Ir a Posada de Mantecona
 


La historia de Elanor Gamyi
Capítulo 3
La noche se va, y el Rey llega
Por Eardilen
 
Después de este mágico encuentro, Elanor entró en la posada, dónde todos los hobbits que allí había charlaban de sus cosas animadamente. Sam se había sentado junto a Merry y Pippin en una mesa grande, y en ese momento tenían un corro de niños pequeños escuchando sus historias. Frodo, Faramir, y los pequeños Merry y Pippin correteaban por la estancia. Su madre, Rosita, tenía a Tol, el más pequeño de todos los hermanos en brazos, y saboreaba una salchicha que la posadera le daba a probar. Y en cuanto Elanor entró, Rizos de Oro, Margarita, Hamfast, Prímula, Bilbo, Rubí y Robin corrieron a recibirla. Rosita también reaccionó ante su aparición, dejó a Tol en brazos de Frodo, y se acercó a Elanor.
-Hija, ¡qué vestido más bello! ¿De dónde lo sacaste?-le preguntó, mirándola con una preciosa sonrisa.
-Un detalle del amigo de Frodo, el buen Faramir-dijo Elanor.
-Si fue un detalle, sí. Parece bordado por los elfos. Te sienta como un guante. Hija, llévale esto a tu padre, que no ha bebido desde que llegamos. Meriadoc, Pip y él tienen embelesados a esos pequeños hobbits. ¡Corre!-dijo Rosita acariciando a su hija.
Elanor avanzó con la jarra que su madre le había dado hacia su padre.
-¡Elanor! Por fin llegaste. Gracias por la cerveza, hija. La verdad es que tengo la garganta seca. Trae a los pequeños, ¡que se sienten a escuchar las aventuras de su padre!- dijo Sam sin abandonar su relato.
Elanor llevó a sus hermanos pequeños a la mesa donde estaban Sam, Pippin y Merry. Después de colocarlos cerca de su padre, ella se sentó junto a los pequeños, y se limitó a escuchar las historias que su padre y sus compañeros de viaje relataban. Siempre le habían gustado las historias de la Guerra del Anillo, y a menudo leía lo que su padre escribía en el Libro Rojo, y lo que primero el Señor Bilbo y luego el Señor Frodo habían escrito en él.

La noche avanzó. Su padre cantaba una vieja balada que el Señor Aragorn les había cantado al principio de su aventura, una noche en la Cima de los Vientos.
Cuando al fin terminó, Merry se puso de pie en su silla, y anunció:
-Después de esta agradable lista de relatos poesías y baladas, ha llegado la hora de cenar. Y no es muy tarde. Aún son las diez. Así que no seáis impacientes, que cuando terminemos de cenar contaremos más historias. ¡Ahora, el Señor de Casa Brandi invita a la cena a todo aquel que desee cenar con este extraño grupo: los Brandigamo, los Tuk y los Gamyi!

Todos se levantaron de sus sitios, y dispusieron mesas unas junto a otras, para que todo el mundo pudiera sentarse. Faramir avanzó rápidamente y consiguió sentarse junto a Elanor antes que nadie. Ésta agarró un vaso de vino añojo, y dio un sorbo rápido. Después le arrebató de las manos a su hermano Frodo una hogaza de pan blanco. Frodo frunció el ceño.
-Hermano, ¡tengo hambre!- rió ella.
Faramir unió su risa a la de Elanor. Después le preguntó:
-Elanor, ¿por qué tardaste tanto en entrar en la posada?
Ella se lo pensó antes de contestar.
-Ya sabes que las estrellas me cautivan, Faramir. Me quedé a observarlas-dijo, al fin.
Faramir negó con la cabeza.
-No es verdad. Te vi hablando con alguien-dijo.
-Sí, hable con un hobbit que pasaba por ahí, y que fue tan amable de prestarme la capa, ¿algún problema?-dijo ella, mirando a Faramir.
Éste negó de nuevo con la cabeza, y fue a sentarse en un taburete, junto a su padre, Pippin.

La cena fue muy animada, todos comieron y bebieron alegres. Al fin, Elanor ya no pudo más, y le dijo a su madre que se retiraba. Se dirigió deprisa a Casa Brandi, y cuando llegó a su habitación, se quitó el pasador de su rubio pelo, cambió su bonito vestido por un camisón, echó un último vistazo por el bello balcón, y se lanzó a su lecho de plumas, donde durmió plácidamente toda la noche. Le esperaban grandes acontecimientos al día siguiente

A la salida del sol, antes de que Elanor se despertara, llegaron unos hombres montados a caballo al Puente del Brandivino.
-¿Quiénes son?-preguntó uno de los guardianes del puente.
-Súbditos del Reino Unificado, el Rey Elessar de Arnor y Gondor viene a visitar al Señor Alcalde de los Medianos, como hace siempre que puede. Si lo desean así, acamparemos aquí hasta que el Señor Alcalde lo decida-dijo un escolta que portaba un estandarte del Árbol Blanco.
-Muy bien, acordamos así. Decidle a vuestro señor que en menos de dos horas charlará con el Señor Samsagaz-contestó el guardián.

Los guardianes se dispusieron a despertar al señor Alcalde, y también al Thain, que en aquella época era nuestro Pippin. Cuando al fin estuvieron despiertos, se vistieron y acicalaron. Después mandaron que se preparara un desayuno para ofrecerle al Rey en la frontera. Y así salieron de Casa Brandi, pero cuando cruzaban la puerta, Sam se acordó de algo.
-Esperad, he de despertar a mi hija Elanor. Quiero que venga con nosotros a ver al Rey-dijo dando media vuelta- Tendrán que esperar un poco.

Sam cruzó de nuevo Casa Brandi, y se dirigió a la preciosísima habitación de Elanor, que se encontraba ya despierta, y con un vestido puesto y el pelo recogido.
-¡Elanor! No sabía que estuvieras despierta…
-Me pareció oír un cuerno en mis sueños, y desperté. Salí al balcón, y vi un estandarte del Reino Unificado en el puente. Entonces entendí- terminó con una sonrisa.
Sam la miró sonriendo también. Y le cogió la mano.
-Ven hija, vamos a comunicarle tu decisión al Rey Elessar.
-Pero, ¿no decías que tenías que pensarlo, padre?-preguntó ella.
-Sí, pero te veo tan segura que he decidido ceder. Además supongo que el Rey primero te dará un año para probar, y después si quieres quedarte, así será-dijo Sam.
Y así salieron de Casa Brandi, encaminándose al Puente del Brandivino, donde los esperaba el Thain junto con los guardianes y el desayuno.
 
Eardilen
 
 
 

1124 personas han leído este relato.

CAPITULO ANTERIOR
SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 14-03-2005 Hora: 22:19
perdón por la gran falta ortográfica en mi crítica: cambia "a ver" por "haber" (perdón, tenía que hacer algo, es que me pone los pelos de punta ver esa cagada )

Fecha: 17-02-2005 Hora: 19:35
me da que podrías a ver seguido un pococon el capítulo. a veces hay incoherencia entre lo que te demoras en cosas que no hacen avanzar la historia, y lo cortos que son los capítulos. No te pido que no te demores, al contrario, esos detalles son los que mejor se te dan (cuando los personajes hablan creo que el relato gana solidez), pero entonces ¿no es mejor que el capítulo llegue más lejos?