Ir a Posada de Mantecona
 


Por Cala_Ithil
 
Cada vez que te acercas
mi corazón se acelera,
el mundo entero se desvanece,
quedas tan sólo tú.
Mis ojos recorren tu rostro,
mis manos buscan tu piel;
mi cuerpo te pertenece,
tú lo sabes, yo lo sé.
Tu voz resuena en mi alma,
me embriaga tu aroma dulzón,
el mundo desaparece
enterrado tras la pasión.
Mis labios encuentran los tuyos
que aún saben a sal
de recorrer con ellos mi cuello,
de buscar más allá del mar.
Nublas mi juicio,
enturbias mi mente;
cuando tú apareces
ya no hay nada más.
Dejas en el centro
de mi mundo y mi universo
tu calor, tu dulzura, tus besos.
 
Cala_Ithil
 
 
 

768 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: