Ir a Posada de Mantecona
 


Alas
Por Soyal
 
Cuando estoy triste mi cuerpo cambia
por motivo, la injusticia
o quizas sea por la rabia.

Me arde la garganta con vocablos contenidos
esculpo en mi mente
fogosos insultos jamás pronunciados.

Y
con silencioso orgullo,

Se quiebran los huesos de mi columna
se rasgan las vestiduras de mi espalda
alzándose dolientes y hermosas
las ganchudas osamentas
que sostiene la piel
que conforma mis alas.

Baten ondeantes
gloriosas
briosas y poderosas.

A un impulso vuelo.

La sangre se escurre por mi lomo
colándose entre los huecos de mis escamas
la lluvia salada moja mis ojos
y brumas grisáceas ocultan las montañas.

Ya no me quedan ni fuerzas ni alma
para ondear mis banderas
y sobrevolar los males
hacia otras tierras.

Poco a poco, pero inexorable,
se marchitan.
Caen como pedazos de flor
movidos por el viento
sin haber brillado al sol.

Y vuelvo a ser yo.
 
Soyal
 
 
 

498 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: