Ir a Posada de Mantecona
 


La Balada de Dargos y Bethiel
Por dargos
 
El día del conocimiento
Ella estaba de azul
Vestida de fino tul
Y el muerto de aburrimiento

Aburrimiento por el trabajo
Y la vida de Montaraz
Aburrimiento la falta de paz
Y sobre todo por estar siempre abajo

Debajo de algo aplastante
Que es el aburrimiento

Pero hasta el más indigno
Recibe dignidad
Y allí la vio en la oscuridad
De un castillo ígneo

Ígneo era por la guerra
Y ella no podía escapar
El se enamoro y corriendo la fue a buscar
Pero ella lo vio a lo lejos caído en la tierra

En la tierra por una flecha, cayo
Pero como había caído, se levantó


Ella se enamoro
El se emociono, al verla en sus brazos
Y con gran fuerza en sus pasos
Partió y jamás volvo

Y no volverá jamás
A las tierras de sus padres
Porque el no la supo cuidar, o no supo como cuidarle
Porque un orco se la llevo y no volverá, quizás

Oh!! Y el la busco

El monte lo vio
Lo vio el río
Lo vio la montaña
Lo vio el trigo

Porque al enterarse tomo
Lo primero que vio,
Un hacha
Y así emprendió la penosa marcha

Pero no dio con ella


Y la balada como muchas veces
Termino en tragedia
El se fue barranca abajo por la miseria
Y Ella esta perdida donde los peces
 
dargos
 
 
 

481 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: