Ir a Posada de Mantecona
 


El baño
Por enumanus
 
¡Oh! Sentir la caricia del agua caliente
cayendo fugaz y generosamente
por mi espalda. Abrazándome y vistiéndome
de resplandeciente espuma ardiente.

¡Oh! Poder redescubrir los pies cansados,
inundados al fin de fragancias salvajes.
Deleitándose del baile relajado,
del reposo de quien hizo un largo viaje.

¡Oh, amigos! Ese baño al atardecer,
coloreado por el sol ya esquivo.
Brillando una corona está en mi ombligo,
mientras sueño y canto a la vez.

¡Oh! Descanso bien merecido...
 
enumanus
 
 
 

532 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: