. El montaraz antes de desensillar, olió el viento y comprendió que aquel gélido invierno traería nieve. Nieve que aún los más viejos de Bree ya no recordaban. Dentro de la posada, las sombras que el fuego recortaba en las ventanas, anunciaban buen recibimiento y un lugar seco para poder estirar las piernas.

Cuando ingresó a la Posada, un silencio entre los presentes lo recibió. Su rostro permanecía tapado por una capa gris y así vestido se acercó donde Cebadilla.

- Estimado Señor....- pronunció una voz grave pero a la vez dulce. -¿Tendría Ud. para un agotado viajero de Gondor?

Cebadilla reconoció entonces aquella voz y con alegría descubrió al viajero.
-¡ Mi Señor Joshua!!! Otra vez Ud. por aquí...¿qué nuevas lo traen a mi humilde morada!

No se trataba de otra persona más que de Joshua Anarión, dunadán del Norte, el hermano de Aragorn II Elessar a quien este aun no le había sido revelado. Un alto príncipe de hombres que aún no había podido asumir su destino y revelarse frente a su hermano por orden de los portadores de los Tres Anillos: Gandalf, Elrond y Galadriel. En sus bellísimos ojos verdes, podían leerse la tristeza, el amor añorado, su destino marcado.

- En verdad amigo Cebadilla, voy con destino a ninguna parte. Mi corazón está transido de dolor por un amor que no será y no tendrá destino. ¡Eowyn....!

En el momento en que el valerosa dunadán ansiaba en su voz a la Dama de Rohan , una risa estrepitosa rompió el ambiente del Poney.
Todos giraron la cabeza y descubrieron a......


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié May 05, 2004 6:31 pm 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Abr 24, 2004 11:03 am
Mensajes: 37
Ubicación: Sabadell (Barcelona)
Una pareja de hobbits, uno de ellos sentado en el suelo con cara de desconcierto y el otro, una mujer por cierto, riéndose a mandíbula batiente.
Por lo que se veía el hobbit se había caído de la silla y su acompañante había soltado la carcajada rompiendo la armonía de las conversaciones de la posada.
La causante del disturbio era una hobbit de rubicunda tez y aun más rubicunda cintura.
Al darse cuenta de que todo el mundo había callado, sus ya de por si rojas mejillas cogieron el color de las manzanas en sazón.
¡Lo siento! Dijo con un hilo de voz.
Uno de los parroquianos se dirigió a la hobbit en un tono jocoso:

-¡Vaya pequeñaja! ¿Como cabe un vozarrón tan enorme en tan pocos pies de altura?
A lo que la hobbittina respondió airada:
- ¡No tengo el gusto de conoceros señor! Pero os advierto que yo no soy ninguna pequeñaja. Se podría decir que soy alta para los de mi gente.
Mientras decía esto, la hobbit se estiró levantando la nariz en alto y mirando desafiadoramente a su interlocutor.
Mantecona coloco todo su voluminoso corpachón entre las dos miradas y dirigiéndose a la hobbit le dijo en voz baja:
-será mejor de no le busque las cosquillas a ese tipo, tiene muy malas pulgas.
Pero la hobbit, ya no miraba hacia allí, al desviar su mirada de la panza del posadero se encontró con unos ojos verdes y la intensidad de estos hizo que no pudiera apartar ni por un segundo la mirada.
- ¿quien dijisteis que es? Preguntó en un murmullo
- No sé su nombre – contestó el posadero, sin saber de quien estaba preguntando – pero seguro que es...

_________________
- Ghash, ¿eso es fuego en ...?
- Si chico- me dijo- eso significa fuego.
- En la lengua de los orcos- dije yo con un hilo de voz.
- Es que yo fui una vez un orco- contestó con una voz suave y una sonrisa.
Y se marcho.
( de Ghâsh)


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue May 06, 2004 9:19 am 
Montaraz nómada
Montaraz nómada
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Mar 03, 2004 9:36 am
Mensajes: 19
Ubicación: Imladris
Y... otra vez no pudo terminar ya que, en ese momento, de golpe, se abrió la puerta de la posada y entró un resplandor dorado que cegó a todos aquellos que, sobresaltados, dirigieron sus miradas hacia la entrada del local que regentaba Mantecona y, recortandose en ese áura dorada, una silueta. Pertenecía al elfo más bello que había entrado nunca en El Poney Pisador, se llamaba Corintur, aunque no lo reveló en ese momento y era hermano de Ingwë-Alcarín, otro dato que tampoco se reveló en su espectacular entrada. Corintur recorrió con la mirada el local como si estuviera buscando a alguien y....

_________________
Ingwë Alcarin dixit.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun May 10, 2004 11:27 am 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Lun Abr 19, 2004 6:14 pm
Mensajes: 70
Ubicación: Bosque Negro
... y en ese momento un hermoso halcón cruzó las puertas de la posada, que se cerraban en ese momento tras la entrada de Corintur. Sobrevoló majestuosamente el local, describiendo amplios círculos por encima de las mesas, mientras todos le observaban, pendientes de sus movimientos y buscando la forma de hacerle salir de allí ... ¿pertenecería a alguien? ... Las puertas se abrieron de nuevo golpeando la pared con fuerza, de tal forma que quién entraba en ese momento hubo de detenerlas con sus manos para no sufrir el impacto de las mismas en su rostro. Todos miraron sorprendidos hacia el lugar de donde provenía el ruido mientras el halcón viraba en su último círculo para ir a posarse con suavidad en el hombro de la elfa de dorada y larga melena que acababa de hacer su triunfal entrada y que observaba a su alrededor en busca de una mesa donde sentarse.

Mantecona sonrió y le hizo gestos para llamar su atención ...

- Pasad hermosa señora, pasad y tomad asiento por favor

Una sonrisa cruzó el rostro de la alta y fuerte Sinda, que se acercó a la barra con paso felino. El silencio recorrió el local y sintió los ojos de todos fijos en ella ¿es que no habían visto antes a una elfa? ... Mantecona se inclinó hacia ella

- ¿Una pinta mi señora? -dijo él sonriente
- Si, por favor, y disculpad mi entrada, a veces no puedo controlar mi fuerza y pensé que las puertas pesaban más ... por cierto, mi nombre es Imradiel Mailewen, del Bosque Negro -respondió la elfa inclinando su cabeza cortésmente.
- Mantecona para servirle Dama Imradiel y no os preocupéis por las puertas, están hechas a prueba de golpes. Vuestro halcón y vos misma habéis causado expectación entre los presentes y no solo por vuestra belleza ... muchas armas carga mi señora ¿no deseariais que os las guardara para estar más cómoda? -dijo el posadero inclinándose más hacia ella y terminando su frase en un susurro cómplice.
- Gracias Mantecona, pero no, jamás me separo de ellas, aunque no debeis preocuparos por ello. Soy guerrera y cazadora y la experiencia me ha demostrado que nunca debo apartarlas de mi, son como una extensión de mis propias manos. Espero que a nadie le moleste ... -dijo la elfa sonriendo y dándo a su voz el mismo tono cómplice

Mantecona continuó con su afable sonrisa e hizo un gesto conciliador. La elfa no daba muestras de ser peligrosa si no se la provocaba y de sus gestos y su sonrisa se desprendía que sólo buscaba tranquilidad. Mientras le servía su pinta Imradiel se giró hacia las mesas, buscando un lugar donde sentarse y quizás algún rostro conocido o alguien que mostrara el suficiente interés como para compartir parte de su tiempo con ella. No le apetecía estar sola pues eso la haría pensar y demasiado se había atormentado últimamente. Fue recorriendo las mesas una por una y entonces ...

_________________
Imradiel Mailewen

Lasto beth nîn ... Tûl acharn


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun May 10, 2004 7:51 pm 
Guardián de las Tierras Allende el Mar
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 02, 2004 10:16 pm
Mensajes: 441
Ubicación: En mi corazon, en Andunië
Imradiel notó que el hermoso halcón se había posado junto al montaraz. Sus terribles ojos se chocaron con los del alto dunadan que se habia puesto de pie para invitarla a compartir su mesa.
Pero en el momento en que ella se dirigia hacia allí, se oyó la voz de Corintur que decía.....
- Dama Imradiel.....acaso elegiras sentarte con un hombre y no con uno de tu raza?
Sorprendido el montaraz se acercó a Corintur y sacando de su morral un pergamino, mostrandoselo le dijo:
- ¿Acaso no estamos todos aqui por lo mismo?
Y mientras hablaba , la hobbit que habia reido anteriormente abrio su boca en un gesto de asombro y horror.
Imradiel, bajó sus bellos ojos, y cuando volvio a levantarlos un velo de tristeza se los cubría...
-Paz hermano elfo y hermano dunadan...esttamos entonces aqui por lo mismo.
Y con la distincion que correspondia a su raza, indico a Corintur y a Joshua que se sentaran.
Mientras esto pasaba, nadie habia notado que la hobbit, habia huido corriendo desesperada de la Posada de Mantecona.

Corintur, Imradiel y Joshua se sentaron en una mesa apartada del resto de los huéspedes de Cebadilla. No hablaban, los ojos de Imradiel estaban cubiertos de un velo de tristeza, el bello rostro de Corintur estaba transido de dolor, las manos de Joshua se movían inquietas.

Mantecona notó que estos tres particulares huéspedes necesitaban silencio e intimidad y se ocupó de que el resto de los comensales no perturbaran la importancia de la reunión. Sin embargo, pese a su habitual poca memoria, se dió cuenta que la pequeña hobbit había desaparecido y mandó a uno de sus muchachos que la siguiera.

Imradiel rompió el pesado silencio de la mesa.
- Elohir y Eladan han mandado el mensaje secreto. Poco tiempo nos queda amigos.
-Extraños compañeros de viaje somos, hermana elfa. No entiendo la presencia del dunadan si es que vamos hacia Cuivienen como fue el plan trazado hace dos edades.- dijo muy preocupado el elfo.
- Corintur, los príncipes de Rivendel están llevando a cabo un plan trazado por Gil-Galad hace dos edades. Ellos tienen la sabiduría para determinar quién acompañara nuestro viaje.
- Paz entonces hermano Joshua, y perdona mi desconfianza, pero es tan peligroso el reto que debemos enfrentar que siento que el Miedo y el Mal se multiplican a mi alrededor..
- En paz estamos Corintur.- dijo el hermoso y valiente dunadan. -Pero es hora que leamos el mensaje ....pero siento algo. Había aquí una pequeña hobbit cuando entró la Dama Elfa. ¿Dónde se ha metido?-
Los tres miraron en torno y no la vieron, y la preocupación creció entre ellos.
- Ya la buscaremos, ¿creen Ustedes que haya escuchado algo?- preguntó Imradiel.
Los ojos brillantes del elfo y el rostro del dunadan le respondieron. La preocupación tomó forma de sospecha, pero confiaban en la pacífica y amistosa voluntad de los medianos.
Imradiel volvió al mensaje y comenzó.....
" Hay fuego en Cuivienen...el hogar primero de los elfos. Esa es la señal de.....

_________________
Aquí estoy en las arenas de Mithlond, viendo la luz que se apaga en los mares.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab May 29, 2004 9:35 pm 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Lun Abr 19, 2004 6:14 pm
Mensajes: 70
Ubicación: Bosque Negro
"Hay fuego en Cuivienen... el hogar primero de los elfos. Esa es la señal de que, tal y como fue predicho por nuestros antepasados, el Mal que habita en las entrañas de la tierra se está abriendo camino hacia nosotros ..."

La sinda levantó la vista y su mirada sorprendió a sus compañeros ...

- El mensaje termina aquí. Es como si no hubieran querido incluir toda la información en el mismo lugar. Tal vez haya otro mensaje ... o varios mensajes ...

Miró a su alrededor algo confusa. Hacía ya mucho tiempo que pocas cosas conseguían sorprenderla y, sin embargo, en aquellos momentos la situación la superaba. Tanto tiempo esperando aquél mensaje para encontrar vagas palabras sobre un suceso que ya sabían sucederia algún día, pero ninguna instrucción que les marcara un camino a seguir. ¿Debían partir de inmediato a Cuivienen? o, por el contrario, debían esperar algún otro mensaje ...

_________________
Imradiel Mailewen

Lasto beth nîn ... Tûl acharn


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun May 31, 2004 4:44 pm 
Guardián de las Tierras Allende el Mar
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 02, 2004 10:16 pm
Mensajes: 441
Ubicación: En mi corazon, en Andunië
Corintur, tampoco atinaba a decir demasiado. El mensaje no era el esperado, al menos no agregaba nada de suma importancia. Cuivienen estaba a 50 días a vuelo de Nazgul de Bree, y en las condiciones en las que estaban, les llevaría al menos tres meses llegar.
El dunadan propuso descansar y emprender el largo viaje al día siguiente. Pero los elfos, amparados en su profunda sabiduría, sugirieron pasar por Imladris para tener mas noticias sobre el mensaje.
Al fin y al cabo su opción era la más adecuada. El último hogar de los elfos en la Tierra Media, el más seguro , debía ser también áquel en el que encontraran una respuesta al mensaje.
Se despidieron esperando encotrarse al día siguiente más descansados y decididos a empezar el largo viaje a Imladris. Pero fue poco el sueño que pudieron invocar, sus pensamientos volaban hacia Cuivienen, las aguas del despertar.
Una sombra invadió los rostros de los hermosos elfos y el dunadan sabía que había llegado la hora para la que estaba predestinado.
Al día siguiente empezaron la marcha....Al cuarto día de viaje, y mientras cruzaban las laderas cercanas a las Montañas Nubladas, un viento helado encogió el corazón de la elfa....

_________________
Aquí estoy en las arenas de Mithlond, viendo la luz que se apaga en los mares.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Jun 02, 2004 7:17 pm 
Maestro Narrador
Maestro Narrador
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 09, 2004 12:25 am
Mensajes: 217
Ubicación: Montañas nubladas del noroeste
No era de extrañar. Los días se hacían cortos. Parecía que el mismo Anar les daba la espalda escondiendose entre las plomizas nubes que cubrían el firmamento de Este a Oeste.
El viento helado les azotaba las espaldas y revolvía sus cabellos instandoles a apresurar la marcha antes de que les alcanzara la nieve que estaba por llegar. A ultima hora de la mañana decidieron apartarse del camino y buscar un refugio a sotavento para hacer una pequeña fogata donde calentar los viveres aun frescos que portaban desde Bree.
Encontraron unos peñascos caidos a escasos metros del camino resguardados del viento y las miradas ajenas con unos altísimos y tétricos arboles sin hojas.
Joshua se alejo del campamento a recoger leña bien seca que no provocase humo y explorar de la zona asegurando la seguridad del grupo. Lo último que deseaban el dunadán y los dos elfos era atraer la atención de ningún ser que pudiera retrasar su viaje.
Mientras Joshua buscaba en los alrededores Imradiel instó en palabras hermosas, y rara vez pronunciadas en esas tierras, a su fiel halcón a volar en circulos. Algo había encogido el corazón de la elfa días atrás. Alzó su brazo y con un suave gesto ayudó a su ave de presa a levantar el vuelo.
Corintur permanecía en el suelo. Estudiaba las nubes y escudriñaba el horizonte. El silbido constante del viento anulaba su agudo oido y solo era capaz de sentir el choque de unas ramas contra otras. El susurro de los arboles le traía recuerdos. Sonaba como una extraña y lejana melodía. Como las canciones que Arwen cantaba. -¿Podría ser Arwen? No, demasiado lejos para que si canto llegue hasta las tierras de Bree a proteger al grupo-. Pensó Corintur.- Arwen, ruega por mi a Manwë, ruega por todos nosotros-.
Joshua volvío cargado de pequeñas ramas caidas y aseguró el perímetro del campamento.-Estamos a salvo. De momento-.


Última edición por Soyal el Dom Jun 20, 2004 8:47 pm, editado 1 vez en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Jun 17, 2004 6:59 pm 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Abr 24, 2004 11:03 am
Mensajes: 37
Ubicación: Sabadell (Barcelona)
Las horas pasaron lentas, el gemido del viento y el frio intenso impidio dormir a los viajeros. La ventisca levantaba nubes de pequeñas astillas heladas que les herian la piel.
Hacia la medianoche la tormenta amaino, un manto de silencio fue cubriendo el bosque y el camino. Parecia que ya nada existia en el mundo, hasta el crepitar de la hoguera resonaba en aquella noche silenciosa.
De pronto en la lejania se oyo el ruido sordo producido por los cascos de un caballo a todo galope. El ruido fue cambiando su modulacion conforme se acercaba. Corintur oteo el camino. Alla a lo lejos se podia ver una figura montada a caballo galopando a toda prisa hacia ellos.
-Es un humano y si sigue corriendo asi va a reventar al caballo – exclamo Corintur.
Imradiel emitio un silbido y el halcon, raudo como una centella se alejó a investigar.
Unos segundos después volvia a posarse sobre el brazo tendido de la elfa. Esta lo miro y con una sonrisa le hablo en voz baja.
-No hay peligro - exclamó al cabo de un momento – es uno de tus montaraces y parece llevar excesiva prisa.
Jossua abrió los ojos extañado, habia dado ordenes de que no fueran seguidos, si no era por una razon de mucho peso. Se pregunto cual podia ser esta.
Unos minutos después el jinete llegó a la altura del lugar donde se hallaban resguardados los caminantes. Paró en seco su corcel y bajando de este emprendio el camino hacia el peñasco.
Jossua lo reconocio como a uno de los suyos y le preguntó por el motivo de su extraña carrera.
-Traigo un mensaje para vos señor – contestó el montaraz – vos me dijisteis que investigara a la hobbit y eso hice. Pero esa criatura era reticente a hablar, evidentemente sabia algo y creo que bastante más de lo que nosotros pensamos. Pero asegura que no dira nada si no es al humano de los ojos bonitos. Que ella tiene sus ordenes y que va a cumplirlas.
Mientras el montaraz hablaba, un bulto sospechoso y temblon se rebullia en la silla del caballo.
La elfa miro curiosa esas extrañas alforjas que adornaban la silla.
-No me digas que la has traido hasta aquí? Se extrañó. Como es posible que nos hayais dado alcance? Debeis haber rebentado a esta noble bestia si salisteis de Bree después de nosotros.
Como respuesta a esta pregunta el montaraz descubrio el bulto que llevaba subido a su caballo. Se trataba de la hobbit curiosa, arrebujada en una manta y con cara de no estar pasandolo nada bien.
-Señor – volvio a decir el montaraz – hay algo mas urgente que interrogar a esa hobbit. Creo que tendremos problemas, he visto hogueras en ese valle de alli y no parece que sean de alguien amistoso.
Sera mejor que estemos alerta, eso que dices no me gusta nada, sentencio la elfa alertando a su guardian para que extremara la vigilancia.
y todos se aprestaron a pasar el resto de la noche en alerta pues lo que se acercaba por el camino era...

*************************************************************************************************************
Como veis amigos he vuelto a colocar en danza a mi hobbit :hobbit: Aunque de vosotros depende si continua esta aventura. Sinó ella misma os dira lo que sepa y volvera a Bree sin rechistar. :wink:

_________________
- Ghash, ¿eso es fuego en ...?
- Si chico- me dijo- eso significa fuego.
- En la lengua de los orcos- dije yo con un hilo de voz.
- Es que yo fui una vez un orco- contestó con una voz suave y una sonrisa.
Y se marcho.
( de Ghâsh)


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Jun 20, 2004 9:17 pm 
Maestro Narrador
Maestro Narrador
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 09, 2004 12:25 am
Mensajes: 217
Ubicación: Montañas nubladas del noroeste
un ruido atronador de pasos. Hamathel, el montaraz, se alejó para buscar hierba fresca para su caballo, a pesar de que a los albores del invierno las praderas estaban más desiertas que los caminos que llevan a Mordor. Se acercó a un montículo con esperanza de encontrar unas briznas de hierba que aliviaran el cansancio de su montura.
Mientras, la pequeña compañía se disponía a escuchar a Aerien. Se acomodaron junto a los peñascos e interrogaron a la mediana con la mirada. Joshua se mostraba relajado mientras que los elfos no terminaban entender que relación podía tener Aerien con el mensaje llegado de los elfos de Cuivienen. La pequeña hobbit carraspeó y su rostro se tornó de color cereza ante las incisivas miradas de sus compañeros. Se levantó y se disponía a relatar lo que sabía cuando Hamathel apareció corriendo.
- ¡Allí! , !al norte! Veo una tropa enorme, su número aproximado es sobre cincuenta. Están a tres millas.- Calló miraron a la compañía. La conversación todavía no había sido iniciada.
- ¿Qué debemos hacer? - Preguntó la curiosa mediana.
Joshua tomó el mando de la situación. -Hamathel, suelta al caballo, está agotado y no nos será de gran ayuda. Sabrá encontrar el camino a su hogar.- Los elfos no necesitaron orden alguna, cuando Joshua se dirigió a ellos , estos ya recogían apresuradamente los enseres que habían depositado en el suelo en su pequeña acampada. Corintur apagó la pequeña hoguera, pero resistiendose a quedar completamente a oscuras apartó una rama incandesentes como antorcha improvisada. Imradiel soltó a su halcón instandole a indagar desde las alturas.
La noche se había cerrado sobre sus cabezas, y solo algún que otro rayo de la luna se escurría entre las nubes iluminando parcialmente el camino y dibujando sombras fantasmagóricas.
La pequeña hobbit no sabía muy bien que hacer, así que se quedó quieta esperando instrucciones.
A lo lejos se vislumbraban las primeras antorchas, recortadas en la noche. La tensión se mezclaba con el gélido aire de la noche casi invernal. El halcón descendió en círculos hasta posarse en el brazo de su ama y dió a entender a su dueña que el número de hombres que se acercaban era elevado pero no parecían peligrosos. Aparecieron las primeras siluetas recortadas por la curva del camino. La compañía permanecía escondía entre los arboles escudriñando en la oscuridad hasta el más pequeño detalle. La tropa seguía el camino a gran velocidad, Estaban ya a la altura de los arboles cuando Joshua salió como una centella de entre los matorrales y se plantó en el medio del camino.
- ¿¡Qué haces?! - exclamó Corintur. Los estandartes de la compañía se pararon en seco. La confusión reinó en toda la formación pues lo de delante pararon en seco y los de detrás tropezaban con las espaldas de sus compañeros en medio de la oscuridad.
- ¡Falas! , amiga mía. ¿qué haceis caminado apresurada en la noche?- Joshua extendió los brazos para encontrarse con Falas.
- ¿Joshua?- Falas preguntó vacilante- ¡[b]Joshua! , ¡eres tú!. Oh, amigo mio, en buena hora eres hayado.
Corintur y Imradiel se posicionaron a los lados de Joshua sin que nadie se hubiese percatado de sus sigilosos movimientos. Al alzar la antorcha, Corintur, Joshua descubrió el rostro magullado de su querida amiga. - ¿Qué os ha pasado?- Imradiel preguntó preocupada. -¿De donde venís?, ¿teneis noticias de Cuivienen?- La desesperación se adivinada en su voz.
- Os veo muy bien acompañado, Joshua. Venimos huyendo de un ataque terrible.- contestó Falas consternada. Hubo un silencio incomodo. -Un dragón nos atacó sin cuartel. Hemos escapado la mayoría, pero el campamento ha quedado destruida.-
La tropa que seguía a Falas se agolpaba intentando escuchar la conversación. Hamathel se deslizó hasta el camino seguido de cerca por Aerien. Las miradas de la tropa se centraron en la mediana. -¡Es ella!- gritó una voz desde la muchedumbre -¡es ella!.
Un murmullo creció en la tropa de Falas mientras la compañía se dirigían miradas extrañadas.
-Falas, compartid este pequeño refugio con nosotros y hablemos. Me parece que teneis mucho que contar.- Joshua pasó su brazo sobre los harapos que cubrían el cuerpo debilitado de Falas. Esta asintió agradecida. -Si, hablemos. Vosotros también teneis mucho que contar- dijo Falas entre susurros mientras miraba a Aerien.


Última edición por Soyal el Jue Jul 01, 2004 4:05 pm, editado 1 vez en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Jun 22, 2004 1:54 am 
Guardián de las Tierras Allende el Mar
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 02, 2004 10:16 pm
Mensajes: 441
Ubicación: En mi corazon, en Andunië
Todos se juntaron junto al fuego. Las caras tristes y agotadas. Largo tiempo paso hasta que Falas se decidió a hablar. No podía apartar su mirada de la mediana y Aerien empezó a sentirse incómoda. Se dió cuenta que ya no podría hablar a solas ante el joven jefe dunadan y plantándose en medio de los elfos, Falas y Joshua, habló:
- Valiente elendili, te diste cuenta de mi actitud, en el momento mismo que el pergamino llegó a la Posada. Dos meses antes, llegó a mi puerta un hermoso jinete elfo venido de Rivendel. Me sorprendió, ya que mi familia no tiene trato con los señores elfos, pero este me pareció amable y decidí darle entrada a mi hogar. Ni bien traspuso la puerta, se desplomó sobre el piso. Asustada pedí ayuda al Señor Samsagaz Gamyi, que vive a unos smials del mío y el vino corriendo a auxiliarlo. El elfo reconoció al Maese Gamyi y hablaron en elfico por unos instantes, sin alcanzar yo a comprender lo que decían. El jinete se desmayó y Sam apresurado y apesadumbrado dispuso instrucciones para que fuera enviado a Rivendel, con una escolta.
Luego se encerró conmigo en mi cocina y me reveló el secreto. Sauron estaba vivo, sin la potencia y la fuerza de espíritu de antes pero con una maldad y una codicia que sobrepasaba lo imaginable. El anillo había sido destruído, pero no su espíritu. Sabía que un nuevo anillo había sido forjado y lo reclamaba para si mismo. Lo buscaría por cielo y tierra, y esta vez, no fracasaría.
Los portadores habían dejado instrucciones precisas sobre ello. El día que los fuegos ardieran en Cuivienen, el anillo debía cruzar el Gran Mar y escapar del mundo, pero debía ser un hombre su portador y guardián. Un hombre que sacrificara su vida por salvar la Tierra Media y suprimir al Mal , al menos por otra Edad del Mundo.-

La audiencia de Aerien no supo que decir. ¿Que tenía que ver el relato de la hobbit con todos ellos? ¿Y el fuego en Cuivienen?
Corintur habló entonces: Bella Hobbit, estarás perturbada pues esta historia no tiene realmente sentido. El mal fue muerto en Barad-dhur y es imposible....
-Todo es posible- dijo Falas.- La libertad de escoger entre el bien y el mal vive en el corazón de los hombres. Y si Sauron no tiene el anillo, aun tiene miles de hombres para corromper. Pero sigo sin entender....dónde está ese anillo del que Sauron quiere apropiarse? Evidentemente no fue forjado por el, pero es casi tan poderoso como el Unico.
Imradiel habló: - ¿Quien es el hombre que puede portar ese anillo sin tentarse? ¿Aragorn? ¿Faramir? ¿Eldarion?
Aerien entonces, volvió sus ojos y cruzó su mirada con aquellos ojos verdes de los que no había podido apartar la vista desde el momento en que lo vió. Y vio en ellos , esa tristeza insondable de los predestinados. Y pudo leer en ellos, el dolor de quien partirá sin retorno,del que dejará su mundo sin amar a quien ama, y su corazón lloró de dolor por el designio funesto del dunadan.
- Joshua, hijo de Arathorn, hermano de Aragorn, príncipe de Gondor y Arnor, heredero de Elendil, portador del Valandilmir,y...........Portador del Anillo.

_________________
Aquí estoy en las arenas de Mithlond, viendo la luz que se apaga en los mares.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Nov 04, 2004 1:39 am 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Oct 28, 2004 3:05 pm
Mensajes: 29
Ubicación: De todos lados y de ninguno a la vez
En ese momento, todas las miradas se posaron sobre Joshua, quién agachó su cabeza tratando de cubrir la tristeza que invadió su rostro.
Falas acercándose a él, tomó con su mano el hombro de Joshua y le susurró al oído: no te rindas ante el dolor; mientras más esperanzas tengas, más grande será tu fuerza.
En eso, se acercó Imradiel y preguntó a todos los que ahí se encontraban.
¿En donde encontraremos el anillo? ¿Por donde empezaremos a buscarlo?
A lo que Corintur agregó: creo que deberíamos preocuparnos también en averiguar quien posee el anillo. Debemos asegurarnos que este en buenas manos hasta que Joshua llegue a el, pues de nada nos serviría si esta en manos malignas, aunque si así fuera ya lo sabríamos.
Y entonces fué así como nuevas preguntas empezaron a invadir las mentes de los que buscaban respuestas mirando al cielo sabiendo que este no aclararía sus dudas.
Tras un momento de silencio, el águila descendió sobre el brazo de Imradiel y advirtió la presencia de orcos que se acercaban hacia donde se encontraban ellos...

_________________
Tus ojos me dicen lo que tus palabras apenas balbucean y también lo que inútilmente quieres ocultarme.
En ningún lugar de tu cuerpo estás tú tan presente como en tus ojos.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Nov 15, 2004 3:10 pm 
Señor de las Palabras
Señor de las Palabras
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jul 15, 2004 11:02 am
Mensajes: 391
Ubicación: Detras de tí. Buuuuuu!!!
El grupo se escondió entre los árboles esperando que los orcos pasaran, pero para su desesperación, acamparon a su alrededor dejándolos sin escapatoria posible.
- ¿Qué haremos ahora?- susurró la hobbitina asustada.
- Esperar. No podemos hacer nada más.- respondió Joshua.- Son demasiados para nosotros y los hombres están cansados.
Todos se quedaron allí hasta que un fúnebre pensamiento cruzó la mente de la hobbitina:
- ¿Qué ocurrirá si nos huelen?
A eso Falas murmuró:
- Es extraño... ¿Cómo es posible que todavía no se hayan dado cuenta de nuestra presencia?

_________________
Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Dic 22, 2004 12:25 pm 
Aprendiz de Escriba
Aprendiz de Escriba
Avatar de Usuario

Registrado: Lun Oct 04, 2004 11:52 am
Mensajes: 93
Ubicación: Ahora mismo en Sego-Bree
Lo que ellos no sabían es que aquellos orcos tenían como objetivo no el de matarles... sino otro muy distinto y que les estaban ignorando a propósito.
Poco a poco comenzaron a sentir un extraño sopor y fueron perdiendo el sentido irremediablemente ya que la hoguera emitía unos vapores en el humo que iba directo al lugar donde el grupo se encontraba escondido.
Cuando despertaron descubrieron que los orcos habían desaparecido. Se levantaron confusos y aturdidos... ¿qué había ocurrido?
No se atrevían a hablar guardando sus temores en su corazón.
- ¿Adonde iremos? –preguntó la hobbitina que ya no soportaba más aquel silencio- ¿Qué haremos ahora?
Joshua palpó el lugar donde llevaba el pergamino y comprobó con estupor que no se encontraba allí... miró alrededor pensando ¿lo habré perdido? O ¿quizás alguien me lo robó?
Con aquella duda creciendo dentro de él se quedó contemplando a la hobbitina que había hablado y que todavía esperaba una respuesta que nadie parecía dispuesto a darle.
Un pensamiento cruzó su mente ¿habría desaparecido algo más?
*****
Mientras no muy lejos de allí el grupo de orcos se encontraba oculto y les observaba.
- ¿Porqué viven todavía? –preguntó con odio un orco que tenía una cicatriz en el rostro
- Paciencia escoria –contestó el capitán de ese grupo de orcos- Paciencia... les seguiremos, y cuando nos lleven a donde queremos... ¡¡¡zas!!! Todos muertos
- Sí, eso –agregó con ansia un tercer orco- Mi espada pide sangre.
Y el odio que se vislumbraba en los ojos de los orcos hacía temer lo peor.

_________________
Inwen Lindonar Sáralondë - Hija de Khyxthal cuyo espiritu de fuego habita en ella...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Mar 09, 2005 8:20 pm 
Guardián de las Tierras Allende el Mar
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 02, 2004 10:16 pm
Mensajes: 441
Ubicación: En mi corazon, en Andunië
El grupo decidió seguir al dunadán, pese a que se encontraban débiles y mareados. Incluso los primeros nacidos Corintur e Imradiel, a quienes pocos podían igualar en fuerza y temple en la Tierra Media.
Pero era evidente que algún encantamiento había caído sobre Joshua, pues sus pasos se volvieron vacilantes y sin sentido. Poco pudo hacer Aerien, cuando el dunadánn se desplomó sin sentido sobre el duro suelo de roca.
Contra todo previsión, el grupo decidió encender un fuego para calentar a Joshua que apresuradamente perdía color y fuerzas....sólo oían su balbuceo constante, afiebrado, como en sueños....
"....Elrond.......Aragorn ....debes saberlo.. bajo la escalinata...cercano al Salón de las Luces...Rivendel.."....Corintur, trató de hilvanar tantas incoherencias aparentes...
¿Había otro anillo? ¿Estaba en Rivendel?¿Cuivienen aún emergía de Belegaer?¿Había otro portador?¿Sauron no había muerto?
ERa todo esto posible? Imradiel, recordó todo el dolor de la Tercera Edad y susurró débilmente: Eru...no permitas otro Señor Oscuro.

_________________
Aquí estoy en las arenas de Mithlond, viendo la luz que se apaga en los mares.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Mar 10, 2005 12:05 pm 
Montaraz nómada
Montaraz nómada
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Mar 01, 2005 4:42 pm
Mensajes: 12
Ubicación: En algun lugar entre la marca y la posada
Toda la escena era observada por un jinete en la distancia, una mujer en su caballo los observaba prudentemente. Parecía que uno de ellos estaba herido, o enfermo, así que espoleó su caballo para acercarse mas a grupo, no sin antes asegurarse que no existia peligro para ella.
- Es extraño, porqué un grupo de orcos tan numeroso persigue a estos pobres pelegrinos? Aqui ha mas de lo que parece...
Mientras cabalgaba vió como encendian un fuego delator.
- Apagad esto! Apagad el fuego! Hay un grupo de orcos cerca!!!!
Eothwyn corría hacia el grupo, el fuego atraería los orcos al grupo, e irremediablemente hacia ella.

_________________
Mira al horizonte, ves la linea que separa el cielo de a tierra? El dia que cruce esa linea, será el dia qe deje de cabalgar.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun May 30, 2005 9:49 pm 
Guardián de las Tierras Allende el Mar
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 02, 2004 10:16 pm
Mensajes: 441
Ubicación: En mi corazon, en Andunië
Y así fue, Eothwyn atrajo a la manada de orcos, hacia el fuego. De nada sirvieron la audacia de los elfos y la fuerza de los hombres. En un abrir y cerrar de ojos, aquellos fieros hijos de MOrdor o de la Sombra sin NOmbre, habían arrasado el más que desprevenido campamento. Corintur, Falas, Imradiel y Eothwyn fueron dejados por muertos en el campo, pero los Orcos, descuidaron a la pequeña hobbit que presurosa había trepado a un árbol.
Desde allí Aerien observó aterrorizada cómo aquellas malignas criaturas, hacían estragos en los elfos y los hombres, observó con dolor como caía Hamethel atravesado por un hacha inmunda, observó sin poder hacer nada...y allí se quedó hasta muy avanzada la noche, cuando por fin después de oír tanto silencio abrumador, comprendió que los Orcos se habían marchado.
Lentamente trató con sus pequeños brazos de retar a la muerte, y válgame Eru si lo logró. Puso su mente en funcionamiento y trató de revivir a Corintur.
Y grande fue su sorpresa, y mayor su alegría cuando el Joven Elfo, empezó a recuperarse. La hobbit casi bate palmas de alegría. Su esfuerzo no había sido inútil, como todos los Elfos, Corintur era un Maestro en el arte de curar y mientras recuperaba sus fuerzas rápidamente, sanaba a sus compañeros.
Estaba enfrascadísimo en esa tarea junto a Aerien, tratando de salvar la vida del valiente Hameleth, cuando recordó todo:....Se giró hacia atrás, buscó con sus brillantes ojos y no lo vió. Se puso en pie, recorrió lo que quedaba del campamento, y apareciendo súbitamente detrás de un árbol, disparó la pregunta que marcaría el destino de la malograda compañía:
- ¿Dónde está Joshua, dónde está el dunadán?

_________________
Aquí estoy en las arenas de Mithlond, viendo la luz que se apaga en los mares.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Jul 15, 2006 7:10 am 
Montaraz nómada
Montaraz nómada
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Jul 15, 2006 12:03 am
Mensajes: 19
Ubicación: Eldanor
Toda la tropa se dispuso de inmediato a la búsqueda, los elfos agudizaron sus sentidos con la esperanza de escuchar por lo menos un débil susurro de su compañero perdido, las horas pasaban y el sol se estaba levantando de nuevo sobre sus cabezas, y no había ni el más mínimo rastro del dunadán, ¿Que había pasado con él?... ¿acaso la tierra se lo había tragado?... se hacia la misma pregunta una y otra vez sin poder darle respuesta.
La pequeña hobbit sollozaba dolorosamente la perdida, se dejo caer exhausta a los pies de un gran árbol, había pasado mas de 5 horas desde el ataque de los orcos, se reunieron todos en circulo al rededor de la mediana y se sentaron, el silencio invadió por unos momentos aquel paisaje... de pronto la elfa lo rompió diciendo:
- los orcos se lo llevaron, eso es seguro... ¿pero en que dirección?, no dejaron ningún rastro, y eso me parece imposible tratándose de esas asquerosas criaturas, siempre dejan un sendero de destrucción a su paso, y ahora no hay nada... no hay pisadas, no hay ruido... ni siquiera una ramita quebrada que nos indique que han posado sus pies sobre esta tierra... ¡eso es solo cosa de magia... Magia maligna¡¡¡ ¡Hay alguien con mucho poder detrás de esa tropa de malolientes orcos¡¡¡... pero ¿quien?...-

El elfo se disponía a tratar de dar alguna respuesta a sus pregunta cuando de pronto, de entre los árboles se escucho un un murmullo de las hojas, todos se levantaron de inmediato y formaron un circulo dando la espalda a la hobbit que se había acurrucado cubriendo su cabeza con sus pequeñas manitas y cerrando los ojos apretadamente... el ruido había cesado pero todos estaban muy alertas, los arcos y las espadas levantados apuntando en todas direcciones hacia las copas de los árboles... otro ruido¡ allá en el árbol de la derecha... no, en el de la izquierda¡... se acercaba cada vez mas hacia el grupo, saltando de rama en rama como gato entre los árboles...

¡ZAZ¡... frente a ellos una figura ahora en cuclillas había bajado de un salto del árbol que estaba frente a los dos elfos, todos apuntaron sus armas en dirección a la misteriosa figura que ahora poco a poco se levantaba, los miro... Era una elfa, de cabello corto y completamente levantado y alborotado terminado en una trenza que le cubría toda la nuca, delgada y de apariencia joven, vestida con una blusa de piel a la cintura y un pantalón a la cadera con un cinto con una daga y un cinto en la pierna izquierda con otra daga aun mas pequeña, un arco y flechas al hombro...

-Hacen mucho ruido para ser un grupo que carga con una misión secreta- dijo la elfa y empezó a reír, todos se desconcertaron y se preguntaron quien era y como sabia de su misión.

La joven elfa los miro, dio un suspiro e hizo una mueca como de "que aburridos",
-¿que les pasa?, ¿porque tan serios? jajajaja Pareciera que hubieran perdido algo importante jajajaja-

Aerien con un notable gesto de furia en la cara se disponía a responderle de una manera no muy agradable cuando la elfa extraña la interrumpió...

- Si lo que buscan es un costal con un Dunadán inconciente en su interior, pierden el tiempo buscando al rededor de este roble, les aseguro que no esta debajo de ninguna de sus raíces jajajajaja lo llevan un grupo de orcos que van con dirección al sur, hacia aquellas montañas, fue muy difícil seguirles el rastro son unos orcos muy hábiles se podría decir, pero seria demasiado crédito para ellos, esa asombrosa habilidad para avanzar sin hacer ruido ni dejar rastros se la deben solamente al mago que va acompañandolos-

En ese momento todos se quedaron asombrados al oír sus palabras, ¿como era posible que un mago pudiera acompañarlos? y pero aún ayudarlos¡¡¡...

-mi nombre es Linyantir, los vi partir de la casa del señor mantecona y desde entonces los seguí, estuve escuchando sus conversaciones y así fue como me entere de lo que tenían como misión, vi a los orcos acercarse la primera vez y presencie desde la copa de los árboles el ataque, sabia que de intervenir terminaría inconciente como ustedes y ya de nada serviría, así que decidí permanecer en silencio y seguirlos una vez terminado el ataque para conocer el destino de tan valiosa carga, hicieron un campamento a varios kilómetros de aquí en la dirección que les dije y regrese a avisarles-

A todos se les ilumino la cara con tan buenas noticias, sabían que su amigo seguía vivo y conocían la dirección hacia la que se lo habían llevado...

-basta, basta, luego me darán las gracias jajaja ahora creo que no deberían perder el tiempo jugando a formar círculos al rededor de un hobbit y empezar la caminata pues el camino no es corto y los orcos avanzan muy rápido-

Así pues la elfa Linyantir se trepo nuevamente a las ramas bajas de los árboles para que el grupo que iba a guiar pudiera verla, y saltando ágilmente de rama en rama avanzo rápidamente hacia el sur, el grupo tuvo que correr para poder darle alcance y no perderla de vista.

Y así fue como inicio la travesía para rescatar al dunadán, a Joshua el portador del anillo...

_________________
Nai Eru varyuva len

Tenna rato

Eldaisil


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Oct 23, 2006 9:12 pm 
Guardián de las Tierras Allende el Mar
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 02, 2004 10:16 pm
Mensajes: 441
Ubicación: En mi corazon, en Andunië
Eran muchos los que seguían a Linyantir, en su loca carrera entre los árboles del bosque. Aerien, la mediana, agotada desde el alma a los pies, era ayudada, mejor decir, transportada a hombros por Eothwyn. Corintur, Imradiel y Falas llevaban ese andar tan típico de los elfos y no tenían mayores problemas en seguir a Linyantir, que tácitamente se había asignado a sí misma la tarea de seguir los rastros de la manada de orcos.
Sin embargo, dos garras dolorosas oprimían los corazones de todos. Hamethel, quien estaba absolutamente imposibilitado para continuar la marcha y el destino del dunadán, del que nada sabían.
La marcha hacia el sur fue larga y arriesgada, pues aquellas criaturas del Oscuro, tenían un poder invisible que las guiaba infatigable.
En las brumas de la madrugada del sexto día de persecución, se encontraron a sólo una legua del campamento de los Orcos. Corintur y Falas fueron designados para aproximarse al lugar y observar la situación. Fue poco lo que pudieron descubrir entre la densísima niebla. Una partida completa de orcos bien aprovisionados de armas (unos veinte), un fuego pestilente, un bulto (que parecía un hombre) cruelmente atado a una estructura de madera en forma de X, y en el medio de todo....
....una figura alta, igual que el dunadán, con la misma estructura física, de ropajes negros y una espada a su diestra que parecía de hielo....sorprendentemente, su voz era dulce y a la vez siniestra, con un acento extraño, un Oestron muy particular....
Falas retuvo el aliento y se aferró con terror al brazo de Corintur, cuando la faz de aquella figura fue iluminada por las llamas.....
.....esa cara, ese rostro, eran de aquel que guió el ataque en las inmediaciones de la encrucijada del Rey Caído en Ithilien. Recordó el momento en el que enloquecido de sangre humana, cercenó con aquella espada maldita la estatua del Rey. Y sus gritos fuera de control, su adoración en lo secreto al Señor Oscuro....ese rostro pertenecía al Jefe de los Numenoreános Negros que pelearon por Sauron en la Guerra del Anillo, Retoño Malvado de las malas artes del Oscuro, el peor enemigo de los Herederos de Isildur que aún caminaban en la Tierra Media, luego del fin de la Guerra.....

_________________
Aquí estoy en las arenas de Mithlond, viendo la luz que se apaga en los mares.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Dic 08, 2006 7:04 am 
Montaraz nómada
Montaraz nómada
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Jul 15, 2006 12:03 am
Mensajes: 19
Ubicación: Eldanor
Mientras tanto linyantir permaneció en el campamento con los otros integrantes de aquel extraño grupo, permanecía en silencio sentada a los pies de un gran roble limpiando y afilando su espada mientras las llamas de la hoguera iluminaban su rostro, los demás aun dudaban de ella, pues había salido de la nada con información sobre su amigo perdido, podía ser que realmente quisiera ayudarlos pero también existía la gran posibilidad de que solo quisiera llevarlos a una emboscada... pero no podían hacer nada mas, tan solo estar alertas y esperar las noticias que traerían Corintur y Falas...

_________________
Nai Eru varyuva len

Tenna rato

Eldaisil


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 20 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron