Ir a Posada de Mantecona
 


Carpe Diem
Por Aldor
 


Qué, si mañana todo fuera nada, si
último fuera hoy el día y no pudiera verte
en dónde reposaré mis labios hasta que llegue la muerte
si al apagarse la luna, el sol no le siguiera e
implacable el nocturno sudario a todos nos cubriera, si
mañana, querida, ya nunca estuviésemos juntos,
esta noche, mi niña, ¿no me besarías, ni me
asirías en ti hasta que llegue el día, no
me darías tu alma dejando pasar el tiempo...?
¡Ah, nuestras vidas perdidas que se fueron!, ¡Oh el
sol que nació allende tantas veces!, ¡Oh
el cruel resabio amargo de tus besos...!,
Si mañana para siempre pudiéramos perderlos, ¿no
te gustaría haber dado los besos que no diste...?
aunque mañana el sol de nuevo nos visite, las
rosas como siempre en otoño se marchitan,
déjame, pues, que ahora pueda yo quererte y
en las rosas viviremos más allá de la muerte.
 
Aldor
 
 
 

526 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: