Ir a Posada de Mantecona
 


El camino
Capítulo 1
Por Aldor
 
Oí una vez que el primer paso es el paso más difícil. Es cierto, pero no es exacto. Hay quienes les resulta muy fatigoso dejar su morada, pues piensan que no hay chimenea en el mundo más cálida que la que adorna su casa, ni asiento más cómodo que la vieja butaca que chirria en su salón. Otros, sin embargo, no sienten apego por las cosas propias, y aprovechan la menor oportunidad para lanzarse como perros tras su presa ante la menor posibilidad de una aventura provechosa, un lance divertido o , simplemente, la rotura de la rutina. Pero para todos, para trotamundos y hogareños, para caseros y recorrecaminos, para todos, el primer paso es el más peligroso, pues más en este que en ningún otro se marca nuestro destino. Hace poco he tenido la ocasión de comprobarlo.

En alguna ocasión tendré que presentarme y esta es tan buena como cualquiera otra. Os diré que mi nombre es Gonzalo sin más apellido que saberme hijo de Manuel y Constanza, pobres leñadores como yo. Vivo como siempre vivieron mis padres en la pequeña villa de Treeburgo, en tiempos ciudad vasalla de las tierras de Gondor y ahora más olvidada de todos que independiente de nadie. Nuestra vida es de común tranquila y sólo alguna que otra pequeña escaramuza de orcos nos quita alguna vez el sueño.

No hará ni dos lunas que Clara, la criatura más bella nacida bajo las estrellas, y por añadidura mi esposa, se mostraba triste y apenada sin motivo aparente. Pensé que quizá estaba preocupada por las últimas noticias que habíamos recibido del exterior. Se rumoreaba que algo extraño sucedía en el bosque, que las aves ya no piaban al alba como antes, que el venado, animal tan apreciado por nosotros escaseaba y que de la profundidad del bosque se veían luces de noche y al día no se encontraban fogatas ni restos de acampamientos.

- Dime Clara, ¿qué pasa por tu linda cabeza, que te muestras ausente, y cuando te hablo tardas en responder y cuando te miro me ignoras como si vieras a través de mí?- le pregunté un día. Mientras acariciaba su pelo. Sin embargo, no quiso responderme.

Durante más de tres noches le estuve insistiendo hasta que al final acabo por confesarme:

- Mi buen Gonzalo..., me conoces desde siempre, fue a ti a la primera persona que vi cuando llegué a este lugar tan hermoso, y de lo más hermoso que vi fueron tus ojos que se posaban en mi como embotados de amor; es por eso que no quise continuar mi camino y detuve mi viaje que se inició mucho tiempo antes y que no tenía fin..., me conoces desde siempre y, sin embargo, poco conoces de mí. Amado mío, mi estirpe es lejana y se pierde en el inicio de los tiempos, mucho tiempo antes de la Batalla y mucho tiempo antes de los habitantes de Gondor poblaran estas tierras. Nuestro poder antes era grande, pues pura era la sangre que recorría nuestras venas e inmenso el orgullo que ardía en nuestros ojos., Luchamos en grandes batallas, recorrimos lejanos lugares y conquistamos tierras indomables..,eran otros tiempos. Ahora todo eso está perdido y sólo despojos como yo, reflejos de otros tiempos, sobrevivimos perdidos por los caminos, y no está lejos el tiempo en que desapareceremos para siempre.
¡Cuánto saber perdido! ¡Cuánta nobleza envilecida con el tiempo! ¡Ya nunca volverán los buenos tiempos! Ya nunca volverá haber guerreros como los antiguos de mi estirpe que con un solo brazo arrasaban ejércitos sin esfuerzo... Me avergüenza pensar en mi poder, tan insignificante comparado con los Antiguos; sin embargo hay algo que aún prevalece en mi como flor que aguanta el invierno, y que además es causa de mi desdicha...Hay un poder que aún conservo intacto: adivino las desventuras de las gentes y te aseguro que desearía no tenerlo. Cuando he intentado ayudar a las personas a las que adivinaba sus males, siempre he salido perjudicada y en todas partes me han considerado pájaro de mal agüero y que las desgracias me siguen.
Querido esposo, algo funesto nos pasará... lo presiento, no se explicarte sólo puedo decirte que nuestros caminos se separarán en breve, y es por eso, que se me rompe el alma, es por eso que no duermo por las noches y por eso es que he perdido la dicha.

- Pero, querida, ¡qué dices! Nada nos separará. No lo permitiré..., quizá estés equivocada, quizá solo haya sido un mal sueño y ahora te atormenta su recuerdo. Quizá....

- No...- me interrumpió.- créeme. Ójala me equivocara, pero no es así... He visto que nuestros caminos se separan.

- Pero ¿cómo?- le pregunté mientras la abrazaba.

- Sólo puedo decirte, que reconozco los presagios... las aves ya no cantan, la noche se vuelve día en la profundidad del bosque y la primavera tarda en llegar.... no puedo estar equivocada, todo esta claro.. sólo puedo decirte que tu amor por mí me nos separará y sólo si es lo suficientemente grande nos volverá a unir...

- Entonces no hay nada de que preocuparse....- le dije, mientras le sonreía intentado demostrarle una seguridad que no sentía.

Al día siguiente, me levanté temprano, cogí los víveres necesarios para dos semanas, mi vieja hacha de hierro de talar, y puse mi primer paso sobre el camino en dirección al Bosque Cerrado, donde callaban las aves, , se iluminaba la noche y la primavera tardaba en llegar....


(Continuará)


 
Aldor
 
 
 

653 personas han leído este relato.

SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 27-06-2003 Hora: 19:29
Bueno el primer capitulo, tu no tendrás el ánima de tokien,verdad??' buenisimas las comparaciones, te felicito, para kuando el segundo capitulo??

Fecha: 27-06-2003 Hora: 18:09
Un estilo fluido, que muchos ya quisieran. La trama parece sencilla, y has de hacer de eso una virtud. Nos debes enganchar más con la siguiente entrega; que tengamos ganas de ver lo que acontece a Clara y a Gonzalo. En definitiva, no está mal

Fecha: 26-06-2003 Hora: 19:01
Muy bueno Aldor, se nota en tu estilo que llevas la obra de Tolkien en el alma... En algunos momentos creía leer algo suyo...

Fecha: 26-06-2003 Hora: 18:36
Mis más sinceras felicitaciones Aldor, yo también os ánimo a seguir

Fecha: 26-06-2003 Hora: 07:13
¿Para cuando la segunda parte? Sigue escribiendo Aldor.