Ir a Posada de Mantecona
 


Aveces el silencio
Por tundra
 
A veces el silencio me trae susurros
Susurros enigmáticos que juegan a ser palabras…
Trato de descifrarlos, los visto de señalesLos lleno de pronósticos
Que coinciden misteriosamente con mis deseos ocultos.
A veces el silencio se colma de alaridos
De llantos que ya lloré hace mil años
De gritos que anidaron semanas y semanas
En mi laringe seca a fuerza de callados llantos.
Pero a veces el silencio es solo silencio
Sin grillos trasnochados, ni aliento de rocíos
Una congelada paz que suena a muerte
Y tiemblo con los ecos de ese mudo silencio
Pegando la oreja a todas las puertas
Esperando un susurro, tal vez un alarido
Esperando la más imperceptible señal de vida.
 
tundra
 
 
 

403 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: