Ir a Posada de Mantecona
 


Historias de una hobbitina despistada.
Capítulo 1
Presentación.
Por Tuilere
 
Era de noche en la posada EL PONEY PISADOR. Todos los huéspedes estaban conversando alegremente sobre sus cosas.
En una mesa se encontraban dos hobbitinas conversando alegremente. Ambas llevaban bonitos vestidos de alegres colores.
En ese momento entraron el la posada cuatro montaraces harapientos. Todos los presentes observaron atentamente a los recién llegados. Todos eran medianamente altos, llevaban viejas ropas gastadas y cabelleras enmarañadas. Los montaraces se sentaron en un rincón alejado del resto de la gente. Las hobbitinas los miraron atentamente.
- ¿Qué te parecen?- preguntó una a la otra.
- Están bien, pero tú sabes que yo solo tengo lugar en mi corazón para un solo hombre.
Mantecona escuchó el comentario y preguntó:
- ¿Y quien es ese afortunado? ¿Como lo conocisteis?
- Es una historia muy larga.- respondió la hobbitina sonrojándose.
Varios huéspedes la miraron y dijeron:
- Cuéntenos la historia, por favor. Gustamos de escuchar buenas historias.
- Bien, la contaré.- respondió la hobbitina parándose para que todos la pudieran oír.
 
Tuilere
 
 
 

442 personas han leído este relato.

SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 18-08-2004 Hora: 01:42
Curiosa introducción (y escueta). Queda muy casual, y su validez vendrá dada por el desarrollo posterior de la historia.