Ir a Posada de Mantecona
 


El brindis
Por enumanus
 
EL BRINDIS


Fueron dias de gloria, los que vivimos.
¡Mi espada no es ningún azadón,
ni mi escudo una pala!

Dias de gloria fueron, para los que sobrevivimos,
lamiéndonos las heridas sobre el enemigo caido.
¡La victoria, el mejor de los vinos!

¡No es mi casco un tiesto para plantar flores,
ni mis flechas adornos para las paredes!

Gloriosos fueron los dias en que no morimos…,
para acabar viviendo, para vivir bebiendo.
¡El amargo néctar del olvido!
 
enumanus
 
 
 

393 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: