Ir a Posada de Mantecona
 


La leyenda de Isilaiko
Capítulo 3
3ª Parte
Por inwen_lindonar
 
Transcurrieron los años y la Segunda Edad llegó a su fin y dio comienzo la Tercera. Sauron había perdido gran parte de su poder y no se encontraba allí. Sus tropas se dispersaron e Fuion permaneció en soledad meditando sobre todo lo que había visto hasta ahora. Se retiró a las montañas, junto al Mar de Rhûn, donde habitó en una cueva y, en aquella cueva pintó en las paredes las imágenes de el sueño que en los últimos tiempos había retornado a su mente.
El paso del tiempo se prolongó de cien años en cien años hasta que un rumor llegó a los oídos de Fuion. Sauron estaba despertando y lo llamaba para que lo sirviera como antaño. Fuion, subyugado, obedeció y acudió a su encuentro y comenzó nuevamente su andanza de destrucción mientras su corazón se oscurecía nuevamente.
Fuion, como feroz sirviente de Sauron, recorrió nuevamente la Tierra Media en la oscuridad de la noche, volviendo a alimentarse de la sangre de los vivos y alzando el vuelo con sus alas de murciélago y un alarido estremecedor.
Una noche sus pasos le guiaron hacia una batalla en la que se enfrentaban hombres del este y orcos contra los Rohirrim. Los cuerpos caían en la batalla nocturna. La sangre negra de los orcos se mezclaba con la roja de los humanos y el campo lo bebía todo ello con avidez. Fuion atacaba a sus victimas con sus manos que parecían de metal y les clavaba sus afilados colmillos para desangrarles. A los que no le apetecía morder sencillamente les partía el cuello con un movimiento seguro e insensible.
En lo más oscuro de la noche una llama de fuego apareció montada en un caballo blanco y brillante. La llama era una doncella que, con la espada en alto, surgió como caída del cielo y comenzó a rebanar orcos y hombres del este con maestría y destreza inigualables. Sus pasos durante la batalla la llegaron a encontrarse frente a frente con Fuion.
Ella levantó nuevamente su espada dispuesta a partir en dos al vampiro.
Él preparó sus afilados colmillos y sus crueles garras para destrozar a la joven.
Cuando se disponían a atacarse se miraron a los ojos por un segundo y ambos se pararon en seco. El mundo pareció detenerse a su alrededor mientras ellos se miraban.
Fuion se quedó contemplando aquella doncella de cabellos rojizos y hermosos ojos verdes que se dejaban ver tras una mascara de mithril que cubría su rostro... era como la segunda doncella de su sueño... ¡¡era la segunda doncella de su sueño!!.
Ella era real y estaba ante él.
Fuion quiso hablarle, preguntarle su nombre, deseaba hacer tantas cosas, necesita hacer algo... pero lo único que pudo hacer fue dejar que una lágrima de sangre resbalase desde su ojo derecho atravesase su mejilla para caer finalmente al suelo.
Ella le contemplaba como si le conociera de algo y bajó su espada mientras su mirada se centraba en los ojos violetas del vampiro.
Fuion cayó de rodillas ante la joven sin dejar de mirarla y sin poder dejar de llorar ya que infinidad de lágrimas siguieron a aquella primera lágrima de sangre. Hundió su rostro entre las manos y, finalmente, bajó la mirada.
Un cuerpo de orco cayó entre ambos y el hechizo se rompió. La batalla continuó su curso, pero a ellos ya nada de aquellos les importaba porque tenían en sus mentes y corazones atrapados los ojos del otro.
El amanecer trajo el fin de la contienda y la desaparición de Fuion. La joven le buscó entre los centenares de cuerpos muertos, heridos y mutilados que cubrían la tierra pero no le encontró. Había desaparecido. Pero desde esa noche todas las noches soñaría con los hermosos ojos violetas del vampiro.
Mientras tanto Fuion había retornado a su cueva, tremendamente desconcertado con la situación. Allí volvió a contemplar los dibujos de su sueño, miró las tres doncellas... de las cuales dos ya se habían cruzado en su camino. Y allí, en la soledad de la cueva lloró por mil años.
Hasta que de nuevo Sauron lo llamó a su lado para combatir de nuevo a los pueblos libres de la Tierra Media. Fuion volvió a expulsar de si los sentimientos y los recuerdos hacia la extraña joven desconocida y se convirtió nuevamente en un fiel servidor de Sauron.
En aquellos tiempos el Anillo Único reapareció nuevamente y una gran batalla se acercaba. Fuion continuaba con su vida de terror. Durante la batalla final luchó combativo al lado de su amo hasta que cuatro misteriosas y desconocidas sombras aparecieron llamándolo por su nombre y lo llevaron a un extraño lugar. Y allí estuvo hasta que Sauron pereció finalmente en la Guerra del Anillo.
Fue entonces cuando las cuatro sombras le llevaron a una isla donde vio dos hombres y dos mujeres en un circulo de piedra combatiendo a las cuatro sombras. El se unió a las sombras y luchó contra los Cuatro del Circulo, hasta que tuvo frente a sí a una de las dos doncellas luchadoras, era una joven de cabellos rojizos y ojos verdes con una máscara de mithril... la misma con la que combatiese tantos años atrás. Había comenzado un movimiento y, viéndose incapaz de detenerlo, golpeó a la joven en la máscara quebrándola, entonces pudo ver como lágrimas de cristal descendían de los ojos de la joven, no supo si de felicidad o de tristeza.
Avergonzado por su acción alzó su espíritu y abandonó la isla dejando todo aquello y a todos atrás. Entonces tuvo tiempo de meditar sobre su futuro. Al ser destruido su señor, había quedado libre de nuevo, y al liberarse de la influencia de las cuatro sombras todas sus ligaduras y obligaciones habían desaparecido, aunque desconocía que había de hacer ahora o hacia donde dirigir sus pasos.
Se encontraba completamente perdido.
 
inwen_lindonar
 
 
 

405 personas han leído este relato.

CAPITULO ANTERIOR
SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 27-12-2004 Hora: 22:49
Me sigue pareciendo un poco precipitada. Me gusta el argumento, pero la narración no da mucho más de sí.

Fecha: 03-11-2004 Hora: 18:49
olaaaaaa podrias ayudarme en una cosa?
es q yo tambien tengo una historia pero no se como puedo poner el segundo capitulo
si puedes decirmelo te lo agradeceria
muchos besos ithilien

Fecha: 01-11-2004 Hora: 02:21
Está muy bueno!...me dejas sin palabras...