Ir a Posada de Mantecona
 


Elfa desilusionada... o eso creía ella
Por Fannah
 
Tú, flamante injerto en mi mirada,
sufriente amante de Antares, me privas de ensoñecer,
acumular tu bien en mí.
Tiraste tu mar a los abismos; me cundes, acercas, sonrojas mis labios envueltos en tu piel... Atenuante rostro sin paz que triste actúa por consecuencia.
Añades un nivel más de tierra sobre tu lápida,
ocultas la sien de las yemas, barajas tus cartas entre vestigios sin saber,
mataste la cuña del Sol que manaba por crecer en mis pupilas, aquella noche que lo calaba cayentes las lágrimas
me iban dando fuego,
mostrásteme que entre el hueco de tus manos
la sal se derramaba e ilusiones fugitivas
que al precipicio llegaron,
dulce y paisana guerra de haces...
Persigues alas, mas...
éstas que aquí callaban, al suelo, a lo inerte
dejaste desfallecer.
Odioso príncipe de ésta mi historia,
cuyo insípido corcel al Este arrancó con pasión, desmesura...
Aquel mi sombra de amor.
Quédate conmigo mi bien.
 
Fannah
 
 
 

503 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: