Ir a Posada de Mantecona
 


Espere un minuto por favor.
Por Tuilere
 
Corría bajo la lluvia esperando llegar pronto hasta la posada del pueblo para protegerse de la lluvia. Hacía mucho que no llovía de esa manera en Bree. El suelo mojado la hacía resbalarse. Por fin sus ojos divisaron a la distancia, entre la oscuridad de la tormenta, un cartel blanco con la enseña: “EL PONEY PISADOR DE CEBADILLA MANTECONA”. Se apresuró aún más para intentar llegar pronto y poder cobijarse del frío. Cuando llegó a la posada y entró, parecía un animal mojado. Sus cabellos estaban enredados y chorreantes de agua; su aspecto era demacrado. La posada estaba llena como las muchas noches lluviosas en que las gentes se refugiaban allí. No parecía haber ni una sola mesa libre y la barra estaba abarrotada de gente. Se hacercó a un hombre gordo que llevaba un montón de jarras de cerveza vasías para guardarlas. El hombre la miró interesado. Rara veces se veían elfas solitarias en la posada. Sonriente saludó:
- Buenos días hermosa dama. Veo que venis de lejos.- haciendo una pequeña reverencia continuó.- Soy cebadilla Mantecona, a su servicio.- y antes de que ella pudiera contestar agregó.- Raras son las veces que tenemos el placer de que damas de su raza nos viciten. Si nesesitais cualquier cosa simplemente decidmelo he intentaré ayudaros en cuanto tenga un momento. Ahora estoy muy ocupado, si os podeis esperar unos minutos, por favor.- dicho esto se marchó dejando a la elfa con la palabra en la boca. Se hacercó a la barra y esperó a que Mantecona volviera a aparecer.
- Perdone,- dijo sin saber muy bien qué debía pedir.- necesito una habitación para pasar la noche.
- No se preocupe, dentro de un minuto vendrá Nob, cuando el llegue le enseñará su habitación.- respondió mientras cogía una gran cantidad de cervezas destinadas a unos elfos que se encontraban en una mesa.- ¡NOB!- gritó mientras llevaba las cervezas a los clientes.- ¡NOB! ¡VEN Y ATIENDE A LA SEÑORITA!- luego se dirigió a la elfa de nuevo y explicó:- Nob llegará de un momento a otro, si quiere beber algo mientras espera, solo pidalo.- y se alejó de la perpleja elfa que no comprendía como podía ser tan raro ese pequeño hombre con aspecto de pelota. Cuando lo vio aparecer de nuevo corriendo como siempre intentó decirle:
- Perdone, pero es importante...
- Siento de veras no poder atenderla ahora, pero raras veces se llena esto tanto y tengo mucho que hacer. Mire, allí está Nob.- señaló Mantecona mirando la puerta por la que acababa de entrar un chorreante hobbit.- Él la atenderá.
- Bien, eso espero.- suspiró la elfa resignada a la idea de quedarse sin comer y sin dormir esa noche. Se acercó al pequeño hobbit que la miró atentamente pero, antes de que pudieran mediar palabra, alguien llamó al pequeño hobbit.
- Espere un minuto por favor.- dijo el pequeño hobbit corriendo a atender al que lo había llamado.
De pronto se percató de que un montaraz le hacía señas desde una mesa. Lo miró interesada. Se encontraba acompañado por dos elfas, una noldor y una sindar. Parecían ser bastante amigos, ya que bromiaban. Se acercó a la mesa insegura. El montaraz la saludó sonriente:
- Saludos, ¿qué trae a una elfa de vuestro rango a un lugar como este?
- Iba camino a Rivendel y me sorprendió la tormenta.- explicó, miró con atención a los acompañantes del montaraz y le pareció ver caras conocidas, pero pensó que seguramente se había confundido. Una de las elfas le resultaba extrañamente familiar. Cabellos dorados, ojos celestes, piel clara... Sin duda pertenecía a su misma raza, pero le parecía tan conocida. ¿Quién sería? La elfa se percató de que la miraba y murmuró algo a otra elfa que se encontraba a su lado. Esta asintió y dijo:
- ¿Por qué no se sienta con nosotros?
- Eh... Bien, está bien.- respondió la elfa sentandose al lado del montaraz. Este le sonrió y preguntó:
- ¿Cómo os llamais?
- Mi nombre es Malinwen.- se presentó la elfa y luego preguntó.- ¿Y quienes sois vosotros?
- Cuando el elfo iba a responder llegó Mantecona con una nueva ronda de cervezas. Cuando estaba por marcharse, la elfa Noldor lo sujetó del brazo y le dijo: - Aquí nuestra amiga necesita una habitación para pasar la noche.
- No hay problema.- contestó Mantecona intentando librarse de la elfa que lo sugetaba firmamente.- Esperen por favor un minuto, tengo que atender a otras personas antes.
- Viejo ceboso, he dicho ahora.- ordenó la elfa poniendo la mano en la empuñadura de una espada que llevaba bajo la ropa y el posadero asintió compulsivamente.
- Sí, ahora mismo lo hago. Veré si hay alguna habitación libre, por favor acompañeme señorita...
- Malinwen. Mi nombre es Malinwen.- dijo la elfa siguiendolo.
- ¿Malinwen? ¿Qué me recuerda eso? ¡Ah! ¡Sí!- exclamó de pronto recordando.- Un huesped preguntó hoy por una dama de ese nombre. ¿Quiere que la acompañe a su habitación?- preguntó siempre servicial Mantecona.
- No es necesario. Busqueme una habitación por favor.- dijo la elfa.
Mantecona comenzó a buscar en un libro alguna habitación libre. Mientras lo hacía, alguien tocó en el hombro a Maliwen. Esta se dio vuelta y vio un elfo Noldo que le sonrió.
Perdone, pero, ¿es usted Malinwen?- preguntó el extraño.
- Sí, esa soy yo.- respondió la elfa y antes de poder preguntarle al extraño quien era, recibió una puñalada en el estómago. Mientras caía al suelo llamó:- Manteco...na, por favor... ayudeme.
Lo último que escuchó fue:
- Espere un minuto, Malinwen, estoy buscandole una habitación.
Segundos más tarde murió.

Es es la historia de la primera muerte en la posada. Y todo por esperar un minuto. Si mantecona le hubiera prestado atención, la elfa se habría salvado, pero no fue así. Yo pido, con este texto que relata los hechos, que faciliten otro ayudante al posadero mantecona. Porque yo estube allí esa noche, junto con mis amigos. Estabamos allí, y sabemos porqué la mataron, pero eso jamás saldrá de nuestras bocas, hasta que no deje de ser una información mortal.
 
Tuilere
 
 
 

525 personas han leído este relato.

Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 23-04-2005 Hora: 21:08
muy bueno, uno de los mejores que he visto en esta página, lo unico que hecho en falta es que no se diga de que murió pero si no lo quieres decri vale, por mi parte bien

Fecha: 16-03-2005 Hora: 18:04
Vaia. le tienes adicción a las noches lluviosas en el poney pisador eh?Bien, a mi me ha parecido muy simpático, quitándole las faltas.Pero no me ha gustado el último párrafo de "Esta es la história..."no se por qué pero no me ha gustado en fin...

Firlos.

Fecha: 14-12-2004 Hora: 13:52
Cuida la ortografía que algunas faltan dan miedo (ej: hacercó, vasías..)
Bien, nos encontramos ante una historia que trata de ser simpática y trágica al mismo tiempo. Pero el caso es que su poca brillantez y la cantidad de faltas la hace brusca y poco vistosa. Lo mejor es que pareces tener la idea muy clara, con lo cual narras con un as en la manga. Lo peor es que te falta mucho para saber usar bien ese as.

Fecha: 14-12-2004 Hora: 13:21
Bueno, el comentario anterior es mio, pero Susito se empeñó en firmar XD

Fecha: 14-12-2004 Hora: 13:17
El tema es original, pero parece que a la mitad te cansaste y escribiste para hacer bulto. Tienes bastante imaginación y repito, el tema es muy original. Sin duda el tremendo fallo es esa lucha continua que tengo contigo para que corrijas las faltas de ortografía. Usa un corrector y quedará mucho mejor. (Y no me digas que lo has usado porque ahí hay faltas que un corrector no pasaría).

En resumen, hay cosas buenas, pero...

Fecha: 29-10-2004 Hora: 21:33
Muy bueno bonica, aunque podrias haber prestado un poco más de atención a las faltas de ortografía.

Fecha: 26-10-2004 Hora: 12:51
Bueno! ¡muy original basar la historia en las contestaciones de Mantecona! me ha gustado mucho el desarrollo, pero el final creo que se queda un poco flojo en comparación con el resto de la historia. Transmites muy bien el ambiente bullicioso de la posada, las prisas de Mantecona y la desesperación de cualquiera que intente hablar con él.
Yo revisaría un poco la ortografía, creo que te haces un lío con las ces y las eses.
Me ha gustado!

Fecha: 26-10-2004 Hora: 08:01
Bueno, este texto se me ocurrió depronto un dia hace ya algun tiempo despues de hablar con el bot mantecona, como siempre me decia, espere un minuto porfavor o estoy muy ocupado, se me ocurrio que podría alguien perder la vida por esa insistencia que tenía, pues bien, asi nacio este relato que no es muy brillante ni muy bueno, pero que espero que os guste.