Ir a Posada de Mantecona
 


Espias por Belegost
Capítulo 1
Camino a las colinas lejanas
Por tolknier
 
En mi familia, desde hace muchas generaciones, hay una gran historia que me gustaría contarles.
Es una historia, un poco tenebrosa, pero muy entretenida y de aventura, en la cual mi tatarabuelo participo. El se llamaba Bhinkhad. Ahora les relatare de la forma de que mi tatarabuelo lo contaría.

Un día en la Primera edad del sol, en Belegost lugar donde yo vivía, un grupo de trolls, mas uno que otro orco, empezó a llegar periódicamente a la entrada, pero nunca fueron ataques, si no que al parecer venían a espiar, pero nunca lograban sus objetivos debido a que eran espantados por nuestros guardias enanos.
Poco paso, para que empezara un rumor de que iban a atacar Belegost, por lo cual se hizo un plan para investigar que estaba pasando.
Se hizo una asamblea en la cual se discutieron muchos puntos, uno de ellos era quienes iban a ser los encargados de investigar.
En esta asamblea se eligió a seis enanos para que fueran a investigar, los cuales debían ser los más sigilosos, muy hábiles y lo más importante muy resistentes.
Entre esos seis enanos estaba yo, Bhinkhad, y un muy buen amigo Gimza, experto en la elaboración de alimentos con plantas. Los otros cuatro eran Bomb, Olonn, Khadzd y Thitor.
Todos ellos grandes enanos.
Cuando supimos que nosotros fuimos los elegidos, todos estabamos un poco asustados, pero después, tomamos conciencia de que era algo muy importante para nuestra raza y nos pusimos a hablar.
Pues no hay que estar asustados, porque vamos a ir seis enanos, y eso es un a potencia... ¿ o no ?. – dijo Olonn, un poco pensativo.
Claro que es una potencia – dijo Bomb – pero no sabemos ni adonde vamos, ni que tenemos que hacer.
Si. Eso es lo que más me preocupa, – dije – pero lo único que hay que hacer es esperar las instrucciones de nuestros superiores.
Si – dijeron Gimza y Thitor, quienes estaban sentados en una esquina bebiendo cerveza.
Gimza le comento a Thitor, que él había ido un par de veces mas allá de las montañas nubladas, pero nunca había hecho algo tan importante como esto.
En ese momento entro un guardia. Nos dijo que nos querían ver para darnos las intrucciones sobre lo que deberíamos hacer.

Tuvimos una gran charla en la cual, nos explicaron todo sobre el plan. Este consistía en dirigirse a Angband, yendo a diferentes lugares en los cuales nos esperaban algunos amigos, que ya estaban informados sobre este. Además consistía en ir lo mas sigilosamente, cosa de pasar lo más inadvertido posible.
También nos informaron, que partiríamos en cuatro días, lo que nos deprimió un poco, pero hizo que los aprovechamos al máximo.
En el primer día, nos dedicamos de lleno a aprendernos bien el plan, para que no se nos olvidara ni él más mínimo detalle, por el cual podríamos lamentar algo.
En el segundo día, nos dedicamos a charlar entre nosotros, para tener una buena relación en el viaje. En estas charlas me entere de que Olonn tenia la habilidad de nadar y manejaba bien botes, lo cual nos serviría mucho en el viaje; me entere de que Khadzd era un gran rastreador, al igual que yo. Además, todos somos grandes guerreros y tenemos un espíritu muy grande.
El tercer día, lo dedicamos a descansar y a meditar un rato solos y pensar de lo que se nos venia. En esa noche dormimos todos juntos, a la intemperie.

A la mañana siguiente nos despertamos y partimos de inmediato. Cada uno llevaba un bolso cargado con ropa y comida, que serian repuestos en cada una de nuestras diferentes paradas, además de nuestras armas. Era un gran trayecto el que nos esperaba hacia las Colinas Lejanas, pero no nos importo, partimos muy bien y con mucho animo.
Este viaje saldrá muy bien y lo mejor de todo será fácil para nosotros – dijo Khadzd, muy optimista y con la frente en alto.
Es lo que espero, – Dije – y creo que es lo mismo que todos esperan.
No lo sé – me dijo Gimza, un poco preocupado – hace mucho tiempo fue la ultima vez que anduve mas allá del Baranduin, y no se que cosas pasaran ahora.
Si, pero no es un motivo para desalentarnos, – dijo Khadzd.
Ya y sigamos caminando, por que aun nos queda un gran camino hacia las colinas lejanas, - dijo - y cada kilometro que avancemos ahora, va ser muy beneficioso para mas adelante.
Pienso lo mismo, – dijo Thitor – avancemos ahora y a final de día descansamos.
Al final del día, nos detuvimos cerca de una pequeña quebrada y de una arboleda, y nos pusimos a dormir. Esa noche Olonn se quedo en guardia, pero luego fue reemplazado Thitor.
A la mañana siguiente, tomamos un desayuno, y emprendimos la marcha muy temprano, pero muy repuestos.
Creí oír algo, – dijo Thitor, un poco preocupado – pero.. eh... no los desperté, porque pense que no era nada muy importante.
Pero... ¿ como ? – grito Bomb, muy enfadado – ¿ qué hubiera pasado si nos hubieran atacado, y nosotros durmiendo ?- dijo mirando fijamente a Thitor.
Bueno... bueno, me equivoque ¿ y que ? – dijo Thitor.
¿ Y que ?, pregunta el muy tarado – dijo Bomb, haciéndose el indiferente.
No ofendas a Thitor – dijo Gimza.
Si. Además, no nos conviene tener malas relaciones – Dije.
Después de esta disputa, nos pusimos en marcha y no hubo mas problemas en todo ese día.
Esa noche dormimos, en una meseta, lo que hizo que el dormir no fuera muy profundo, debido a que nos sentíamos demasiado desprotegidos. Esa noche yo hice de guardia, y sentí unos ruidos, como de crujidos y mordidos.
Despiértense – dije despacio, para no llamar la atención.
Al momento todos estaban de pie y con sus hachas en las manos.
¿ Que pasa ? – dijo Khadzd.
Cállate y escucha – dije, preocupado.
Todos se quedaron callados y escucharon.
Es el mismo ruido de la otra noche – dijo Thitor, muy despacio.
Nos deben estar siguiendo, – dijo Olonn – no puede ser que sintamos los mismos ruidos dos noches seguidas y en dos lugares diferentes.
Pienso lo mismo – dijo Gimza - y creo que la otra noche deberíamos ir a ver que cosa es.
En ese mismo momento partimos, por que ya nadie tenia ganas de dormir y menos en ese lugar. Además todos acordamos que antes llegáramos a las Colinas Lejanas, mejor seria.
Caminamos un gran trayecto y por fin llegamos a los pies de las colinas, pero teníamos que llegar a la cima, porque allí era donde nos esperaba, Asmarkot, un hombre el cual nos cargaría de comida, y nos llevaría a su casa para darnos algunas noticias y un techo por un par de días.
Bueno... por fin llegamos, – dijo Bomb – ahora solo nos queda subir a la cima.
Bueno y que esperamos – dijo Gimza.
Entonces partamos – dije.
Después de unos minutos, llegamos a la cima, sin ningún contrapie. Pero no estaba Asmakot. Lo esperamos unos cuarenta minutos, hasta que derrepente llego.
Hola amigos enanos – Dijo – disculpen por la demora.
No te preocupes – dijo Olonn – te esperábamos con ansias.
Bueno y que esperamos – dijo Gimza – vamos hacia tu casa, y nos cuentas todo lo que nos tengas que contar.
No lo creo – dijo Asmakot.
¿ Por qué ? – preguntamos todos.
Porque si no se han dado cuanta, un grupo de orcos, los han estado siguiendo – dijo.
A sí que ese era el sonido – dijo Khadzd.
En todo caso, ¿ Por qué, no podemos ir hacia tu casa ? – dijo Thitor.
¿ Por qué ?. Porque, en este mismo momento, ese grupo de orcos viene subiendo – dijo Asmakot – así que mejor saquen sus hachas y pónganse en guardia, por que son como cuarenta los orcos.
En ese mismo momento, empezaron a aparecer orcos y todos nos pusimos a atacar.
No eran nada cuarenta orcos, eran cuarenta orcos y un troll. Pronto en unos minutos de batalla ya estaban muertos unos veinte orcos, pero habían herido a Olonn en una pierna, que seguía luchando.
El troll resistía mucho, entre Khazad, Thitor y Asmakot, lo atacaban, mientras yo, Gimza, Olonn y Bomb, matábamos orcos.
Luego de un tiempo no quedaban orcos y todos, excepto Olonn, nos dedicamos a atacar al Troll.
Luego de un tiempo el troll, ya estaba muerto y nos dedicamos a ver que tenia Olonn, y nos dimos cuenta de que tenia una herida en su pierna derecha, lo que hizo que marcháramos de inmediato hacia la casa de Amakot.
Sin ni siquiera hablar en el trayecto llegamos a la casa y atendimos a Olonn.
 
tolknier
 
 
 

522 personas han leído este relato.

SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 09-03-2004 Hora: 17:49
No está mal! la lectura resulta entretenida pero creo que la redacción se podría mejorar un poco, las conversaciones resultan un poco faltas de contenido, y la acción transcurre muy rápido, cuando no tenemos ninguna prisa Nos cuentas que tras un ataque de orcos os eligen para investigar el motivo, pero ¿porqué os tenéis que ir tan lejos? después, en el camino parece que no os interesa intentar averiguar lo que ocurrió, solo queréis llegar hasta el final lo más rápido posible. En fin veo un poco inconexa la acción, pero siempre me han gustado las historias de enanos y espero que algún día termines el relato!

Fecha: 26-08-2003 Hora: 13:47
Gracias por corregir las faltas, pero insiste en lo que te dice Silon, y evita los diálogos y situaciones que no aportan nada.

Fecha: 25-08-2003 Hora: 23:07
A parte de la ortografía, que ya de por sí entorpece bastante el texto, creo que deberías tener en cuenta el por qué suceden las cosas en tu relato. Es decir, por muy acostumbrados que estemos a ver persecusiones de orcos, estas quedan fuera de lugar y repetitivas si no están muy justificadas. Escribe mucho, y te darás cuenta de que los relatos terminan pidiendo ellos solos lo que les falta.

Fecha: 23-08-2003 Hora: 05:43
Siento ser franco, pero como narrador te falta bastante camino que recorrer, al menos cuida la ortografía para que el leerlo no se convierta en pesadilla. Sigue practicando, y sobretodo, relee lo que has escrito, así se corrigen los fallos. Que mis palabras no te desanimen. Hay que escribir mucho mucho, además de leer mucho más.