| NÚMERO 262131| | PRECIO: 0 € | www.elponeypisador.com |
SOBRE PELICULAS Y ESPECTACULOS
Más ‘nerds’ que nunca

Fecha: 19-08-2004 • Hora: 14:01

Hoy en día nadie necesita justificar su fanatismo ya sea por Tolkien, el Emule o Pokemon. ¿Estamos enfermos?
La tendencia ‘nerd’ se identifica con el síndrome de Asperger (AS). Es una variante suave del autismo, descubierta en 1944 por Hans Asperger

Articulo extraido de La Vanguardia , para que asi os eviteis registraros.

 
 
Si aceptamos que la cultura de masas y el marketing transoceánico son buenos indicadores sociológicos (que lo son), tendríamos que admitir que algo está cambiando entre la población del llamado primer mundo. El periódico británico The Guardian, entre otros muchos, se ha hecho eco del fenómeno y lo ha titulado a lo bruto, dejando a un lado la corrección política: Todos somos nerds (12 de diciembre, 2003). Nerd no tiene traducción exacta al castellano, pero para entendernos basta con recordar la profética película de 1984 Revenge Of The Nerds, conocida en España como La revancha de los novatos. Nerds eran los protagonistas de aquella disparatada avanzadilla de empollones, retraídos y torpes que se rebelaban contra los universitarios bellos, populares y triunfadores. Esa revancha es la que estamos viviendo hoy en día, a tenor de las últimas jugadas de los mass-media.

Basta con mirar cada uno a su alrededor: hace unos años cualquier espabilado hubiera podido señalarnos con el dedo al grito de: ‘¡neeeerd!’. Contabilice en su caso y reflexione: un ordenador con salvapantallas de Matrix, un móvil con sintonía cinéfila o televisiva, una figurita de Los Simpson en cualquiera de sus infinitas posibilidades, una camiseta con estampado comiquero o cinéfilo, un libro de Harry Potter, un cartucho de la Playstation, media entrada de cine de Spiderman 2 con obsequio de palomitas en el reverso, un DVD promocional con el making-off de El señor de los anillos, una agenda con más emails que teléfonos, una cámara de fotos digital y un reproductor de MP3. La pregunta clave es si realmente todos somos nerds, como decían en The Guardian, o es que nos han transformado por medio de algún virus informático de tipo gusano.

Aunque la disertación pueda parecer superficial y las causas demasiado circunstanciales, existe un dato que sugiere una perspectiva más trascendente: el Síndrome de Asperger (AS). Se trata de una variante suave del autismo, descubierta en 1944 por el físico vienés Hans Asperger, y reconocida oficialmente como desorden neurológico en 1994. A los afectados por el AS no se les considera autistas, entre otras cosas porque tienen un coeficiente intelectual normal, o incluso alto, aunque comparten ciertos rasgos de comportamiento, como escasa empatía, incapacidades emocionales varias, rutinas compulsivas, intereses muy limitados, pobreza en el lenguaje oral y corporal, prosodia rara, dificultad para ajustar distancias corporales y sobrevaloración del detalle en perjuicio de la totalidad. Incluso se recoge como un rasgo clínico para detectar el AS la preferencia por la ropa floja. En definitiva, ser un nerd equivale a tener muchos puntos en la escala de Asperger.

Amenaza AS
Los estudios sobre el AS no son todavía muy extensos, pero se sabe que es seis veces más común que el autismo y que en ciertos ámbitos como el mundo de la informática puede alcanzar el 25%. Y se estima además que entre un 30 y un 50% de los adultos con AS no han sido nunca diagnosticados. Una persona con AS puede hacer una vida completamente normal, por mucho que se le considere un tipo raro, o un nerd. Los especialistas señalan que, en estos casos de asimilación cotidiana del síndrome, los afectados desarrollan fijaciones que combinan bien con sus peculiaridades, aficiones tales como la informática, la ciencia ficción, la fantasía, los videojuegos o los cómics. Ámbitos que favorecen la individualidad, los procesos repetitivos, los lenguajes no emocionales o emocionalmente básicos, y la acumulación de nombres, códigos y demás detalles que distraen de la visión global.

Ahora multipliquemos Síndrome de Asperger por mercadotecnia capitalista y comenzaremos a ver correr los signos de dólar. Star Trek, Star Wars, El señor de los anillos, Los Simpson, el manga, Playstation, Matrix, Internet y la mayoría de los fenómenos de masas de los últimos tiempos se pueden explicar en base al AS. ¿Se podría hablar por tanto de una Cultura Nerd o una Cultura de Asperger? Y si es así, ¿qué fue antes, el AS o los muñequitos de Star Wars? Hoy en día, superada la vergüenza trekkie, ya nadie necesita justificar su fanatismo nerd, ya sea Tolkien, el Emule o Pokemon, y el motivo es que estamos hablando de la cultura pop que se ha impuesto mayoritariamente en todo el planeta. Cada vez existen más sagas a las que engancharse, más colecciones que completar y más gadgets adictivos, y la onda expansiva apenas acaba de inaugurarse. Ya existen organizaciones como O.A.S.I.S. (Online Asperger Syndrome Information and Support) donde tratan de ver el lado positivo del síndrome y anuncian que personalidades como el filósofo Ludwig Wittgenstein o Bill Gates son típicos casos de AS. Otros popes de la industria del espectáculo y las comunicaciones como George Lucas, Steven Spielberg, Quentin Tarantino, Steve Jobs (Apple) o David Filo y Jerry Yang (Yahoo!), también son autodiagnosticados –a simple vista– como AS, en un intento claro de normalizar el síndrome. Aunque uno se pregunta si es necesario apoyar a quienes ya están manejando el cotarro del nuevo siglo. La revancha se ha hecho realidad.

  
 
 
Enviada por: _AiNuR_
 
Publicar en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Menéame Publicar en Blogger Compartir en Tuenti RSS