Ir a Posada de Mantecona
 


Dejemos el amor para el Más Allá
Por Arwynem
 
Ya no me queda nada.
Mi cuerpo se ha convertido en algo vacío.
Mi mente, en una instancia ajena al tiempo.

Estoy sola.
Jamás volveré a ser esa persona.
Ese ser que éramos juntos los dos.

Te has llevado todo.
Ya no sé vivir, ni respirar.
He olvidado cómo sentir.

Me creerás egoísta pero,
aun aquí, sintiendo tu piel fría e inerte,
tengo la certeza de que nunca te perdonaré.

Yo misma hubiese tallado la madera
y dado forma al metal de esa flecha.
La hubiese hundido en mi carne.

Pero me apartaste de su camino,
y, mirándome mientras tu vida se apagaba,
simplemente me dijiste –adiós mi amor-.

Para Anaratar
 
Arwynem
 
 
 

488 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: