Ir a Posada de Mantecona
 


La Luna y El Mar (Recuerdos de Belfalas)
Por Falas
 
Sobre un papel trazos
de dos olas rotas sobre un acantilado,
de espuma color de plata
de sol susurrando a las falas...

Nostalgia de una vida pasada,
que aún hoy es un recuerdo vivo
en medio de una Posada
que alimenta mi olvido.

Fuimos amantes en la bahía:
tú prendida en el cielo
yo disperso en el infinito,
abandonados a los placeres
en perfecta armonía.

Eran tiempos proclamados
por todas las lenguas de la Tierra,
pero un destino y un pasado
por el mismo sendero transitaron.

El poder del Enemigo Oscuro
envió Beleriand al fondo de El Mar
y olas y espuma se abrieron
para dar refugio a las almas en luto.

La Luna de plata está fría,
sombreada de color infierno
pues desde aquél día
El Mar fue el alimento
de las esperanzas y anhelos
de los elfos navegantes.

Los amantes de Belfalas
que se acercan a la Bahía
juegan con la espuma
entre besos y caricias,
no olvidan a El Mar y a La Luna
que los miran con ternura.
Los amantes en su piel tatúan
al astro y a la vida fundidos en un abrazo
para no olvidar nunca
la pasión que los sedujo.


 
Falas
 
 
 

715 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: