Ir a Posada de Mantecona
 


Namárië Atarquenta
Por Elloith
 
Namárië, Atanquenta

Namárië, Atarquenta

Pues este es un adiós

Definitivo o no, no lo sé,

Pero sé que no te hallaré en este mundo.

Tú me hiciste caminar por anchas tierras

Desiertos vacíos y mares profundos

Sendas olvidadas y montañas escarpadas

Pero nunca hallé reposo en mi corazón inquieto. Quería más.

Por mil leyendas he cabalgado

A cada cual mas maravillosa

Elfos y hombres hacían

Las más increíbles hazañas. Necesitaba más.

Surqué por los mares del oeste

Junto con el brillante Ardamirë

En brillantes olas de letras

De palabras bellas y antiguas. Ansiaba más.

Caminé por los más fieros bosques,

Llenos de criaturas ancestrales

Reyes de los árboles

Envueltos en el olvido. Anhelaba más.

Hermosos seres cantaban

En la beatitud de Aman

Y yo los escuchaba

Embelesada por sus palabras dulces

Y sus melodías arcanas. Desesperaba por más.

Vi la luz de dos árboles de plata y oro

Que iluminaron mis ojos y encendieron mi corazón

Pues en él llevo la nostalgia

De un mundo donde existen la beatitud y el dolor. Y lo deseo. Aún lo deseo. Siempre lo desearé.

Y si, llevo nostalgia

Dolor sempiterno en mi alma

Porqué añoro lo que me has enseñado

¡Oh! Padre de las lenguas

Dañaste mi corazon y mi mente

Con tus bellas leyendas

Y ahora no olvido ni Valinor

Ni Gondolin la bella ni Tirion la Alta.

Lugares hermosos, ciudades encantadas

Bosques llenos de misterio, ríos helados

Lagos diamantinos, montañas nevadas

Seres hermosos, que mi mente encandilaban.

¡¿Por qué me haces sufrir

Dándome lo que no puedo conseguir!?

Me devora la melancolía de saber

Que ni en el fin del mundo podré ver ese mundo que me has mostrado

Odiado y amado Atarlámbi aquí me despido

Pues ni esta ni mil poesías aplacaran mi amor por ese mundo que creaste

Ni mi afán de aventuras ni mi anhelo de leyendas

Ni mi esperanza de aliviar el dolor de mi interior.

Namárië Atarquenta, Namárië.
 
Elloith
 
 
 

475 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: