Ir a Posada de Mantecona
 


Prisionera de su destino
Capítulo 1
I
Por Driad_de_Einar
 
Largos años habían pasado y nada cambiaba, todo permanecía igual e indiferente. Sabía que era mujer, pero no conocía apenas nada más de si misma. Tenía atisbos de memoria que le traían fugaces imágenes de una niñez, aunque eran solo recuerdos fragmentados y sin sentido.

Algo más conocía, el lugar donde habitaba. Parecía ser una altísima torre pero nunca veía personas desde las ventanas, sino las ruinas de un castillo con plena apariencia de haber conocido años mejores. En ocasiones las gaviotas traían a su mente intuiciones sobre algo que jamás había visto: el mar. Aún así no pudo precisar como guardaba en su mente el saber de que tal cosa existía, alguien se lo habría contado pero no lo recordaba.

Una mujer anciana entraba en su torre cerrada cada cierto tiempo ( nuestra protagonista por supuesto no tenía llaves) y jamás pronunciaba una palabra por mucho que se le rogara, quizás después de todo la asistenta fuera muda. Ignoraba , como casi todo lo demás, la edad de la mujer y porqué venía a cuidarla.

Nada sabía de su propio nombre, ni de sus semejantes, ni que acto debió cometer para ser privada del recuerdo y ahijada del olvido ajeno en aquel lugar sin canciones. La libertad era algo tan complejo como irreal, nada significaba lo que hubiera tras la podrida puerta de madera ¿O si?

la anciana llegó, y como siempre, depositó un hatillo con viandas sobre la mesa de la joven y una gruesa manta de lana. Aquello significaba que pronto llegaría el frio, y con él, las primeras nieves.
Una vez más, no hubo respuesta alguna a ninguna de las preguntas que le formuló.Pero esta vez, los ojos de la anciana eran diferentes. Parecía terriblemente cansada, ajada por los años, como una llama a punto de extinguirse.
Aquello asustó a la joven sobre manera. ¿que pasaría cuando la anciana no estuviera?
la vio marchar y escuchó cerrar la cancela y el ruido de las cadenas.
¿tan peligrosa era para tenerla de aquel modo encerrada?

El ruido de un golpe la sacó de sus pensamientos.
un pájaro, herido por una flecha había caido en el suelo de su estancia. Aún vivía, pues la flecha había hecho blanco en su ala.
Recogió al ave, y observó con sorpresa, que llevaba la cabeza cubierta con una especie de caperuza hecha de cuero.
de nuevo una imágen. un hombre. Alto, muy alto y en su puño...descansaba una de aquellas aves...intentó recordar su nombre...pero no pudo.
Tal vez el ave tuviera dueño... tal vez quien la hubiese herido andase cerca. se asomo a su ventana, pero nada vió sino aquel castillo en ruinas. Quiso Gritar, pero bien sabía que aquello no causaría ningún efecto.
Así que volvió a su lecho, y comenzó la cura del animal. El ave se dejó hacer. ella retiró con cuidado la punta de la flecha, clavada en su ala, la limpió y con un jirón de tela de su vestido, la vendó para inmovilizarla.
Durante tres dias y tres noches, la muchacha cuidó de su nuevo amigo sin descanso. Alimentándole. Su compañía le hacía tanto bien...
¿Pero que pasaría si la anciana lo descubría? Se había olvidado de ella...tal vez con un poco de suerte, el ave estaría curada antes de que aquella mujer volviera.
Dos jornadas más pasaron, aquello significaba que la anciana estaba a punto de volver. Con los años, la joven, a fuerza de no poder comunicarse con el exterior, había desarrollado el sentido del oído, y pudo escuchar, como alguien ascendía en dirección a su celda.

El ave no estaba aún curada, así que decidió esconderla bajo su lecho, rogando a los dioses que no emitiese sonido alguno, mientras la anciana estuviese allí.
Primero las cadenas, luego la cancela y finalmente la puerta.

Pero no era la anciana quien llegó aquella mañana. sino un muchacho de apenas 15 años, quien mostró la misma sorpresa que la propia jóven al verle.
Por unos instantes ambos se miraron sin decir nada, escrutandose el uno al otro.
Se suponía que la joven no debía moverse de su lecho mientras él llevaba las provisiones de los próximos días, pero para su estupor, ella se levantó y se dirigió hacial él con intención de tocarle. tal vez quería comprobar que era real, que no era otra de sus visiones inconexas.

-¿quien eres tu? acertó a pronunciar.
-No me toquéis por piedad -dijo el muchacho retrocediendo hacia la puerta-podría morir. Y acto seguido cubrió su boca con su mano, como si se arrepintiese de haber pronunciado palabra.
-Espera-dijo ella deteniendose- no voy a hacerte nigún daño...desde lo que mi frágil memoria puede alcanzar, eres la primera persona con la que hablo... ¿Sabes quien soy? ¿Sabes mi nombre? ¿Donde esta la anciana?¿por que estoy aquí?

-No puedo hablar con vos, Milady, nadie puede hacerlo.o caerá sobre él una maldición fulminante.
-Pero tu estás hablando conmigo y nada te ha pasado.
-Tal vez, pero eso no quiere decir que no vaya a pasarme en cuanto deje estos muros...
-Pero...es que nadie mas que yo vive aquí?
El muchacho no pudo aguantar la mirada de la joven. Aquellos ojos, aquella bella visión de cabellos del color de la mies, no podía ser ningún peligro.
-Solo os responderé a una pregunta milady, después tengo que marchar.
-¿Sabes quien soy?
-Solo se vuestro nombre, y que estáis maldita, por eso estais aqui. donde no podais hacer daño a las buenas gentes del reino.
-¿De qué reino?¿Donde estamos?

-Solo una pregunta Milady- dijo el muchcho con firmeza.
-mi nombre, como me llamo-suplicó.

El muchacho fue hacia la puerta y cuando estaba fuera de la habitación dijo.

-Alethea, milady. Vuestro nombre es Alethea.
Dicho esto cerró la cancela y de nuevo el ruido de cadenas y unos pasos alejándose.
Alethea,...ahora sabía su nombre. aunque lamentrablemente, nada significaba para ella.
Solo vocablos, una conjunción de palabras era su nombre para ella. Deseaba hacer tantas preguntas....

Y sobre todo ello no podía negar que era la primera vez en un tiempo incalculable en la que había visto un habitante del sexo opuesto. Había sentido atracción, pero también miedo, pues su ignorancia en el amor era, como en la mayoría de las cosas, muy grande.

Algo se estremeció en su alma cuando sacó al ave del lecho y la acaricio mientras piaba, "Maldita", había dicho el visitante. Mientras esa palabra seguía resonando en sus oídos, una y otra vez, una lágrima se deslizó por su mejilla, anunciando un alud increible de ellas.

Entonces ocurrió lo más inesperado, el ave comenzó a cantar, por primera vez desde su llegada, una melodía similar a la de los ruiseñores que nunca había escuchado. Ese suave sonido la llenó de vida de nuevo, Alithea y no otra persona era la que había salvado a aquel animal maravilloso de la muerte, por lo tanto no debía ser tan "maldita".

"Gracias...", susurró como si el animal puediera entenderla "... porque en la amargura incierta de mi vida has creado una música que es más bella que los muros que contienen a esta desconocida de si misma, porque al curarte a ti he vislumbrado un principio de mi propia curación, si , quizás este maldita pero nada puede ser triste en esta hora"

Recostándose en la cama , dijo adiós a otro día de encierro, intuyendo en cambio que algo importante estaba por ocurrir.
 
Driad_de_Einar
 
 
 

729 personas han leído este relato.

SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 10-06-2013 Hora: 19:48
es muy bueno el relato, y solo leí el primer

Fecha: 05-01-2009 Hora: 19:22
Excelente. Probablemente el mejor que he visto aqui.

Fecha: 23-08-2008 Hora: 00:20
Increible!!! tu relato a encantado a todos.Felicidades

Fecha: 14-08-2008 Hora: 16:52
Estupendo relato y solo he leido el primero. Estoy por leerme todos

Fecha: 05-11-2007 Hora: 16:23
Voy a empezar a leer este relato. ya he leido uno de tus poemas, como se te dé tan bien la prosa como la poesia esto me va agustar

Fecha: 23-05-2007 Hora: 12:00
grande grande Driad!!!!!!!! , por favor necesito más aysh que me he enganchao a una historia

Fecha: 23-05-2007 Hora: 11:49
bien driad bien por ti pero no tardes más en subir los próximos, la historia está demasiado interesante

Fecha: 25-03-2007 Hora: 06:59
He tenido la suerte de terminar de leer la historia hasta el ultimo capitulo que tienes ahorita, y puedo decir que me ha encantado, sencillamente es una historia increible que conforme va avanzando te comienza a envolver más y más y después no puedes separarte de ella porque te absorve...
Creo que en los primeros capitulos se notaban varias lagunas o incongruencias en el proceder de los personajes, pero conforme avanzas el relato y la manera de narrarlo va mejorando hasta limites insospechables, lo que hace de esta historia una verdadera joya...:
Me gustan mucho los personajes, cada uno esta muy bien definido y le da una riquisima variedad al conjunto junto con las descripciones tanto de los sentimientos como de los lugares...
No se ni como felicitarte Driad, pero no cabe duda que tienes mucho talento, pues la historia en sí es excelente
PD. ¿Para cuando el capitulo 15 Me has dejado picada con la trama y ya muero de ganas de leer más!!!!

Fecha: 23-01-2007 Hora: 09:05
mUY BIEN EL CAPITULO 14 PERO NO NOS HAGAS ESPERAR TANTOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

Fecha: 29-12-2006 Hora: 08:35
Entregas 12 y 13 preparadas. Esto está calentito

Fecha: 15-10-2006 Hora: 11:43
Pues yo ya me la he leido hermanita jejejeje

Fecha: 08-10-2006 Hora: 12:49
Este relato promete no voya tener más remedio que seguir leyendo

Fecha: 26-09-2006 Hora: 23:48
Entregas 10 y 11 a vuestra disposición

Fecha: 07-07-2006 Hora: 19:24
Esto.... si mis calculos son exactos, ya deberia estar aqui la nueva entrega..... princesaaaaaaaa por favor no permitais que siga la angustia de esta espera.

Fecha: 17-05-2005 Hora: 05:05
Hasta donde e leido me esta interesando....

Fecha: 16-05-2005 Hora: 08:27
Por favor, me está encantando, sería mucho pedir que postees pronto un nuevo capítulo????????

Fecha: 16-05-2005 Hora: 08:20
Yo creo que tiene los ingredientes necesarios para engancharnos en su lectura... voy a proceder

Fecha: 06-04-2005 Hora: 23:02
Resulta muy inquietante la historia de la chica, y eso es un gran gancho para el lector. Si bien es cierto que su aroma es de clásico cuento como decía Silon. La chica solo parece tener un sentimiento, saber acerca de si, parece que no influyen otros factores. Lo del chico yo no lo veo tan forzado como se dice, quizás haya un porqué mas adelante, aunque el hecho de solo poder contestar solo a una pregunta, despues de haber tenido una larga conversacion con ella, quizás si lo sea; pero de todas maneras deja ese regustillo a viejo cuento de niño donde siempre queda todo sujeto por esa magia o por esa mística fuerza del destino. PD: no uses los paréntesis para explicar algo, en este tipo de escritos creo que son innecesarios y hay otra manera de explicar las cosas. Un saludo.

Fecha: 04-04-2005 Hora: 17:32
Muchas gracias por leer mi relato me ha gustado tu comentario... muy filológico y constructivo lo cierto es qeu estoy un poco atascada en el último capítulo... seguiré tus consejos y esperaré qeu las musas(si alguna vez lo hicieron) vuelvan ahonrarme con su presencia.

Fecha: 04-04-2005 Hora: 16:18
Hay elementos curiosos en este capítulo; frases, personajes... allá voy:
"Sabía que era mujer" menos mal
No es una narración muy complicada. Parece que busca aproximarse a los cuentos incluso clásicos (no ya por ese leve recuerdo a la bella durmiente), con frases sencillas y párrafos sin mucho desarrollo. Se eligen para la protagonista un aire melancólico a la par que curioso que quita un poco de saña a lo trágico de la situación. Se crea cierto alo de irrealidad, que lo hace parecer aún más un cuento, al no comentar ni pretender que la protagonista esté enferma, depresiva, apestosa, mal alimentada... todo lo que puede conllevar estar encarcelado en un mundo cuasimedieval durante mucho tiempo, teniendo contacto con alguien (y sin hablar) tan sólo una vez cada tres días. Nos obstante se consigue que esto no pese en el transcurso de la historia, así que parece salvado. El contexto se sacrifica en favor del conocimiento de las bondades de la encarcelada, y del argumento trágico.
Una vez sentado todo esto, es aquí donde veo la mayor flaqueza del capítulo: la llegada del chico se fuerza demasiado. Da la sensación de que no supieras cómo empezar a dar respuesta a las preguntas del lector sobre la protagonista, y metes a un chiquillo en sustitución de la vieja. Teniendo en cuenta que le dabas mucho rigidez a las circunstancias del encarcelamiento: ¿cómo es posible que manden a un crío a sustituir a una mujer que parecía hacer su trabajo a la perfección? y si este crío fue advertido, vale que cometa un error hablando, pero ya que converse con tanta gentileza e, incluso, asustado como supuestamente estaría, tome la iniciativa en la conversación con frases como "Solo una pregunta Milady", no acaba de cuadrar.
El episodio del pájaro queda más casual, y permite descubrir con sencillez aspectos de Alethea.
A ver por dónde sigue en próximos capítulos.