Ir a Posada de Mantecona
 


EL SECRETO DE LINNORÊL
Capítulo 2
Extraño Nacimiento
Por inwen_lindonar
 
Fue pasando el tiempo, y todo siguió su curso natural con la elfa y su embarazo. Linnorêl se dedicaba por entero a sus plantas... y tan centrada estaba en lo que hacía que no fue consciente de los acontecimientos que pasaban a su alrededor pues extraños sucesos comenzaron a verse por toda la ciudad y una angustia y un temor crecientes se sentían en el aire.
Algo estaba a punto de ocurrir.
Y ocurrió que un día hubo toda una serie de disturbios en la ciudad, cosa que nunca había pasado, y que muchos de los que allí vivían partieron hacia un nuevo hogar... aunque también muchos fueron los que permanecieron....
Pero nada de aquello afectó ni le importó a Linnorêl.
También sucedió que un nuevo poder comenzó a sentirse en Ost-in-Edhil.
Era un siniestro poder sin rostro, sin nombre... fuerte... inmenso... claustrofóbico...
Pero ella no se percató de nada de lo que allí ocurría, tan grande era su angustia, tan profundo su dolor que no veía lo que ocurría a su alrededor.
Hasta que una mañana alrededor del siglo XVII de la Segunda Edad un rumor comenzó a surcar la ciudad y una noticia se extendió por sus calles como si de una sombra se tratase y fue así conocido por todos que el que se hacía llamar Annatar en realidad no era otro que un acólito de Morgoth.
Y cuando aquello sucedió una locura comenzó a anidar en Linnorêl apoderándose de su voluntad. Escapó de la ciudad, huyó a los bosques, hacia el sur, en una loca carrera sin futuro. Así, sin sentir el dolor en sus pies desnudos, volaba saltando entre los árboles, esquivando las ramas en el suelo, corrió y corrió y corrió....
Pero su carrera se vio frenada de forma repentina. De pronto sintió un dolor agudo en el vientre y un líquido comenzó a surgir de su cuerpo... el dolor le hizo doblar las rodillas y, ya sin fuerzas, se dejó caer en el suelo del bosque. Y es que en aquellos días se cumplía el tiempo de su embarazo, y aquella carera había precipitado el suceso, y lo que estaba a punto de ocurrir era lo que estaba establecido por la naturaleza.
Y fue de este modo como Linnorêl se puso de parto en medio del bosque donde tan solo las criaturas del lugar fueron testigos del nacimiento.
No había nadie allí que pudiese ayudarla. Linnorêl gritaba de dolor con todas sus fuerzas... mientras empujaba y empujaba y empujaba... hasta que el dolor cesó... no sabía cuanto tiempo había transcurrido, y no le importaba. Linnorêl se atrevió a mirar.
Entre sangre y dolor en medio del bosque había nacido una niña que lloraba a pleno pulmón. La madre, con sus últimos vestigios de cordura logró anudar y cortar el cordón que las unía y envolverla en un paño de la tela verde de sus vestiduras.
Agotada y exhausta se dejó caer nuevamente dejando a la pequeña sobre la hierba. La pequeña miraba a su alrededor, con una atenta y despejada mirada en sus pequeños ojos, y lo cierto es que parecía que veía mucho más de lo que le correspondía a un recién nacido...
Linnorêl comenzó a llorar desconsoladamente ya que el dolor de su corazón no había cesado ni un solo día... pero no se había dejado a su misma libertad para llorar en todo este tiempo. Resistiéndose a ello con tozudez. Pero allí, en la soledad del bosque explotó finalmente...
Sucedió entonces algo extraño. Apareció una pantera de brillante pelaje negro. Ella nunca había visto ninguna y miró al animal sorprendida, dejando de llorar, pero lo más sorprendente es que iba acompañada de un halcón... la pantera miró a Linnorêl a los ojos mientras se acercaba con su pausado y suave caminar. La pantera clavó sus ojos amarillos en los azules de Linnorêl que temblaba ya que no esperaba nada bueno de todo aquello.
<<¡¡No me mates!!>> pensó la desesperada Linnorêl en silencio. Suplicando con la mente.
Bajo la mirada de la pantera Linnorêl permaneció inmóvil, tendida en el suelo, observando lo que allí ocurría. No podía moverse. Estaba cómo clavada en el suelo.
La pantera levantó la cabeza repentinamente, como si escuchase algo por un instante, y rápidamente tomó a la niña recién nacida entre sus fauces abandonando el lugar corriendo en silencio y llevándose a la pequeña con ella. El halcón, por su parte, tomó la placenta y alzó el vuelo con un grito que surcó el aire.
<<¡¡¡No!!! ¡¡No hagas eso!!! ¡¡¡No te lleves a mi pequeña!!!>> gritaba la mente de Linnorêl que no podía hablar pues se encontraba bajo el control de los mágicos ojos de aquella pantera.
Un estremecimiento recorrió a Linnorêl al ver a la pantera salir corriendo, volvió a sentir sus miembros y pudo incorporarse un poco. Respirando pesadamente. Todavía no podía hablar. No comprendía que estaba pasando, y aquel extraño animal se había llevado a su pequeña recién nacida...
<<¿¿Porqué?? ¿¿Porqué se la ha llevado??>> pensaba en silencio. Con el corazón y la mente destrozados.
La lágrimas luchaban por salir nuevamente de sus ojos, pero entonces el dolor comenzó de nuevo. Una nueva criatura estaba por nacer, pues no estaba esperando una sino dos. Y, aunque muy cansada, consiguió sacar fuerzas de algún lugar desconocido para dar a luz a esta segunda criatura....
Un niño.
La madre le sentía llorar a su lado pero Linnorêl tenía ya un brillo extraño en su mirada. Su razón se marchaba por momentos. Ya no tenía fuerzas para nada más.
<>
Y allí, tendida en la hierba comenzó a tararear una incomprensible canción...
- Meeee laaaa daaaa dose ga to maaa caaa ternugomeeee hi ji liiiii oooo oooo oooooooo....
Una figura oscura apareció en el bosque en aquel momento. Su cabello negro ondeaba al viento, mientras sus ojos verdes les miraban serenamente.
Ella le miró y le reconoció ¡¡era él!!
Linnorêl se quedó callada contemplandole, con la boca abierta y una mirada de desconcierto en sus ojos.
Su amante allí... después de tanto tiempo...
Linnorêl miraba a su amante con un brillo de esperanza en sus ojos.
¡¡Él estaba allí!!
Su razón luchaba por volver a ella...
 
inwen_lindonar
 
 
 

425 personas han leído este relato.

CAPITULO ANTERIOR
SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 31-12-2004 Hora: 17:28
Aquí hay unos desvarios muy importantes de la historia, que creo que pueden tener una seria trama (o eso es lo que espero). Inquietante.

Fecha: 31-12-2004 Hora: 16:23
Este capítulo nos sumerge en una atmósfera psicodélica que asusta y sorprende. PEro creo que está suficientemente conseguido y entretiene. Así que me gusta.