Ir a Posada de Mantecona
 


Oda a los hombres de Mordor
Por Soyal
 

Escalofríos dominantes se aferraban
a un cuerpo confuso ya sin vida
que en un jardín de hortensias yacía
helados sus pétalos
helada su alma.

Y de un salto se incorpora.

Ahora muerto viviente,
caminas como cada día,
entre otros muertos, entre otra gente.

Paso a paso.
Nota a nota.

Una muchacha tocando la nabla
y a cada compás una gota.
Llueve, ella baila, otros corren.

Gota a gota

Muerto viviente, no escapes
Cada nota devuelve la vida,
La que perdiste por mala maña.

Gota a gota,
Nota a nota

Tú decides
Vive ahora o muere siempre.



Soyal 10/3/1998
 
Soyal
 
 
 

500 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: