Identificarse | Registrarse


Todos los horarios son UTC + 1 hora


Fecha actual Jue Dic 03, 2020 8:55 pm





Nuevo tema Responder al tema  [ 136 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Jun 08, 2004 11:17 pm 
La Deshacedora de Camas
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Jun 25, 2003 3:25 pm
Mensajes: 468
Ubicación: Habitación nº 13, El Poney Pisador
Baranduin, por Eru, es un simple ejercicio, no te pares a buscarle el fondo moral... (menos mal que no ha dicho: "explicadle a un hombre del pasado para que sirve una lavadora". Porque entonces haríamos un debate sobre si el tiempo se puede manipular, que es tema en las películas de ciencia ficción...).


Reconócelo, un post de menos de tres líneas no era digno para ti. :P

_________________
Las palabras a menudo mienten,
los ojos nunca.
Por eso es a ellos a quien obedezco.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Jun 09, 2004 8:09 am 
Maestro del Poney
Maestro del Poney
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 12:43 am
Mensajes: 1345
Ubicación: El Poney Pisador
Raza: Maia de la Luna
Bueno, bueno, ¡qué me encuentro aquí! xD xD

Se me ha pedido la explicación y os la daré. El ejercicio es un ejercicio literario, no se pide que enseñeis a un niño cómo funciona el mundo, es cosa de cada uno decirle la verdad o contarle una mentira piadosa. Eso no se va a puntuar, me trae sin cuidado. Es un simple ejemplo donde además se pide brevedad, porque si sois capaces de explicarle claramente a un niño por qué el cielo es azul en menos de tres lineas, podeis hacer gala de un verdadero talento.

Por favor, continuen...

_________________
«Ilya i harya essë ná» (Todo lo que tiene nombre existe)
«Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: he visto atacar a balrogs en llamas más allá de Eregion; he visto rayos de Ithildin brillar en la oscuridad cerca de las puertas de Moria... Todos esos momentos se perderán como lágrimas en el Anduin. Es hora de morir.»


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Jun 09, 2004 11:17 am 
Guardián de las Tierras Allende el Mar
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 02, 2004 10:16 pm
Mensajes: 441
Ubicación: En mi corazon, en Andunië
Bueno, que no era como para enojarse, simplemente una broma. El post del maese Baranduin me encantó! Es graciosa la situación si fuese para un niño de seis años y creo que todos nos hemos tomado así esto.... :-)

_________________
Aquí estoy en las arenas de Mithlond, viendo la luz que se apaga en los mares.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Jun 09, 2004 1:28 pm 
Guardián de los Cielos
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Jun 13, 2003 12:41 pm
Mensajes: 463
Ubicación: Las montañas nubladas
Bueno!! esto empieza a parecer una clase de verdad!! con sus debates y todo!! xD xD

_________________
GRRRRRRRRR Como pille al gracioso que puso un petardo en mi nido...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Jun 09, 2004 8:42 pm 
Maestro del Poney
Maestro del Poney
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 12:43 am
Mensajes: 1345
Ubicación: El Poney Pisador
Raza: Maia de la Luna
Capítulo: Características del discurso


A continuación vamos a ver brevemente algunas de las características que ha de cumplir el discurso para que resulte claro para el lector:


Totalidad: hay que tener en cuenta que cada palabra, cada frase, cada párrafo de un texto va a estar en función del resto y, así como no podemos hacer gran cosa con un solo ladrillo si no lo juntamos con otros para construir una casa, un párrafo dentro de un escrito (por muy afortunado que sea) sólo nos dirá algo en función de los demás. Esto quiere decir que quien escribe, a la hora de incluir o desechar una palabra o una expresión ha de tener en cuenta las anteriores, pues no se pueden entender de forma aislada, sino que es precisamente la red de conexiones entre ellas la que aportará el significado al texto.


Comprensibilidad: otra de las características que marca al discurso es que va dirigido a un lector, por lo que forma parte de un acto de comunicación. Y eso debe reflejarse en la forma del texto. El que redacta desea plasmar por escrito aquello en lo que quiere hacerse entender. El discurso ha de ser, por su misma esencia, comprensible. Tener en la mente que aquello que estamos escribiendo tiene un destinatario (sea del tipo que sea) siempre ayudará a poner los ladrillos del discurso. Y tener al otro lado de nuestras líneas a alguien con capacidad de análisis y comprensión (limitadas, eso sí: ningún lector es adivino) pondrá frenos a nuestro discurso, pero también le ofrecerá múltiples posibilidades.


Lenguaje escrito: no es lo mismo contarle algo a alguien en una cafetería que escribir. Otra de las características de las que no se escapará el discurso es su calidad de lenguaje escrito. Hay que saber utilizar, sin embargo, las estrategias que sólo la escritura ofrece, y que llevarán a que un texto pueda resultar más claro y convincente aún que si se tratara el tema en charla espontánea.


Hay que tener también en cuenta que el tiempo siempre actúa en favor del escritor. Cuanto más tiempo se le dedique a ordenar y clarificar un escrito, más éxito tendrá cuando sea leído. El lector no sabe que uno se ha pasado horas y horas tachando y rescribiendo, sino que aquello le parece salido de la chistera de un mago, porque el tiempo que él tarda en leerlo no es proporcional al tiempo que uno puede dedicar a pulirlo.


Continuidad: la última característica del discurso que me interesa señalar aquí es su forma continua. Así como un cuadro lo podemos abarcar en un solo golpe de vista, y el pintor tiene eso en cuenta a la hora de utilizar los recursos pictóricos, un texto exige un avance. En un escrito, sin embargo, el avance es desde la primera línea hasta la última. Por tanto, el escritor ha de tener en cuenta, a la hora de construir su discurso, que el lector sólo tendrá la concepción final de totalidad cuando haya terminado de leer el texto, y que hasta ese momento ha de ser guiado y motivado a lo largo de los párrafos, de forma que en cualquier momento tenga una idea más o menos clara de lo que ha leído hasta ese instante y a la vez esté interesado en continuar.

EJERCICIO:

Rellenar el discurso



Léete el siguiente fragmento incompleto de Las brujas, de Roald Dahl, y después rellena los huecos en el siguiente texto. Échale imaginación al asunto. A continuación, comprueba que el discurso cumple todas las características que se han visto en este tema y, si no lo hace, enmiéndalo.

Míralas cuidadosamente a los ojos, porque .............. ..................... ............... ................ .............. ................. .............. ............. ................ Mírala en el centro de cada ojo, donde normalmente hay .............. Si es una bruja, el .............. cambiará de color, y verás .... o verás .......... bailando justo en el centro de ese punto. Te darán escalofríos por todo el cuerpo.

En realidad, las brujas no son ....... Parecen ........ Hablan como las ........ Y pueden actuar como las ....... Pero, de hecho, son seres completamente diferentes. Son ........... ..............

.............. Por eso tienen garras y ............ .......... y ............ y ............., todo lo cual tienen que disimular lo mejor que pueden delante de .................

Nunca puedes estar absolutamente seguro de si una mujer es ...............

sólo con mirarla. Pero si lleva guantes, si tiene .............., los ojos ................ y su pelo ..............., y, si, además, sus dientes ............... si tiene todas esas cosas, entonces, ..................

_________________
«Ilya i harya essë ná» (Todo lo que tiene nombre existe)
«Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: he visto atacar a balrogs en llamas más allá de Eregion; he visto rayos de Ithildin brillar en la oscuridad cerca de las puertas de Moria... Todos esos momentos se perderán como lágrimas en el Anduin. Es hora de morir.»


Última edición por Akerbeltz el Jue Jun 10, 2004 6:58 pm, editado 2 veces en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Jun 10, 2004 10:17 am 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Lun Abr 19, 2004 6:14 pm
Mensajes: 70
Ubicación: Bosque Negro
Míralas cuidadosamente a los ojos, porque en ellos se encuentra concentrada toda su verdadera y ponzoñosa esencia. Mírala en el centro de cada ojo, donde normalmente hay puntos y líneas de colores. Si es una bruja, el iris cambiará de color, y verás velados destellos o verás extrañas y sinuosas figuras bailando justo en el centro de ese punto. Te darán escalofríos por todo el cuerpo.

En realidad, las brujas no son mujeres. Parecen a simple vista mujeres. Hablan como las mujeres. Y pueden actuar como las mujeres, para engañarnos. Pero, de hecho, son seres completamente diferentes. Son hembras con un instinto y una forma de ser que poco se asemeja al comportamiento de una dama.

Su anatomía también es distinta. Por eso tienen garras y uñas larguísimas y retorcidas y verrugas por todo su cuerpo y colmillos pronunciados, todo lo cual tienen que disimular lo mejor que pueden delante de los demás para no ser reconocidas al instante.

Nunca puedes estar absolutamente seguro de si una mujer es una bruja sólo con mirarla. Pero si lleva guantes, si tiene lunares repugnantes que no puede ocultar, los ojos encendidos y malignos y su pelo largo y encrespado, y, si, además, sus dientes son grandes y amarillentos, si tiene todas esas cosas, entonces, nos encontramos ante una auténtica bruja.



P.D.: Que tranquila me he quedado. Me he mirado al espejo y parece que no soy una bruja :P :P

_________________
Imradiel Mailewen

Lasto beth nîn ... Tûl acharn


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Jun 10, 2004 3:32 pm 
Guardián de los Cielos
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Jun 13, 2003 12:41 pm
Mensajes: 463
Ubicación: Las montañas nubladas
Bueno!! ahí va mi definición de bruja!! a partir de ahora iré muy atenta por la calle...

Míralas cuidadosamente a los ojos, porque es el único modo de reconocerlas. Mírala en el centro de cada ojo, donde normalmente hay solo una negra pupíla. Si es una bruja, el negro cambiará de color, y verás el mal en estado puro o verás la sombra del maligno bailando justo en el centro de ese punto. Te darán escalofríos por todo el cuerpo.

En realidad, las brujas no son en apariencia muy distintas a nosotros.Parecen mujeres. Hablan como las mujeres. Y pueden actuar como las mujeres. Pero, de hecho, son seres completamente diferentes. Son BRUJAS!.

Por eso tienen garras y no manos, y fauces y no dientes , todo lo cual tienen que disimular lo mejor que pueden delante de los hombres.

Nunca puedes estar absolutamente seguro de si una mujer es o no una bruja sólo con mirarla. Pero si lleva guantes, si tiene una verruga en la nariz , los ojos pequeños y llameantes y su pelo es rojo y tieso como espigas, y, si, además, sus dientes son afilados como cuchillos, si tiene todas esas cosas, entonces, no hay duda alguna, estamos frente a una bruja.

_________________
GRRRRRRRRR Como pille al gracioso que puso un petardo en mi nido...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Jun 10, 2004 7:12 pm 
Guardián del Brandivino
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 1:09 am
Mensajes: 1297
Ubicación: De mudanza. Fluyendo, vaya, como siempre.
Raza: Accidente Geografico
Suponiendo una palabra por hueco.

Míralas cuidadosamente a los ojos, porque oculto en su interior hay algo peligroso y aterrador. Mírala en el centro de cada ojo, donde normalmente hay color. Si es una bruja, el iris cambiará de color, y verás fuego o verás sombras bailando justo en el dentro de ese punto. Te darán escalofríos por todo el cuerpo.

En realidad las brujas no son mujeres. Hablan como las mujeres, y pueden actuar como las mujeres. Pero, de hecho, son seres completamente diferentes. Son Diosas Demoniacas.

Y por eso tienen garras y pezuñas hendidas y cuernos y colmillos, todo lo cual tienen que disimular lo mejor que pueden delante de ti.

Nunca puedes estar absolutamente seguro de si una mujer es bruja solo con mirarla. Pero si lleva guantes, si tiene zapatos, los ojos ocultos, y su pelo cubierto, y, si, además, sus dientes sobresalen, si tiene todas esas cosas, entonces, huye.


Baranduin

_________________
Húmecoa eä, alassëa húmecoa yerna
ara i sundor yára amban sindava,
yassë carintë limpë varnilda
i Tilion Quen Ránassë númennë
lóme yáressë sucien sá.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Jun 10, 2004 11:09 pm 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Jun 28, 2003 3:50 pm
Mensajes: 75
Ahí va:

Míralas cuidadosamente a los ojos, porque en ellos se encuentra la prueba de su malicia. Mírala en el centro de cada ojo, donde normalmente hay reflejos y brillos extraños que las delatan. Si es una bruja, el iris cambiará de color, y verás figuras demoníacas o verás espíritus del mal bailando justo en el centro de ese punto. Te darán escalofríos por todo el cuerpo.

En realidad, las brujas no son muy distintas a nosotros. Parecen mujeres. Hablan como las mujeres. Y pueden actuar como las mujeres.Pero, de hecho, son seres completamente diferentes. Son personas amargadas que vendieron su alma al diablo a cambio de sus poderes.

No obstante, sus tratos con el diablo les traicionan arruinando su físico. Por eso tienen garras y dientes afilados como los gatos y pelo encrespado y verrugas que supuran, todo lo cual tienen que disimular lo mejor que pueden delante de los demás para no ser descubiertas.

Nunca puedes estar absolutamente seguro de si una mujer es una auténtica bruja sólo con mirarla. Pero si lleva guantes, si tiene largos vestidos que ocultan su piel, los ojos vidriosos e inquietantes y su pelo escondido en un sombrero , y, si, además, sus dientes sobresalen de sus labios; si tiene todas esas cosas, entonces, cuídate, ve a la iglesia y rocíate con agua bendita contra el mal de ojo, seguramente hayas visto una bruja

_________________
En el Principio era el Verbo, y el Verbo era en Dios, y el Verbo era Dios...


Última edición por Aldor el Vie Jun 11, 2004 7:16 pm, editado 1 vez en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Jun 10, 2004 11:28 pm 
Toro de Hierro/Angbund
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 10:58 pm
Mensajes: 146
Ubicación: Siguiendo mi destino...
Aqui va el mio:

Míralas cuidadosamente a los ojos, porque ellas pueden engañar fácilmente a cualquiera con su apariencia. Mírala en el centro de cada ojo, donde normalmente hay manchas. Si es una bruja, el iris cambiará de color, y verás demonios o verás cuervos bailando justo en el centro de ese punto. Te darán escalofríos por todo el cuerpo.

En realidad, las brujas no son humanas. Parecen damas. Hablan como las mujeres Y pueden actuar como las mujeres. Pero, de hecho, son seres completamente diferentes. Son enteramente malignas.

Cuidado. Por eso tienen garras y dientes enormes y arrugas y plumas, todo lo cual tienen que disimular lo mejor que pueden delante de nosotros

Nunca puedes estar absolutamente seguro de si una mujer es una bruja sólo con mirarla.
Pero si lleva guantes, si tiene abrigos gruesos, los ojos cubiertos y su pelo bajo un sombrero y, si, además, sus dientes son extraños, si tiene todas esas cosas, entonces, ten cuidado.

_________________
Baruk Khazad! Khazad ai-mênu!

Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Jun 11, 2004 12:04 pm 
La Deshacedora de Camas
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Jun 25, 2003 3:25 pm
Mensajes: 468
Ubicación: Habitación nº 13, El Poney Pisador
Míralas cuidadosamente a los ojos, porque en ellos está la clave para descubrir su bondad. Mírala en el centro de cada ojo, donde normalmente hay tristeza. Si es una bruja, el iris cambiará de color, y verás miedo o verás recuerdos bailando justo en el centro de ese punto. Te darán escalofríos por todo el cuerpo.

En realidad, las brujas no son malas. Parecen malignas. Hablan como las serpientes. Y pueden actuar como las ratas. Pero, de hecho, son seres completamente diferentes. Son realmente buenas.

Por eso tienen garras y bien grandes, y cola y lengua bífida, todo lo cual tienen que disimular lo mejor que pueden delante de nosotros.

Nunca puedes estar absolutamente seguro de si una mujer es "cazabrujas" sólo con mirarla. Pero si lleva guantes, si tiene ajos, los ojos negros y su pelo rapado, y, si, además, sus dientes escasean, si tiene todas esas cosas, entonces, detenla.


P.D: Creo que puse una palabra en cada espacio (creo :P )

_________________
Las palabras a menudo mienten,
los ojos nunca.
Por eso es a ellos a quien obedezco.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Jun 11, 2004 4:52 pm 
Guardián de las Tierras Allende el Mar
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 02, 2004 10:16 pm
Mensajes: 441
Ubicación: En mi corazon, en Andunië
Míralas cuidadosamente a los ojos, porquepodrías caer bajo una especie de encantamiento sin retorno posible.Mírala en el centro de cada ojo, donde normalmente hay sombra. Si es una bruja, el universo cambiará de color, y verás amor o verás odio bailando justo en el centro de ese punto. Te darán escalofríos por todo el cuerpo.

En realidad, las brujas no son leales. [/b]Parecen locas.Hablan como las arañas. Y pueden actuar como las serpientes. Pero, de hecho, son seres completamente diferentes. Son casi demoníacas.

¿Entiendes? Por eso tienen garras y dientes largos y [/b]poderes y misticismo, todo lo cual tienen que disimular lo mejor que pueden delante de todos.

Nunca puedes estar absolutamente seguro de si una mujer es bruja
sólo con mirarla. Pero si lleva guantes, si tiene miedos, los ojos raros y su pelo hirsuto, y, si, además, sus dientes largos si tiene todas esas cosas, entonces, salvate![/b]

_________________
Aquí estoy en las arenas de Mithlond, viendo la luz que se apaga en los mares.


Última edición por Joshua el Vie Jun 11, 2004 7:49 pm, editado 3 veces en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Jun 11, 2004 7:05 pm 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Abr 24, 2004 11:03 am
Mensajes: 37
Ubicación: Sabadell (Barcelona)
Bueno aqui está el mio.
Que dificil es hacer que lo que escribes sea original cuando tienes en mente las palabras del libro. :wink:


Míralas cuidadosamente a los ojos, porque de esta forma podrás saber con seguridad si una bruja lo es . Mírala en el centro de cada ojo, donde normalmente hay un punto negro. Si es una bruja, el ojo cambiará de color, y verás pequeños rayos verdes o verás fuegos fatuos bailando justo en el centro de ese punto. Te darán escalofríos por todo el cuerpo.

En realidad, las brujas no son humanas Parecen mujeres. Hablan como las señoras. Y pueden actuar como las damas. Pero, de hecho, son seres completamente diferentes. Son espíritus diabólicos encarnados.

Por eso tienen garras y dientes afilados y ojos extraños y cutis verdoso, todo lo cual tienen que disimular lo mejor que pueden delante de los demás.

Nunca puedes estar absolutamente seguro de si una mujer es una bruja
sólo con mirarla. Pero si lleva guantes, si tiene la piel muy pálida, los ojos extraños y su pelo es áspero y amarillento, y, si, además, sus dientes son puntiagudos. Si tiene todas esas cosas, entonces, casi puedes estar seguro de que se trata de una de ellas.

_________________
- Ghash, ¿eso es fuego en ...?
- Si chico- me dijo- eso significa fuego.
- En la lengua de los orcos- dije yo con un hilo de voz.
- Es que yo fui una vez un orco- contestó con una voz suave y una sonrisa.
Y se marcho.
( de Ghâsh)


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Jun 12, 2004 12:49 am 
Maestro del Poney
Maestro del Poney
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 12:43 am
Mensajes: 1345
Ubicación: El Poney Pisador
Raza: Maia de la Luna
Bueno, esta vez la corrección es general, todos muy bien, habeis conseguido algo muy parecido al original. También señalar el trabajo de Nenya, que le ha dado la vuelta... mostrando otra cara de las brujas..( tal vez ella sea una de ellas ;) )

He aquí el original:

Roald Dahl escribió:
Míralas cuidadosamente a los ojos, porque los ojos de una bruja DE VERDAD son diferentes. Mírala en el centro de cada ojo, donde normalmente hay un puntito negro. Si es una bruja, el puntito negro cambiará de color, y verás fuego o verás hielo bailando justo en el centro de ese punto. Te darán escalofríos por todo el cuerpo.
En realidad, las brujas no son mujeres. Parecen mujeres. Hablan como las mujeres. Y pueden actuar como las mujeres. Pero, de hecho, son seres completamente diferentes. Son demonios con forma humana.
Por eso tienen garras y las cabezas calvas y narices raras y ojos extraños, todo lo cual tienen que disimular lo mejor que pueden delante del resto del mundo.
Nunca puedes estar absolutamente seguro de si una mujer es una bruja o no sólo con mirarla. Pero si lleva guantes, si tiene los agujeros de la nariz grandes, los ojos extraños y su pelo tiene aspecto de ser una peluca, y, si, además, sus dientes tienen un tono azulado si tiene todas esas cosas, entonces, sal corriendo como un loco.





Capítulo: Naturalidad - El estilo formal


Un estilo natural es el que surge del vocabulario y del nivel lingüístico de la persona que escribe, y no a través de expresiones y términos prestados. La misma expresión puede resultar natural surgida de un adulto y artificiosa de un niño, porque quizá en el primero se amolda al resto del escrito y en el segundo destaca en el texto como un dromedario en el Congreso de los Diputados.

Vamos a ver a continuación algunos estilos prestados y vicios perniciosos que dificultan que las personas saquemos a la luz la naturalidad de nuestro lenguaje.


Para ello, se resumen a continuación los cuatro estilos a los que suele tender nuestra escritura cuando comenzamos a escribir, y que Ángel Zapata analiza en profundidad en su libro La práctica del relato. Manual de estilo para narradores:


1.Estilo formal: el estilo formal estamos hartos de leerlo. Sería el de los textos administrativos y el de los manuales de instrucciones, el de las actas empresariales y el de los libros de texto. En narrativa, es un recurso que se emplea alguna vez en la literatura del siglo XIX y muy poco en la del XX. Y por regla general lo que garantiza es un aburrimiento mortal del lector. Curiosamente, es un estilo que se nos pega con increíble facilidad, como una especie de pelusa de modorra que le sale a la prosa casi sin poder evitarlo. Sin embargo, más vale ser consciente de cuándo lo estamos usando (nosotros y los demás) y evaluar si es acertado su uso en esa ocasión.

Un ejemplo de escritura narrativa en la que predomina el tono formal podrían ser estos párrafos:

Después de la excitación inicial -lógica en esa situación- nos pusimos a charlar. Al poco rato nos dimos cuenta de que nuestro encuentro no había sido casual. A pesar de que ella tenía muy claras sus intenciones, y así me lo repitió varias veces, aquella tarde nos confesamos mutuamente nuestras penas, y empezó esta relación que ha dado un vuelco a mi vida. [...]

Al cabo de dos o tres encuentros llegué a la conclusión de que ella había decidido borrar de su mente cualquier posibilidad de mantener una relación estable con un hombre. No sé qué experiencias llegó a tener, pero empecé a pensar que no me explicaba con detalle sus relaciones pasadas.


En este fragmento la redacción es clara, y las ideas y los hechos quedan expuestos con nitidez. Y sin embargo falla el tono. Al leer estos párrafos -es cierto- sé lo que ha ocurrido entre los dos protagonistas. En cambio no lo siento ni lo imagino, porque los hechos están contados desde la lejanía anónima que lleva aparejado el tono formal. La historia nos llega con la misma distancia que una carta de cualquier institución.


EJERCICIO PRÁCTICO:

Bueno, como habeis visto en el fragmento anterior, falla el tono. El fragmento no nos transmite más que el conocimiento de lo que ha ocurrido, como una noticia en un periodico. Este es el ejercicio: debeis extraer una noticia de un periódico (no muy larga), la que más rabia os dé, y narrarla con sentimiento, es decir, evitando el estilo formal con la que se nos muestra. Debéis postear primero en forma de cita la Noticia, y luego vuestro trabajo.

_________________
«Ilya i harya essë ná» (Todo lo que tiene nombre existe)
«Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: he visto atacar a balrogs en llamas más allá de Eregion; he visto rayos de Ithildin brillar en la oscuridad cerca de las puertas de Moria... Todos esos momentos se perderán como lágrimas en el Anduin. Es hora de morir.»


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Jun 13, 2004 8:17 pm 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Jun 28, 2003 3:50 pm
Mensajes: 75
Ahí va:


Citar:

57.500 libros donados por madrileños han sido enviados a la República Dominicana

Diario 20 minutos (10/06/2004)



Ejercicio:

Para quien lo lea:

Me llamo Daniela, tengo 12 años y estudio en el Colegio Miguel de Unamuno de Madrid. Me gusta mucho leer, sobre todo libros de aventuras como éste de Los Cinco. Es un libro muy bueno que trata de cuatro niños y un perro que le pasan un montón de cosas divertidas. Cuando lo leí me gustó mucho, por eso, cuando me dijeron en la escuela que teníamos que llevar libros viejos para dárselos a niños de otros países, yo no quería dar éste, y sólo llevé mi libro de Sociales del año pasado, que ese sí que no me importaba darlo.

Mi madre me dijo que también debería llevar éste, porque yo ya nunca lo leo; pero yo le dije que no me importaba porque a mí me gustaba y yo lo quería por si algún día me daba por volverlo a leer. Sin embargo, el abuelo me convenció de que estaba equivocada..., me dijo que si los libros no se leen se mueren, se apolillan por dentro, y dejan de tener sentido, porque la única razón de que existan los libros es para que la gente los lea. Así que lo pensé mejor y decidí que si a mí me había gustado mucho el libro, lo mejor que podía hacer esta dárselo a más gente para que disfrute tanto como yo.

Mañana sale un avión con un montón de libros que hemos juntado entre mi colegio y otros muchos más de Madrid; creo que va a la República Dominicana, porque allí no tienen dinero para comprarse los suyos. Mi libro irá dentro de ese avión, junto con esta carta, así que tú que la estás leyendo seguramente seas un niño dominicano y estarás leyendo estas líneas desde el otro lado del charco. Espero que te guste tanto como a mí, y que pases un buen rato leyéndolo. He apuntado mi dirección atrás por si quieres escribirme, así me cuentas si te ha gustado este libro o no.

Cuando lo hayas leído dáselo a alguno de tus amigos para que lo lea, y cuando lo termine que se lo de a otro, y luego otro, y otro... de este modo, haremos una cadena y quizá este libro lo pueda leer todo el mundo. ¿No sería genial?

Bueno, ya se me acaba la hoja, así que ya me despido, sólo espero que no tardes mucho en escribirme. Desde mañana miraré siempre en el buzón para ver si recibo tu carta..., no nos conoceremos pero al menos tendremos una cosa en común: habremos leído las mismas páginas.

Besos,

Daniela.

CORRECCIÓN:

Perfecto, nos transmite la noticia, y además la personaliza en la mente de una niña, e incluso, puede llegar a convencer a quien lo lea de lo necesario de la noticia. El estilo perfectamente natural, como veíamos en la lección anterior.

_________________
En el Principio era el Verbo, y el Verbo era en Dios, y el Verbo era Dios...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Jun 14, 2004 8:28 am 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Abr 24, 2004 11:03 am
Mensajes: 37
Ubicación: Sabadell (Barcelona)
Citar:
TRÁGICO SUCESO EN BARCELONA
Hallado muerto un bebé en una planta de reciclaje

• La recién nacida estaba en una caja y llevaba colgando el cordón umbilical
CARMEN MUÑOZ
BARCELONA (El Periódico 13/6/2004)

El cuerpo sin vida de una niña recién nacida fue hallado ayer en una empresa de tratamiento selectivo de basuras de la Zona Franca de Barcelona por una empleada. El cuerpecito, que llevaba colgando el cordón umbilical, había sido colocado dentro de una caja de cartón de embalaje. La trabajadora creyó que alguien habría tirado una muñeca y al abrir la caja se encontró con la sorpresa de que era un bebé.
Fuentes de la investigación explicaron que un vigilante de la empresa Ecoparc puso en conocimiento de la policía el hallazgo. Fue a las 8.15 de la mañana de ayer cuando una de las empleadas que trabajaba en esos momentos en la cinta de cribaje de escombros de la planta de tratamiento y separación de basuras encontró el cuerpo sin vida de la niña. Fuentes de los trabajadores aseguraron que el suceso había causado "una fuerte conmoción" entre los empleados.
La planta recibe diariamente contenedores de basuras procedentes de Barcelona y de L'Hospitalet de Llobregat. Según los trabajadores de la empresa, el camión que transportó ayer hasta la planta el cadáver de la niña había recogido basuras en diversas zonas de L'Hospitalet.
...
NACIÓ VIVA
La autopsia, que fue practicada ayer por la tarde, ha revelado que la niña nació viva y murió poco después por "falta de asistencia mínima tras el parto", según informaron fuentes policiales.




Ella no olvidará fácilmente ese día. Cada mañana, cuando inicie su jornada laboral en la planta de reciclaje de basuras, lo recordará. Cada vez que deba abrir una caja de cartón cerrada, recordará el pequeño ataúd de cartón y su macabro contenido.
Si, esa mañana todo parecía normal, aburrido, monótono como siempre. Las cintas transportadoras llevaban la basura de los barceloneses a las manos de ella y ella la clasificaba, cartón plástico, residuos orgánicos... Por la cinta avanzaba una caja de cartón, la empleada la abrió, pensando encontrar en ella los sueños infantiles de alguna niña, que habían sido abandonados en el contenedor de la basura y substituidos por vete a saber cual sueño adolescente. Pero no, en ella no había ninguna muñeca pelona y sin brazos. Aquella caja de embalaje era un ataúd i lo que estaba viendo era un cadáver. Tardo unos segundos en darse cuenta de que lo que tenia entre las manos era el cuerpo sin vida de un bebé, con el cordón umbilical aun colgando de su vientre. Un escalofrió recorrió su columna vertebral, erizándole los pelos de la nuca, mientras un grito sordo de terror y de angustia crecía en el interior de sus pulmones, se elevaba a través de su traquea y salía borboteando como una cascada imparable de su boca.
Instintivamente golpeó la perilla roja de alarma que para las cintas y la sirena que anuncia el paro de la maquinaria coreó su grito de terror.
Los compañeros se acercaron al lugar, preguntándose que era lo que podía haber causado tal conmoción en su compañera. Estaban acostumbrados a encontrar entre los restos, alguna que otra rata muerta o viva, además de un amasijo de cosas increíblemente raras, las más raras que pudiera un ser humano imaginar. Pero no estaban preparados para la experiencia de ver, en una caja de cartón, un bebé recién nacido, rígido como un muñeco, muerto.
La alarma se extendió a toda la planta, la noticia corrió de boca en boca mientras el encargado llamaba a la policía y esta acudía a toda prisa y se llevaba el macabro paquete.
Ella tuvo que relatar a los agentes como había encontrado el cuerpo, recordaba que había llorado, que se había preguntado una y mil veces como era posible que ocurrieran cosas como aquella. Mientras la policía preguntaba al encargado sobre la procedencia de la basura, los camiones y un montón de tecnicismos que no llegó a entender.
Tenia la mente embotada, solo veía una cosa ante si. Veía la cara i el cuerpecito de aquella niña recién nacida. Veía sus manos perfectamente formadas y sus pececitos rígidos por la muerte. Oyó su propio corazón rebotando en su garganta, acelerado en un paroxismo histérico. Le dio por pensar en el pequeño corazón que no latiría nunca mas y millones de cuchillos le atravesaron el pecho impidiéndole respirar. No recordaba mucho mas, la mujer esa de la policía le hablaba, ella no entendía que era lo que decía, pero su suave voz la tranquilizaba. Otra mujer, esta con una bata blanca, trajo una pastilla y un vaso de agua y ella se la tomo. Al rato dormía, echada en la camilla de la enfermería de la planta.

Al día siguiente sonó el teléfono. Ana, la cotilla del turno de mañana, la despertó con una noticia:
-¿Sabes? – le dijo – la niña de la caja de cartón no nació muerta, murió porque no la atendieron después de nacer, lo han dicho en las noticias...
Ella colgó el teléfono después de oír durante unos diez minutos una ristra de palabras excitadas y muchas veces ni pensadas, destinadas a vapulear y criticar a la madre de la criatura muerta.
Ella pensó un momento en esa mujer. En quien debía ser. En las circunstancias que pudieron rodear ese parto. Imaginó el cuerpecito del bebé con la boca y la nariz cubiertas por la mucosa, debatiéndose por introducir en sus pequeños pulmones un poco de aire que les diera la vida y apagándose lentamente por que nadie lo atendía. Volvió a estremecerse, mientras dos enormes lagrimones rodaban por sus mejillas. Ella era madre. Ella sabia que era llevar en su vientre una criatura durante meses. Ella había sentido la vida crecer dentro de su cuerpo. Recordaba como una especie de instinto atávico la había llevado a desear, con una intensidad que rayaba el paroxismo, el contacto físico con su hijo recién nacido mientras los doctores lo examinaban. Esos pocos minutos le habían parecido una eternidad.
Pensó otra vez en esa madre y miles de respuestas, a cual mas novelesca, se cruzaron por su mente tratando de hallar una explicación. De pronto recordó algo que había dicho un veterinario, de no se que zoo, en un programa de televisión. Los animales salvajes, cuando están en cautividad, tienden a abandonar a sus crías. A menudo estas tienen que ser alimentadas y criadas por los cuidadores.
Los animales que viven en jaulas hacen esas cosas – pensó – ¿En que enorme jaula estaremos convirtiendo nuestro mundo para que ocurran cosas así entre los seres humanos?

De verdad, ella tardará en olvidarlo. Cada vez que una caja de cartón llegue a su altura en la cinta transportadora y deba abrirla para examinar su contenido, su corazón se acelerará y sus manos temblaran. Entonces, con un gesto rápido, la abrirá. Y sonreirá al ver que solo contiene un montón de bolitas de poliestireno expandido.


¡Ay! Me dio repelús solo de escribirlo.

CORRECCIÓN:

Muy bien, profundiza en el dolor y la angustia del trabajador y nos da una visión escalofríante, que en la noticia pasa completamente desapercibida. El estilo quizá algo retórico y cargado en tinta, pero transmite dolor.

_________________
- Ghash, ¿eso es fuego en ...?
- Si chico- me dijo- eso significa fuego.
- En la lengua de los orcos- dije yo con un hilo de voz.
- Es que yo fui una vez un orco- contestó con una voz suave y una sonrisa.
Y se marcho.
( de Ghâsh)


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Jun 14, 2004 1:27 pm 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Lun Abr 19, 2004 6:14 pm
Mensajes: 70
Ubicación: Bosque Negro
Citar:
Detenido un joven en Zaragoza denunciado por malos tratos a su hermana menor

EL PERIÓDICO - Ultima hora
COSAS DE LA VIDA

Zaragoza. -- Un joven de 22 años, de nacionalidad portuguesa, ha sido detenido en Ejea de los Caballeros (Zaragoza) como presunto autor de malos tratos a su hermana de 16 años, ha informado la Delegación del Gobierno en Aragón.

El joven, J.F.M.P., fue detenido a las 22.30 horas de ayer por la policía local de Ejea de los Caballeros, localidad en la que reside la familia, después de que la hermana, acompañada de la madre, denunciara haber sido objeto de agresiones físicas y psicológicas reiteradas desde hace años.

Tras el último episodio de esos supuestos malos tratos, la menor tuvo que ser atendida en el centro de salud de Ejea de los Caballeros por lesiones leves, se afirma en el comunicado de la Delegación del Gobierno


No se porqué lo ha hecho. Ella sabe que lo hago por su bien. Cuando vi que la policía venía a por mi ni se me ocurrió pensar que serían capaces de algo semejante ... Pero vamos a ver ¿no les tengo dicho que callen y escuchen? Es tan simple como eso. Yo se qué peligros hay fuera de casa y ella debería hacer como madre, callar y dedicarse a sus quehaceres, callar y atender a los hombres de la casa. Es tan simple como eso ...

Pero no, tenía que convencer a madre para ir a la comisaría y denunciarme ... denunciarme solo por querer lo mejor para ella. Una bofetada a tiempo evita muchos males y veo que esta jovencita aún ha recibido pocas. Tendré que ser más duro la próxima vez ... si seguramente ya se ha arrepentido. Solo es una niña, bueno, tampoco tanto, pero si lo suficiente ... pero madre ... eso si que no lo entiendo. Creo que voy a tener que hablar muy seriamente con ella. Tal vez sea ella la culpable de arrastrarla a la comisaria ... si, tal vez sea eso ...

¡Agresiones físicas y psicológicas! ¿Cómo es posible? Esta niña no sabe lo que dice. En cuanto me dejen salir de aquí y vuelva a casa voy a tener que sentarlas a las dos y decirles claramente qué es lo que se espera de ellas. Ya se, ya se ... a estas alturas ya deberían saberlo, al menos eso creía yo ... pero ya veo que estaba equivocado. Ya se sabe con las mujeres, nunca te fies de ellas. Ya lo dice padre siempre, no busques un motivo para castigarlas porque siempre hay alguno y ellas lo saben ... La culpa la tienen las feministas y esas ideas de igualdad entre hombres y mujeres. A esas si que las arreglaba yo rapidito ...


P.D.: Ufff ... aerien, te comprendo ... cogi la noticia que más rabia me dio y escribir desde el punto de vista del agresor ha sido de lo más desagradable (aunque todos sabemos que mucha gente piensa de esa forma) :´(

CORRECCIÓN:

Tal vez se aleja algo de lo que se pedía, pues deja en plano secundario los hechos para contarnos lo que pasa por la cabeza del culpable de ellos y realizar un miniensayo sobre la causa del mal. El estilo, con todo, muy logrado.

_________________
Imradiel Mailewen

Lasto beth nîn ... Tûl acharn


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Jun 14, 2004 1:31 pm 
Guardián de los Cielos
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Jun 13, 2003 12:41 pm
Mensajes: 463
Ubicación: Las montañas nubladas
El mundoCultura de hoy escribió:
LAS 'PÉRDIDAS' SON SÓLO 'LA PUNTA DEL ICEBERG'
Denuncian la desaparición de varias joyas del Museo Egipcio


EL CAIRO.- La pérdida de 36 brazaletes y dos anillos de oro de la época grecorromana ha desatado la polémica sobre la seguridad de los tesoros que se conservan en el Museo Egipcio, el primero del mundo en cultura faraónica.

La desaparición fue denunciada por el secretario del Consejo Superior de Antigüedades (CSA), Zahy Hawas, quien señaló que el caso está en manos de la fiscalía para su esclarecimiento, en lo que podría suponer sólo "la punta del iceberg" de los extravíos y expolios de la inmensa riqueza arqueológica del país. La desaparición fue denunciada por el secretario del Consejo Superior de Antigüedades (CSA), Zahy Hawas, quien señaló que el caso está en manos de la fiscalía para su esclarecimiento, en lo que podría suponer sólo "la punta del iceberg" de los extravíos y expolios de la inmensa riqueza arqueológica del país.




Vestido de negro, con un capuchón cubriéndole la cara y la respiración entrecortada, esperó agazapado hasta que la cámara pasó a enfocar el lado contrario de la habitación. Le pareció increíble que tras tantos años de robos de piezas de incalculable valor, el museo no hubiera invertido nada en modernizar el sistema de seguridad. Con increíble agilidad se deslizó hasta la siguiente habitación donde desde el punto ciego de las cámaras que conocía perfectamente, esperó nuevamente a que la nueva cámara pasara de largo.

La siguiente habitación era la que custodiaba su encargo. Un traficante de antigüedades robadas había recibido una jugosa oferta por conseguir aquella colección de brazaletes grecorromanos que habían encandilado a una rica y caprichosa turista de visita por El Cairo. Él había sido el elegido para entrar en el museo, dada su buena reputación de ladrón de guante blanco.

Se encontraba delante de la vitrina que contenía aquel tesoro. El oro y las joyas de los brazaletes irradiaban luz propia. La belleza de la colección era tal que por un momento se preguntó qué derecho tenía una persona por muy rica que fuera a poseer tal tesoro para su disfrute particular. Quizás debería olvidar el asunto y dejarlos allí, donde todos pudieran contemplarlos y maravillarse de aquella impecable factura. Era la primera vez que los escrúpulos acudían a su mente y se sorprendió al descubrirse perdiendo su escaso tiempo en aquellos pensamientos.

Con mano experta colocó un espejo cortado a medida para que el láser que atravesaba la vitrina no hiciera saltar la alarma. La rudimentaria cerradura saltó con un golpe seco y allí estaban, al alcance de su mano, aquellas joyas de belleza incalculable. Las cogió una a una depositándolas con mimo en las fundas que traía preparadas. Miró a la cámara. Aún faltaban bastantes segundos para que volviera a enfocar en su dirección. Cerró la vitrina, retiró el espejo y se agazapó detrás de la vitrina para evitar ser grabado.

Unos segundos después volvía a recorrer el museo en sentido inverso escondiéndose de las cámaras. En unos pocos minutos estaba en la calle donde el Rolls Royce esperaba aparcado. Se acercó con el saco. Se abrió un poco la ventanilla desde donde una voz exigió el saco mientras una mano asomaba con una pequeña mochila de donde sobresalían los fajos de billetes. Cogió la mochila y se alejó sin mirar atrás. Mientras se quitaba el capuchón y los guantes oyó el ronroneo del coche alejándose en el silencio de la noche.

Se colgó la mochila y metió la mano en el bolsillo de donde extrajo dos anillos de oro, los más bellos anillos que había visto en su vida. Pensó que esa sería su recompensa por el riesgo corrido. A veces el dinero no lo es todo.

PD: Me parece que no es esto lo que se pedía, pero es que la historia me ha salido así, sin más y me ha gustado como ha quedado...

CORRECCIÓN:

Creo que no ha captado el ejercicio, dama emplumada, pues relata el suceso de una forma claramente formal, justo lo que no se pedía. Vemos la acción, todo lo que hace el ladrón, pero no se nos transmite nada. Eso es el estilo formal, como ya se decía en la lección, muy pegajoso.

_________________
GRRRRRRRRR Como pille al gracioso que puso un petardo en mi nido...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Jun 14, 2004 1:59 pm 
La Deshacedora de Camas
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Jun 25, 2003 3:25 pm
Mensajes: 468
Ubicación: Habitación nº 13, El Poney Pisador
Citar:
UNA ANCIANA DE 84 AÑOS REDUCE A UN JABALÍ QUE ENTRÓ EN SU COCINA

Prudencia Castro Vázquez se ha convertido, a sus 84 años, en la heroína de la aldea de Sanín, en Brión. La mujer echó a un jabalí que se coló en su cocina tras agarrarlo por las orejas y atarlo después a un poste de la luz.


Bien, queridos nietecitos, ¿alguna vez os he contado cómo vuestra abuela salió sana y salva de las garras de una gran bestia? ¿Si? Pues os lo voy a volver a contar.
Había ido a buscar la comida como todos los días para vuestros papis (y tu mami, Joni), vamos, que era un día como cualquier otro, no como esos días en los que te levantas y te esperas una aventura, y la encontré en mi camino.
¡Qué miedo pasé! Teníais que haberla visto, era una bestia enorme, con dos dientes que le sobresalían de la boca, y el pelo alborotado. Claro, yo cuando la vi me asusté, porque si la ves de lejos no pasas tanto miedo, pero de cerca... no veas. Estaba ahí, mirándome, y yo me quedé como si hubiese visto un fantasma, sin moverme. Estaba claro que no nos íbamos a quedar mirando el uno al otro eternamente, así que me acerqué despacito para ver si venía en son de paz. ¡Qué gran error cometí! De verdad que jamás en mi vida había conocido a ningún animal tan violento. ¡Si yo no le había hecho nada!
La bestia esa me agarró por las orejas como si le fuese la vida en ello. ¡Y cómo tiraba! Para tener unas patas tan flaquitas tenía mucha fuerza. Me resistí pero fue inútil. Cogió una especie de serpiente seca y me ató a un árbol sin ramas ni hojas, ahí, al sol, como si fuese un animal... Aunque soy muy valiente, pasé un poco de miedo, porque dicen las malas lenguas que como te pille una de esas bestias, es capaz de comerte... Por suerte para mi no me había atado muy fuerte, y en un descuido suyo conseguí librarme de mis ataduras y escapar...
Recordad niños, nunca os vayáis lejos de casa, y si algún día os encontráis con uno de estos monstruos, salid corriendo.


CORRECCÍON:

Muy bien, un texto divertido y muy original, contando el punto de vista del jabalí. Transmite la noticia desde una visión muy peculiar, y sabe transmitir sus sentimientos, enhorabuena.

_________________
Las palabras a menudo mienten,
los ojos nunca.
Por eso es a ellos a quien obedezco.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Jun 14, 2004 3:16 pm 
Guardián de las Tierras Allende el Mar
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 02, 2004 10:16 pm
Mensajes: 441
Ubicación: En mi corazon, en Andunië
Pues ya les comento que la noticia me pone "verde"

Citar:
En el país trabajan 2 millones de chicosLos alarmante datos están contenidos en un informe avalado por Unicef. Hoy es el Día Mundial de la Erradicación del Trabajo Infantil.

Cerca de dos millones de niños menores de 15 años se ven obligados a trabajar para sobrevivir en Argentina, según señala un informe avalado por Unicef.
Según la Secretaría de Seguridad Social de la Nación, en el país trabajan 1.939.288 menores de entre 5 y 14 años, la edad mínima permitida por la ley argentina, sobre un total de 6.255.255 menores de esa franja de edad.

Según el informe en el Día Mundial de la Erradicación del Trabajo Infantil, la mayoría de los menores que deben salir a trabajar a una edad temprana (1.375.164) tienen entre 10 y 14 años.
Los últimos datos del gobierno argentino, de 1998, indicaban que el empleo precoz ocupaba a cerca de 1.500.000 niños, pero la crisis socioeconómica que atravesó el país a finales de 2001 incrementó la pobreza hasta alcanzar el 47,8 por ciento de la población y produjo un aumento en el empleo infantil del 27 por ciento.
La mayoría de los trabajos que realizan los chicos consisten en tareas de construcción, confección de calzados, prendas de vestir y trabajos en pequeños talleres.
También abren las puertas de los autos por apenas una moneda, limpian los parabrisas de los coches, cargan carros de las personas que juntan cartones, hacen tareas domésticas en casas particulares y, en el peor de los casos, son prostituidos.
.
En las zonas rurales de Argentina, la mano de obra infantil es usada para cosechar yerba mate en Misiones, tabaco en Salta, algodón en Chaco, cebolla en San Juan, peras y manzanas en Río Negro y verduras en las quintas de Buenos Aires.
El estudio también indica que unos 7.000 menores dejan la escuela anualmente ya que, según Unicef, el 58 por ciento de los chicos de entre 13 y 17 años que trabaja, abandona el colegio


Cuando uno tiene la desgracia de leer estas estadísticas, el estómago se revuelve y la bronca se acumula en nuestros puños. Una organización que se encarga de los derechos humanos de los niños, nos cuenta con fríos números una realidad que se ve a todas luces en la calle.

Vemos día a día, niños en las esquinas, niños lustrando botas, niños abriendo las puertas de los coches, niños haciendo malabares frente a los autos, niños limpiando parabrisas y más, muchísimos mas.

Niños prostituídos, drogados en las esquinas, niños abusados, niños sin techo, sin familia, sin educación, sin juegos.

Y no estoy hablando de adolescentes, hablo de estas frías estadísticas que nos marcan que los niños apenas arañan los 14 años de edad. Niños que deberían concurrir a la escuela y sin embargo engrosan las filas del trabajo en negro, del trabajo no rentado, de la mano de obra barata y descartable.

Una niñez que será nuestra futura dirigencia, y que hoy, producto de años de decadencia institucional y moral se arrastra por las calles expuesta a los peligros de la adultez.

Y si nos ponemos a hablar de los niños del interior de nuestra maltratada patria, podríamos terminar mañana con este artículo. Esos niños que cosechan a lo largo y a lo ancho de nuestra tierra. Las peras en el Sur, el algodón en el norte, el azúcar, la yerba mate.

¡Qué examen de conciencia deberíamos hacernos todos con esta realidad! No sólo nuestros dirigentes, también cada uno de nosotros que hemos permitido esta desidia, esta incongruencia de la vida. No nos quedemos entonces con los números que marcan una realidad que no queremos ver, permitamos a esos números que nos causen daño, a ver si de esa manera consiguen hacernos despertar de este letargo absurdo en el que estamos sumidos.


PD: perdonen la sinceridad, pero el tema realmente me subleva.


CORRECCÍON:

Muy bien, como bien explica, la noticia suena muy fría y lejana, y usted la ha sabido acerca un poco más, aunque podría haberlo hecho mejor. Algunas expresiones no son correctas, lo achaco a su origen, pero se deberían corregir.

_________________
Aquí estoy en las arenas de Mithlond, viendo la luz que se apaga en los mares.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Jun 14, 2004 9:14 pm 
Toro de Hierro/Angbund
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 10:58 pm
Mensajes: 146
Ubicación: Siguiendo mi destino...
Citar:
BAGDAD, Irak - Un coche bomba explotó el lunes en el centro de Bagdad matando a unas 12 personas, al menos cinco de ellas extranjeros que trabajaban reconstruyendo las plantas de electricidad del país. Una multitud se congregó tras el ataque, gritando "Abajo Estados Unidos" y bailando alrededor de un cadáver carbonizado.


¿Cómo es posible que esto continué? ¿Acaso los poderosos políticos no se dan cuenta de lo que sucede? ¿Tan importante es el dinero y poder como para sacrificar la vida de personas inocentes?
Al parecer las cosas son así, lamentablemente. Los poderosos de ambos bandos parece que nunca van a descansar hasta que uno haya ganado y el problema es que ninguno acepta la derrota o alguna manera de buscar la paz.

¿Tantos muertos, por que los lideres de ambos bandos no pueden dejar de pelear o llegar a un acuerdo? Esto es lo que me molesta y me da mucha cólera, que unos quieran dominar por la fuerza sin importarles morir o matar a gente inocente, mientras otros quieran dominar usando la política y manipulando a otros para que hagan el trabajo sucio, sin importarles cuantas personas inocentes mueren cada día.

Eso es el resultado de esta bomba en el centro de Bagdad, que tal vez no estaba destinada para unos, tal vez no debía quitarle la vida personas inocentes. ¡Pero el odio de unos hizo que esta bomba sea la muerte para inocentes! Y lo peor de todo, ¡es que estas personas bailen alrededor de los cuerpos quemados!

Eso demuestra que no hay respeto por la vida, tal vez esas personas estaban en desacuerdo con la llamada “guerra” y solo querían ayudar a otros. ¡Pero lo que ganaron fue la muerte! Espero que ciertos lideres vean el caos que han causado y busquen una manera de evitar mas muertes las cuales dejan a niños huérfanos, mujeres viudas y padres sufriendo por sus hijos.

CORRECCIÓN:

Bien, aunque se queda corto en la informacíón y es más un alegato contra la barbarie que son los atentados y las muertes inútiles, consigue transmitirnos el dolor de ello y también nos hace pensar en el por qué.

_________________
Baruk Khazad! Khazad ai-mênu!

Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Jun 14, 2004 11:44 pm 
Maestro del Poney
Maestro del Poney
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 12:43 am
Mensajes: 1345
Ubicación: El Poney Pisador
Raza: Maia de la Luna
Capítulo: Naturalidad - El estilo enfático


2.Estilo enfático: por oposición al estilo formal, podríamos decir que el estilo enfático implica una cercanía excesiva entre el autor y sus lectores... El autor enfático más que contar las cosas se las grita al lector en el oído; narra su historia a voces. Aunque en momentos aislados este recurso puede ser de utilidad, tomada como estilo, como rutina expresiva, la escritura hiperbólica es un obstáculo para el aprendizaje.


Podemos observarlo en este párrafo:

Intentaré, si puedo, arreglar mi habitación, que huele a podredumbre. Las sábanas tienen un tacto viscoso, viscosidad repulsiva de lagarto. Al pasar las manos por el cabezal de madera intentando atrapar su frescor, rezuma una baba que me sacude. Mi cuerpo exuda miasmas de agua estancada. Siento asco, y no puedo controlar el vómito que se esparce por el piso. Líquido rosa de mi interior, incontenible, pringoso.

El efecto estilístico de este párrafo resulta abrumador. Se trata de un párrafo bien escrito, pero el asco lo invade todo: la habitación, los objetos que contiene, las sensaciones y las reacciones del personaje. Lo repulsivo queda tan enfatizado en la prosa, que satura al lector hasta hacerse inverosímil.


3.Estilo retórico/poético: el exceso de retórica vuelve ilegibles los textos y el lirismo es fácil que empalague. Sin embargo, esta es otra tendencia que nos amenaza cuando escribimos algo supuestamente literario. El propio Borges, el colmo de la sobriedad, en sus textos primerizos resultaba bastante cargante. Son líricos, retóricos y, en definitiva, artificiales. Veamos un ejemplo de una de sus obras de juventud («El tamaño de mi esperanza»):


Hace ya más de medio siglo que un paisano porteño, jinete de un caballo color de aurora y como engrandecido por el brillo de su apero chapiao, se apeó contra una de las toscas del bajo y vio salir de las leoninas aguas (la adjetivación es tuya, Lugones) a un oscuro jinete llamado solamente Anastasio el Pollo, y que fue tal vez su vecino en el antiyer de ese ayer. Se abrazaron entrambos y el overo rosao del uno se rascó una oreja en la clin del pingo del otro, gesto que fue la selladura y reflejo del abrazo de sus patrones. Los cuales se sentaron en el pasto, al amor del cielo y del río y conversaron sueltamente y el gaucho que salió de las aguas dijo un cuento maravilloso.

Aparte del vocabulario y la ortografía criollistas, el texto tiene tal densidad retórica (metáforas, metonimias, culteranismos, arcaicismos), que la prosa se convierte en un auténtico jeroglífico.


EJERCICIO PRÁCTICO:

Vais a utilizar la misma noticia del ejercicio anterior, y vais a sustituir los sustantivos y verbos por sinonimos, y vais a añadir adjetivos, hasta transformar el texto formal en algo completamente retórico, algo completamente espeso.

_________________
«Ilya i harya essë ná» (Todo lo que tiene nombre existe)
«Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: he visto atacar a balrogs en llamas más allá de Eregion; he visto rayos de Ithildin brillar en la oscuridad cerca de las puertas de Moria... Todos esos momentos se perderán como lágrimas en el Anduin. Es hora de morir.»


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Jun 16, 2004 7:56 am 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Abr 24, 2004 11:03 am
Mensajes: 37
Ubicación: Sabadell (Barcelona)
Ella no arrancará, como hoja de calendario, ese aciago día de su mente. Cada mañana, cuando el mecanismo económico diario del lugar donde van a parar los desechos de los demás, inicie su andadura, ella lo rememorará. Cada vez que desvele el contenido de una caja de cartón cerrada recordará el pequeño ataúd y su macabro contenido.
Si, esa jornada no difería de las otras, en el ambiente se esparcía la monótona normalidad de un día cualquiera. Las serpientes mecánicas cargaban en sus lomos los desechos de una vida acomodada y urbanita... en el ciempiés metálico un envoltorio oblongo avanzaba hacia ella, cerrado y lleno de desconocidos pertrechos. Ella pensó que contendría los sueños infantiles de alguna niña, lanzados al pozo de los desechos y substituidos por los pájaros de la adolescencia.
Pero en el cajón de embalaje no se encontraba un maniquí infantil desmembrado y con aspecto de punk. Aquella caja, envoltorio de música resonante, contenía la carne de lo que durante unos instantes fue un ser humano.
La mirada se poso incrédula en el cuerpo levemente amortajado mientras sentía los mecanismos de su cerebro funcionando y una alarma interior le decía que aquello había sido un ser humano. Un proyecto de vida apagado a los pocos momentos de nacer, con el enlace a su progenitora roto colgando de su vientre.

Una helada sensación se instalo en su epidermis, los pelos de la nuca iniciaron una formación militar, mientras en el interior de sus pulmones crecía imparable el aullido sirenil del terror. Este se elevaba a través de su traquea cual chimenea de vapor y salía borboteando como una cascada imparable de su boca.
Instintivamente golpeó el rojo botón que obliga al gusano a parase i los oídos de todos se llenaron con un doble aullido de terror y de alarma. Los demás hermanos de cinta se congregaron en capilla alrededor de ella, preguntándose por los oscuros motivos que pudieran haber causado esa conmoción en su compañera. Ya no les causaba ningún estupor el hallazgo de un amasijo de pelos, rígido como el cartón, mostrando su larga cola. Como tampoco si este corría mostrando sus dientes y chillando entre los residuos. La costumbre había insensibilizado su mente ante la variopinta variedad de los objetos que iban a dar con sus huesos en la basura. Pero no habían entrenado su intelecto para la experiencia de la visión macabra de un cuerpo humano en miniatura, ocupando el lugar de un made in Taiwán cualquiera, rígido cual muñeco de peltre, con el frío eterno en sus miembros.
Un reguero de palabras en voz baja se extendió cual mecha de pólvora por toda la planta, mientras eran avisados los guardianes uniformados de la ley y estos retiraron de la vista el oblongo paquete y su macabro contenido.
Ella tuvo que echar el cuento a los guardianes uniformados, recordaba haber vertido un río salado, interrogándose hasta el infinito sobre la incredulidad de ella en la ocurrencia de sucesos de tal magnitud.
Mientras los inquiridores uniformados interrogaba al encargado intentando encontrar la identidad de los residuos vertidos ese día en las fauces de la maquina.
Tenia el cerebro cual masa de cemento fraguando. Solo veía una cosa ante si. Veía las facciones infantiles i el envoltorio carnal de aquel proyecto de hija, madre, hermana, esposa... Veía sus apéndices de asir perfectamente formados y los que debían llevarla por el camino de la vida rígidos por la muerte. Oyó, rebotando en su garganta, su maquina de vivir, acelerada en un paroxismo histérico. Y le dio por pensar en el órgano impulsor de vida de ella, que no latiría nunca más y millones de cuchillos le atravesaron el pecho. No recordaba mucho mas, la mujer esa de la policía recitaba en una monótona salmodia, ella no entendía que era lo que decía, pero su suave resonar acallaba su corazón desbocado. Otra mujer, uniformada con el hospitalario color, trajo un adormecedor de pesadillas en forma de comprimido y ella se lo tomo. Entro al rato en la niebla onírica de la inconsciencia, echada en el cubículo blanco donde van a parar los heridos de la planta.

Con un nuevo sol sonó la campana de la comunicación, Ana, emisor de las novedades a diestro y siniestro, le regaló una noticia con el amanecer:
-¿Sabes? – le dijo – la niña de la caja de cartón no nació muerta, murió porque no la atendieron después de nacer, lo han dicho en las noticias...
Ella colgó el torrente de verborrea que se alargo durante unos enormemente interminables diez minutos, unas citas gastadas destinadas al vapuleo y a la crucifixión de la hembra progenitora de la criatura que había pasado a mejor vida en esas extrañas circunstancias.
Sus pensamientos se vertieron un momento en esa mujer. Elucubró su procedencia, indago en si misma sobre las circunstancias que ese parto podía llevar como añadidos. Imaginó a ese ser, recién estrenado a la vida, debatiéndose por introducir el fluido vital en sus pulmones, mientras una masa mucosa sanguinolenta atenazaba su garganta y obstruía su nariz. Apagándose luego lentamente abandonado sin el contacto del cuerpo del que procedía.
Volvió a estremecerse, mientras dos gotas del fluido de sus ojos se deslizaban en caída libre por sus mejillas. Ella era madre. Ella sabia que era albergar una vida en su interior durante meses. Ella había sentido crecer dentro de su cuerpo el germen del futuro haciéndose más y más grande cada día. Recordaba como una especie de instinto atávico la había llevado a desear, con una intensidad que rayaba el paroxismo, la unión piel con piel con su hijo recién nacido, mientras los galenos emitían su juicio sobre el. Ese intervalo de escasa duración le había parecido largo como una vida.
Pensó otra vez en esa hembra, perdida como madre. Y miles de posibles respuestas, a cual mas novelesca, se cruzaron por su calenturienta mente tratando de hallar una explicación. De pronto recordó algo que había dicho un medico de animales, de no se que casa de fieras, en un programa de la caja de muñecos esa que todos miramos. Las bestias en estado naturalmente salvaje, cuando están atrapadas entre los barrotes de una jaula, tienden a abandonar a sus crías. A menudo estas tienen padres de dos piernas y dos brazos. Y en vez de mamar del líquido caliente de una glándula mamaria se deben contentar con el calido líquido que mana de una tetina de goma.
Los animales sometidos a la vida de una jaula hacen estas cosas – pensó – ¿En que enorme jaula estaremos convirtiendo nuestro ya bastante desbaratado mundo para que ocurran cosas así entre los seres humanos?

En efecto, el olvido tardará en llegar. Cada vez que un envoltorio oblongo cubierto de letras japonesas, llegue a su altura a lomos del gusano transportador y deba rasgar el velo de su cerrada tapa para descubrir el contenido de su vientre cuadrado, su maquina traidora se acelerará y sus manos se volverán borrosas al mirarlas. Entonces, con certera estocada, abrirá el envoltorio. Y sus labios formaran una curva ascendente, al observar con tranquilidad, que solo contiene un montón de eses de liviana apariencia y más liviano peso aun.



Ay madre! que montón de metáforas apiladas cual libretas en la mesa del profesor. Vaya! Se me pego el estilo retorico. xD
Espero que este bien, porque a mi esa forma tan afectada de escribir me parece mas bien un plomo ininteligible a la hora de leer. Ademas escribir asi es difícil con ganas. Y eso que dijiste que ya tenia un poco de ese estilo retorico, la verdad es que me parecio lo mejor para dar esa sensacion de angustia y dolor. Pero creo que ahora con tanta metafora y comparacion se ha desvirtuado bastante y no la da en absoluto, solo suena a petimetre que se las da de escritor.
:hobbit:



Pobre... vaya trabajo... te había salido bastante bien, era lo que se pedía, pero era con la noticia original, como ya te has dado cuenta después. :)

_________________
- Ghash, ¿eso es fuego en ...?
- Si chico- me dijo- eso significa fuego.
- En la lengua de los orcos- dije yo con un hilo de voz.
- Es que yo fui una vez un orco- contestó con una voz suave y una sonrisa.
Y se marcho.
( de Ghâsh)


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Jun 16, 2004 10:16 am 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Lun Abr 19, 2004 6:14 pm
Mensajes: 70
Ubicación: Bosque Negro
Citar:
Detenido un joven en Zaragoza denunciado por malos tratos a su hermana menor

EL PERIÓDICO - Ultima hora
COSAS DE LA VIDA

Zaragoza. -- Un joven de 22 años, de nacionalidad portuguesa, ha sido detenido en Ejea de los Caballeros (Zaragoza) como presunto autor de malos tratos a su hermana de 16 años, ha informado la Delegación del Gobierno en Aragón.

El joven, J.F.M.P., fue detenido a las 22.30 horas de ayer por la policía local de Ejea de los Caballeros, localidad en la que reside la familia, después de que la hermana, acompañada de la madre, denunciara haber sido objeto de agresiones físicas y psicológicas reiteradas desde hace años.

Tras el último episodio de esos supuestos malos tratos, la menor tuvo que ser atendida en el centro de salud de Ejea de los Caballeros por lesiones leves, se afirma en el comunicado de la Delegación del Gobierno


Aker, he creído entender que os referís a coger la noticia y no el texto que escribimos dándole más “sentimiento”, así que en eso me voy a centrar ...


Según ha informado la ilustre representación del gobierno en Aragón, el chaval lusitano, podría decirse que todavía un mancebo para ser causante de tanto dolor, ha sido al fin apresado en la localidad de Ejea de los Caballeros (Zaragoza) como el hipotético y probable causante de infames y brutales contactos hacia su pequeña consanguínea, recién llegada a los albores de la adolescencia.

Ya avanzada la noche, cuando nada parecía indicar que los hechos se sucedieran de tal guisa, el muchacho fue hecho preso por agentes del orden en el mismo lugar donde mora la familia, después de que la hermana del agresor revelara los ignominiosos hechos, junto a la comprensiva y dolida hembra que les dio la vida, alegando haber sufrido durante estaciones la crueldad corpórea y espiritual de su allegado.

A causa de las magulladuras, la sufrida adolescente también hubo de pasar por la experiencia de ser velada y sanada en el centro de salud de la localidad, como previo remate a tan magna condena.



P.D.: Menudo rollazo ininteligible ... juas (y seguro que me he equivocado de nuevo :oops: )

CORRECCIÓN:

Bien, ha captado bien la idea, pero se podía haber recargado más el texto, aún se deja leer...

_________________
Imradiel Mailewen

Lasto beth nîn ... Tûl acharn


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Jun 16, 2004 6:09 pm 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Jun 28, 2003 3:50 pm
Mensajes: 75
Me temo que esta vez tenía poca tela que cortar...


Citar:

57.500 libros donados por madrileños han sido enviados a la República Dominicana

Diario 20 minutos (10/06/2004)




Ejercicio:

Aproximadamente seis decenas de millares de encuadernados de la literatura moderna, clásica y de todos los tiempos, (gratuitamente entregadas en estas últimas semanas por los habitantes de la capital del Estado español) han sido identificadas, separadas, catalogadas y empaquetadas con celo, y finalmente enviadas con rumbo hacia la Isla de la República Dominicana, otrora llamada La Española, imitando la senda que ya hiciera el descubridor genovés de la ínsula, don Cristóbal Colón, hace ya más de quinientos años.

Diario gratuito 20 minutos (10/06/2.004 d.C.)

CORRECCIÓN:

Muy bien, con poca tela, salen muy buenos bikinis ;)

_________________
En el Principio era el Verbo, y el Verbo era en Dios, y el Verbo era Dios...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Jun 16, 2004 9:09 pm 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Abr 24, 2004 11:03 am
Mensajes: 37
Ubicación: Sabadell (Barcelona)
¡Ay Dios! creo que me colé, en vez de coger la noticia pille lo que había redactado y lo guarnecí. Así que ahora me va a tocar hacer de verdad lo que se me pedía
Me esta bien empleado por no fijarme ale.
bueno aqui lo teneis pero para mi gusto no me quedo tan bien como el otro. cosas de las prisas.

Citar:
TRÁGICO SUCESO EN BARCELONA
Hallado muerto un bebé en una planta de reciclaje

• La recién nacida estaba en una caja y llevaba colgando el cordón umbilical
CARMEN MUÑOZ
BARCELONA

El cuerpo sin vida de una niña recién nacida fue hallado ayer en una empresa de tratamiento selectivo de basuras de la Zona Franca de Barcelona por una empleada. El cuerpecito, que llevaba colgando el cordón umbilical, había sido colocado dentro de una caja de cartón de embalaje. La trabajadora creyó que alguien habría tirado una muñeca y al abrir la caja se encontró con la sorpresa de que era un bebé.
Fuentes de la investigación explicaron que un vigilante de la empresa Ecoparc puso en conocimiento de la policía el hallazgo. Fue a las 8.15 de la mañana de ayer cuando una de las empleadas que trabajaba en esos momentos en la cinta de cribaje de escombros de la planta de tratamiento y separación de basuras encontró el cuerpo sin vida de la niña. Fuentes de los trabajadores aseguraron que el suceso había causado "una fuerte conmoción" entre los empleados.
La planta recibe diariamente contenedores de basuras procedentes de Barcelona y de L'Hospitalet de Llobregat. Según los trabajadores de la empresa, el camión que transportó ayer hasta la planta el cadáver de la niña había recogido basuras en diversas zonas de L'Hospitalet.
...
NACIÓ VIVA
La autopsia, que fue practicada ayer por la tarde, ha revelado que la niña nació viva y murió poco después por "falta de asistencia mínima tras el parto", según informaron fuentes policiales.



TRÁGICO SUCESO EN BARCELONA
Hallado cadáver un ser humano recién nacido en una planta de reciclaje de basuras

• La recién nacida había sido depositada cual desecho en una caja oblonga de cartón y llevaba colgando el lazo de unión entre ella y su progenitora.
CARMEN MUÑOZ
BARCELONA

El cuerpo difunto, sin un halito de vida en su interior de un ser humano recién salido del cuerpo de su madre fue hallado el día de ayer en el lugar donde se acumulan los desechos de la ciudad, la planta de tratamiento selectivo de basuras de la Zona Franca de la urbe de Barcelona. El cuerpecito indemne i con el tinte negruzco que da la muerte, llevaba colgando el cordón que como un surtidor la había alimentado durante meses, unas manos ávidas de esconder su muerte la habían colocado dentro de una caja cualquiera de las muchas que contienen esos objetos made in Taiwán que tanto deseamos. La susodicha mujer creyó que alguien habría tirado los sueños infantiles de un niño una vez substituidos por otros de adolescente y al abrir el pensando hallar una muñeca sin brazos con aspecto de punk se encontró con la sorpresa de que en el interior reposaba el cuerpo falto de vida de un bebe de pocas horas...
Fuentes de la investigación hicieron saber a los medios que uno de los que controlan la entrada de la empresa Ecoparc puso en conocimiento de la policía el tan macabro hallazgo. Fue a las 8.15 de la mañana de ayer cuando una de las selectoras de desechos que en esos momentos cumplía con su obligación laboral en la cinta donde se decide si algo puede ser útil o bien debe ser eliminado de la planta de tratamiento y separación de basuras encontró el cadáver rígido y pálido de la niña. Fuentes de los trabajadores aseguraron que el suceso había causado "una fuerte conmoción, rayando la histeria y una sarta de comentarios a cual mas macabro" entre los clasificadores de los desperdicios ajenos.
La planta recibe con la asiduidad de un calendario contenedores de desechos urbanos procedentes de la gran urbe Barcelona y de L'Hospitalet de Llobregat. Según los que laboran en la empresa, el camión que transportó ayer hasta la planta el macabro envoltorio cargado de la malignidad de los hombres con el cuerpo de la niña en su interior había recogido desechos y desperdicios en diversas zonas de la urbe vecina de L'Hospitalet.
...
NACIÓ VIVA
La autopsia, uno de los requisitos esenciales que reclaman los medios judiciales para esclarecer los motivos de la muerte, que fue practicada el día de ayer por la tarde, ha revelado que la niña no nació con el corazón en paro sino que este marcaba su tic tac en ese momento y murió al poco rato por abandono y dejadez por ser ignorada como un desecho desde el momento de su primer aliento", según informaron fuentes de las autoridades policiales.
.


CORRECCIÓN:

Bien, ahora sí, esto es lo que se pedía, pero como ya dije a un compañero suyo, podía haber cargado más el texto. Creo que le salió mejor el primer ejercicio, el que no valía... :/

_________________
- Ghash, ¿eso es fuego en ...?
- Si chico- me dijo- eso significa fuego.
- En la lengua de los orcos- dije yo con un hilo de voz.
- Es que yo fui una vez un orco- contestó con una voz suave y una sonrisa.
Y se marcho.
( de Ghâsh)


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Jun 16, 2004 9:52 pm 
Guardián de las Tierras Allende el Mar
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 02, 2004 10:16 pm
Mensajes: 441
Ubicación: En mi corazon, en Andunië
¡Que difícil que me la has puesto Aker!


Citar:
En el país trabajan 2 millones de chicos.Los alarmante datos están contenidos en un informe avalado por Unicef. Hoy es el Día Mundial de la Erradicación del Trabajo Infantil.

Cerca de dos millones de niños menores de 15 años se ven obligados a trabajar para sobrevivir en Argentina, según señala un informe avalado por Unicef.
Según la Secretaría de Seguridad Social de la Nación, en el país trabajan 1.939.288 menores de entre 5 y 14 años, la edad mínima permitida por la ley argentina, sobre un total de 6.255.255 menores de esa franja de edad.

Según el informe en el Día Mundial de la Erradicación del Trabajo Infantil, la mayoría de los menores que deben salir a trabajar a una edad temprana (1.375.164) tienen entre 10 y 14 años.
Los últimos datos del gobierno argentino, de 1998, indicaban que el empleo precoz ocupaba a cerca de 1.500.000 niños, pero la crisis socioeconómica que atravesó el país a finales de 2001 incrementó la pobreza hasta alcanzar el 47,8 por ciento de la población y produjo un aumento en el empleo infantil del 27 por ciento.
La mayoría de los trabajos que realizan los chicos consisten en tareas de construcción, confección de calzados, prendas de vestir y trabajos en pequeños talleres.
También abren las puertas de los autos por apenas una moneda, limpian los parabrisas de los coches, cargan carros de las personas que juntan cartones, hacen tareas domésticas en casas particulares y, en el peor de los casos, son prostituidos.
.
En las zonas rurales de Argentina, la mano de obra infantil es usada para cosechar yerba mate en Misiones, tabaco en Salta, algodón en Chaco, cebolla en San Juan, peras y manzanas en Río Negro y verduras en las quintas de Buenos Aires.
El estudio también indica que unos 7.000 menores dejan la escuela anualmente ya que, según Unicef, el 58 por ciento de los chicos de entre 13 y 17 años que trabaja, abandona el colegio



En nuestra maltratada y querida tierra miles de pequeños que aún no tocan la adolescencia se ven obligados a ingresar al mundo del trabajo. Este conjunto de números, promedios y estadísticas nos ha sido dado por aquella organización dependiente de Naciones Unidas y que favorece la promoción de los derechos de los niños.

Una ciudad entera de Rosario se ve obligada a dejar los estudios y conseguir el pan de cada día según estos fríos y despersonalizados estudios. Cifra que se incrementa a límites irrisorios y ridículos si nos remitimos a los ensayos de una oficina más de las miles que nuestros gobernantes mantienen funcionando.

¿Y por que este informe? Simplemente conmemorando una fecha más en el Calendario de los Onomásticos y las Celebraciones: la Jornada Internacional de Eliminación del Trabajo de los Niños.

Según estos absurdos promedios en el siglo pasado, más concretamente dos años antes de terminar el milenio, los rapaces que ganaban su sustento diario eran 1.500.000, pero el tobogán de decadencia, corrupción y crisis política y económica por las que el país se desangró culminando en la crisis posterior al nuevo milenio, aumentarios estos índices a niveles vergonzosos.

¡Pobres pequeños! Condenados a un futuro casi incierto, a un no-futuro, a la ignorancia y a la pobreza, cuidando coches, levantando paredes en el mejor de los casos. Expuestos a los avatares de la vida, a vender sus cuerpos, a servir a otros que los someten a tareas casi denigrantes.

Y si hablamos de ese país que no existe, de lo que está más alla del puerto de Buenos Aires y nuestra mirada busca el interior de la tierra, descubriremos entonces aún más miseria. Chiquitines labrando la tierra, realizando labores de adulto, ocupando su tiempo lúdico en materias de la tierra.

Estos numerillos que nos duelen y nos averguenzan, cierran su parodia cruel, indicandones que la gran mayoría de estos pequeñuelos olvida uno de sus principales derechos. No por defecto propio, sino por la desidia de nuestros gobernantes: la educación.




PD: Aker, al igual que en el otro ejercicio , este me ha costado mucho. No se si he elegido una noticia que se preste para estos ejercicios, pero no he querido cambiarla y espero tu opinión.

CORRECCIÓN:

Mmm, creo que no ha entendido el ejercicio, porque ha desarrollado otro texto diferente, relacionado con la noticia eso sí, y el estilo usado no es nada retórico. Se deja leer con facilidad. Un ejemplo de lo que pedía, sería esto:

En el país trabajan 2 millones de chicos.Los alarmante datos están contenidos en un informe avalado por Unicef. Hoy es el Día Mundial de la Erradicación del Trabajo Infantil.

En la nación laboran 2 millones de mozalbetes. Las preocupantes e inquietantes cifras se hallan mesuradas en un exhaustivo dossier respaldado por Unicef. Tal día de hogaño es el Día Mundial de la Erradicación del Trabajo Infantil.

_________________
Aquí estoy en las arenas de Mithlond, viendo la luz que se apaga en los mares.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Jun 17, 2004 1:07 am 
Maestro del Poney
Maestro del Poney
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 12:43 am
Mensajes: 1345
Ubicación: El Poney Pisador
Raza: Maia de la Luna
Para que os hagais una idea y os quede claro que es la retórica, os pongo unos enlaces a unos relatos ganadores del Concurso de Relatos Oníricamente Acuáticos en los que se premia al relato más aburrido, pesado, retórico, espeso, en fin, al más infumable.

Ganador: http://www.escueladeescritores.com/croa/ganador.htm
Segundo: http://www.escueladeescritores.com/croa/1.htm
Tercero: http://www.escueladeescritores.com/croa/2.htm


Capítulo: Naturalidad - El estilo asertivo

Continuamos hablando de la naturalidad, concretamente del estilo asertivo.


4.Estilo asertivo: el estilo asertivo sería aquél que se apoya casi continuamente en la afirmación, y representa un obstáculo para la naturalidad de la prosa porque las personas no solemos hablar así, mediante escuetas afirmaciones, sino que nuestro discurso está lleno de matices.

En el estilo asertivo se prescinde del todo de la subjetividad y las emociones del emisor, y puede ser apropiado para un informe técnico, una noticia del periódico o cualquier texto en donde prime el valor informativo, pero no para la narrativa.


Veamos el siguiente párrafo:

El mechero escupió una luz azul y amarilla y el cigarrillo comenzó a desvanecerse en una ascendente y fina capa de humo grisáceo. Tras la primera calada me dejé arrastrar por el efímero deleite del sabor amargo de la nicotina y recordé aquella sensación de mareo vertiginoso en espiral que me había producido mi primer pitillo [...] Recorrí con la vista la habitación. Las cosas permanecían en esa eterna mudez que produce miedo. Todo estaba estática y estéticamente preparado: las patas de la silla milimétricamente separadas de las juntas de las baldosas, la soga a un metro sesenta del asiento, las cortinas echadas, el ánimo vencido.


El narrador va afirmando una serie de hechos, y los afirma sin vacilación alguna, sin apenas matices. No hay dudas en su voz, ni reticencias, ni ironía, ni amargura. Ni siquiera escuchamos una voz, sino una enunciación impersonal, casi mecánica. Por expresarlo de algún modo: el narrador no transmite a sus lectores la conciencia viva de estar contando algo.


Vamos a ver, en las antípodas del estilo asertivo, un párrafo de J. D. Salinger, perteneciente a su relato «El periodo azul de Daumier-Smith»:

Mi padre y mi madre se divorciaron durante el invierno de 1928, cuando yo tenía ocho años, y mi madre se casó con Bobby Agadganian a fines de esa primavera. Un año más tarde, en el desastre de Wall Street, Bobby perdió todo lo que tenían él y mamá, excepto, al parecer, una varita mágica. De todos modos, prácticamente de la noche a la mañana, Bobby se transformó de ex agente de Bolsa y vividor incapacitado en un tasador vivaz, si bien algo falto de conocimientos, de una sociedad norteamericana de galerías y museos de arte independiente. Unas semanas más tarde, a principios de 1930, nuestro terceto un poco heterogéneo se trasladó de Nueva York a París, más conveniente para el nuevo trabajo de Bobby. Yo tenía a los diez años un carácter frío, por no decir glacial, y tomé la gran mudanza, por lo que recuerdo, sin ninguna clase de traumas. La mudanza de vuelta a Nueva York, nueve años después, a los tres meses de la muerte de mi madre, fue lo que me alteró, y de un modo terrible.


Si nos fijamos bien, a través de expresiones como «al parecer», «prácticamente», «si bien», «un poco», «por no decir», «por lo que recuerdo» o «de un modo terrible», el protagonista va matizando sus afirmaciones. Decir que un personaje se transforma de la noche a la mañana supondría una aserción rotunda. En cambio, decir que se transforma prácticamente de la noche a la mañana, no sólo resulta mucho más verosímil... sino que indica que el narrador está vivo.

Podríamos decir que el propio narrador no suscribe al cien por cien algunas de sus afirmaciones; que a la vez que cuenta su historia, dialoga con ella y consigo mismo. Estos elementos que hemos señalado se llaman «modalizadores», y su función dentro de un texto escrito consiste justamente en restar peso a los enunciados rotundos. «Tal vez», «casi», «quizá», «algunas veces», «en cierto modo», «algo», «un poco», «en parte», «podría ser», «hasta donde yo sé»... son algunos de los modalizadores más frecuentes; y la diferencia entre las dos frases que veíamos al principio estriba en el uso o la omisión de este tipo de elementos.


EJERCICIO PRÁCTICO:

Despoja a los dos párrafos con que se ejemplifica en esta lección el exceso de formalismo, énfasis, retórica y asertividad, traduciéndolos, además, a tu propio estilo y lenguaje. Da igual que varíe en alguna medida el significado; importa, más que nada, lograr dar la vuelta al estilo en el que están escritos.

_________________
«Ilya i harya essë ná» (Todo lo que tiene nombre existe)
«Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: he visto atacar a balrogs en llamas más allá de Eregion; he visto rayos de Ithildin brillar en la oscuridad cerca de las puertas de Moria... Todos esos momentos se perderán como lágrimas en el Anduin. Es hora de morir.»


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Jun 17, 2004 9:06 pm 
Guardián de las Tierras Allende el Mar
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 02, 2004 10:16 pm
Mensajes: 441
Ubicación: En mi corazon, en Andunië
Citar:
El mechero escupió una luz azul y amarilla y el cigarrillo comenzó a desvanecerse en una ascendente y fina capa de humo grisáceo. Tras la primera calada me dejé arrastrar por el efímero deleite del sabor amargo de la nicotina y recordé aquella sensación de mareo vertiginoso en espiral que me había producido mi primer pitillo [...] Recorrí con la vista la habitación. Las cosas permanecían en esa eterna mudez que produce miedo. Todo estaba estática y estéticamente preparado: las patas de la silla milimétricamente separadas de las juntas de las baldosas, la soga a un metro sesenta del asiento, las cortinas echadas, el ánimo vencido.


La mecha escupía una luz un tanto mortecina, mientras el cigarro parecía desvanecerse en incontables senderos de humo. No me dí cuenta del momento en que ese sabor amargo de la nicotina me llevaron a otros mundos. Creo que en mucho tiempo no había tenido una sensación como aquella. De hecho, fue como la primera vez, que dí una pitada. Me había dejado llevar por un recuerdo confuso y a la vez sumamente placentero. [...] Entre brumas, alcancé a percibir las líneas de la habitación. No recuerdo bien, algunas cosas se escapan de mi memoria. Sin embargo, alcanzo a distinguir ciertas formas que parecían conservar una rigidez eterna. Prácticamente, nada había sido movido de lugar y todo conservaba aquel orden preestablecido que ella quería marcar en toda su vida.


Citar:
Mi padre y mi madre se divorciaron durante el invierno de 1928, cuando yo tenía ocho años, y mi madre se casó con Bobby Agadganian a fines de esa primavera. Un año más tarde, en el desastre de Wall Street, Bobby perdió todo lo que tenían él y mamá, excepto, al parecer, una varita mágica. De todos modos, prácticamente de la noche a la mañana, Bobby se transformó de ex agente de Bolsa y vividor incapacitado en un tasador vivaz, si bien algo falto de conocimientos, de una sociedad norteamericana de galerías y museos de arte independiente. Unas semanas más tarde, a principios de 1930, nuestro terceto un poco heterogéneo se trasladó de Nueva York a París, más conveniente para el nuevo trabajo de Bobby. Yo tenía a los diez años un carácter frío, por no decir glacial, y tomé la gran mudanza, por lo que recuerdo, sin ninguna clase de traumas. La mudanza de vuelta a Nueva York, nueve años después, a los tres meses de la muerte de mi madre, fue lo que me alteró, y de un modo terrible.


Mis padres se divorciaron en el invierno de 1928. Tenía yo 8 años, y mi madre se casó con Bobby Agadganian a fines de esa primavera. Un año más tarde con la caída de Wall Street , ellos perdieron todo lo que tenían menos una varita mágica. Pero en un corto lapso de tiempo, Bobby se transformó de ex agente de bolsa a tasador vivaz, aunque escaso de conocimientos, de una sociedad norteamericana de galerías y museos de arte independiente. Unas semanas más tarde, a principios de 1930, la familia se trasladó a París, que era un lugar un poco más adecuado al nuevo trabajo de Bobby. Como tenía y tengo un caracter algo despersonalizado, tomé la mudanza sin ningún tipo de problemas. Nueve años más tarde, cuando volvimos a Nueva York, tres meses luego de la muerte de mi madre, las cosas no sucedieron de la misma manera, ya que me alteré completamente y de un modo terrible.


CORRECCIÓN:

Muy bien, ha captado con maestría la esencia del ejercicio. Nótese la frialdad y la dureza en el segundo texto.

_________________
Aquí estoy en las arenas de Mithlond, viendo la luz que se apaga en los mares.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Jun 17, 2004 10:09 pm 
Toro de Hierro/Angbund
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 10:58 pm
Mensajes: 146
Ubicación: Siguiendo mi destino...
Disculpen por no haber respondido al ejercicio anterior. Bueno aqui va sin tardanza el mio:

Citar:
El mechero escupió una luz azul y amarilla y el cigarrillo comenzó a desvanecerse en una ascendente y fina capa de humo grisáceo. Tras la primera calada me dejé arrastrar por el efímero deleite del sabor amargo de la nicotina y recordé aquella sensación de mareo vertiginoso en espiral que me había producido mi primer pitillo [...] Recorrí con la vista la habitación. Las cosas permanecían en esa eterna mudez que produce miedo. Todo estaba estática y estéticamente preparado: las patas de la silla milimétricamente separadas de las juntas de las baldosas, la soga a un metro sesenta del asiento, las cortinas echadas, el ánimo vencido.


La lámpara arrojo una luz azul y amarilla y el cigarro comenzó a desaparecer en una alta y gruesa capa de humo gris. Después de la primera probada me deje llevar por el extraño gusto del sabor amargo de la nicotina y recordé esa sensación de gran mareo en círculos que me produjo mi primer cigarrito. Mire toda la habitación. Las cosas estaban en ese permanente silencio que produce terror. Todo estaba tranquilo y visualmente listo: las patas de la silla métricamente separadas, la soga a exacta distancia del asiento, las cortinas tendidas, el ánimo cansado.

Citar:
Mi padre y mi madre se divorciaron durante el invierno de 1928, cuando yo tenía ocho años, y mi madre se casó con Bobby Agadganian a fines de esa primavera. Un año más tarde, en el desastre de Wall Street, Bobby perdió todo lo que tenían él y mamá, excepto, al parecer, una varita mágica. De todos modos, prácticamente de la noche a la mañana, Bobby se transformó de ex agente de Bolsa y vividor incapacitado en un tasador vivaz, si bien algo falto de conocimientos, de una sociedad norteamericana de galerías y museos de arte independiente. Unas semanas más tarde, a principios de 1930, nuestro terceto un poco heterogéneo se trasladó de Nueva York a París, más conveniente para el nuevo trabajo de Bobby. Yo tenía a los diez años un carácter frío, por no decir glacial, y tomé la gran mudanza, por lo que recuerdo, sin ninguna clase de traumas. La mudanza de vuelta a Nueva York, nueve años después, a los tres meses de la muerte de mi madre, fue lo que me alteró, y de un modo terrible.


Mis padres se divorciaron durante el invierno del 28, cuando yo tenía ocho años, y mi mamá se casó luego con Bobby Agadganian en esa primavera. Un año mas tarde, en la crisis de Wall Street, Bobby perdio todo lo que tenían él y mi mamá, menos una supuesta varita mágica. Así que, en poco tiempo, Bobby se transformo de ex agente de bolsa a un tasador vivaz, con alguna falta de conocimiento, parte de una sociedad americana de galerías y museos de arte independiente. Unas semanas después, a principios de los 30, nuestro grupo un poco desigual se movió de Nueva York a Paris, por conveniencia del nuevo trabajo de Bobby. Y yo a los diez años tenia un carácter frió, por no decir helado, y tome la gran mudanza, por lo que recuerdo, sin ninguna objeción. El regreso a Nueva York, nueve años después, a los trece meses de la muerte de mi madre, fue lo que me cambio y de un modo terrible.

CORRECCIÓN:

Mal, no se atañe al ejercicio, el primer texto apenas cambia con el original, sigue siendo asertivo. El segundo texto, lo mismo, se emplean expresiones como "alguna", "unas", "un poco", "por lo que recuerdo" que son vagas, y que suponen la antítesis del estilo asertivo. Y era en este fragmento donde había que darle la vuelta al estilo.

_________________
Baruk Khazad! Khazad ai-mênu!

Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Jun 18, 2004 6:43 am 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Abr 24, 2004 11:03 am
Mensajes: 37
Ubicación: Sabadell (Barcelona)
Citar:
El mechero escupió una luz azul y amarilla y el cigarrillo comenzó a desvanecerse en una ascendente y fina capa de humo grisáceo. Tras la primera calada me dejé arrastrar por el efímero deleite del sabor amargo de la nicotina y recordé aquella sensación de mareo vertiginoso en espiral que me había producido mi primer pitillo [...] Recorrí con la vista la habitación. Las cosas permanecían en esa eterna mudez que produce miedo. Todo estaba estática y estéticamente preparado: las patas de la silla milimétricamente separadas de las juntas de las baldosas, la soga a un metro sesenta del asiento, las cortinas echadas, el ánimo vencido.

Prendí el mechero. La llama iluminó mi cara mostrando, tal vez, a la vacilante luz azul y amarilla, mi rostro al espejo. Encendí el cigarrillo y observé como este se consumía y se transformaba en volutas de humo y en ceniza grisácea.
Desde la primera calada mi boca recuperó el sabor amargo de la nicotina. Ese sabor que, por lo visto, ya no podría nunca más dejar de asociar a noches silenciosas y horas de soledad. Esto me transportó, por los entresijos de la memoria, al mi primer cigarrillo clandestino y a la, digamos novedosa, experiencia de saborear el mareo, el vértigo de lo prohibido junto con la realidad de mi estomago revuelto.
Miré a mí alrededor. En la habitación no había nadie, solo los objetos que la amueblaban colocados en su lugar. Podría decirse que prestos a ser testigos de lo que debía ocurrir. Colocados de forma eficaz para conseguir el propósito que tal vez de forma equivocada me había propuesto. Unos testigos mudos de un drama para el que solo faltaba un golpe de telón. El aislamiento de unas cortinas echadas y una llave en la cerradura. Una silla y una soga colgando a una determinada altura.


Citar:
Mi padre y mi madre se divorciaron durante el invierno de 1928, cuando yo tenía ocho años, y mi madre se casó con Bobby Agadganian a fines de esa primavera. Un año más tarde, en el desastre de Wall Street, Bobby perdió todo lo que tenían él y mamá, excepto, al parecer, una varita mágica. De todos modos, prácticamente de la noche a la mañana, Bobby se transformó de ex agente de Bolsa y vividor incapacitado en un tasador vivaz, si bien algo falto de conocimientos, de una sociedad norteamericana de galerías y museos de arte independiente. Unas semanas más tarde, a principios de 1930, nuestro terceto un poco heterogéneo se trasladó de Nueva York a París, más conveniente para el nuevo trabajo de Bobby. Yo tenía a los diez años un carácter frío, por no decir glacial, y tomé la gran mudanza, por lo que recuerdo, sin ninguna clase de traumas. La mudanza de vuelta a Nueva York, nueve años después, a los tres meses de la muerte de mi madre, fue lo que me alteró, y de un modo terrible.

El invierno de 1928 fue el del divorcio de mis padres, al igual que la primavera siguiente trajo la boda de mi madre con Bobby Agadganian y un nuevo padre postizo a mi vida de solo ocho años de edad. Al año siguiente un suceso inesperado rompió el ritmo habitual de las cosas. El desastre financiero de Wall Street causo en nosotros una gran revolución, ya que el y mi madre perdieron hasta la camisa en la refriega, pero algo les quedó. Algo que no se fue por el desagüe con la ruina financiera. Bobby se transformó de la noche a la mañana, como si se tratase de un ave fénix, de corredor de bolsa a tasador de objetos de arte de una sociedad de galerías y museos. No se si daba la talla para ese cometido, pero se defendía con bastante soltura y un buen acopio de labia.
Eso trajo como consecuencia que mi vida cambiara radicalmente a las pocas semanas. Cuando los tres heterogéneos componentes de nuestra familia nos trasladamos a Paris.
Este cambio al parecer no hizo mella en mi carácter ya de por si frío y poco comunicativo. El cambio de continente y de idioma no fueron ningún trauma y mi vida no cambio sustancialmente por ello.
La que si resultó ser traumática para mi fue la vuelta a Nueva York , habían pasado diez años y hacia tres meses que me había quedado sin mi madre.

Bueno, no me siento muy satisfecha de lo que escribí. Destrozar la fina ironía de Salinger me sentó un poco mal supongo. Porque no creo haber logrado lo que se me pedia, el texto cambió de estilo si, pero no se si hacia el lado correcto.

CORRECCIÓN:

Mmmm, por poco... El primer texto lo hizo bastante bien, pero el segundo, a pesar de que empezaba bien, a partir de cierto momento, parece olvidar el ejercicio y empieza a narrar con dudas. Nótese estas expresiones: "No se si daba la talla", "al parecer", como ejemplo de cómo el ejercicio se desvirtuó hacia el final.

_________________
- Ghash, ¿eso es fuego en ...?
- Si chico- me dijo- eso significa fuego.
- En la lengua de los orcos- dije yo con un hilo de voz.
- Es que yo fui una vez un orco- contestó con una voz suave y una sonrisa.
Y se marcho.
( de Ghâsh)


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Jun 18, 2004 12:47 pm 
Guardián de los Cielos
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Jun 13, 2003 12:41 pm
Mensajes: 463
Ubicación: Las montañas nubladas
arf arf... ando muy liada y apenas tengo tiempo para nada :( solo he hecho la transformación del primer párrafo... no voy a por nota, así que con un 5 me conformo :p


Citar:
El mechero escupió una luz azul y amarilla y el cigarrillo comenzó a desvanecerse en una ascendente y fina capa de humo grisáceo. Tras la primera calada me dejé arrastrar por el efímero deleite del sabor amargo de la nicotina y recordé aquella sensación de mareo vertiginoso en espiral que me había producido mi primer pitillo [...] Recorrí con la vista la habitación. Las cosas permanecían en esa eterna mudez que produce miedo. Todo estaba estática y estéticamente preparado: las patas de la silla milimétricamente separadas de las juntas de las baldosas, la soga a un metro sesenta del asiento, las cortinas echadas, el ánimo vencido.


Encendí el mechero torpemente, chamuscándome las pestañas, como siempre. La maldita ruedecilla del mechero del todo a cien seguía sin girar. La habitación se llenó de humo, haciéndome toser repetidamente. La primera calada me dejó un asqueroso sabor en la boca, y me hizo preguntarme de nuevo qué encontraran de gozoso los fumadores en aquello y porqué seguía yo empeñada en fumar como el tonto de mi ex-novio que me abandonó por una rubia fumadora empedernida [...] Miré a mi alrededor, donde la ropa se amontonaba en el suelo y los libros y papeles formaban pilares milagrosamente en equilibrio. Todo estaba en ese pequeño orden desordenado en el que parecía que estaba mi vida... mi ropa, mi cabeza, las botellas de ginebra medio vacías.

Saludos del águila estresada estrenando avatar desplumado!!

CORRECCIÓN:

Me temo que no voy a poder darle ese 5, no ha abandonado el estilo asertivo del texto, que era lo que se pedía. Me da la impresión, viendo este y otro trabajos, que no os ha quedado claro del todo de qué trata dicho estilo. Simplemente, se trata de narrar algo con conocimiento de causa, pensad en los posts de Baranduin (que me perdone si le ofendo), pocas veces escribirá expresiones de duda como "me parece", "creo que", "hasta donde yo sé", etc... dejando a veces un tono frío, por el cual es bien conocido. Pues bien, este estilo se evita con expresiones como esas, expresiones que causan vaguedad o poco convincentes. Teníamos 2 textos, uno asertivo, y otro no. De lo que se trataba era de invertir ese estilo.

_________________
GRRRRRRRRR Como pille al gracioso que puso un petardo en mi nido...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Jun 18, 2004 6:26 pm 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Jun 28, 2003 3:50 pm
Mensajes: 75
Bueno, lo hecho un poco apresurado, pero aquí está.

Ejercicio:




Citar:
El mechero escupió una luz azul y amarilla y el cigarrillo comenzó a desvanecerse en una ascendente y fina capa de humo grisáceo. Tras la primera calada me dejé arrastrar por el efímero deleite del sabor amargo de la nicotina y recordé aquella sensación de mareo vertiginoso en espiral que me había producido mi primer pitillo [...] Recorrí con la vista la habitación. Las cosas permanecían en esa eterna mudez que produce miedo. Todo estaba estática y estéticamente preparado: las patas de la silla milimétricamente separadas de las juntas de las baldosas, la soga a un metro sesenta del asiento, las cortinas echadas, el ánimo vencido.



No sé por qué decidí fumarme un último cigarro. En cualquier caso, su sabor me recordó a la primera vez en que robé un paquete de cigarrillos en la tienda de Suini para fumarlo a escondidas. Lo que sentí entonces, esa mezcla de morbo y culpabilidad, no era muy diferente a lo que sentía ahora, y la semejanza me hizo sonreír. Mientras tanto, revisé con la mirada la habitación: Todo parecía estar listo: los libros perfectamente colocados en los estantes, la nota en la mesa, la silla justo en el centro bajo la soga que colgaba del techo a la distancia justa... Apagué el cigarrillo. Ya sólo quedaba hacer una cosa..., o al menos, eso pensaba.



Citar:
Mi padre y mi madre se divorciaron durante el invierno de 1928, cuando yo tenía ocho años, y mi madre se casó con Bobby Agadganian a fines de esa primavera. Un año más tarde, en el desastre de Wall Street, Bobby perdió todo lo que tenían él y mamá, excepto, al parecer, una varita mágica. De todos modos, prácticamente de la noche a la mañana, Bobby se transformó de ex agente de Bolsa y vividor incapacitado en un tasador vivaz, si bien algo falto de conocimientos, de una sociedad norteamericana de galerías y museos de arte independiente. Unas semanas más tarde, a principios de 1930, nuestro terceto un poco heterogéneo se trasladó de Nueva York a París, más conveniente para el nuevo trabajo de Bobby. Yo tenía a los diez años un carácter frío, por no decir glacial, y tomé la gran mudanza, por lo que recuerdo, sin ninguna clase de traumas. La mudanza de vuelta a Nueva York, nueve años después, a los tres meses de la muerte de mi madre, fue lo que me alteró, y de un modo terrible.



Mis padres se divorciaron cuando yo tenía apenas ocho años, en el invierno de 1928. En la primavera siguiente mi madre se casó con un agente de Bolsa que le frecuentaba llamado Bobby Agadganian. No era un mal tipo, de hecho conmigo se portaba bien, y cuando con el crack de Wall Street lo perdimos casi todo, supo encontrar trabajo como tasador en una sociedad de arte independiente y nos salvó de la miseria. Sin embargo, no puede decirse que fuéramos una familia. Quizá por eso, mi carácter se volvió frío y distante en ese tiempo, y apenas tenía amigos. Así que, cuando al año siguiente tuvimos que mudarnos a Francia por razones de trabajo de Bobby, tampoco es que me importara demasiado y me adapté rápido al aire de París. No obstante, cuando 9 años después, al poco de morir mi madre, decidimos volver a Nueva York, la mudanza me resultó mucho más traumática. De hecho resultó horrible.

CORRECCIÓN:

El primer texto redondo, muy bien, sin embargo el segundo cojea, empezaba bien, hasta que escribió "quizás", "apenas" o "al poco" que echan por tierra el estilo asertivo.

_________________
En el Principio era el Verbo, y el Verbo era en Dios, y el Verbo era Dios...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Jun 18, 2004 7:13 pm 
Guardián del Brandivino
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 1:09 am
Mensajes: 1297
Ubicación: De mudanza. Fluyendo, vaya, como siempre.
Raza: Accidente Geografico
Perdón por no haber dado señales de vida. Caray con el Objetivismo, no le veo tampoco el problema...

Citar:
El mechero escupió una luz azul y amarilla y el cigarrillo comenzó a desvanecerse en una ascendente y fina capa de humo grisáceo. Tras la primera calada me dejé arrastrar por el efímero deleite del sabor amargo de la nicotina y recordé aquella sensación de mareo vertiginoso en espiral que me había producido mi primer pitillo [...] Recorrí con la vista la habitación. Las cosas permanecían en esa eterna mudez que produce miedo. Todo estaba estática y estéticamente preparado: las patas de la silla milimétricamente separadas de las juntas de las baldosas, la soga a un metro sesenta del asiento, las cortinas echadas, el ánimo vencido.
Del mechero surgió una llama indefinida entre azul y amarilla. A medida que el humo gris ascendía, el cigarrillo practicamente se convertía en cenizas. Le di una calada. El sabor de la nicotina me llevó en una especie de viaje al pasado, sin apenas darme cuenta. Estaba con los amigos de la juventud, en una especie de espiral que me arrastraba más y más. Así habría sido mi primer cigarrillo, pensé mientras agitaba la cabeza. [...] Mire la habitación. El silencio que parecía emanar de los objetos, de la sorda vibración del aire, era lúgubre y tétrico. Todo estaba sórdidamente ajustado: las patas de la silla escasamente separadas de las juntas de las baldosas, las cortinas echadas, la soga a una altura suficiente. Mi alma había sido vencida.


Citar:
Mi padre y mi madre se divorciaron durante el invierno de 1928, cuando yo tenía ocho años, y mi madre se casó con Bobby Agadganian a fines de esa primavera. Un año más tarde, en el desastre de Wall Street, Bobby perdió todo lo que tenían él y mamá, excepto, al parecer, una varita mágica. De todos modos, prácticamente de la noche a la mañana, Bobby se transformó de ex agente de Bolsa y vividor incapacitado en un tasador vivaz, si bien algo falto de conocimientos, de una sociedad norteamericana de galerías y museos de arte independiente. Unas semanas más tarde, a principios de 1930, nuestro terceto un poco heterogéneo se trasladó de Nueva York a París, más conveniente para el nuevo trabajo de Bobby. Yo tenía a los diez años un carácter frío, por no decir glacial, y tomé la gran mudanza, por lo que recuerdo, sin ninguna clase de traumas. La mudanza de vuelta a Nueva York, nueve años después, a los tres meses de la muerte de mi madre, fue lo que me alteró, y de un modo terrible.

Mis padres se divorciaron cuando yo tendría unos ocho años, creo que en invierno. Al años siguiente, creo que fue en la primavera de 1929, mi madre se casó con un tal Bobby Agadganian. Al año siguiente, cuando aquello de Wall street, Bobby perdió casi todo lo que teníamos menos, según parece, una varita mágica. Debió de servirles de poco, porque en cualquier caso Bobby pasó de ser agente de bolsa y vividor incapacitado a ser tasador vivaz de una sociedad norteamericana de galerías y museos de "presunto arte" independiente. Creo que no estaba capacitado para ese trabajo, pero el cambio ocurrió en tan escaso tiempo que apenas si pudimos oponernos. Pasamos de vivir en Broadway a un piso-taller (no sé bien que era) sin paredes en, si mal no recuerdo, el barrio latino parisiense, más conveniente para el nuevo trabajo de Bobby. Para entonces, con diez años, ya me había endurecido, y no me fue en absoluto traumática. Harto distinta de lo que lo fue el regreso a Nueva york, cuando hube de abandonar mi vida de adolescente de 19 años, casi tres meses después de morir mi madre.


CORRECCIÓN:

Ains... ¿pero es que nadie leyó el ejercicio? El primer texto está perfecto, muy bien, pero el segundo... ains, siguió haciendo lo mismo, desarrollando lo contrario del estilo asertivo... justo lo contrario... :/

_________________
Húmecoa eä, alassëa húmecoa yerna
ara i sundor yára amban sindava,
yassë carintë limpë varnilda
i Tilion Quen Ránassë númennë
lóme yáressë sucien sá.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Jun 19, 2004 2:56 am 
Maestro del Poney
Maestro del Poney
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 12:43 am
Mensajes: 1345
Ubicación: El Poney Pisador
Raza: Maia de la Luna
Cuando se pedía despojar a cada texto de su formalismo, retórica, énfasis y asertivismo, lo que se pedía era que trocaseis el estilo de cada texto, si el primero era asertivo, transformarlo en retórico y enfático, y si el segundo era lo opuesto a asertivo, se pedía hacerlo formal y asertivo...

Bueno, seré más preciso en adelante, he aquí la siguiente lección:




Capítulo: La visibilidad


Si paseamos por el campo con nuestro amigo Pepe, que es biólogo, y nos dice: "Mira, eso es un arce", la imagen de ese árbol que se mece ligeramente con el viento quedará unida para siempre en nuestra mente con la sonoridad del significante que la representa (/arce/), de una forma mucho más potente y útil, sin duda, que si buscamos arce en el diccionario y leemos: "(Del lat. acer, aceris.) m. Bot. Árbol de la familia de las aceráceas, de madera muy dura y generalmente salpicada de manchas a manera de ojos, con ramas opuestas, hojas sencillas, lobuladas o angulosas; flores en corimbo o en racimo, ordinariamente pequeñas, y fruto de dos sámaras unidas".


Palabras e imágenes están, pues, indisolublemente unidas, hasta tal punto que nadie podría poner la mano en el fuego a la hora de afirmar si su pensamiento discurre en palabras o en imágenes. No en balde la figura retórica más usada en literatura es la metáfora, que no consiste sino en la transformación de un concepto (que, por su abstracción o su importancia necesitamos evidenciar) en una imagen que lo representa y al mismo tiempo lo renueva y fortalece. "La metáfora viene a ser la bomba atómica mental¿, dice Ortega y Gasset, y con ello hace uso a su vez de una metáfora para crear en la mente del lector una imagen que cristalice el término. Mucho más últil para acercarnos el concepto, qué duda cabe, que la definición que nos ofrecen los manuales de retórica: Figura importantísima (principalmente a partir del barroco) que afecta al nivel léxico-semántico de la lengua y que tradicionalmente solía ser descrita como un tropo de dicción o de palabra (a pesar de que siempre involucra a más de una de ellas) que se presenta como una comparación abreviada y elíptica (sin el verbo)."


Si nuestro amigo del alma nos dice "Estoy fatal", no descansaremos hasta que nos explique con más detalles a qué se refiere. Y hasta que no logremos sacarle algo similar a "Es como si me estuvieran perforando el estómago con un taladro" no estaremos en disposición de consolarle.

De forma que nos movemos constantemente de la palabra a la imagen, de la imagen a la palabra, con una soltura tal que nos resulta difícil tratar a este matrimonio como entes separados. Ni falta que hace, pues si llamas a una se trae a la otra de la mano, y viceversa.


John Gardner dice que la narración ha de provocar "un sueño vívido y continuo" en el lector. Leamos sus palabras:


Si el escritor entiende que las historias son ante todo, historias, y que el mérito de las mejores es dar origen a un sueño vívido y continuo, raro será que no se interese por la técnica, ya que la mala técnica es lo que más rompe la continuidad e impide que dicha ilusión se desarrolle. Y no tardará en descubrir que cuando manipula deslealmente lo que escribe -forzando a los personajes a hacer cosas que no harían si se vieran libres de él; introduciendo demasiado simbolismo (con lo que disminuye la fuerza de la narración al quedar excesivamente dirigida al intelecto); o interrumpiendo la acción para moralizar (por importante que sea la verdad que desee predicar); o inflando el estilo hasta el punto de que éste destaque más que el más interesante de los personajes-, el escritor, con estas torpezas, estropea su creación.


De modo que cuando el lector deja de visualizar imágenes y acciones para encontrarse con simples palabras una detrás de otra (como en el diccionario) el autor ha fracasado. Al contrario, cuando el escritor consigue mantener al lector en un mundo de imágenes rico y coherente a lo largo de todo el relato, ha triunfado en su objetivo.

Pero demos ahora la vuelta a la tortilla. Para conseguir crear en la mente del lector ese sueño vívido y continuo del que habla Gardner, el autor ha de visualizar antes, de forma detallada y concienzuda, las escenas de su relato. Para ello, ha de acudir a todo el caudal de imágenes -vividas o soñadas- que se almacenan en su cerebro, a las instantáneas captadas en el andén del metro o en la pescadería, a las películas vistas o a los sueños recreados por otros escritores en sus lecturas.

Si vamos un poco más allá, podemos decir que las imágenes son una fuente inagotable de inspiración para el escritor, pues la fuerza descriptiva de lo que nuestros ojos ven hará saltar la chispa de miles de historias encerradas en un ademán, la mirada de un niño o la forma en que el quiosquero se apoya, perezoso, sobre la pila de los periódicos del día. Así que, cuando sintamos la necesidad impostergable de escribir pero nuestra mente aletargada no dé con un tema o una idea de arranque, no tenemos más que acercarnos a la exposición de fotografías más cercana para que nuestro cerebro, ya preparado para ello, empiece a desentrañar las narraciones que envuelven las imágenes que pasen ante nuestros ojos.


EJERCICIO PRÁCTICO:

(De la imagen a la palabra)

Date una vuelta por aquí. Elige una de las imágenes que encuentres allí y escribe una historia (corta por favor!!!) a partir de ella, de modo que la imagen sirva para hacer nacer a la palabra, y la palabra para completar la imagen.

Por favor, titulad el escrito con el título de la imagen que hayais elegido. O si sabeis, poned la imagen incrustada.

_________________
«Ilya i harya essë ná» (Todo lo que tiene nombre existe)
«Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: he visto atacar a balrogs en llamas más allá de Eregion; he visto rayos de Ithildin brillar en la oscuridad cerca de las puertas de Moria... Todos esos momentos se perderán como lágrimas en el Anduin. Es hora de morir.»


Última edición por Akerbeltz el Lun Jun 28, 2004 11:32 pm, editado 1 vez en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Jun 20, 2004 11:10 pm 
Guardián del Brandivino
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 1:09 am
Mensajes: 1297
Ubicación: De mudanza. Fluyendo, vaya, como siempre.
Raza: Accidente Geografico
SOS

Eva caminaba por el sendero. Era imposible saber qué hora del día era. El cielo anochecía, tintándose de ocres, verdes, amarillos y violetas, que bailaban en una danza híbrida. Pero las rocas, el suelo, todo, emanaban una luz inmaculada que inundaba los sentidos. El aire vibraba rojos, verdes y amarillos, que impregnaban las matas deshojadas y secas del paisaje. Un olor tétrico, sórdido, lúgubre era la pincelada dominante. “Sin duda esto no es Madrid”, pensó Eva. “Dónde quiera que esté, no llegaré a la fiesta”.
Tropezó en la tierra seca. Un polvorín de motas obscuras saltó sobre sus piernas, tiznándolas de hollín. No le gustaba aquel sitio de fúnebre colorido. En el horizonte, una enorme luna, como una colmena, surgía lentamente. Eva comenzó a llorar.

En medio del camino había un banco azulado, de aquellos que tienen las niñas inglesas en sus habitaciones para sentarse. Eva no se preguntó qué hacía allí: se sentó y lloró. Tras ella, el viento agitaba los troncos de un viejo y seco árbol. Entrelazados en sus ramas, extrañas serpentinas escarlatas, que bailaban al son del viento y el color. Estaba perdida. Gritó pidiendo socorro, pero su voz se perdió en sordos ecos. Bajó el dedo, y sin quererlo ni pensarlo, escribió tres letras, S.O.S., en el suelo.

Un carraspeo sonó a sus espadas. Eva las miró de soslayo. “No, no puede ser”. Pero sí que era. El Viento había formado una cara en las cintas, y una voz grave resonó desde la extraña faz.
- Soy el Señor de las Tierras de Allende los Sueños. ¿Por qué invades mi territorio?
- No sé como llegué aquí. El cielo se nubló en colores, y me encontré aquí, perdida y sola.
- Nadie que entra en mis tierras sale indemne.
Un sapo enorme apareció bajo las grises piedras. Eva miró a la cara. Sus pies doloridos renunciaron a caminar. Ya no huiría más.
- Ayúdeme a salir de aquí. Por favor... – suplicó.
- Bien. Soportaste el deseo. Ahora eres libre.
Un hombre híbrido y extraño surgió de las ramas, como desligándose de la fría corteza.
- Él es mi pueblo. Él te guiará a la salida.


Baranduin

PD.- Surrealismo Powah! Creo que me estoy aficionando demasiado :p

CORRECCIÓN:

Muy bien, magnifica interpretación del dibujo, con buen ritmo y estilo, aunque falla alguna frase como "El aire vibraba rojos, verdes y amarillos" que no acaba de cuajar.

_________________
Húmecoa eä, alassëa húmecoa yerna
ara i sundor yára amban sindava,
yassë carintë limpë varnilda
i Tilion Quen Ránassë númennë
lóme yáressë sucien sá.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Jun 21, 2004 6:16 pm 
La Deshacedora de Camas
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Jun 25, 2003 3:25 pm
Mensajes: 468
Ubicación: Habitación nº 13, El Poney Pisador
MELANCOLÍA


El viento nadaba entre los árboles como las olas en el mar. Era un día nublado, sin frío ni calor, perfecto para pensar, a pesar de que no siempre se llegue a una conclusión.
Allí, en el alféizar de su ventana, se devanaba los sesos preguntándose por qué el ser humano tenía que ser tan complicado. Estaba sola en casa, y sus padres no volverían hasta el día siguiente, y bastante tarde. Entonces apareció él. No era la primera vez que lo veía, pero tal vez la más especial hasta entonces. El chico era un gran amigo suyo, y viéndola no apenada, sino más bien pensativa, ausente, la llevó de paseo como otras veces, solo que en esta ocasión, le condujo a un sitio especial, un rincón desconocido para ella, pero tan hermoso que parecía mentira que existiese. Allí pasaron mucho tiempo, y ella también le llevó a lugares él que nunca había visto antes. Era muy tarde cuando decidieron volver, ya empezaban a tener sueño, y la conversación se iba agotando, aunque ambos habían aguantado a propósito para ver amanecer juntos. Él la dejó en su casa y se despidieron cariñosamente, pues eran muy buenos amigos, sin concretar cuándo volverían a verse. La emoción de lo vivido apenas la dejó dormir, se sentó de nuevo en la ventana y miró al camino, sabía que él volvería, en algún momento. Hasta entonces ella se quedaría allí, recordando aquel paisaje tan bello, del que ya no recordaba el camino, y esperando a que volviera y continuase enseñándole aquellos lugares que sólo él conocía.

CORRECCIÓN:

Bien, aunque un relato un tanto apresurado, que no acaba de transmitir la melancolía de la imagen seleccionada. Debería haber usado algo de retórica y más descripciones, para poder agarrar al lector de la mano y enseñarle esos parajes de ensueño, que no se describen.

_________________
Las palabras a menudo mienten,
los ojos nunca.
Por eso es a ellos a quien obedezco.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Jun 21, 2004 7:18 pm 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Abr 24, 2004 11:03 am
Mensajes: 37
Ubicación: Sabadell (Barcelona)
Imagen
El color de la infancia

Nadie lo diría ahora entre estas cuatro paredes de metal y cristal pobladas de muebles de diseño y de aparatos electrónicos.
Nadie diría que la elegante mujer, vestida con un traje exclusivo del diseñador más de moda, pudiera responderte de esta forma cuando le hablas de su infancia. Pero así es, si le preguntas por sus años de juventud, ella te dirá que su infancia es roja.
Roja como la tierra arcillosa, como el barro que se formaba en el patio trasero cuando llovía, como los campos acabados de arar.
Como la sangre del cerdo que mataban cada todos los años en la hacienda y que servia para hacer las ricas morcillas.
Roja como las amapolas que llenaban los baldíos campos. Como la sangre de los ranchuelos que se escurría de los surcos después de cada tormenta.
Y la veras descalzarse sus caros zapatos de piel i poner los pies desnudos en el suelo. Mientras una sonrisa amarga y dulce a la vez aflora en su cara. Si pudieses ver lo que ella piensa verías una niña con los pies descalzos que corretea por el erial seguida de un viejo perro flaco. Verías a una joven con su vestido de algodón salir de madrugada con le cesto de grano hacia el corral, desnudos sus pies, alborotado su pelo, con la mirada cansada del que sabe que un día será igual al otro.
Y si miras en lo profundo de sus ojos veras que ella esta allí aun. Bajo el colorete artificial y el rimel de sus pestañas brilla una mirada perdida en el reflejo rojo de un atardecer entre los campos, manchado por el nada onírico cansancio de un día de faena o por el hambre de un año de mala cosecha.

CORRECCiÖN:

Excelente, realmente un buen relato conciso y acabado, que concibe la imagen seleccionada como un viaje a la infancia de la protagonista, con sus vivencias y vicisitudes narradas con buen ritmo y estilo. Sólo le falta mejorar algo su ortografía y releer una vez más el texto, para rematar cualquier fallito que pueda haber.

_________________
- Ghash, ¿eso es fuego en ...?
- Si chico- me dijo- eso significa fuego.
- En la lengua de los orcos- dije yo con un hilo de voz.
- Es que yo fui una vez un orco- contestó con una voz suave y una sonrisa.
Y se marcho.
( de Ghâsh)


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Jun 21, 2004 7:56 pm 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Jun 28, 2003 3:50 pm
Mensajes: 75
Como siempre hago los deberes a última hora...
www.pinarte.cult.cu/pinar_del_rio/insti ... uptura.jpg

Ejercicio:

Ruptura...

Jardel era un fornido y apuesto caballero en Breteburgo. Según dicen provenía del Norte de más allá de las montañas, donde aseguran entabló relaciones con los primeros nacidos llegando a tener una gran renombre entre ellos aún cuando era de la raza de los hombres. En cualquier caso, llegó a estas tierras cuando ya era un hombre maduro con el deseo según él mismo decía de encontrar nuevas aventuras en lejanas tierras y probarse a sí mismo su valía.

Jardel era de común de carácter alegre y desenfadado, aunque algo terco y decidido en sus empresas; tanto es así que, según se cuenta, nunca dejó una tarea sin realizar completamente, y tan poderosos era su empeño y osadía que nunca hubo batalla alguna que perdiera ni contienda de la que no resultara vencedor. Además su ingenio era vivo y presto, y como gustaba de los juegos y chanzas, siempre estaba dispuesto para apostar y retar a quien se lo permitiese, y siempre, de un modo u otro, siempre conseguía ganar al adversario por complicado que fuera el desafío.

Con el paso del tiempo su fama llegó a ser tal que muchos fueron los que vinieron de lejanos lugares para retarle y vencerlo con juegos de ingenio, o simplemente a duelos de espada, del que era un auténtico maestro. No obstante, aunque muchos vinieron todos volvieron derrotados y humillados por las artes de Jardel, hasta que con el tiempo los retos se espaciaron más y más en el tiempo, hasta que llegó el día en que no había en la tierra conocida persona alguna que quisiera retarle por no verse nuevamente derrotados.

Al principio, Jardel se sintió satisfecho pues el orgullo había hinchado su corazón, sabiéndose el hombre más diestro en el manejo de la espada y el de mayor ingenio de cuántas tierras se conocían. Sin embargo, con el tiempo la desidia llegó al ánimo de Jardel entristeciéndole pues más que en cualquiera otra cosa era en los juegos y contiendas donde encontraba felicidad; pero como tal era su fama nadie quería disputarle aunque les diera ventaja como luchar con los ojos vendados o combatir con un sola mano. Tanta llegó a ser su tristeza que apenas salía de su casa, y su carácter se volvió huraño y despegado, hasta que fue perdiendo a todos los amigos que tenía por esta causa, salvo a su amigo Livinel, con el que todavía salía de cuando en cuando a una de sus mayores aficiones: la caza. Sin embargo, Livinel se daba cuenta que su amigo no podía continuar de esta manera o no tardaría mucho en enfermar y moriría de pena; así que decidió ayudarle preguntando al Consejo de los Sabios. Éstos deliberaron sobre el mal de Jardel y al fin dijeron:

- Grande es el mal de Jardel, y difícil es encontrar una solución adecuada para este caso. Nosotros sabemos curar las migrañas, y los males de amor, y el mal de melancolía, pero el mal de Jardel está por encima de nuestros conocimientos. Sin embargo, tu consulta no resultará en vano, hemos consultado a los libros, y creemos saber quién puede ayudar a Jardel. Hablad con la Dama del Roble.

Así como se lo dijeron, así Livinel se lo comunicó a Jardel, y además le explicó que la Dama del Roble era una leyenda de aquellos lugares. Según contaban, en el interior del bosque de Breteburgo, crecía un roble más fuerte y poderoso que cuantos le rodeaban, y si a éste árbol se acudía pidiendo consejo, aparecía una dama de larga caballera del color de la madera, que si le caías en gracia te concedía lo que necesitabas, pero esta dama únicamente se aparecía muy raramente y sólo por causas de extrema importancia. No obstante, Jardel en cuanto supo no se amilanó y partió raudo al encuentro con la Dama del Roble con la compañía de su amigo Livinel.

No tardaron en encontrar el Roble Sagrado, y durante tres días y tres noches rogaron la presencia de la Dama, pero ésta no se presentaba. A punto estaban de que el desánimo les sucumbiera cuando por encanto el Roble se transformó en figura de mujer, y sus ramas se volvieron brazos, sus raíces piernas y la frondosa copa, una larga cabellera.

- Durante tres días, he oído tus súplicas, Jardel, hijo de Ramsim y Venurel. Conozco tus penas, pero yo no puedo ayudarte, perdiste las ganas de vivir y eso ni el mayor de los hechiceros puede remediarlo...
- En verdad me entristeces, Dama del bosque, vine a ti porque me hablaron que tú tienes el don de conceder a los hombres lo que necesitan, aunque no sepa en qué consiste ni como puedas conseguirlo. Pero, si en algo puedes ayudarme hazlo, pues ahora los días son largos, y las noches eternas, y aun los sueños son fríos.
- Esta bien, haré lo que deseas, pero habrás de hacer antes una cosa para mí. Hay en el bosque un ciervo de lo más osado y descarado. Sus piernas son ágiles y poderosas, y su ingenio no tiene igual. Quiero que lo mates para mí y me lo ofrezcas a mis pies, pues ya es mucho el tiempo que viene royendo mis ramas, y rozando sus cuernos, contra mi corteza, haciéndome heridas que tardan en sanar. Cázalo para mí, y haré cuanto deseas.

Jardel aceptó el trato, y sin más dilación se dedicó a rastrear su rastro, hasta que lo encontró. Con la ayuda de su amigo Livinel, le prepararon multitud de trampas, pero la astucia del venado no tenía parangón y todas consiguió desbaratarlas. Jardel entendió que así no conseguiría apresarle, así que, hizo que le trajeran su arco más preciso y las flechas mejor equilibradas para su captura. Durante días lo persiguió y aunque Jardel era un excelente tirador el ciervo siempre conseguía zafarse por astucia o con la agilidad de sus piernas. Jardel empezaba a impacientarse y por primera vez pensaba que podría ser derrotado por un simple venado. Sin embargo, su afán era tan grande, que no se dio por vencido, y, por último trazó un plan para capturarle que no habría de fallar.

Con gran esmero recolectó los mejores frutos que encontró en el bosque, hasta juntar un manjar que ningún ciervo pudiera rechazar, ni aún éste con todo su ingenio, y todo esto lo depositó en un lugar preparado para tal fin; de tal modo que si el ciervo se acercaba a ese lugar, se encontraría atrapado: al fondo un gran precipicio, a los lados la espesa vegetación impediría cualquier huida, y a la entrada se apostaría Jardel con su espada para esperarle. Así fue, el ciervo entró con sigilo hacia el lugar, y cuando lo hubo hecho Jardel tapó la entrada. De este modo, logró Jardel lo que quería y el enfrentamiento entre ambos parecía inevitable.

Sin embargo, todo plan perfecto tiene un fallo, y cuando Jardel estaba a punto de golpear al ciervo con su espada, éste se revolvió con una enorme agilidad en dirección al precipicio para saltarlo. Sin embargo, la cólera de Jardel creció entonces sobre manera y con toda su furia se avalanzó hacia el ágil venado, y cuando él saltó, Jardel saltó con él con un salto tal como nunca se había visto antes, y en pleno vuelo, logró atrapar el cuerpo del venado. No obstante, con su furia no se percató de la imprudencia de este acto, pues los dos cayeron al vació desde una gran altura hasta que chocaron contra las rocas, y sus cuerpos se destrozaron. Sin embargo, aún quedó en Jardel un soplo de vida, y con su último aliento, dijo:

- Bienaventurada seas, Dama de los Bosques – y con una sonrisa, expiró.

Livinel que todo lo había presenciado, se llenó de amargura y de furia, y con lágrimas en los ojos, se dirigió hacia la Dama del Roble para pedirle explicaciones, ya que la consideraba la causante de la muerte de su amigo. Pero la Dama no se le aparecía. Finalmente decidió hacer un gran fuego y con él amenazó al Roble Sagrado diciendo que quemaría el bosque entero si no se le aparecía.

- Por qué perturbas mi paz, Livinel, hijo de Zara y Tuvenil. – dijo mostrándose ante el hombre.
- Tú mataste a mi amigo, al que veneraba más que a mi alma. – le increpó– el fuego vengara la ofensa.
- Apaga tu rabia. No hice más que lo que me pidió, sólo le di lo que necesitaba. Y como con él haré contigo lo mismo, también a ti te daré lo que necesitas, a tí te daré esta explicación: El mal de Jardel era uno de los peores enfermedades de los hombres, pues había perdido su mayor don, el aliento de vida. Jardel quemó su fuerza, al darlo todo en sus juegos y contiendas, y cuando éstas se acabaron entendió que había dedicado su vida a algo sin sentido, a algo que no daría fruto, aunque muchas fueron sus aptitudes y posibilidades. Sólo una derrota podría ayudarle a que consiguiera al fin el descanso. Yo se la concedí..., la derrota de la muerte.

Livinel se quedó un rato pensando, y por último, apagó el fuego, dejando intacto el roble Sagrado, y todo cuanto le rodeaba. Sin embargo, durante todo el trayecto que duró su viaje, no abrió la boca, y nada de estos hechos relató hasta mucho tiempo después ante la insistencia de las gentes. Pero siempre que recordaba lo que había sucedido, le quedaba esa torpe sensación en el pecho, como cuando llegara por fin a su casa tras la muerte de Jardel,... con la sensación de que en el mundo había cosas que no entendía demasiado.

CORRECCIÓN:

Muy bien, excelente relato, tal como nos tiene acostumbrados, buena interpretación de la imagen, sacando de ella un bonito cuento con moraleja. A mejorar, algunas expresiones redundantes, que deben evitarse, como "rastrear su rastro", o "cuando él saltó, Jardel saltó con él con un salto tal...".

_________________
En el Principio era el Verbo, y el Verbo era en Dios, y el Verbo era Dios...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Jun 21, 2004 8:42 pm 
Guardián de los Cielos
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Jun 13, 2003 12:41 pm
Mensajes: 463
Ubicación: Las montañas nubladas
Bueno, a ver si esta vez lo hago bien!!


Imagen

Bahía Azúl

Las olas batían suave e incesantemente la blanca arena de la orilla. El sol acariciaba mi piel mientras a fresca brisa de la mañana hacía que minúsculos granos de arena chocaran contra mi semidesnudo cuerpo. Una ola, más atrevida que las demás llegó hasta mis pies hacíendome estremecer de frío. Me senté sobre la toalla medio adormilada, ajustándome el sombrero de paja que cubría mis ojos de los rayos solares. Un cangrejo de pinzas enormes me miraba fijamente desde el borde de mi toalla.

- Disculpa, ¿has visto a cinco pequeños cangrejos rojos jugando por aquí?

- No, lo siento. Creo que llevo un rato medio dormida y no me he fijado.

El cangrejo parecía preocupado. Miró a su alrededor, buscando indicios de sus pequeños.

- Dónde se habrán metido, les tengo dicho que no se alejen jugando con las olas.

Me levanté y me dirigí al montículo de rocas que delimitaban la cala en la que nos encontrábamos, desde donde llegaban unas risas ahogadas. Me encaramé sobre la roca más baja y me asomé a la pequeña cala rocosa allí formada. No pude evitar sonreir al ver a cinco pequeños cangrejitos intentando subirse cada uno a una punta de la gran estrella de mar que descansaba plácidamente en un pequeño charco de agua. Me volví para izar hasta allí al cangrejo que inmediatamente cambió su expresión por una de alivio. Me retiré despacio para no asustar a los pequeños crustáceos que seguían empeñados en no dejar tranquila a la paciente estrella.

Volví a tumbarme sobre la toalla, ahora caliente por el sol que comenzaba a caer con fuerza. Tras unos minutos allí tumbada, decidí darme el primer baño de la mañana, así que me volví a levantar. El contacto con el agua erizó mi piel, pero refrescó hasta el último poro de mi cuerpo. Dí unas pocas brazadas, y en ese punto que dejaba de hacer pie, me giré y observé la playa. Era un privilegio poder disfrutar de aquella agua cristalina y pura contemplando como la maleza y los árboles crecían hasta el mismo borde de la playa. Aquello era vida.

Desde las rocas ví que me saludaban, justo antes de zambullirse, cinco cangrejitos risueños.

CORRECCIÓN:

Muy bien, un buen relato desenfadado y fantasioso que se adapta muy bien a la imagen y narrado con un estilo simple, nada rebuscado. Tal vez ese estilo acentúa ese ingrediente que le da un toque de humor absurdo.

_________________
GRRRRRRRRR Como pille al gracioso que puso un petardo en mi nido...


Última edición por Nessornë el Mar Jun 22, 2004 3:02 pm, editado 1 vez en total

Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Jun 21, 2004 11:01 pm 
Guardián de las Tierras Allende el Mar
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 02, 2004 10:16 pm
Mensajes: 441
Ubicación: En mi corazon, en Andunië
La imagen escogida es Bahía Azul

He esperado durante horas. El sol ha nacido y se ha escondido ya, innumerables veces en el regazo del mar. La brisa de la mañana me arreboló las mejillas, el viento helado de la noche, me acercó el olor de los hielos.
La tarde se acerca y puedo percibirlos en los colores del mundo. Todo va adquieriendo ese mágico tono azulado, que vuelve las cosas más distantes. Hasta el aroma de las cosas es de ese color.
Me pongo de pie, y mi silueta recorta los vientos a mi alrededor, formando un espiral único. La bahía se extiende frente a mis ojos y los colores de la tierra se confunden en un azulino profundo.
Pero aun no escucho los sonidos que mi corazón anhela. Ni veo las amadas velas o las preciosas quillas. Ninguna luz, horada el azul de los tiempos para acercarse a estas lejanas costas. Las edades del mundo nos alejaron de los barcos grises y a pesar de estar cerca de Cuivienen, nadie viene a estas azules costas.
Varda comienza a tejer su manto sobre el azul de este tiempo.
¿Vendrá la hermosa quilla de Vingilot arrastrando ese manto a traves de los cielos?


CORRECCIÓN:

Muy bien, es interesante comprobar cómo una misma imagen produce dos relatos diferentes, en este caso, un fragmento muy poético, soñador, que se inspira levemente en la imagen, tomando únicamente el mar que se muestra. Buena prosa, nada que reprochar.

_________________
Aquí estoy en las arenas de Mithlond, viendo la luz que se apaga en los mares.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mar Jun 22, 2004 6:33 am 
Maestro del Poney
Maestro del Poney
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 12:43 am
Mensajes: 1345
Ubicación: El Poney Pisador
Raza: Maia de la Luna
Siento no disponer de tiempo para hacer la corrección, esta tarde lo haré. Pero para que vayais haciendo algo, aquí teneis la siguiente lección y ejercicio:


Capítulo: El ritmo del discurso


Aunque puede parecer que la cuestión del ritmo es más importante en la poesía que en la prosa, no es así. Es verdad que en prosa el ritmo puede ser más libre (más abierto a diferentes combinaciones) que en un poema, pero no menos importante.


El ritmo de la voz del narrador ha de amoldarse a lo que nos está contando. Si el ritmo está descompensado, el lector percibirá cierta somnolencia ante la monotonía de las frases o le entrará tal taquicardia que dejará el texto para hacerse una tila o irse a la cama.


El ritmo vendrá marcado por varios factores. El primero será la longitud de las frases. Las frases largas están muy bien para hablar de sentimientos, por ejemplo, al estilo de Proust, pero no para la novela negra o el discurso publicitario. Actualmente se tiende a acortar las frases porque la vida -y por tanto la realidad escrita- es más acelerada. Vivimos deprisa, queremos saber las cosas rápido, nos pierde la impaciencia. Por otro lado, si el narrador está contando una persecución, más vale que lo haga con frases cortas, concisas, para que el tiempo del discurso no sobrepase con creces al tiempo de la acción; las oraciones cortas dan velocidad al texto. Si lo que nos está relatando, por el contrario, es la contemplación de un paisaje, se podrá recrear en oraciones largas y calmosas. En general (y respetando el estilo propio), conviene ir alternando frases largas y cortas, para evitar la monotonía o el frenesí.


La longitud de los párrafos también influirá en el ritmo del relato. Conviene no cansar al lector con párrafos quilométricos, ni hacerle saltar constantemente de uno a otro. Con todas las excepciones que pueda imponer cada narración, valga como norma general la misma que con las frases: alternar párrafos largos y cortos dará un ritmo variado al texto, como en las sinfonías los tramos lentos y rápidos.


Otro factor que regulará el ritmo es la subordinación o coordinación de las oraciones. La subordinación crea, en general, un efecto acumulativo (las oraciones subordinadas se van acumulando sobre la oración principal, engordándola y cubriéndola de matices significativos). La coordinación, por su parte, proporcionará reiteración (y, y, y; ni, ni, ni) y sucesión de los acontecimientos (Cogí el abrigo y me marché, y ella se quedó allí, y yo creo que todavía estará allí, cubierta ya de telarañas).



Vamos a ver un ejemplo de ritmo en unos fragmentos de un cuento de Gabriel García Márquez («El avión de la Bella Durmiente»). Dejaos llevar por la melodía maravillosa de la voz del narrador:


Era bella, elástica, con una piel tierna del color del pan y los ojos de almendras verdes, y tenía el cabello liso y negro y largo hasta la espalda, y una aura de antigüedad que lo mismo podía ser de Indonesia que de los Andes. Estaba vestida con un gusto sutil: chaqueta de lince, blusa de seda natural con flores muy tenues, pantalones de lino crudo, y unos zapatos lineales de color de las bugamilias. «Esta es la mujer más bella que he visto en mi vida», pensé, cuando la vi pasar con sus sigilosos trancos de leona, mientras yo hacía la cola para abordar el avión de Nueva York en el aeropuerto Charles de Gaulle de París. Fue una aparición sobrenatural que existió sólo un instante y desapareció en la muchedumbre del vestíbulo.

[...]

El vuelo de Nueva York, previsto para las once de la mañana, salió a las ocho de la noche. Cuando por fin logré embarcar, los pasajeros de la primera clase estaban ya en su sitio, y una azafata me condujo al mío. Me quedé sin aliento. En la poltrona vecina, junto a la ventanilla, la bella estaba tomando posesión de su espacio con el dominio de los viajeros expertos. «Si alguna vez escribiera esto, nadie me lo creería», pensé. Y apenas si intenté en mi media lengua un saludo indeciso que ella no percibió.

Se instaló como para vivir muchos años, poniendo cada cosa en su sitio y en su orden, hasta que el lugar quedó tan bien dispuesto como la casa ideal donde todo estaba al alcance de la mano. Mientras lo hacía, el sobrecargo nos llevó la champaña de bienvenida. Cogí una copa para ofrecérsela a ella, pero me arrepentí a tiempo. Pues sólo quiso un vaso de agua, y le pidió al sobrecargo, primero en un francés inaccesible y luego en un inglés apenas más fácil, que no la despertara por ningún motivo durante el vuelo. Su voz grave y tibia arrastraba una tristeza oriental.

Cuando le llevaron el agua, abrió sobre las rodillas un cofre de tocador con esquinas de cobre, como los baúles de las abuelas, y sacó dos pastillas doradas de un estuche donde llevaba otras de colores diversos. Hacía todo de un modo metódico y parsimonioso, como si no hubiera nada que no estuviera previsto para ella desde su nacimiento. Por último bajó la cortina de la ventana, extendió la poltrona al máximo, se cubrió con la manta hasta la cintura sin quitarse los zapatos, se puso el antifaz de dormir, se acostó de medio lado en la poltrona, de espaldas a mí, y durmió sin una sola pausa, sin un suspiro, sin un cambio mínimo de posición, durante las ocho horas eternas y los doce minutos de sobra que duró el vuelo a Nueva York.


Fue un viaje intenso. Siempre he creído que no hay nada más hermoso en la naturaleza que una mujer hermosa, de modo que me fue imposible escapar ni un instante al hechizo de aquella criatura de fábula que dormía a mi lado. El sobrecargo había desaparecido tan pronto como despegamos, y fue reemplazado por una azafata cartesiana que trató de despertar a la bella para darle el estuche de tocador y los auriculares para la música. Le repetí la advertencia que ella le había hecho al sobrecargo, pero la azafata insistió para oír de ella misma que tampoco quería cenar. Tuvo que confirmárselo el sobrecargo, y aun así me reprendió porque la bella no se hubiera colgado en el cuello el cartoncito con la orden de no despertarla.

[...]

Como podéis observar, en este relato de melodía exquisita predominan las frases largas y coordinadas (y, y, y), pues la historia nos transmite una sucesión de acontecimientos, el transcurso de una noche de amor. Esa es la música de fondo de la voz del narrador. No obstante, se cuida bien de introducir de vez en cuando frases cortas que nos espabilan y rompen la letanía como toques de platillos («Me quedé sin aliento», «Fue un viaje intenso»¿), así como frases subordinadas en la que los matices se superponen acumulativamente («Siempre he creído que no hay nada más hermoso en la naturaleza que una mujer hermosa, de modo que me fue imposible escapar ni un instante al hechizo de aquella criatura de fábula que dormía a mi lado»). Asimismo, nos encontramos a lo largo del relato con párrafos cortos, de longitud media, y largos.

Por supuesto, el ritmo de la voz del narrador tiene mucho que ver con el estilo del escritor, pero también en buena medida con la historia que nos cuenta, y con la habilidad para evitar la monotonía o la dispersión. En conjunto, los relatos son como una sinfonía, con un ritmo de fondo y variaciones que se van desarrollando en consonancia con el contenido. Son técnicas que el escritor usará, en general, de forma intuitiva, pero que a la hora de revisar habrá de tener en cuenta.


EJERCICIO PRÁCTICO: (una persecución).

- ponte en esta situación: vas por la calle una noche, alguien sale de una bocacalle y se pone a perseguirte, tú echas a correr. Se produce una persecución. Narra esa escena.

A continuación, fíjate en el ritmo del discurso. ¿Qué longitud tienen las frases? ¿Cambiaría el ritmo si fueran más cortas o más largas? ¿Cómo crees que se podría mejorar el ritmo de la historia?

_________________
«Ilya i harya essë ná» (Todo lo que tiene nombre existe)
«Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: he visto atacar a balrogs en llamas más allá de Eregion; he visto rayos de Ithildin brillar en la oscuridad cerca de las puertas de Moria... Todos esos momentos se perderán como lágrimas en el Anduin. Es hora de morir.»


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Jun 23, 2004 9:09 am 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Lun Abr 19, 2004 6:14 pm
Mensajes: 70
Ubicación: Bosque Negro
Por favor, disculpad mi "ausencia" en los dos últimos ejercicios, me fue imposible hacerlos, pero aquí estoy de nuevo.


La noche era hermosa y tranquila y, extrañamente, el ruido de los coches sonaba lejano. Era la primera vez que paseaba por aquella calle sin escuchar una y otra vez el sonido frenético de los automóviles. Podía escuchar sus propios pasos, repiqueteando sobre la acera. Estaba sola.

De repente un sonido proveniente de la siguiente bocacalle la sacó de su abstracción durante unos instantes. Pendiente de ello tardó un poco en concentrarse de nuevo en la música de sus tacones. Miro a su derecha al llegar al cruce. La bocacalle era pequeña y sombría. Apenas le prestó atención cuando, de no se sabe donde, aparecieron dos puntos luminosos. Unos ojos llameantes la observaban desde las sombras y un escalofrío recorrió su cuerpo al contemplar el brillo argéntico de la hoja de una navaja. Tuvo el tiempo justo de lanzarse a una alocada carrera, mientras la figura se transformaba en un hombre de colosales dimensiones cuyo objetivo era alcanzarle.

Corrió calle abajo perseguida por aquella bestia, girándose de vez en cuando solo para comprobar que la distancia se acortaba cada vez más. Ni un alma había por la calle. Solos ellos dos.

El pánico hizo presa en ella. Un sudor frío perlaba su frente. Continuar corriendo era un suicidio: No había donde esconderse y más tarde o más temprano el cansancio le vencería. No era un buena corredora de fondo y el tabaco tampoco era un buen aliado para ese tipo de situaciones.

Casi podía sentir el aliento del hombre en su nuca. El silbido de la navaja cortando el aire se aproximaba. Iba a alcanzarla y nadie acudiría en su ayuda, pero aún así continuó corriendo. Otro golpe en el aire y la hoja sesgó ligeramente la ropa de su chaqueta de cuero. No había escapatoria. En la próxima embestida la sentiría en su piel.

Mil pensamientos invadieron su mente con la certeza del fin. Jamás hubiera pensado que sus días acabarían de esa forma. Cerró los ojos esperando el momento en que la hoja se clavara en su espalda cuando un sonido estridente cambió el curso de todo. Durante unos instantes no supo lo que estaba ocurriendo y, sin embargo, su piel seguía intacta.

Abrió los ojos y ya no había calle, solo cuatro paredes y la luz que se filtraba por la ventana. Apagó el despertador de un golpe. No había sido más que una pesadilla y aquello le hizo sonreír. Se incorporó en la cama sudorosa y con la respiración entrecortada. La realidad de la pesadilla todavía martilleaba en su mente. Se desperezó y se rascó la espalda y la sonrisa se heló en sus labios cuando sus dedos rozaron la tela del pijama. Estaba roto. Un corte limpio. La tela había sido desgarrada en el mismo lugar en el que la navaja había sesgado su chaqueta ...



¿Qué longitud tienen las frases?
Las frases están mezcladas, largas y cortas, dependiendo del momento. Tampoco las hay excesivamente largas, creo que lo justo para que el ritmo no se corte, pues con frases cortas se imprimen sensaciones o momentos muy concretos. En cualquier caso a mi me cuesta escribir frases cortas, suelo utilizarlas muy poco. Por eso a veces me pierdo yo misma en mis descripciones.
¿Cambiaría el ritmo si fueran más cortas o más largas?
Evidentemente si las frases fueran más cortas el ritmo no sería el mismo o, por lo menos, yo no sabría darle ritmo con ese tipo de frases. Seguramente, en otra ocasión, algunas de las frases que he escrito reducidas habrían sido más largas, lo cual no implica que tuvieran mayor ritmo, simplemente es la costumbre.
¿Cómo crees que se podría mejorar el ritmo de la historia?
Pienso que el ritmo de la historia podría mejorar ampliando algunas frases, aunque hay que ser hábil para ello pues es muy fácil perderse (como a mi me sucede a veces).


CORRECCIÓN:

Muy bien, estupendo, como veis, el ritmo del fragmento en algunos momentos se vuelve frenético, y eso, como decía el ejercicio, se logra con frases cortas en los momentos apropiados.

_________________
Imradiel Mailewen

Lasto beth nîn ... Tûl acharn


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Jun 23, 2004 2:27 pm 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Abr 24, 2004 11:03 am
Mensajes: 37
Ubicación: Sabadell (Barcelona)
Era de noche, aunque no era tarde, mas o menos las nueve y media, las calles estaban extrañamente desiertas.
Salí del bar y el frió me golpeo en la cara, mientras una nube de vapor salía de mi boca.
Apresuré el paso y decidí acortar por el callejón. Ese lugar sucio y con olor a orines que evito siempre porque me da miedo.
El lugar es ya tétrico de día con las cajas y los contenedores de basuras hacinándose en las salidas traseras de los locales, pero de noche y con frió es tan terrorífico que solo le falta una banda sonora para que sea el escenario de una película de terror.
Aun así la prisa y el frío me levaron a el. Yo caminaba apretando el paso y con la vista fija en el callejón que desemboca a medio camino. Un lugar perfecto para que se apostara un mal tipo y me trajera problemas.
Cuando pasé por él vi, que estaba vacío y eso hizo que me relajara. Moderé el paso, segura de llegar con buen pie al paseo, donde las luces y la presencia de la gente me hacían sentir mas seguridad.
De pronto oí un ruido detrás de mí. Un sonido de pasos, junto con el cliqueteo de un objeto metálico que golpeaba rítmicamente el suelo. Me gire y vi que alguien salía del callejón, no me paré a mirar, sentí que el pánico crecía en mi interior. Mi corazón se acelero y empezó a traquetear como una vieja cafetera.
Empecé a correr a toda velocidad sorteando las cajas y los enseres que encontraba en el camino. -¡Corre!, ¡corre!, ¡no pares!, ¡esta detrás de ti!, ¡te persigue!. ¡Te alcanzarà si vas tan lenta!.- Me decía yo a mi misma mientras corría velozmente tratando de llegar cuanto antes a las luces salvadoras de la avenida.
El ruido que me seguía también cambio de velocidad, acelero al ritmo de mi carrera, se acoplo con el de mis pasos, el hombre corría parejo a mi unos metros mas atrás, me perseguía.
Sentí que mis pulmones estallaban de la carrera, el aire salía y volvía a entrar en ellos a toda velocidad, descontroladamente, con frenesí. Mis piernas se iban agarrotando por el cansancio, pero el miedo las mantenía en movimiento, un movimiento que me parecía cada vez más lento. No podía correr más deprisa y el tipo ese me iba a la zaga, no tardaría en darme alcance y entonces vete a saber que me ocurriría. No sabia que era lo que producía ese ruido, pero en mi imaginación vi una barra de hierro de esas que usan los tipos indeseables para golpear a sus victimas.
Seguí corriendo hacia la bocacalle, solo me quedaba subir los tres escalones que la separaban del boulevard. Si conseguía llegar hasta allí alguien podría ayudarme. Mis pies eran como losas de plomo cuando alcance el primer escalón. El tipo me iba a la zaga, podía sentir su respiración agitada en mi nuca. De pronto noté que me agarraba del brazo y no tuve fuerzas para tirar y deshacerme de la presión de su mano.
Me pare con el corazón mas acelerado que el cuentarrevoluciones de un coche de formula uno. Y me encaré con la muerte.
Y entonces vi al causante de mi pánico: Un pobre hombre, con aspecto de mendigo, que cargaba un amasijo de hierros de chatarra, y que me tendía con la respiración entrecortada por la carrera, mi delantal.


¿Qué longitud tienen las frases?
Las frases que he usado alternan frases muy cortas, unidas por comas. con frases largas que contienen subordinadas.
¿Cambiaría el ritmo si fueran más cortas o más largas? Creo que si las frases fuesen todas muy cortas el relato tendería al paroxismo. En cambio si alargo las frases se pierde esa sensación de urgencia.
Las frases cortas dan esa sensación como de urgencia, mientras las largas explican el estado de ánimo.
Es una situación donde creo que los dos tipos de frases alternadas describen bien lo que ocurre.
Las frases cortas además expresan acciones, mientras que las largas muestran lo que siente. Es como si esa carrera desenfrenada se estuviera viendo a la vez en directo y en cámara lenta.
¿Cómo crees que se podría mejorar el ritmo de la historia?
Si quisiéramos aumentar la sensación de angustia creo que se deberían ampliar un poco más las frases largas pero corremos el riesgo de que luego no parezca una loca carrera causada por el pánico y se desvirtúe todo.

CORRECCIÓN:

Bien, pero podría haber estado mejor, a pesar de lo que dice abajo, no usa demasiadas frases cortas, y el paroxismo, era lo que se buscaba aquí, la urgencia, el stress de la persecución. Tiene algunos momentos buenos, pero en general, las construcciones son demasiado largas para lo que se pide en el ejercicio.

_________________
- Ghash, ¿eso es fuego en ...?
- Si chico- me dijo- eso significa fuego.
- En la lengua de los orcos- dije yo con un hilo de voz.
- Es que yo fui una vez un orco- contestó con una voz suave y una sonrisa.
Y se marcho.
( de Ghâsh)


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Jun 23, 2004 3:09 pm 
Guardián de las Tierras Allende el Mar
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 02, 2004 10:16 pm
Mensajes: 441
Ubicación: En mi corazon, en Andunië
La noche estaba templada y era agradable caminar a esa hora por el paseo de la costa. Pese a la bonita temperatura, éramos muy pocos los que habíamos elegido caminar por aquel lugar. Un pareja de ancianos, un grupo de jóvenes y yo. Cada uno a su ritmo, cada uno dejando que la tibieza de la noche, predispusiera nuestro ánimo para un buen sueño.
De repente, sentí sobre mi nuca una mirada. No quise darme vuelta, pero instintivamente aceleré mis pasos, pero no pude desprenderme de la incómoda situación.
Me sentí sola en aquel largo camino, como si de pronto, los pocos caminantes de la noche se hubiesen escondido en agujeros de la pared y me dejaran a merced de aquella extraña sensación.
Entonces me dí vuelta y lo enfrenté. Era un hombre alto, con un aspecto más que fantasmagórico. No dejaba de transpasarme con la mirada y decidí entonces huír. Lo más rápido que mis piernas pudiesen.
Pero no conté con que aquel hombre fantasmal me persiguiera. Y la loca carrera se extendió por cuadras. En un momento, creí que lo había burlado y me apoyé contra un árbol, buscando un poco de aire para mis pulmones.
Fue lo último que hice. Una hoja plateada buscó mi cuello y con un movimiento rápido se robó mi vida.


¿Qué longitud tienen las frases?
Pues por lo general de una longitud normal. Utilizo muy poco la subordinación y por lo general hago uso de la coordinación para ampliar la información.
¿Cambiaría el ritmo si las frases fueran más cortas o más largas?
Creo que sí. La fras larga por lo general aporta información más detallada, pero la frase corta acelera las acciones.
¿Cómo crees que se podría mejorar el ritmo de la historia?
Ahondando en detalles en las frases largas, ya que creo que las frases cortas van mostrando un desarrollo en las acciones.


CORRECCIÓN:

Bien, pero elude un poco la escena cumbre, la persecución, resolviendola en una sola frase, creo que eso es acortar demasiado. xD Debería haber profundizado más en los detalles de la persecución, cada paso, cada temor, la angustia de verse cazado.

_________________
Aquí estoy en las arenas de Mithlond, viendo la luz que se apaga en los mares.


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Jun 23, 2004 5:26 pm 
Toro de Hierro/Angbund
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 10:58 pm
Mensajes: 146
Ubicación: Siguiendo mi destino...
Era una noche tranquila, demasiada tranquila para mi gusto, el cielo estaba cubierto de nubes y apenas se podía ver la luna. Mientras me dirigía hacia la casa de un amigo, sentí al pasar una bocacalle que alguien seguía.
En un principio me negué a ver si en realidad algo me seguía, pero después de avanzar un poco decidir voltear, ligeramente, y ahi vi una sombra la cual se detuvo.

Los nervios se me congelaron y me quede detenido por un momento mientras veía a aquella sombra moverse lentamente hacia mí. En ese momento, algo entro en mí que me hizo correr y escapar de aquella sombra que me perseguía.
En mi desesperación olvide buscar refugio en los diferentes lugares que había cerca, solo me preocupaba que la sombra me alcanzara.

Mientras estaba corriendo hacia quien sabe donde, gire para ver si la sombra seguía ahí, aunque claro yo la sentía cerca de mí, pero al voltear no vi nada. La sombra había desaparecido y para cuando me detuve me di cuenta que estaba en medio de un lugar iluminado y había gente alrededor.
Me sentí aliviado y recordando mi rumbo, seguí mi camino mirando con cautela por todos lados.

¿Qué longitud tienen las frases?
Tienen una longitud normal, aunque hay pocas frases largas.

¿Cambiaria el ritmo si las frases fueran más cortas o largas?
Claro que si. Mientras mas largas las frases, más información se da. Mientras mas cortas, hay más acción y sentimiento.

¿Cómo crees que se podría mejorar el ritmo de la historia?
Creo que con mas detalle y tal vez dialogo para representar lo que siente el protagonista


CORRECCIÓN:

No le saca el jugo al ejercicio, como en el anterior, apenas incide sobre la persecución, y no existe el frenesí en el fragmento, si más abajo dice que podría cambiar el ritmo con frases cortas... ¿por qué no lo hizo?

_________________
Baruk Khazad! Khazad ai-mênu!

Imagen


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Jun 23, 2004 8:52 pm 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Jun 28, 2003 3:50 pm
Mensajes: 75
Debían de ser las diez y media, un poco más tarde quizás pero no mucho. Paseaba sola por la calle Arenal a la altura de la discoteca Joy en dirección al Real, donde había quedado con unos amigos. Había sido un buen día en general casi perfecto, así que supongo que iba andando con ese aire desenfadado de cuando todo parece ir bien, y la vida se parece en algo a uno de esos anuncios de la tele. Supongo que iba bastante distraída, disfrutando de mis nuevos zapatos que me acaba de comprar. Lo cierto es que no lo vi venir..., pues cuando me quise dar cuenta, mi bolso volaba a lo largo de la calle en las manos de un chaval que no tendría ni quince años. Creo que el hecho de que fuera tan joven es lo que me animó a perseguirle. Corrió hacia la Puerta del Sol, y yo le seguí. Sabía que si llegaba al metro, se perdería entre la gente, así que corrí todo lo que pude. No era muy rápido y la gente entorpecía su huida, así que poco a poco le fui ganando terreno. No sé porqué no grité entonces pidiendo ayuda. Si lo hubiese hecho alguien podría haberle parado, pero lo cierto es que no lo pensé...; supongo que a una no le da tiempo a pensar con la cabeza mientras corres. De todas formas parecía que no iba a hacer falta..., yo era más rápida y el chaval era sólo un chiquillo. Sin embargo, cuando ya sólo estaba a un palmo de agarrarle, el tacón de mis nuevos zapatos se rompió y me vi contra el suelo en medio de la plaza. Traté de levantarme, pero era tarde. Lo único que pude ver es cómo se metía en el metro, perdiéndose entre la multitud. Lo peor fue la sensación de vergüenza y estupidez que vino entonces. Hay que ver lo fácil que se estropea un día perfecto.

¿Qué longitud tienen las frases?

He tratado de usar frases un poco más largas al principio para entrar en situación, y luego frases más cortas en lo movido de la persecución,

¿Cambiaría el ritmo si fueran más cortas o más largas?

Supongo que sí, si en medio de la persecución me hubiese puesto a describir el color de los zapatos o cómo era la calle, el relato hubiese perdido intensidad.

¿Cómo crees que se podría mejorar el ritmo de la historia?

Me hubiese gustado tratar mejor lo del día perfecto y demás..., para luego poder hacer alguna referencia durante la persecución que ayudase a descansar con frases de media longitud, pero lo cierto es que este relato de persecuciones lo he tenido que hacer muy rápido y como siempre muy tarde.


CORRECCIÓN:

Muy Bien, el fragmento va subiendo de ritmo, como bien aclara después, pero se podía haber subido más su intensidad, enfatizar más la persecución y redondear el trabajo. En los ejercicios, prefiero que exagereis las formas, aún a riesgo de crear un relato demasiado artificial, pero ello me ayudará a ver que habeis comprendido la lección.

_________________
En el Principio era el Verbo, y el Verbo era en Dios, y el Verbo era Dios...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Mié Jun 23, 2004 11:42 pm 
Maestro del Poney
Maestro del Poney
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Jun 12, 2003 12:43 am
Mensajes: 1345
Ubicación: El Poney Pisador
Raza: Maia de la Luna
Parece que ha habido desbandada general en éste sencillo ejercicio... un apunte a los que participaron: las preguntas del final eran retóricas o más bien para vosotros mismos, no hacía falta que las contestaseis, aunque me han ayudado bastante para comprobar si comprendisteis la lección.


Capítulo: La voz

El narrador de una historia es alguien del que muchas veces sólo conocemos la voz. No sabemos cómo va vestido ni qué hace en sus ratos de ocio, sino únicamente qué nos dice. Y hablo de voz (igual que antes he hablado de discurso) porque el lenguaje escrito, como ya dije, tiene mucho de oralidad transformada. Todavía, después de tantísimos siglos, la literatura conserva rasgos de su origen hablado, de las historias contadas alrededor de una hoguera o en la plaza del pueblo, y también del teatro. Así que al lector, cuando lee una novela, le parece estar escuchando un rumor muy característico que le va contando al oído sucesos fascinantes, y a través del cual tiene acceso, con ayuda de su imaginación, al mundo ficticio.


Para que esto ocurra, la voz del narrador ha de pasar inadvertida en lo posible (sobre todo cuando lo que se escribe es una novela), porque si continuamente llama la atención sobre sí misma, el lector se distraerá de la historia que le están contando y fijará su atención en las modulaciones atípicas de la voz, perdiendo el hilo de la narración propiamente dicha. No hay que olvidar que el objetivo del escritor, y por tanto del narrador, es que la historia y los personajes cobren vida en la imaginación del que lee, y eso es imposible si el narrador está gritando «¡Aquí estoy yo!», en una exhibición continua de sus cuerdas vocales. De igual modo, tampoco es conveniente usar una voz monocorde y soporífera que, aunque no se señale a sí misma, tampoco apunte a los hechos que está narrando ni se implique en ellos.


En definitiva, para que la voz del narrador pase inadvertida sin resultar tediosa se tiene que dar una especie de simbiosis entre ésta y los hechos narrados, de modo que acoplada la una a los otros, formen una misma cosa.


Es importantísimo, pues, modular bien la voz del narrador y aprovechar todos los recursos que nos ofrece. Esa modulación va a depender de muchas cosas, como cuál es la historia que se está contando, si el narrador es a la vez uno de los personajes de la historia o alguien ajeno a ella, el bagaje cultural del autor, etc.; así que tendríamos tantos tipos de voces y combinaciones posibles de sus características como historias en el mundo.


Vamos a ver tres de los recursos de que dispone la voz del narrador y que, usados en su justa medida, pueden darle una modulación adecuada: el tono, el volumen y la expresividad.

- El tono

Igual que en la vida diaria el tono que utiliza una persona para hablar a su interlocutor da un significado u otro a lo que dice, también el tono del narrador aportará parte del sentido a la historia.


El tono puede ser más grave o más agudo. Cuanto más grave sea, tanto más serio y profundo sonará lo narrado, mientras que la subida de los agudos imprimirá notas ascendentes de desenfado al texto.


Dependiendo del suceso concreto que se esté contando, el tono puede variar dentro de un mismo texto: no es lo mismo narrar un suicidio que una charla distendida entre amigos. Sin embargo, hay que tener cuidado con estas variaciones, ya que si son muy exageradas o repentinas, dará la impresión de que la voz del narrador ha cambiado, y que es otra persona -otra voz-, de pronto, la que nos habla.


El tono del narrador influirá tanto en la percepción de la historia como en la de los personajes, y a la vez se verá influido por ellos. Para ejemplificarlo, vamos a detenernos en nuestras tres obras modelo.


El volumen.- Regular el volumen de la voz del narrador es otra cuestión importante. En principio, a nadie le gusta que le griten. Valga como norma, pues, que la voz del narrador debe permanecer en un volumen medio: ni muy alta, ni muy baja. Sin embargo, como todos los recursos que estamos viendo, su modulación aportará a la historia matices significativos, con lo cual el narrador podrá alzar o bajar la voz cuando la historia lo justifique. Pero sólo en esas ocasiones.


Pongamos un ejemplo de voz injustificadamente chillona:

Así yo veía en aquellos días como motivo absoluto de una estrofa las adelfas cargadas de suicidios en los parques abochornados por la sombra soberbia de los rascacielos, la venustidad extravagantemente erótica de los escaparates, las barandillas de oxidado metal renegrecido de las escaleras de emergencia de aquellos viejos edificios del Bronx. (¡Qué bella decadencia en sus paredes delineadas como murales vivientes por las manchas de humedad y por los fanáticos grafitis!).


Como se puede ver, no sólo con exclamaciones se puede alzar la voz, sino también por medio de la combinación de sustantivos y adjetivos. En este caso, lo que se nos está contando no merece gritos, así que se le agradecería al narrador que bajara el volumen. Por otra parte, si el volumen permanece muy alto a lo largo de todo el discurso, el narrador no podrá subirlo cuando realmente se necesite, es decir, en las escenas de verdadera relevancia que requieran un grito de aviso al lector («¡Cuidado! El perro está suelto»). Asimismo, el narrador puede bajar el volumen en aquellas partes -siempre necesarias en una novela- de puro trámite que no precisen una atención especial del lector; por ejemplo, mientras el protagonista baja las escaleras, sale a la calle y toma un taxi para dirigirse a una comida a la que está invitado, y en la que sí sucederán cosas dignas de una subida del volumen.


- La expresividad

Otro recurso que va a permitir ajustar la voz del narrador va a ser la expresividad, que implicará la proximidad afectiva y el grado de adecuación del narrador con respecto a los personajes. En este sentido, la voz del narrador podrá ser cálida o fría, anhelante, acariciadora, tierna, distante, amenazadora o permisiva, despreciativa...


Igual que ocurre con el tono o el volumen, la expresividad de la voz del narrador va a aportar, combinada con el contenido de la historia, diversos visos de sentido a los personajes y, por tanto, influirá en la aproximación del lector hacia ellos. La policromía y la rica plasticidad que adquiere un texto por medio de este recurso bien utilizado es algo que muchos novelistas, encerrados en una neutralidad expresiva carente de matices, deberían tener en cuenta.


Tono, volumen y expresividad: tres herramientas muy útiles para modular la voz del narrador, cuyo dominio llevará a una perfecta adaptación del discurso a su contenido.


EJERCICIO PRÁCTICO: (modular la voz).

- Concéntrate en tu estado anímico actual y, cuando tengas claro cuál es, escríbele una carta a un amigo (no muy larga por favor). Cuéntale lo que te ocurre sin usar una sola palabra abstracta (pena, alegría, tristeza, desazón, melancolía¿), es decir, por medio de acciones y expresiones concretas, usando los recursos que se han dado en esta lección para teñir el discurso del estado de ánimo del que partiste.

_________________
«Ilya i harya essë ná» (Todo lo que tiene nombre existe)
«Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: he visto atacar a balrogs en llamas más allá de Eregion; he visto rayos de Ithildin brillar en la oscuridad cerca de las puertas de Moria... Todos esos momentos se perderán como lágrimas en el Anduin. Es hora de morir.»


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Jun 24, 2004 10:32 pm 
Ciudadano de Bree
Ciudadano de Bree
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Jun 28, 2003 3:50 pm
Mensajes: 75
Bueno, he exagerado un poco mi estado de ánimo, pero por ahí anda... Por cierto, perdón por las faltas, la mayoría son intencionadas xD

Hola Manu:

Acabo de hablar con Pal, esa chica de la que te hablé, la que conocí en el curro ese vendiendo tarjetas. Sabes, ¿no? La he llamado al móvil y no sé ni lo que he dicho, pero... “Dios”, hemos quedado para este sábado, ¿lo puedes creer?. Yo no..., yo todavía no me lo creo... Me ha dicho que pensaba llamarme para su cumpleaños que es ahora en Julio, y claro yo le he dicho que “iré encantado, que será un placer”... Dios, cuando lo he dicho yo creía que me moría..., me he dicho: ¡cómo se puede ser tan cursi! y me he querido morir ahí mismo, pero parece que se lo ha tomado a guasa y todo ha ido bien... vamos tan bien que me ha dicho que soy muy simpático y que se ríe mucho conmigo. Uff ¡¡Estoy más contento!!!. No, estoy “acelerao” tanto que si ahora mismo cojo las pesas me destrozo.

Bueno, y ahora tengo que comprarle algo chulo, algo que se note que me lo he currao, ¿alguna idea? Acepto sugerencias, pero sea lo que sea que tenga clase, nada de los veinte duros, porque como no le guste yo me hundo, vamos, me hundo como el Titanic.

¡ Mi madre ¡ ¿y el sábado dónde la llevo?, porque al Mac Donald´s no va a ser... ¿conoces algún restaurante bueno por el centro? Que no sea muy caro, que todavía no he “cobrao”.

Bueno, “tío”, ya no escribo más que no me tengo. Mañana te sigo contando y me dices lo que sea.

Salu2,

Aldor


CORRECCIÓN:

Muy bien, perfecto, nada que reprochar.

_________________
En el Principio era el Verbo, y el Verbo era en Dios, y el Verbo era Dios...


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Jun 25, 2004 7:35 am 
Viajero Asíduo
Viajero Asíduo
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Abr 24, 2004 11:03 am
Mensajes: 37
Ubicación: Sabadell (Barcelona)
bueno aqui teneis la carta.
Espero que esta vez no se me haya colado alguna falta de ortografia. Este corrector nuevo semiautomático me esta dando un montón de problemas. Me cambia las palabras sin que yo me de cuenta. :?

Estimada amiga Noemí

Me pides que te comente el último capítulo de mi relato, pero por lo que tengo entendido la ultima vez no te mande un capitulo sino dos.
Veras, escribir el capitulo IX resultó tan fácil que parecía que se escribía solo. Las líneas llenaban páginas y paginas y no veía ningún sitio donde poner el final.
Ya viste que decidí sacar a mis protagonistas a pasear. Por lo tanto ,éste no ocurre en esa sempiterna sala de estar, sino que pasa en la calle, en la posada, en la tienda... Además ella no se pasa el capitulo contando su vida. Ya te dije que no esperaras nada sobre orcos en éste.
Pero como algo de su vida tenia que contar, decidí sacar del armario al comerciante de especias haradrim. Me iba a ser útil para mostrar el complejo nudo de relaciones que hacia que ella estuviese siempre informada y provista de materiales para fabricar sus productos. Convertí a mi protagonista en alguien importante para su gente, alguien que provocaba en el sureño una reacción de sumisión que casi rayaba la adoración.
El capitulo quedo redondo, creo que es de los mejores que he escrito pero esto tendrán que juzgarlo los que lo lean.
El frenesí de la escritura no se me calmó, por lo que decidí ponerme inmediatamente con el X. Y este debía empezar, inevitablemente, con la visita de los hermanos haradrim a su señora. Creí que solo colocando a los tres en escena y con una oportuna retirada de Bob, tendría solucionada la cuestión.
Pero ese día tenia la musa traviesa. Mientras mi mente recreaba esa escena, un estremecimiento de placer me recorría todos los miembros. Me sentía morbosa, con el corazón acelerado y la respiración entrecortada. En una especie de orgasmo mental. Imaginaba a los dos hombres frente a ella sintiéndose disminuidos ante la grandeza de quien era su interlocutora. Pero ella no era una reina o una gobernante. Era una especie de consejero, un tanto chaman y otro tanto sacerdotisa de una especie de oráculo. Por lo que tuve que inventar un ritual. ¡Ay los rituales! Tú sabes lo que me fascinan. Desde la simple costumbre de pedir la bendición antes de salir de casa de las gentes hispanoamericanas, a las complicadas ceremonias de iniciación de las tribus papues, pasando por las ceremonias de vasallaje medievales.
Me sentí a la vez ella y el, la señora y el vasallo, mientras describía ese ritual. Mi boca se secó mientras imaginaba las palabras que el podría dirigirle a ella. Sentí un nudo en la garganta y no pude escribirlas. Si alguien me hubiese pedido que las recitara creo que no me hubiese salido ni una palabra de la boca. Cerré un momento los ojos para recrear esa escena y casi cedí a la tentación de describirla milimétricamente mientras sentía a la vez las emociones de los protagonistas todas juntas en mi cabeza.
Pero el problema llegó después, yo había sucumbido a mi morbosidad. Había escrito en el papel aquello que me producía esa sensación placentera. Pero a la vez sentía que aquello que escribía era gratuito, una especie de gozada particular que no aportaba nada al transcurrir de la historia.
Le mandé lo que había escrito a Inma y a Lola y les pedí su parecer. Creo que era la primera vez que me sentía tan insegura, temía que ellas lo notaran. Pero ninguna de las dos se dio cuenta de porque yo dudaba en ese momento. Estuvimos hablando con Lola sobre ello y creo que empecé a ver un poco claro que de ese episodio, que me parecía tan gratuito, se podía sacar algo que de verdad llenara esa historia.
Tú me dirás si lo conseguí. Creo que poner a esa vieja orco justo en el otro lado de lo que ella fue, era la guinda que le faltaba a ese pastel.
¡Ojalá no me haya equivocado y en vez de azúcar le haya puesto sal y a todos les parezca algo incomible!

Espero que me escribas pronto y me cuentes de verdad que te pareció, ahora que ya te conté mis motivos para escribirlo.

¡Hasta pronto!

Aerien

CORRECCIÓN:

Bien, aunque algo escaso de tono, tan solo hacia el final se empieza a gritar al lector.

_________________
- Ghash, ¿eso es fuego en ...?
- Si chico- me dijo- eso significa fuego.
- En la lengua de los orcos- dije yo con un hilo de voz.
- Es que yo fui una vez un orco- contestó con una voz suave y una sonrisa.
Y se marcho.
( de Ghâsh)


Arriba
 Desconectado Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 136 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron