Ir a Posada de Mantecona
 


Un relato más
Por Ellohir
 
Esta es la historia de una lección, de como aprendí algo más en mi largo historial de aventuras.

Había una vez un yo inexperto e engreído (¿os lo podeis creer?). Acababa de llevarve una decepción al darme cuenta de que aún estaba solo después de la muerte de mis amigos. Seguía pensando que si no tenía amigos, un lugar de residencia habitual y quizás hasta una compañera, era culpa mía. Había estado todo el día andando, meditabundo, y llegué a un poblado del cual he olvidado el nombre. Necesitaba un descanso, y me dirigí a la posada local. Allí pasé la noche.

Al pedir el desayuno, vi a un hombre señalando mis orejas y riendose de mí. Evidentemente pensaba que no podía oirle. Lo dejé estar y desayuné. El hombre en cuestion empezaba a irritarme, asi que partí. Había recapacitado y pensaba volver a correr aventuras, pues sabía que aun no era un buen guerrero, y menos aun sabio. Así que me dirigí a la puerta principal y salí. Al recorrer un par de kilometros a pie, oí algo. Evidentemente, los hombres escondidos en los arbustos no se esperaban eso, pues querían abalanzarse sobre mí. Giré sobre mis pasos y volví hasta la posada. Esperé tomandome un rico zumo de naranjas a que alguien saliese de la ciudad. Con suerte el se libraria de los ladrones, pues yo no estaba de humor. Y el hombre con cicatrices de antes no ayudaba con sus comentarios sobre las habilidades de los elfos en la cama, comentando sobre tendencias "irregulares" en los habitos sexuales. No, definitivamente no me hacía gracia.

Al volver, seguí oyendo voces tras los lados del camino. No iba a hacerles el favor de tomarme por sorpresa: desenvainé y me dispuse en posicion. Los hombres evidentemente salieron y me atacaron sin vacilar. Lo que hasta entonces no percaté esque eran tantos. No me dediqué a contar las voces. Los veinte hombres me rodearon y finalmente, pese a mis ventajas con respecto a mi especie, me ganaron y se disponian a matarme. De repente aparecio el hombre irritante, ordenó a todos que se fueran y ellos lo hicieron.

Empecé a pensar que el engreido este deseaba matarme el solo, asi que me puse de pie y preparé a recibir otro ataque. Pero, en cambio, el hombre se acercó y me tendió la mano. Era uno de esos ladrones nobles, ladrones de ladrones. Se hacía llamar "Hooding" pero supuse que solo era un seudónimo. Él habia enseñado a esos hombres tan excepcionales que me habían vencido, y con los comentarios de la posada pensaron que era un enemigo. Decidí alistarme a su banda, aunque le avisé que solo seria temporalmente. Me contestó que los elfos, con respecto a los humanos, son imposibles de "equiparar temporalmente".

Pasé junto a Hooding casi un año. Me enseñó a ser más calmado, encontrar algo de paz, descansar, ver la vida desde el punto de vista "hobbit", como el mismo decía. También me enseño algo mas de esgrima y defensa personal. Sus métodos no eran demasiado dolorosos, pero si fatigantes. Cuando le abandoné, me dijo que si había visto esplendor o riqueza en su vida. Me di cuenta que era su despedida, su ultima enseñanza: para ser feliz no hay que tener mucho dinero.

Y gracias a esta aventura, volví a partir solo, en busca de aventuras y conocimientos por aprender. A partir de ahora, si la sombra de la soledad me embargase, sabría algo mas para evitarla. Sabría a no juzgar a una persona a primera y segunda vista, y que debía buscar el lugar donde encontrara la paz y la amistad de personas como Hooding. Y si un grupo de hombres armados hasta los dientes se oian entre los arbustos, a contar las voces.
 
Ellohir
 
 
 

459 personas han leído este relato.

Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 25-01-2004 Hora: 23:18
Algunos párrafos están tan poco detallados que no se explican bien. Por la precipitación, te comes algunos nexos. Y es que no entiendo qué prisa tenías en escribirlo, pero si lo hubiera desarrollado más podría estar muy bien. Porque tiene cosas interesantes: el narrador en primera persona que además transmite cierta soberbia (y hasta desgana), está muy conseguido; la historia sorprende y tiene moraleja. Yo creo que tú mismo puedes comprobar fácilmente que el relato, con más tiempo dedicado, más datos, más detalles, más párrafos para desarrollar lo mismo, ganaría mucho y entretendría más, que es de lo que se trata.

Fecha: 25-01-2004 Hora: 19:11
No está tan mal hombre Cierto es que yo cambiaría alguna cosilla y añadiría más datos, pero bueno, como aún no publiqué nada no me las voy a dar de entendida. Seguro que tu próximo relato saldrá más a tu gusto

Fecha: 25-01-2004 Hora: 18:57
Para empezar, una mierda de relato sin historia y con mas moralejas de las que debiera. Quizás algun dia piense dos veces una historia y me salga mejor.

PD: esto lo he escrito yo? que mal escritor que soy! hmmmm... esta bien que yo diga eso?