Ir a Posada de Mantecona
 


Frodo hacia la tierra de los Valar
Por Elerion
 
El mediodia se presentaba ante nosotros justo cuando llegamos a los puertos grises. Hermosos edificios de grisacea piedra, reflejaban el sol emergente del mar de beleriand. Alli, en el muelle, arropados por el sol y la suave brisa marina, se encontraban 3 Elfos, de los mas distinguidos de su raza, Elrond señor de Rivendell, Celeborn y la dama Galadriel.

Allí estabamos, los 5 hobbits, junto con 3 elfos y un gran mago blanco, aparentemente feliz y relajado, con un aspecto de anciano colmado por la sabiduria. Conmigo portaba el libro rojo que habiamos escrito mi tio Bilbo y yo.
Mientras observabamos el mar, Elrond invitó a mi tio a subir al barco y Gandalf se despidió aparentemente de todos nosotros, tanto pippin, merry, sam e incluido yo, pero yo sabia que no era asi, yo partiria junto con ellos.

Cuando parecia que gandalf ya se iba, dio media vuelta, me miró y me invitó a acompañarle. Entonces los demas supieron que yo me iba, y el motivo por el cual estaba tan pensativo y melancolico toda la mañana.
Me gire, di un abrazo a pippin y a merry, y cuando llegue a sam, le mire en lo profundo de los ojos, unos ojos cristalinos, que parecian querer chorrear lagrimas pero que no podia soltarlas, y como dijo Gandalf unos instantes antes, no todas las lagrimas son amargas. Abrace a sam bien fuerte, mientras pensaba en todo lo que dejaba atras en ese viaje solamente de ida. Pensé que no volveria a ver a mis compañeros, a mis amigos que me acompañaron en las mas intrepidas y temerarias aventuras y en los recuerdos que tenia de esa buena tierra.
Todo seguido, le di el libro rojo a sam, donde estaban los relatos de Bilbo y mios y le pedi que lo continuara él mismo.

Llegaba la hora de partir, y mientras subia al barco, no podia evitar apartar la mirada de mis fieles y buenos amigos que perplejos aun por mi marcha, no podian hacer mas que dejar caer las lagrimas mientras el barco elfico salia del puerto.
El sol estaba de frente a la embarcacion, y el agua estaba mansa. El viento resoplaba y agitaba las velas mientras cogiamos velocidad encaminados hacia el horizonte. Gandalf bajó al salon que estaba bajo cubierta junto con los elfos y mi tio Bilbo. Al cabo de un rato, el timonel elfico tambien bajo abajo, al parecer el barco se gobernaba solo por algun tipo de magia. Yo me quede en cubierta mientras observaba en popa el lejano horizonte donde aun se divisaba la tierra y algunas gaviotas marinas volando encima de las olas de la costa. Cuando ya no veia la tierra, me acerque hasta la proa, donde me asome a la barandilla de fina madera, mientras observaba ese mar repleto de luz y recordaba lo que dejaba atras.
Era hora de comer, y mi estomago daba señales de hambruna. Gandalf subio a cubierta y me dijo que bajara abajo a comer algo. Las escaleras de madera clara, arropadas con una suave alfombra que iva de arriba a bajo, se tendian ante mi mientras descendia.
Llegue hasta una especie de comedor donde estaban todos alli sentados. Elrond me ofrecio pan elfico y un poco de hidromiel. Se levanto entro en un cuarto pequeño, y me trajo una plata de madera con fresas frescas.
Comi un poco y mire a Bilbo mientras explicaba su aventura con los enanos a los 3 elfos. Gandalf se puso a fumar cerca de la puerta y al cabo de un rato, me acompaño a un camarote donde habian unas cuantas camas para pasar la noche.

Ya de dia, subi a cubierta donde Gandalf estaba observando el horizonte, me vio y dijo:
- Llegas a tiempo, estamos a punto de pasar- dijo con voz intrigante pero clara.
- ¿de pasar por donde?- conteste yo
- De pasar por el umbral que separan este mundo y el reino de los Valar- contestó Gandalf.

La mar, que estaba entonces un poco agitada, se calmo de golpe hasta que no habia ni una sola ola que moviera el barco. A unos pocos metros, se alzaba un banco de niebla muy espesa, y nos dirigiamos de pleno hacia alli.
Entramos poco a poco en la niebla, mientras Elrond leia unas palabras de un pergamino en elfico. Su voz retumbaba en el horizonte y el eco se expandia por el oceano tranquilo y manso.
La mar se volvio a agitar. Las olas cada vez golpeaban con mas frecuencia el casco del buque, y me agarre a la barandilla. Entonces Gandalf me puso una mano en el hombro y me dijo que no pasaba nada, que no me asustara.
De repente, el mar dejo de oirse, no habian olas, pero la niebla persistia.
Mire hacia abajo, y me asomber al ver un hueco entre la niebla que estaba todo negro, un negro intenso con puntos brillantes en lo hondo. Parecian estrellas en una noche sin nubes y sin luna.
La niebla cubrio ese hueco que por un instante se hizo visible, y sse volvio a oir el mar.
Un rayo de sol se abria paso entre la niebla mientras alcanzaba al palo mayor. La niebla empezaba a disiparse, y la brisa volvia a hacer acto de presencia. Alce la vista y pude divisar de nuevo el azul oceano y el sol de frente otra vez.
Al cabo de unos instante pude divisar en el horizonte, tierra firme.
En pocos minutos llegamos a una costa blanca, de arena virgen, al parecer jamas pisada. La llanura verde precedia la blanca arena. Eran unos pastos de hierba esponjosa y verde y al fondo, se podian divisar grandes arboles. Eran los mismos arboles que crecian en Lorien, altos y robustos, con la corteza clara y fina.
Pasado un gran peñon de roca solida y escarpada, divisé un gran puerto de roca blanca, con los suelos de marmol y arboles por todas las bandas. Unas siluetas se distinguian en el fondo del embarcadero mientras nos encontramos con varios barcos que tambien entraban en el puerto, pero al parecer no venian de tan lejos pero sus tripulantes eran tambien elfos.
Gandalf me miro i dijo:
-Por fin hemos llegado frodo bolson-
-Llegado a donde?- dije yo
-A casa- contesto él.- A la casa de los valar-...
 
Elerion
 
 
 

719 personas han leído este relato.

Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 31-12-2004 Hora: 15:56
El comienzo es la escena de la película. Aportas ahí poco, y no le sacas tanto partido a la escena como la peli. Luego comienzas la narración de cosecha propia, y lo haces con unas descripciones poco inspiradas. PEro es justo decir que la cosa mejora conforme avanza, y que al final es bastante emotivo.

Fecha: 30-08-2004 Hora: 23:42
Bravo!!! Es muy emotivo! Te deja con lagrimas en los ojos... es para probar a leerlo oyendo The Grey heavens y ponerse a llorar como locos
Enhorabuena

Fecha: 06-08-2004 Hora: 10:13
Presioso!!!! Me han saltado lagrimones de lo hermoso que es!!! Espresa tan bien las emociones!!! me ha encantado1!!!