Ir a Posada de Mantecona
 


Historias de una hobbitina despistada.
Capítulo 2
el comienzo del relato: el montaraz.
Por Tuilere
 
- Todo comenzó hace muchos años.- comenzó la hobbitina.- Yo siempre venía al PONEY PISADOR por las noches. Ese día llovía y la posada estaba llena. Como siempre vine a escuchar unas cuantas historias. Cuando entré en la posada no había ninguna mesa libre. Por suerte para mi, en un rincón había un montaraz que me invitó a sentarme junto a él. En un principio no me fié mucho, no me gustaba el aspecto del hombre. Llevaba capa y fumaba pipa. Estaba realmente desalineado. Me acerqué a él y me senté junto a él. Lo miré detenidamente y pude ver sus ojos. Eran como dos piedras negras brillantes. No podía creer lo que estaba viendo!- la hobbitina se volvió a sentar, no estaba cómoda parada.- Tenía una mirada profunda.
> "Hola" le dije. El hombre me miró y me sonrió. Su sonrisa era preciosa. Se quitó la capucha y me respondió:
> "Buena noches, pequeña dama. Hace frío fuera, cierto?"
> "Sí. Llueve como nunca." le respondí tranquilamente." Qué hace usted por aquí?" le pregunté. El hombre me volvió a sonreír y respondió:
> "Refugiarme de la lluvia." Estoy segura de que esa no era la verdad, pero no me importó. Era realmente hermoso.

- Bueno, pero ese hombre sigue viniendo a la posada, cierto?- preguntó una de los presentes. A eso la hobbitina bajó la vista y respondió:
- No. Una noche se fue para no regresar.
- Cuéntenos que ocurrió esa noche, por favor.
 
Tuilere
 
 
 

401 personas han leído este relato.

CAPITULO ANTERIOR
SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 18-08-2004 Hora: 01:45
¿Y ya está? ¿y por qué dura tan poco el capítulo?. No lo entiendo, sobre todo porque está bien narrado. Es un tanto absurdo cortar ahí.