Ir a Posada de Mantecona
 


El claro del lago
Por Dremonix
 
Exicitación, miedo y alegría,
reunidas todas en el claro del lago.
Dos amantes viéndose a escondidas.
Dos niños de temblorosas manos.

Él la toma entre sus brazos,
delicadeza de corazón enamorado.
Ella se aferra con ojos desesperados,
lujuria libre tras encierro forzado.

Cae la ropa como hojas de otoño.
El calor sube como si fuese verano.
Acaba el invierno de dos corazones.
Explota primevera de pasiones.

En el bosque, galopar de caballos,
avisa que la dicha ha terminado.
Sólo un lugar para no ser separados,
sólo el lago acojera su pecado.

Cuando los cascos alcanzan el claro,
encuentran dos flores flotando en el lago.
Prefirieron morir a ser separados,
y marchitar sus almas en maceteros dorados.
 
Dremonix
 
 
 

578 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: