Ir a Posada de Mantecona
 


Baneado
Por LocoGris
 
Baneado: Admitidme en la posada.
Necesito dar una calada,
mire la capa empapada,
y está mi ropa mojada.

Mantecona: Nunca llueve pero diluvia,
en Bree se oye decir.
Y no os pienso servir
ni una pinta de mi rubia

Baneado ¡Oh, gran posadero!
¡Ilustre tabernero!
¡Perdonad al escudero
que os fue tan traicionero!

Mantecona: No sea usted mentiroso,
pues me resulta enojoso,
que no soy tan poderoso.
Bob: ¡Aunque si un poco roñoso!

Mantecona ¡Camastrón de pies lanudos!
¡Te haré tragar dos escudos,
de unos modos tan rudos,
que quedarán todos mudos!

Bob Disculpad a este majadero
que os sirve con esmero;
y que pase el pasajero
(sobre todo su dinero).

Mantecona: Entre dires y diretes,
metido ando siempre en bretes.
Pasa, cuida ande te metes...
¡no me atasques los retretes!.

Baneado: ¡Hueco tengo en la taberna,
fuera sople la galerna!
¡Ya no me tiemblan las piernas!
(A Mantecona) ¡Dicha y gloria sean eternas!
 
LocoGris
 
 
 

572 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: