Ir a Posada de Mantecona
 


Historia de los Ómalië
Capítulo 2
El pueblo escondido
Por inwen_lindonar
 
La isla que concedió Eru al pueblo escondido era muy hermosa. En ella había árboles de color rosa, amarillo y azul, muy pálidos y suaves. La hierba, de un verde claro y brillante, acariciaba los pies de sus habitantes, pues estos no usaban calzados. En aquella isla siempre hacía buen tiempo, vivían en una hermosa y eterna primavera. Sus habitantes vestían ligeras y suaves túnicas sin mangas enganchadas sobre los hombros con alfileres. Cada túnica era de un color y una tela únicos recordando el material del que provenían sus dueños, y que se correspondían inevitablemente con sus nombres.
Los habitantes de este pueblo escogieron a los tres que veían de entre todos ellos como más sobresalientes para que fueran sus líderes, sus guías, quienes debían dirigirles.
En primer lugar escogieron a un joven de largos cabellos dorados y ojos azules, su rostro era fino y hermoso, con un cierto aire élfico, que vestía una túnica cuyos reflejos semejaban las luces del sol en la superficie del mar.
La segunda escogida fue una joven que emanaba cierto aire de tristeza, sus cabellos eran tan largos y finos que llegaban a sus rodillas y tan oscuros que despedían brillos azulados pero sus ojos eran de un gris pálido, casi blanco. Solía vestir de gris azulado y sus movimientos armoniosos aumentaban su belleza y delicadeza.
El tercero y último fue otro joven, aunque este fuerte y vigoroso, de largos cabellos de color rojo y brillantes y alegres ojos verdes. Su rostro mostraba siempre una sonrisa y su aspecto era lo que más tarde se definiría como “decididamente humano”.
Ellos tres fueron quienes guiaron este pueblo durante mucho tiempo durante el cual aprendieron y observaron lo que ocurría en la Tierra Media, ya que aunque los otros pueblos no les conocían ellos si penetraban en la Tierra Media donde aprendieron los diversos idiomas y las diversas culturas de la Tierra Media.
Este pueblo se llamaría a sí mismo Ómalie.
Fue un hermoso periodo de paz y felicidad en el cual floreció este pueblo, pero que, como todo en la Tierra Media, llegaría a su fin y este fin nadie pudo preverlo o evitarlo.
Sucedió en una hermosa mañana, como todas en aquel hermoso tiempo, mientras lo pájaros cantaban que una sombra cruzó el cielo de la isla de los Ómalie y todo se quedó en completo silencio.
Algo terrible acababa de suceder sin duda y una sombra y un temor comenzó a inundar los corazones de los Ómalie. Así poco a poco se fueron dirigiendo al circulo sagrado, donde habitaban sus tres líderes en busca de ánimos y consejo.
Cuando llegaron allí lo que vieron les dejó consternados. Efectivamente allí estaban sus líderes, pero en un estado en el que no podrían ayudar a nadie. Su carne, antes suave y cálida se había vuelto fría roca en un suspiro y ahora se encontraban allí convertidos en estatuas.
La desesperación arrastró a todos los voces y un grito de dolor se elevó en el cielo. Las lágrimas de los Ómalie resbalaron por sus mejillas. Se abrazaban desesperados unos a otros intentando consolarse en vano. Su periodo de paz y tranquilidad había terminado.
Todo había terminado. Su mundo ya no existía.
Los tres anillos de los elfos acababan de ser creados y con su creación las vidas de los tres líderes fueron encerrados en el interior de cada uno de los tres anillos. El pueblo de los Ómalie se dispersó por la tierra media, ocultando su origen, mezclándose con los otros pueblos y olvidando su deber. La isla fue abandonada y su recuerdo acallado, excepto en la memoria y los corazones de unos pocos. Entre estos pocos los tres líderes adquirieron nombres en lenguas élficas así se convirtieron en Vistiel, Nenion y Narion.
Pero lo que ninguno de ellos sabía era que en el lejano sur, en un gran desierto había despertado junto con todos ellos una fuerza tan poderosa como la de los tres líderes e incluso más...
 
inwen_lindonar
 
 
 

381 personas han leído este relato.

CAPITULO ANTERIOR
SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 18-02-2005 Hora: 14:08
Se me presentan preguntas: ¿por qué los colores vivos y la hierba representan un mundo ideal? se me antoja estereotípico; ¿por qué escogen líderes (y por qué tres)? La mitología empieza a estar menos justificada. Es lo que tienen estas cosas...
En cuanto al argumento particular que comienza, me gusta mucho la idea que se plantea. El paso a lo particular ayuda al relato, y se torna emocionante con sólo imaginar las vicisitudes por venir.

Fecha: 02-02-2005 Hora: 18:26
Me está gustando, pero planteandome la relación entre los 3 anillos élficos y los 3 elementos (aire, agua y fuego) creo que quizás hubiera estado mejor denotar un cierto paralelismo de ello con estos seres (por ejemplo que fueran Maiar discipulos de Manwë, Aulë y Ulmo). Naturalmente esto es simplemente una "rayada" mental mia, lo tuyo es igualmente válido e incluso más original.