Ir a Posada de Mantecona
 


Errante silencioso
Por Elental
 
Randîn, errante silencioso...
déjame ver tus manos otra vez,
déjame verlas con todo su esplendor,

Randîn, errante silencioso...
déjame tocarlas, por primera vez,
déjame acariciarlas porque son para mí

Randîn, errante silencioso...
déjame acompañarte para ver esas manos,
déjame seguirlas en tu solitario caminar

Randîn, errante silencioso...
déjame seguirte, para ver esas manos,
déjame seguirte, en silencio apesadumbrado

Randîn, errante silencioso...
son tus manos... son tus manos
 
Elental
 
 
 

560 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: