Ir a Posada de Mantecona
 


Llanto de un alma inmortal
Por Tuilere
 
Era noche, noche oscura y fría. El cielo lloraba estrellas, estrellas muertas que caían agonizantes en el horizonte. El bosque estaba callado, ni un pájaro cantaba, ni un hombre lo recorría, solo había silencio. El susurro de las hojas era inexistente. El cielo estaba cada vez con menos estrellas, todas morían, caían y perecían. Una noche fría, en el día... A la distancia, recortada contra el oscuro horizonte, se podía ver la silueta de una batalla. Muchos hombres luchaban, muchos hombres morían. Era una lucha por la vida, solo los mas fuertes y astutos vivirían. La batalla era confusa, todos luchaban contra todos. Orcos contra orcos, elfos contra elfos, enanos contra enanos, hombres contra hombres... Una gota brillante, más brillante que las moribundas estrellas, calló en el bosque. Era una lágrima. La lágrima de quien sabe que no va a morir. Dos ojos celestes, nublados por el llanto... dos manos frías sujetando el cuerpo inerte de su amado. El rostro frío del hombre, cruzado por una mueca de dolor, refleja su antigua grandeza. La grandeza de una raza ya inexistente. La grandeza... del rey que muere en batalla. En el combate por la vida, que tan pocos se merecen.
- Solo los que matan merecen vivir...
Otra lagrima cruzó la mejilla de la dama. Cabellos plateados caían sobre sus hombros. La batalla en el valle continuaba, continuaría hasta que un solo ser quedara con vida. Cada vez menos estrellas esparcían su luz en el frío cielo. Grandes hombres caían muertos... elfos que no podían morir, dada su velocidad y resistencia, luchaban contra un enemigo común... EL MIEDO... Solo dos seres quedaban ya en pie, en medio de la oscuridad de la noche... elfos... elfos guerreros que luchaban por sobrevivir al holocausto... Un grito... Un llanto... una caída en las sombras de uno de ellos... Dos ojos claros mirando la única estrella que brilla en el cielo...
- ¿Por qué?- una dama elfa que suelta a su amado.- ¿Por qué tiene que ocurrir esto?
El elfo que mira a la distancia. Dos lagrimas brillan en las sombras del bosque... Ruido de pisadas... El guerrero que todavía no ha ganado el combate... Un sollozo triste... El guerrero que llega hasta la elfa...
- Mátame... Solo tú mereces vivir... Tú has luchado por vivir...- la elfa baja la cabeza y estrecha en sus brazos a su amado.- No quiero vivir en un mundo sin luz...
El guerrero levanta su espada dispuesto a matarla... la elfa sierra los ojos... Espera la fría estocada que acabará con ella... con su sufrimiento... pero la estocada, el frío de la muerte, no llega nunca... pasan los segundos... hoye un golpe sordo... abre los ojos y en la oscuridad distingue a duras penas al elfo muerto... mira el cielo y no ve ninguna estrella... Otra lágrima...
- ¿Por qué...- llora el ser inmortal.- me has privado de la muerte?
Una lágrima por su amado...
- ¿Ilúvatar, por que no me dejas irme con los míos?
Una lágrima por su destino...
- ¿Qué he hecho para merecer este suplicio?
Una lágrima por los caídos...
- ¿Por qué me haces sufrir?
Una lágrima por su suerte...
- ¿Por qué.....
Una voz habla en su interior... primero es como un susurro agonizante.... luego toma forma y se distingue como la voz de un hombre... por último las palabras toman sentido...
> Tú eres el único ser que fue incapaz de quitarle la vida a otro para conservar la tuya propia...
Un rayo de luz comienza a iluminar la tierra...
> Aquí se formará un nuevo comienzo...
El calor comienza a inundar la oscuridad.
> Hoy es el día del nuevo despertar...
La elfa mira a su amado y lo besa... Lo recuesta contra un árbol y con voz dulce dice:
- Me gustaría estar acompañada por ti en esta nueva vida... No quiero vivir sola...
La voz le dice en su interior...
> No estas sola... mira a tu alrededor...
La elfa mira a su alrededor, y cuando vuelve a posar su mirada en su amado... este abre los ojos...
> Serás la nueva diosa de esta tierra... Yo ya no quiero vivir... ¿Para que ser inmortal si solo ves desgracias y guerras entre tus hijos...
- ¿Quién sois, señor?- pregunta la elfa secándose las lágrimas que le nublan la vista.
> ¿Después de todo esto aun no sabes quien soy?
- No, señor... No se quien sois... Por favor... decidme vuestro nombre...
> Mi nombre... Muchos me llamaron Eru... Muchos me llamaron señor de los cielos... otros me llamaron Ilúvatar... otros Sol... pero mi verdadero nombre es...
FIN.
 
Tuilere
 
 
 

415 personas han leído este relato.

Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 26-11-2005 Hora: 14:57
Me gusta la sensibilidad, no exenta de saber hacer narrativo, que desprende, pero el final no me convence.

Fecha: 21-04-2005 Hora: 23:25
vaya el relato me parece muy bueno, pero creo, si me lo permites, que si Eru apareciera en la tierra media Tolkien habría hablado de ello, a pesar de eso es muy bueno, creo que vales para escribir grandes batallas

Fecha: 24-07-2004 Hora: 00:54
Este relato es precioso. Inspira agonia de una muerte dolorosa