Ir a Posada de Mantecona
 


Homenaje a una Pequeña Posada
Por Baranduin
 
En un antiguo pueblo,
en un viejo camino,
había una pequeña posada
donde servían trasgo con vino.

Akerbeltz era el regente,
Zebadilla el posadero,
ellos son quienes pagan
si en el bolsillo no hay dinero.

En las cocinas encontramos
los más sabrosos manjares,
ogro al horno con pimienta
es una de las especialidades.

Y a aquél que lea esto,
que se pida una cerveza
negra y de espesa espuma,
y que no tenga pereza

y que nos haga el gran honor
de venir a echar una mirada
a esta pequeña posada
que es #el_poney_pisador.
 
Baranduin
 
 
 

1190 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: