Ir a Posada de Mantecona
 


Quenta Nwalmedor
Capítulo 4
Annon Aglarost, la Ciudad de los Elfos
Por Ibrianna
 
detrás de una loma empinada, verde y coronada de flores encontraron una enorme puerta blanca.

Era gigante, adornada con viejas estatuas, quizá de antiguos guerreros que habían defendido la Ciudad en malos tiempo, si es que los habían tenido.

La puerta de Annon Aglarost estaba labrada en una roca blanca y bosrdada con oro y piedras preciosas que brillaban a la intensa luz del sol matinal.

El tiempo parecía detenido, los ojos no paraban de mirar aquel lujo y aquella belleza intemporal.

Pronto se encontraron caminando debajo de aquellos arcos muy esculpidos y bellos. El Elfo marchaba adelante indicándoles el camino que debían seguir. Hacia los lados, lateralmente al camino principal, muchos otros senderos atravezaban la verde y extensa llanura. Se oían ecos de agua que se precipitaba estrepitosamente. A lo lejos alcanzaban a distinguir blancas cascadas que bajaban rodando entre las laderas montañosas de roca grisácea.

**En Construcción**
 
Ibrianna
 
 
 

348 personas han leído este relato.

CAPITULO ANTERIOR
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 17-03-2005 Hora: 17:48
Si está en construcción no sé para qué lo cuelgas