Ir a Posada de Mantecona
 


Dos rohirrim se enamoran
Capítulo 1
Por Baldor
 
17 de Marzo de 3019
Salas de curación de Minas Tirith – Gondor
Tercera edad de la Tierra Media

El frescor del agua en la frente hace que entreabra los ojos, por unos momentos no recuerdo ni quien soy, ni donde me encuentro. Poco a poco retorna a mí el horror vivido en los campos de Pelennor, cuando los rohirrim, la mejor caballería de la Tierra media se lanzó a la carga contra la incontable masa de orcos que asediaban Minas Tirith. El estruendo de los cascos de los caballos al golpear rítmicamente el suelo, el entrechocar de las espadas, y los gritos de los moribundos de ambos lados se mezclaban formando un sonido horrísono.

De golpe, mi caballo hace un extraño, dobla las patas delanteras y todo se funde a negro.

De nuevo el frescor hace que vuelva la vista y veo una carita enmarcada en cabellos castaños de una jovencita de unos 14 años. Al darse cuenta que la miro se sonroja y al mismo tiempo sonríe, intento mover el brazo derecho y un dolor agudo me orada el pecho y el brazo ni se mueve.

No, no, quieto, tienes roto el brazo, 5 costillas y la pierna derecha… al caer y rodar por el suelo tu caballo te pasó por encima, te hemos puesto los huesos en su sitio, pero tendrás que estarte quieto.
¿Dónde estoy? .
En las salas de curación de Minas Tirith.

Al girar la cabeza de pronto me doy cuenta que a dos literas de mi hay un grupo que reconozco… Éowyn esta pálida e inconsciente, el capitán Aragorn esta sentado a su lado y le pasa un paño por el brazo, al otro lado Éomer mira a su hermana, un golpecito en mi hombro hace que mire a la chica que me esta cuidando y que en ese momento quiere que beba un vaso de un liquido ambarino, de sabor dulce y algo fuerte, a los pocos minutos vuelvo a estar inconsciente.

Me despierta un lejano rumor. En cuanto rebullo en el lecho una mano que ya empieza a ser familiar me tranquiliza e impide que me mueva. La miro y allí está, esa cara que aun siendo casi de niña ya refleja ese aura de belleza juvenil. Miro hacia la puerta y me explica que un gran contingente de tropas esta saliendo hacia la Puerta Negra a enfrentarse a Sauron y sus fuerzas. También me informa que es el 18 de Marzo.

Pasan los días y poco a poco me voy encontrando mas fuerte, al mismo tiempo me doy cuenta que dos de los enfermos poco a poco van uniéndose, Éowyn y un hombre que después supe que era el Senescal Faramir.

Día 21, por vez primera el sanador permite que me sienten al lado de una ventana para que tome el aire, a lo lejos, al fondo del Pelennor se distinguen unas humaredas. Es la costumbre, los cuerpos de los enemigos muertos son incinerados, y son miles, hay trabajo para días. También entra por la ventana el rumor de los habitantes de la ciudad que están retirando escombros y buscando a los desaparecidos. A mi lado traen a otro herido, es un rohir de otro éored, tiene una herida de flecha en el hombro, que combatió hasta casi el final de la batalla. Me trae noticias que hasta ahora nadie me ha comunicado. Théoden, mi señor, ha caído en la batalla abatido por la bestia que montaba el rey brujo, el cual a su vez cayó bajo la espada de Éowyn. Mi padre ha partido a la batalla con el resto de mi éored, van a la Puerta Negra. Gracias a Eru mi padre sigue vivo. Noticia impensable, el montaraz del trío curioso ha resultado ser el Rey de Gondor. Mi cuidadora ha venido rápidamente con el liquido que me hacen beber a tiempos regulares y le ha reñido, aun no estoy bien como para recibir las noticias de lo ocurrido pero es tarde para algunas.

Día 22, aun no hay noticias del destacamento, pero la Sombra aun planea sobre los corazones, mi estado me permite salir a tomar el aire en una silla que transportan dos de los servidores y la joven no se aparta de mi, según me dicen la costumbre es que cada uno de los heridos o enfermos estén al cargo de una ayudante, en épocas de paz son dos o tres pero tras la batalla se han presentado muchas voluntarias, entre ellas mi sombra… le pregunto el nombre. Uhte me dice, pienso que le hace justicia… es como el amanecer, que despeja la oscuridad a su alrededor.

Su historia, sencilla, durante una de las clásicas incursiones orcas de antes de Saruman cuando nuestro pueblo aun construía aldeas por la planicie de Rohan cuidando los caballos el puesto donde vivía, donde el Entaguas se une al Anduin en su brazo mas al sur, había sido asaltado, su madre, herida en la espalda por una flecha, la envolvió en unas mantas y cruzándola delante de ella en uno de los caballos consiguió escapar del ataque. En vez de dirigirse a Edoras, a unas 170 millas, se dirigió directa a Minas Tirith, sabía que con esa herida no llegaría a nuestra capital y la ciudad de la torre blanca solo distaba unas 80 millas.

Tras cruzar Anorien llegó a la ciudad y explicando lo sucedido con sus últimas fuerzas entregó a la niña a los gondorianos, los cuales le dieron un hogar.

Allí creció en el seno de una familia, que le dejó su nombre rohir por ser el que le habia puesto su madre y asi lo dejó dicho al entregarla antes de morir, y para ellos fue la oportunidad de tener un hijo ya que Eru no les había bendecido con uno propio.

Su vida fue feliz hasta la gran batalla, cuando terminó pidieron voluntarias para las Casas y se presentó. Su trabajo fue encargarse de un joven bastante maltrecho. Los dos primeros días fueron tranquilos dentro del trasiego, El muchacho estaba inconsciente y así pasó el trago de ponerle los huesos en su sitio y los vendajes, el segundo día despertó y notó en el la clásica desorientación y de pronto el recuerdo de lo sucedido, cuando sus ojos se cruzaron el corazón de Uhte latió como caballo meara desbocado y su cara se torno roja cual amapola.

Continuará
 
Baldor
 
 
 

609 personas han leído este relato.

Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 16-05-2005 Hora: 16:07
Sí, es como dice Vito, pero creo que el reultado es demasiado frío. Está bien escrito pero le falta pasión y complicidad. Además, creo que hay cosas que no encajan: ¿cómo sabe uhte de donde viene si el caballo hizo el recorrido solo? es decir, los padres encontrarían el caballo con la niña, pero imagino que no sabrían nada de su procedencia. Además, entre el folde este y osgiliath hay un buen tirón, varios días de camnio, cualquier niño habría muerto de hambre.

Fecha: 15-05-2005 Hora: 21:46
No está mal. Me recuerda a algunos de mis relatos en los que también los protagonistas ón personajes que podrían estar en una escena importante de la historia principal