Ir a Posada de Mantecona
 


Capitán De Los Rohirrim I
Por Irwin
 
Al alba iniciaría esta historia
amaneciendo al fiel caballero
anhelando volver a su tierra amada
sin evitar sentir desasosiego.

De guerras se llenarían
los heraldos, poetas y mensajeros
cruentas batallas enfrentarían
los personajes de este cuento.

Los kilómetros serían cuantiosos,
como cuantiosos serían los anhelos
él... capitán de ejércitos
deseando volver a su pueblo.

Levantóse el heraldo guerrero
A cubrir su piel de metales
En su funda vestida la espada
Dispuesta a defender sus verdades.

Caminó con orgullo al establo
Donde el corcel fuerte, veloz y bárbaro
Compañero de antiguas leyendas
Linaje de fieros y valientes caballos.

Colocó la montura con firmeza
Aseguró las armas, el escudo… limpió el barro
Acaricio el morro del jamelgo
Y se subió mirando al castillo dorado.

Inició al trote la recorrida
Miró el rumbo seleccionado
Y con la brisa fresca golpeando el rostro
Salió al encuentro de sus soldados.

Con el pensamiento puesto en su gente
Y el corazón entero en su morada
El guerrero comenzó el día
El primero de su viaje rumbo a la acampada.

El frío del camino inicia su papel
Cuan vil personaje de obra teatral
Intentando retrasar al fiel caballero
Anteponiendo obstáculos a la meta real.

Distante tormenta se asoma en la ruta
Tiñendo de gris el cielo del paisaje
Mojando las rocas firmes del sendero
Agregando más días al itinerario de este viaje.

Buscando refugio detiene la marcha
Dibujando una hoguera que le de calor
Decidido a pelear por su querida Rohan
Pone pecho y enfrenta el temor.
 
Irwin
 
 
 

264 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: