Ir a Posada de Mantecona
 


Delirios de Frodo herido.
Por enumanus
 
¡Oh! Estimado tio,
el dolor me consume
en esta noche fria,
esperando que vuelvan
ellos a buscarme,
antes de que apunte el día.

¡Tiemblo! Mas entre las llamas
me parece verlos.
Acechando, susurrando,
arrastrando su maldad
por el torturado suelo.

El anillo, ¡mi anillo!
Se desliza inquieto
por entre mis dedos.
Gritando enfebrecido,
abrasando mi cuerpo.

Y un millar de espadas
se clavan en mi pecho,
y unas garras afiladas
me arrastran hacia ellos.
Y despierto.

Allí están bajo el sol
de la mañana.
Sam, Merry, Pyppin
y el montaraz Trancos.
Que fugaz alivio
el poder verlos.

Para volver a encontrar
la noche inacabable,
el dolor, el sufrimiento,
la lucha que irrumpe
sin piedad en mis adentros.

¡Oh! Querido Bilbo...
 
enumanus
 
 
 

560 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: