Ir a Posada de Mantecona
 


Inmortalidad, no quiere decir eternidad (Capítulo II)
Por Elental
 
(Esta es la continuación de Eithelin, el Reino de la cascada)

El Reino vivía principalmente de las joyas sacadas del fondo de la cascada y las paredes de la misma.
Era poderoso en el mercado conocido por otros rienos como el "Pueblo Fantasma", ya sus mercaderes y comercientas nunca decía de donde provenían ni cómo llegar a sus tierras... por lo tanto Eithelin pasó a ser una leyenda para toda la Tierra Media.

El General del Ejército, Aethros, era grande en conocimiento y de hermoso aspecto. Sus aptitudes eran sobresalientes del resto de los elfos, tomando fácilmente el puesto mayor entre los grandes.
Aethros tenía grandes espectativas de sacar adelante el reino caído, organizaba grandes hazañas y delicadas tácticas para que toda la Tierra Media, incluyendo los Reinos de la Luz, creyeran que Eithelin era ya un Reino extinto y parte de la historia.
Por lo tanto el proyecto de "Pueblo Fantasma" estaba saliendo a la perfección y sin mayores problemas. Pero esto trajo consigo algunos problemas que Aethros no supo preveer y que le cobraron un gran costo.

Todos los reinos y pueblos de la Tierra Media, creyendo extinta la hermosa Eithelin, comenzaron a desconfiar unos de otros, en vez de unirse. se fromaban pequeños bandos y pandillas que se retiraban a vivir en la espesura de los bosques, donde se creían más seguros. Formaban Flets, fueran elfos o no, y de ahí tiraban flechas a todo aque que les pareciera sospechoso.

Un día Aethros, cansado de esuchar los reportes de fuera de la cascada, decidió el mismo ver qué tan desconfiada se había puesto la gente "allá afuera". Hizo su morral y se despidió de Nuril, la única y hermosa reina de Eithelin, prometiéndole que volvería con mejores reportes y esperanzas para todos los Reinos de la Luz.

A los tres días, un hombre que viajaba con él volvió desesperado corriendo a las puertas del castillo, en donde le explicó a Nuril, que Aehtros había sido secuestrado por unos hombres del norte, mientras ambos dormían. Como él se habia envuelto en la capa que Aethros le había prestado, los hombres no lo vieron, confundiéndolo con una simple roca, más raptaron a su compañero y en conversaciones extrañas decían que lo querían sacrificar a Melkor, en forma de gratitud por hacer que el mal comenzara a nacer nuevamente en los corazones de cada ser de la Tierra Media.

Ahí Nuril y todos los ciudadanos del Eithelin comprendieron que aunque un elfo sea Inmortal, no es Eterno, pues en esos mismos momentos, Aethros podía estar muerto...
 
Elental
 
 
 

593 personas han leído este relato.

Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 23-11-2005 Hora: 23:25
Aiya!!!
realmente tienes imaginacion para hacer relatos, me parece bien que la fomentes, y yo te daria como un pequeño consejo, que trates de terminar primero un conflicto del relato, (podriamos llamarlo asi), para luego poder introducir el otro, o tambien puedes introducir el segundo dentro del primero, pero antesedido de una buena introduccion, para que se entienda mejor y no nos dejes en la luna jeje, pero me parece genial tu relato, esta muy bueno, soolo trata de mejorar un poco estos aspectos en los siguientes... enhorabuena...

Fecha: 14-12-2004 Hora: 13:41
Podrías haber continuado dentro del mismo relato, sería menos confuso y difícil de relacionar.
Este segundo capítulo deja entrever cierta escasez de vocabulario que te impide ir más allá con la historia. En esta ocasión más que concreto el capítulo se me antoja corto y poco elaborado. El argumento es simple y los personajes no se terminan de dibujar. Aún así el final parece que abre nuevas vías y, quizás, una segunda oportunidad.

Fecha: 11-10-2004 Hora: 09:29
Continua pronto, etstoy impaciente por saber que le ocurre al ese tio!!!!

Fecha: 02-10-2004 Hora: 02:39
Excelente relato!! loe ncuentro genial de verdad eres buena para esto!! Continúa la historia que nos tienes a todos metidos....

Fecha: 01-10-2004 Hora: 19:32
¡ ayla Elental!!. No está nada mal el principio de la historia, que espero poder continuar...
Saludos de una elfa sinda del bosque de Ossiriand.