Ir a Posada de Mantecona
 


Agonizando
Por enumanus
 
Estando herido de muerte
oigo voces en el pasillo,
ajenas a mi desdicha,
conscientes de mi destino.

Voces.
Que se convierten
en orcos ennegrecidos,
en choque de mil espadas,
en gritos de los caidos.

Voces.
Que van y vienen
bañándome en sudor frio.
Intento llamar a alquien
mas nadie me presta oidos.

En la soledad de la alcoba
la muerte alcanza sentido.
Tras la puerta la vida sigue,
tras la puerta solo hay olvido.
 
enumanus
 
 
 

584 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: