Ir a Posada de Mantecona
 


El Lago Sagrado
Por Bregalad
 
Crudo invierno, devuélvemela pronto. Llévame al mar donde se acordó de mí y al rosal que la vio feliz.
Seis lunas nuevas he visto desde que partí a buscarla, entre el barro y los escombros de la aldea en que vivimos. La recordé un tarde junto al bosque, me acordé de todo lo que pasamos… y de sus ojos. Partí esa tarde caminando hacia el Valle Sin Fin por el camino del norte, un camino encadenado que aún recordaba sus pasos, y caminé, caminé medio dormido y sólo siguiendo el sonido del viento en sus cabellos.
Tres nutrias y un zorzal encontré en el camino, mas ninguno tenía noticias de mi amada; un mono juguetón me guío por un bosque, un río y un gran pantano, pero tampoco ahí estaba mi amada. Me abandonó entre las montañas y huyó mientras mi voz se perdía.
Crudo invierno, alimenta mis pies. Estácalos de a poco para volver al hogar.
La recordaba a ella, oía su voz mientras me arrastraba. Mi cuerpo hecho jirones se quemaba entre la bruma; bajaba lentamente, en largo lamento, la empinada cuesta montañosa. Y yo la recordaba a ella.
Me pareció un sueño, una terca pesadilla en que la roca me clavaba, en que el mismo cielo me torturaba. Siglos rodé, cuesta abajo, hundido en mi pesar y ahogado en mi hastío, mas de pronto recordé lo que ahí me había llevado: esos ojos… De pronto sentí que algo me detenía, sentí en la cara el roce húmedo del pasto verde. Besé la hierba y el rocío depositó suavemente su candor sobre mis labios: era como ella. Levanté la vista y el límpido reflejo del sol matutino sobre el agua chocó contra mi rostro… y lloré. Lloré porque el Lago Sagrado estaba ante mis ojos, y lloré porque mis lágrimas formaban ese lago. Y me di cuenta de que el lago formaba también mi rostro y supe que mi rostro era parte del Universo. Lloré porque junto al Lago cantaba una mujer, y miré sus manos y la sentí; miré su boca y la recordé; y miré sus ojos y supe que eran parte del mismo Lago, y el Lago los formaba: también eran parte del Universo.
Lloré porque el Lago me habló y me contó la historia de una mujer que esperaba; y lloré porque ella me habló y contó las lágrimas que en el Lago plantó. Lloré porque encontré a mi amada.
 
Bregalad
 
 
 

452 personas han leído este relato.

Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
De: Yuna
Fecha: 16-05-2005 Hora: 20:09
Hermoso Bregalad! Invita a que te sumerjas en él, en el romanticismo y ternura que abarca. Muy profundo, me encantó.. Enhorabuena

Fecha: 04-01-2005 Hora: 17:05
Precioso. Es un canto, casi más pripio de la sección de poemas que de relatos, pero con suficiente intensidad, entrega, brillantez y redondez como para estar aquí.

Fecha: 01-10-2004 Hora: 00:52
Muy romantico y bbello! tiene su toque de armonía fantástica hermoso! bello, bello...me encantó!! sigue así!


Fecha: 25-06-2004 Hora: 11:58
Que preciosidad de relato... Bien narrado, muy emotivo, enhorabuena