Ir a Posada de Mantecona
 


El Fin de la Tierra Media
Capítulo 1
Paz
Por Aerandir
 
Desde el principio de la Cuarta Edad, la Tierra Media cambió cuantiosamente, libre de males y terrores del Mundo Oscuro que pudiesen ofuscar la armonía y la paz de esta nueva era, señoreada hegemónicamente por los Hombres, aunque también permanecían algunos resquicios de pueblos élficos, deseosos de perdurar en la Tierra Media. Por otra parte, los hobbits reestablecieron su apreciado orden y la tranquilidad que identificaba a estos curiosos, divertidos y despreocupados seres, después de la guerra que azotó la Comarca (provocada por Saruman y su repugnante siervo Grima Lengua de Serpiente); los bosques fueron asolados, los prados quemados y las colinas usadas como canteras para extraer piedra. Se dice que la Comarca nunca volverá a ser la misma de la Tercera Edad aunque siempre permanecerá verde y hermosa, sino, ¿qué sería de los hobbits?
El Árbol Blanco de Minas Tirith se cubrió de blancas y refulgentes flores, brillantes como el mithril, que resplandecían a la luz de la Luna como nunca lo habían hecho en años pasados. Las calles de la ciudadela fueron recompuestas con mármol inmaculado, labor que desempeñaron los Enanos de Erebor. Asimismo los elfos aportaron la belleza y la esbeltez de su pueblo cultivando árboles, altos y verdes a los dos lados de las calles. Minas Tirith brillaba como la más alardeada de las joyas, bajo las Montañas Blancas y bajo el mandato del Rey de Gondor Aragorn, hijo de Arathorn casado con la dama élfica Arwen. Aragorn reunificó el reino de Gondor y el reino perdido de Arnor, tal y como sucedió hacía más de 3000 años.
Así pues, paz. Paz era la palabra que, aunque no muy empleada en las anteriores edades, en la Cuarta Edad fue el símbolo de una nueva era florecida después de la fatal guerra en la Tierra Media.
La tierra de Harad había salido muy perjudicada de la batalla y los Señores de Harad sucumbieron todos en la guerra. Su pueblo se moría de hambre y no tenía dinero a consecuencia del gran expendio que provocó dirigir sus ejércitos a una derrota física y moral.
AnzudhaKôr gobernó a partir de aquél día las Tierras del Haradwaith y el lejano Harad. Él era la mano derecha de los Señores Haradrim, su sucesor en caso de muerte en la guerra. Ostentaba un espléndido don; era capaz de presagiar las victorias o las derrotas en las pugnas que se libraban. Por eso predijo, ante la mirada absorta de los Señores de Harad, que le consultaron si ganarían o perderían, una victoria, engañándolos para poder subir al poder de las Tierras del Sur. AnzudhaKôr era un hombre astuto, muy sabio y gran pensador. Era habilidoso con las armas; espadas, dagas...y además era un hechicero que dominaba todo tipo de influencias mágicas. No había ido a la guerra porque los Señores del Harad no lo estimaban digno para luchar.
Gondor y Harad mantenían una relación fría y distante porque la mayoría de los gondorianos consideraban que los Haradrim debían pagar las consecuencias de la guerra ( al no estar ni Sauron ni sus hordas de orcos ) y ser subyugados bajo el mandato de Gondor. Pero Aragorn, cauteloso y de buena voluntad, mantuvo una relación estrecha con Anzudhakôr.
Harad y Gondor unieron sus tierras estableciendo el mayor reino que Arda jamás haya visto desde el principio de los Tiempos. Así fueron pasando los años hasta que Aragorn falleció. Considerado uno de los mejores gobernantes de toda la historia, se decretaron en Gondor diez días de luto.

 
Aerandir
 
 
 

560 personas han leído este relato.

SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 06-01-2005 Hora: 17:57
No hay fallos de ortografía ni gramática reseñables, sin embargo hay cierta falta de habilidad formal, que sin perder coherencia, queda reflejada en las vueltas que le das a la situación de la cuarta edad. Pero en cualquier caso es una digna introducción, que nos sitía bien ante lo que, de buen seguro, nos tienes preparado.

Fecha: 13-05-2004 Hora: 21:55
Hola,bueno estoy acostumbrada después de leer algo,si se permite y se puede responder con algunas palabras..bien,pero:¿qué sería de nuestras historias si no hubiese maldad que corromper con el bien?.Espero tu nueva entrega..