Ir a Posada de Mantecona
 


La noche eterna
Capítulo 2
Por Cala_Ithil
 
Cuando desperté tenía la vaga sensación de haber vivido un sueño. Desperezándome descubrí que estaba en un blando lecho, dentro de una cabaña que no reconocía. La cabeza ya no me dolía( al menos no tanto como... ¿antes?) ¿Había sido un sueño o era real? Instintivamente llevé mis manos al rostro, para descubrir con horror que donde antes había sangre ahora quedaba una burda cicatriz. Conseguí levantarme, todavía un poco mareada por la impresión. Parecía que podía recordar absolutamente todo lo que había vivido en la supuesta quimera, pero seguía sin poder acceder a los recuerdos de mi vida. Lo único que aparecía claro era el nombre: Cala... Ni siquiera sabía si era el mío, pero lo tomaría como tal, pues era lo único que retenía de mi pasado. Pero ahora mi mente era requerida para otros menesteres, como averiguar si la dama de mis sueños era o no real. Así que, con un terrible dolor de cabeza que parecía como si alguien estubiese golpeando las puertas de Mordor hasta hacerlas caer, abandoné las apacibles estancias que habían guardado mi descanso. Lo que mis ojos vieron en aquel instante jamás desaparecerá de mi memoria... Era el paisaje más hermoso que jamás había visto: los árboles parecían de plata bajo la luz de las estrellas; a su alrededor se perdían en la lejanía escaleras y plataformas que casi parecían nudos de la propia corteza. Por ellos se paseaban tranquilamente esbeltos elfos uniformados, con una fina capa gris que los mimetizaba con el paisaje, de no ser por sus espléndidas cabelleras doradas... Uno de los elegantes guardias se percató de mi presencia y se acercó con gráciles pasos hasta donde yo estaba.

- Al fin despiertas... Llevas varios días inconsciente desde que la Dama te trajo aquí...
- Entonces...- respondí desorientada-, ¿ella es real?
La carcajada del elfo resonó con dulzura entre las altas copas de los árboles.
- ¡Claro que es real! Y le debes la vida. Pidió que te llevásemos ante ella en cuanto despertases. Sígueme, por favor.

Caminamos por un laberinto de plataformas y escalas, bordeando los milenarios troncos que servían de hogar a tan nobles hermanos. Al fin llegamos a una estancia tan hermosa que cortaba la respiración. Podía notar en el ambiente el dulce perfume de la visión que había tenido junto al lago.
- ¿Quién es la dama?- me atreví a preguntar.
- Es la reina de este bosque, una de las más sabias hechiceras de la Tierra Media, la encargada de custodiar uno de los Tres Anillos Élficos: es mi señora la reina de Lorien, la Dama Galadriel.
A pesar de toda la pompa con la que me había anunciado a su reina, no tenía ni la más remota idea de quién era. Ni siquiera la mención del anillo de poder decía algo para mí. Pero cuando la vi aparecer todo lo demás se difuminó de nuevo, como la primera vez que mis ojos la contemplaron... Esta vez cubría su magnífico cuerpo con una fina túnica blanca de un material fino y suave que no pude identificar. Sus ojos, brillaban con tanta fuerza que tampoco esta vez pude distinguir su color. Pero guardaba en ellos la sabiduría de los años y la profundidad de la tierra. Me miró largamente y cuando me habló, su voz resonó dentro de mi mente tan dulce y ligera como un gorrión, pero de tono grave y profundo:

- Bienvenida, Cala, perturbadora de la tranquilidad de mi baño. Estás entre amigos en Caras Galadon. Mis guardias te ofrecerán tus propios aposentos. Ahora ve, ya habrá tiempo de charlas...
Y antes de que pudiese protestar resonó una última frase que me hizo desistir: "Pronto acudiré a ti, no temas, no voy a irme." Y a pesar de que mi curiosidad ardía por ser saciada, me dejé guiar de nuevo por el amable guardia hacia el blando lecho que me suplicaba unas horas de sueño más.

Continuará...
 
Cala_Ithil
 
 
 

465 personas han leído este relato.

CAPITULO ANTERIOR
SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 04-11-2003 Hora: 12:27
Gracias
Saludos Alquoranel

Fecha: 22-09-2003 Hora: 16:35
Los capítulos se me hacen demasiado cortos, y no se ve a donde quieres llegar. Hay poco que opinar. Bien narrado sí que está desde luego, pero el argumento no dice mucho aún. Esperemos que se defina mejor en próximas entregas.