Ir a Posada de Mantecona
 


Sobre un Hijo de Rohan
Por Astaldo
 
Resuena el cuerno en la montaña,
Los hombres se marchan a la batalla.
Oh, Señor de los Caballos,
¿Oyes al Rey llamando a sus vasallos?

Las banderas al aire ondean,
Los pendones con el viento juegan.
Ah, hombre de los cabellos cual Sol,
¿De la batalla irás en pos?

Las mujeres no encuentran sosiego,
Y entre los niños no hay consuelo.
Oh, valeroso Hijo de Rohan,
¿Secarás los ojos que por ti lloran?

Los jinetes cabalgan hacia Gondor
A luchar contra las huestes de Mordor.
Oh, gran admirador de los Mearas,
¿Una esperanza de volver guardas?

Las valientes lanzas ya se astillan,
Mas los rudos hombres no se fatigan.
Oh, protector del Castillo de Oro,
¿Piensas dejar a tu hermano solo?

La obscuridad se ha extendido,
Y un cuerpo permanece tendido.
Oh, acabado guarda de Edoras,
¿Es que por tus hermanos aún lloras?

Tu cuerpo mortal está destrozado,
Pero tu alma al Sol ha volado.
Oh, gran Hombre que su vida ha dado,
¿Ves que la Libertad has alcanzado?
 
Astaldo
 
 
 

623 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: